La pandemia de la indecencia


Pandemia de lucro 

Hemos encontrado esta «joya» leyendo la Selección de entradas de la semana de Gripe y Calma, y en particular en el bloc de Pediatra de Cabecera el artículo de la semana Frente a la pandemia de la indecencia: apoyemos a la UNICEF. Todos son muy interesantes y recomendables, pero queremos compartir con vosotros esta «joya» porque fue escrita en agosto, cuando aún no se sabía mucho de lo que hoy ya sabemos sobre la gripe A.

Marc GentiliniPor Marc Gentilini, asistimos a una «pandemia de la indecencia»

El profesor Marc Gentilini, especialista en enfermedades infecciosas, es miembro de la Academia (francesa) de medicina y ex-presidente de la Cruz Roja.

 

¿ Qué le parece la gestión de la gripe A ?

El peso que se atribuye a la gripe A es indecente en relación al conjunto de la situación sanitaria del mundo. Es una pandemia de la indecencia. Cuando miro la situación del planeta, siento vergüenza al ver todo lo que se ha hecho para evitar esta gripe de la que sabemos tan poco.

Cada semana mueren en el mundo, cerca de 200.000 niños de distintas enfermedades. La mayoría habría podido salvarse si hubieran tenido acceso a medicamentos o programas de prevención. Cada año, un millón de personas mueren de paludismo en medio de la indiferencia casi general, de los cuales 20 o 30 casos han sido importados a nuestro país. La gripe A no ha provocado más que un deceso discutible en Francia. Esta pobre niña de 14 años probablemente ha muerto por otra causa. Pero un muerto aquí cuenta mucho más que miles o millones fuera.

Los poderes públicos tienen no obstante el deber de prevenir los riesgos sanitarios …

No se trata de lanzar piedras a los políticos que tienen que tomar decisiones y están atrapados por su «principio de precaución». El desastre de la canícula de 2003, políticamente, les obsesiona.

Las recomendaciones de ponerse una mascarilla, lavarse las manos o limpiar los pomos de las puertas, no son caras. Todo esto se ha hecho bien por los poderes públicos y no es caro. Hablar de «grippette» (término evocado por el profesor Bernard Debré en un chiste en el periódico del domingo) no es adecuado. De momento se trata de una «grippette», pero para mañana, los poderes públicos tienen razón de considerar una posible degradación, sin ceder al terrorismo sanitario de algunos «expertos».

¿ Cual es su opinión de la posible campaña de vacunación ?

La decisión de comprar masivamente vacunas de las que no sabemos nada, por mil millones de euros, no me parece razonable. Es una medida que cae en la desmesura. ¡Mil millones de euros son tres veces más que la ayuda de Francia a los países en desarrollo!  

Que se decida vacunar a la población de riesgo, los sanitarios, los bomberos, y todos los susceptibles de ser movilizados para que continúen al servicio de la colectividad, de acuerdo. Pero de ahí a vacunar a todo el mundo … 

No se sabe nada de la eficacia de esta vacuna y de sus eventuales efectos secundarios no deseados. La cepa del virus es benigna, pero si muta y se vuelva maligna, la vacuna que se haya fabricado a partir de la cepa benigna será ineficaz.

¿ La industria farmacéutica ha presionado a las autoridades ?

No sé si han presionado y si, en caso de haberlo hecho, las autoridades han sido víctimas. ¡Sé que es un gran negocio para los fabricantes de vacunas ! Se trata de empresas privadas que han de hacer beneficios. Lo acepto. Sin embargo, es verdaderamente demasiado oneroso y es evidente que debe ser renegociado. Por otra parte, no se ha pensado mucho en el acceso a las vacunas de los países del Sur. Además en cuestiones de patología infecciosa somos todos solidarios. ¡La pandemia es para todos !

¿ Se está cuestionando el principio de precaución en este alarmismo?

El principio de precaución, en sí mismo, es bueno. Evidentemente hay que hacer el máximo para evitar lo peor. La OMS da la impresión de querer redimirse de errores pasados. Cometió un dramático error de apreciación al negar el sida, que fue subestimado al principio, especialmente en África. Desde entonces, tiene miedo de cometer el mismo error. A cada nueva alerta, con el SRAS (síndrome respiratorio agudo severo) o la gripe aviar, por ejemplo, nos ha preparado para lo peor. Afortunadamente, eran temas a corto plazo, pero a la larga se arriesga a que no se le haga caso.

Nos han predicho lo peor, pero la opinión pública conserva la calma. Se constata que la gripe A no es muy sintomática y que las manifestaciones graves se cuentan con los dedos de una mano en Francia, a pesar de que nos anuncian un otoño doloroso.

Por una parte se han sobreestimado situaciones que se han revelado poco graves, mientras que situaciones explosivas, como el sida o el paludismo continúan subestimadas

Conversación recogida por Jonathan Parienté

http://www.lemonde.fr/archives/arti…


Fuente: Le Grand Soir    Traducido del francés para Dempeus

Podéis también ver el video de la entrevista al Professeur Marc Gentilini : « Nous en faisons trop » en la televisión francesa.

Acerca de Dempeus per la salut pública

Col·lectiu de persones en defensa de la salut pública
Esta entrada fue publicada en Farmaindustria, Gripe A, Vacunas y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s