Professionals de l’Hospital Parc Taulí denuncien mesures d’estalvi que obliguen a donar altes prematures


  • Passadissos fantasma, llums apagades i inactivitat absoluta és l’ambient que es respira en algunes plantes del Taulí i que contrasta amb l’activitat diària i el col·lapse de les urgències
  • “Ara mateix hi ha un pacient que porta quatre dies a urgències esperant hospitalització”, critica un treballador
  • Malalts que haurien d’estar a la UCI estan ingressats a planta per falta d’espai

Vista aèria de l’Hospital Parc Tauli de Sabadell / Ajuntament de Sabadell

“Es donen altes prematures i en tres o quatre dies el tornem a tenir a urgències”, aquesta és la denúncia que fa un professional del servei d’urgències de l’Hospital Parc Taulí de Sabadell. Ahir Catalunya Plural parlava dels desviaments que fa aquest centre cap a hospitals de l’empresa privada IDCsalud mentre manté llits tancats justificant una falta de recursos. Quin és l’abast del col·lapse estructural d’aquest centre i fins a quin punt no hi ha “més recursos” com diu la direcció?

“Ara mateix hi ha un pacient que porta quatre dies a urgències esperant hospitalització”, es queixa aquest treballador. Els desviaments a hospitals privats com al General de Catalunya o la Clínica del Vallès, ambdós del grup IDCsalud, es donen quan el Taulí es queda sense llits. Però, un cop el drenatge de pacients a planta es fa impossible per la falta de llits oberts i els desviaments han arribat al seu límit (l’acord de traspassos es de 2.000 pacients l’any) els malalts queden col·lapsats a les urgències, entre passadissos i boxes que en molts casos no estan del tot preparats.

Downloader“Moltes lliteres s’han canviat per butaques, els pacients poden esperar entre quatre i set hores per ser atesos, no hi ha prou lavabos, en algunes zones no hi ha aire condicionat”, denuncia aquest professional. La falta d’espai és el que provocaria, com apunten els membres del sindicat CATAC-CTS-IAC, que s’acabin donant altes prematures. “Hi ha una pressió a urgències brutal i una carrega assistencial pels professionals molt gran”, denuncien des del braç sindical.

A més a més, expliquen aquests professionals del centre, quan l’estat del pacient que ha sigut derivat empitjora aquest és retornat al Taulí, provocant una doble despesa en transport i depenent de la situació de l’hospital aquell dia provoca encara més col·lapse. Sense comptar com pot perjudicar a la salut del pacient un altre trasllat.

Llits tancats i mesures d’estalvi

“No es lògic que hi hagi plantes buides i s’estigui desviant malalts”, es queixa una altra professional. Passadissos fantasma, llums apagades i inactivitat absoluta és l’ambient que es respira en algunes plantes del Taulí i que contrasta amb l’activitat diària i el col·lapse de les urgències. En total es tanquen 91 llits durant l’estiu, però si s’inclou els que estan tancats de forma permanent durant tot l’any són 109 els llits inoperatius. Si a més es té en compte el servei d’atenció sociosanitària, als 109 se li sumen dues plantes senceres amb una mitjana de 38 llits cadascuna.

I a més, explica un dels membres del sindicat a aquest diari, hi ha plantes d’un dels edificis que es van tancar perquè estaven molt velles, però que si es rehabilitessin podrien funcionar. De fet, algunes d’elles es van reconvertir en despatxos, però la resta continuen tancades.

Altres mesures d’estalvi i la repercussió en el servei 

Com a mesura d’estalvi també es va decidir, com expliquen des del sindicat, tancar la meitat de llits de la planta quatre per establir una zona de pre-cirurgia, una iniciativa que no permet al pacient que ha de ser operat ingressar un dia abans. “Arriba amb la maleta a la porta el mateix dia, d’allí passa a quiròfan i quan surt haurà d’esperar fins que a planta quedi un llit lliure, poden passar hores”, adverteix un dels membres del sindicat.

Aquells pacients que necessiten ser operats, no de forma immediata, però si més o menys ràpida –procés de cirurgia diferida– com podria ser un malalt amb una fractura al braç i que estan esperant a urgències, quan els quiròfans estan col·lapsats, per tal de que no ocupin un llit se’ls envia a casa. Un col·lapse que es deu, sobretot, a la manca de quiròfans. Només a l’estiu, per exemple, s’han tancat tres quiròfans i sis s’obren només pels matins, segons els documents als que ha tingut accés Catalunya Plural. “Com li dius a un pacient que tenim quiròfans tancats i no el podem operar?”, es queixa un professional del centre.

L’àrea de psiquiatria també ha quedat tocada, en un moment en que, com apunten aquests professionals, cada vegada s’augmenten més les patologies mentals. Per exemple, a urgències hi ha dos boxes, 4 llits en total per atendre pacients psiquiàtrics, quan es sobrepassa el nombre els pacients es posen en un box normal sense preservar la seva intimitat i són atesos per professionals que no són d’aquesta especialitat. També a l’estiu, 6 dels llits que s’han tancat són de desintoxicacions, i per tant, els pacients d’aquesta especialitat han d’anar recol·locats a altres llocs on no hi ha personal especialitzat.

La UCI és un altre dels departaments que ha quedat tocat per les retallades, dos boxes d’aquesta àrea estan tancats, més 4 de semi-crítics. Quan el nombre de pacients crítics és major al que poden absorbir amb el nombre de llits oberts pugen els pacients, que haurien d’estar a la UCI o a una unitat de semi-crítics a planta, el que provoca, diuen des del sindicat, que el dia següent hagin de tornar a baixar-los a la UCI perquè no estan estabilitzats.

Font: El diario

Publicado en sanidad pública | Etiquetado | Deja un comentario

El Gobierno cede y buscará fórmulas para dar sanidad a los sin papeles


El Gobierno ha reconsiderado su posición respecto a la en el tramo final de la legislatura. La presión de los nuevos Gobiernos autonómicos, a la que se había sumado incluso el presidido por la popular Cristina Cifuentes al anunciar la devolución de la asistencia, ha obligado a Mariano Rajoy a acelerar una decisión para evitar impactos electorales. El presidente anunció en Portomarín (Lugo) que en septiembre presentará a las comunidades en el Consejo Interterritorial de Sanidad un modelo único de atención sanitaria a las personas en situación irregular.

El anuncio, realizado durante una visita al Ayuntamiento lucense de Portomarín —donde el presidente del Gobierno fue investido Caballero de la Real Orden Serenísima de la Alquitara— se produjo apenas dos días después de que el secretario general de Sanidad, Rubén Moreno, advirtiera a las comunidades rebeldes de que su decisión de prestar la sanidad pública gratuita a los sin papeles podría tener “consecuencias catastróficas”, con unas supuestas “multas millonarias” de la Unión Europea, y que podría llevarlas al Constitucional por invasión de competencias.

Rajoy fundamentó el giro de su Gobierno en el principio de igualdad personal y territorial. “Lo que queremos ahora, y creo que es algo bastante razonable, es que el trato sea igual en todas las comunidades autónomas de España”, señaló. Aunque evitó decir abiertamente que los sin papeles podrán, de esta forma, regresar a la sanidad pública —“no hay ninguna confusión entre el Gobierno y la Comunidad de Madrid”, contestó a la pregunta de los periodistas—, fuentes gubernamentales confirmaron a EL PAÍS que esta es la idea que el Ejecutivo central planteará a las comunidades autónomas.

La propuesta que se someterá a debate en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud es similar a la anunciada por Cifuentes. Se trataría de prestar a estos ciudadanos una cobertura sanitaria completa (primaria y especializada), pero con un documento distinto de la tarjeta sanitaria que se les retiró con la reforma de 2012, y que da derechos en toda España y en el resto de la UE (a través de la tarjeta sanitaria europea). El documento que acreditaría que son beneficiarios del sistema público solo tendría validez en el territorio donde se expide y habría que renovarlo cada cierto tiempo, previsiblemente un año.

En realidad, esta propuesta tampoco difiere demasiado de la que presentó el ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, en marzo pasado, aunque él únicamente habló de dar acceso a la atención primaria (médico de familia). Ese anuncio fue muy criticado por colectivos que defienden la sanidad universal y por sociedades médicas, porque no soluciona los problemas de salud (¿si a una persona se le detecta algo grave, no podría ir al hospital? ¿y si tuviera que operarse?). El anuncio de Alonso nunca se concretó y, mientras tanto, varios Gobiernos autonómicos salidos de las elecciones del 24-M se han adelantado y han ido revirtiendo la exclusión sanitaria, como Valencia, Baleares, Cantabria y Aragón. Cada uno a su manera, con distintos requisitos (más o menos meses de empadronamiento, distinto periodo de validez…).

Tras la reforma de 2012 (que solo contemplaba excepciones a la exclusión como las urgencias, el embarazo o la infancia) comunidades como Cataluña, País Vasco, Navarra, Asturias o Andalucía redactaron decretos o leyes para, dentro de sus competencias, dar asistencia a inmigrantes en situación irregular. Incluso Galicia, del PP, lo hizo, aunque sin publicitarlo demasiado. El Gobierno acudió al Constitucional en el caso de País Vasco y Navarra, y el tribunal no le dio la razón.

Rajoy tuvo ayer palabras de elogio para la sanidad pública española, “una de las más avanzadas de la Unión Europa” y que, puntualizó, “atiende a muchísimas personas”. Añadió que esto supone “un coste muy importante” para las comunidades autónomas, que gestionan la sanidad, pero matizó que es una sanidad pública “de la que nos podemos sentir legítimamente orgullosos”.

Fuente: El País

Publicado en Salud pública, sanidad pública | Etiquetado | 2 comentarios

EDITORIAL NOGRACIAS. Vacunas: no todas son iguales.


Vacunas: no todas son iguales. Los casos de las vacunas de la difteria y del virus del papiloma humano.

Las vacunas son medicamentos contra las enfermedades infecciosas con más de doscientos años de antigüedad, y algunas han logrado un inmenso impacto en salud. Por ello, hay un grupo llamadas vacunas sistémicas que son recomendables universalmente. Incluyen las vacunas contra la poliomielitis, difteria, sarampión, rubeola, parotiditis, tosferina y tétanos [1].

Existen otras vacunas recomendables en situaciones específicas; por ejemplo, contra la rabia, el rotavirus, la meningitis, el neumococo, la fiebre amarilla, la fiebre Q, el cólera, la tuberculosis y otras.

Hay vacunas en desarrollo, muy necesarias, pero que hasta ahora no han logrado su comercialización pese a sus futuras ventajas; por ejemplo, la del paludismo y la del dengue.

Hay otras vacunas en las que existen pruebas que desaconsejan su uso en general, como las utilizadas contra la gripe y contra el virus del papiloma humano. Son vacunas que provocan más daños que beneficios y que sólo se justifican por el interés comercial de sus promotores (industrias, expertos y algunas “sociedades científicas”).

Algunas vacunas, como la del sarampión, producen inmunidad de grupo, de forma que los individuos vacunados forman una barrera que defiende a los que no se pueden vacunar o no tienen “defensas” (pacientes inmunodeprimidos, bebés en sus primeros días y otros). Algunas vacunas no tienen tal efecto -como la del tétanos o la de la rabia- pues sólo protegen a quien se vacuna.

…………………………………………………………

Como todos los medicamentos, las vacunas tienen problemas tanto en salud pública (poblaciones) como en clínica (individuos). Así, por ejemplo, la vacuna de la fiebre amarilla puede ser obligatoria en determinadas áreas geográficas, por el beneficio a la población, pese a que algunos individuos puedan morir tras su vacunación, especialmente si son ancianos.

Las vacunas sistémicas también tienen problemas, como es de esperar, pues no hay medicamentos perfectos. De hecho, ninguna vacuna puede emplearse en la confianza de lograr un 100% de eficacia ya que siempre hay fallos vacunales, por motivos varios. Por ejemplo, ha sido y es un problema la baja calidad de algunos lotes de vacuna contra la parotiditis, con los consecuentes brotes epidémicos al cabo de años.

Además, en muchos casos, decaen con el tiempo los anticuerpos (las defensas) que producen las vacunas. Por ejemplo, el tiempo medio de decaimiento de los anticuerpos es de 19 años para la vacuna de la difteria. La vacuna contra la difteria es, pues, una vacuna necesaria pero deficiente. Lo esperable es que con el paso del tiempo resurja la difteria al disminuir la inmunidad de los vacunados. Por ello se re-vacuna contra la difteria. El problema es que en el mercado solo existe, para adultos, la vacuna contra la difteria, la tosferina y el tétanos (triple) o contra la difteria y tétanos (doble), de forma que la revacunación ha de ser múltiple, por la forma de presentación comercial (justificada quizá en el calendario infantil pero sin sentido para adultos).

En otro ejemplo, la vacuna contra la poliomielitis, necesaria, está creando un grave problema de salud pública cuya evolución resulta imprevisible al haberse introducido en la naturaleza virus de la poliomielitis reactivados violentos (virus tipo 2 reactivados a partir de la vacuna oral)[2],[3].

Lo normal es la complejidad vacunal pues las vacunas son productos complejos y las infecciones tienen mucho que ver con la conducta humana, la calidad de las vacunas, los calendarios de vacunación y la propia evolución de los gérmenes, lo que llamamos interacción infección-vacuna. Por ejemplo, en el resurgir de la tosferina intervienen muchos factores, como la menor inmunidad de la vacuna actual (beneficiosa porque provoca menores daños locales) y los cambios adaptativos de la bacteria (con cepas que “resisten” los anticuerpos generados por la vacuna).

Además, conviene tener en cuenta aspectos prácticos tan importantes  en países en desarrollo como la necesidad de inyectar muchas vacunas (sería mejor el uso de otras vías menos agresivas), el mantener la cadena del frío de otras y el precio exorbitante de algunas necesarias en países en desarrollo (el precio del “paquete básico” se ha multiplicado por 68 entre 2001 y 2015 [4]).

Todo ello va en contra del uso universal de las vacunas sistémicas. También dificulta el acceso universal a las vacunas sistémicas la organización defectuosa de la atención sanitaria, que de facto niega las vacunas a los pobres y marginados (los que más las precisan). Es buen ejemplo el caso de sarampión en Sevilla, con unos 1.800 afectados en poblaciones de gitanos, inmigrantes pobres y otros marginados [5] (frente a los 50 casos en Granada de un grupo de “antivacunas” en 2010, que provocó gran escándalo social y la intervención judicial).

Además, las vacunas tienen efectos adversos, como todos los medicamentos. Las vacunas sistémicas compensan por sus beneficios, pero los ciudadanos tienen derecho a conocer dichos efectos adversos, especialmente si son graves. Así, la vacuna contra el sarampión provoca una encefalitis por millón de dosis pero compensa, pues el propio sarampión produce una encefalitis por mil casos. En estos pacientes, con daños graves, debería existir un sistema de compensación como existen en Alemania y Francia (y otros muchos países) desde los años sesenta del pasado siglo[6].

En este contexto complejo, es entendible que pueda surgir lo que técnicamente se llama “duda vacunal” (vaccine hesitancy), que defienden grupos como la Liga por la Libertad de Vacunación y a otros individuos y familias. Este es un problema internacional -importante en calidad pero irrelevante en cantidad- al que ha dedicado recientemente un número íntegro la revista PLOS-Medicine, con la cooperación del European Centre for Disease Prevention and Control [7].

…………………………………………….

Es hipócrita que la sociedad responda con posicionamientos extremistas (como las propuestas de persecución penal o de leyes que fuercen la vacunación) ante los ciudadanos que dudan de las vacunas, no se vacunan, o no vacunan a sus hijos, ya que la respuesta no es igual de virulenta cuando la falta de vacunación es debida a las desigualdades sociales y la pobreza.

Es peligroso permitir que la ciencia, cuyas conclusiones son siempre provisionales, sea un instrumento para imponer actuaciones que puedan ir contra la libertad de conciencia o determinadas creencias.

Es irracional afirmar que los científicos, académicos y profesionales que persiguen más transparencia con los efectos secundarios de las vacunas o son críticos con algunas vacunas, están contra la salud pública. Muchas respuestas sobreactuadas “a favor de todas las vacunas” son las típicas de la ganancia de pescadores en río revuelto; es decir, están dirigidas no por una preocupación genuina por la salud pública sino por intereses comerciales y de poder corporativo profesional.

Lo que conviene es una actitud que no desacredite las vacunas sistémicas pero que facilite el debate científico tanto sobre las vacunas necesarias como sobre las no necesarias.   Por todo lo señalado, NoGracias promueve:

  1. El uso universal de las vacunas sistémicas pero sin ocultación de sus potenciales efectos adversos. La transparencia y el debate científico sosegado son las principales herramientas para convencer a los que tienen dudas sobre los efectos beneficiosos de las vacunas de utilización universal.
    1. También, se precisa un sistema público de compensación de daños que evite el calvario judicial de las personas dañadas por los efectos de las vacunas.

     

  1. El rechazo de las vacunas cuyos potenciales beneficios no superen sus riesgos, como la vacuna contra el virus del papiloma humano[8] o contra la gripe.  
  1. La respuesta racional, solidaria y ética, por parte de la sociedad y los profesionales frente a los pocos casos de familias con “duda vacunal”, de forma que sea compatible el respeto a la libertad de conciencia con la promoción de la mejor ciencia. 

 

Bibliografía

[1]  http://equipocesca.org/resumen-del-seminario-sobre-eficacia-efectividad-y-seguridad-de-las-vacunas-aspectos-clinicos-profesionales-y-sociales/

[2]  http://journal.frontiersin.org/article/10.3389/fmicb.2012.00178/abstract

[3]  http://www.actasanitaria.com/la-vacuna-antipoliomielitica-de-solucion-a-problema/

[4]  http://www.msf.es/noticia/2015/msf-solicita-gsk-pfizer-que-reduzcan-precio-vacuna-neumococo-5-dolares-por-nino

[5]  http://scielo.isciii.es/scielo.php?pid=S1135-57272013000300005&script=sci_arttext

[6]  http://www.who.int/bulletin/volumes/89/5/10-081901/en/

[7]  http://asset-scienceinsociety.eu/news/features/plos-and-ecdc-together-special-issue-vaccine-hesitancy

[8]  http://www.nogracias.eu/2015/06/02/campana-contra-la-vacuna-del-papiloma/

– See more at: http://www.nogracias.eu/2015/06/05/editorial-nogracias-vacunas-no-todas-son-iguales/#sthash.HCJr0x0g.dpuf

Fuente: no gracias

Publicado en Salud pública | Etiquetado , | 1 Comentario

El Gobierno del PP amenaza con multas de la UE a las comunidades decididas a brindar atención sanitaria a ‘sin papeles’


Recordamos que el Consejo de Europa emitió en enero del 2014 un documento en el cual había detectado importantes retrocesos desde el inicio de la crisis, particularmente en España. Este organismo, encargado de velar por los derechos humanos en 47 países del continente, juzga ilegal la decisión de excluir a los extranjeros sin papeles de la sanidad española. “La crisis no puede servir como pretexto para negar el acceso a la sanidad”, concluía un informe sobre derechos sociales divulgado en ese momento.

Aragón, Valencia, Baleares y Cantabria devuelven la sanidad a los inmigrantes

El Ministerio de Sanidad advirtió ayer a las comunidades que devolvieron la atención sanitaria a todos los inmigrantes en situación irregular, durante su comparecencia en el congreso para detallar los Presupuestos Generales del Estado para 2016, que las normas impulsadas para ello podrían conllevar multas millonarias a diario por parte de la Unión Europea y la paralización de todo.
Tras las elecciones autonómicas del pasado mes de mayo, los nuevos gobiernos de Aragón,Comunidad Valenciana, Baleares y Cantabria anunciaron diferentes regulaciones para devolver a este colectivo el derecho a la tarjeta sanitaria que habían perdido en 2012, tras la reforma impulsada por la entonces ministra del ramo Ana Mato.

La periodista Elsa García de Blas informó desde El País que “Los Gobiernos autónomos sostienen, sin embargo, que de ninguna forma las órdenes que han aprobado dan cabida a que ciudadanos europeos se acojan a esa asistencia sanitaria prevista para los sin papeles. El Ejecutivo de Cantabria recuerda que su norma establece expresamente la exclusión de los pacientes que tengan acceso o puedan acceder a cobertura sanitaria en su país de origen o procedencia. La tarjeta equivalente que se les otoga solo es válida en el territorio de la comunidad.

En Aragón y en la Comunidad Valenciana requieren acreditar que no se tiene cobertura o seguro sanitario en el país de origen. Al mismo tiempo, señalan fuentes del Ejecutivo valenciano, los servicios sociales estudian caso por caso.

“El Gobierno se tiene que dejar de amenazas. Entrar en cuestiones burocráticas o de competencias cuando está en juego la salvaguarda de la vida de las personas me parece una inmoralidad”, aseguró a EL PAÍS Carmen Montón, consejera de Sanidad valenciana. “Son además amenazas falsas, porque el Consejo de Europa juzgó ilegal excluir a los sin papeles de la asistencia sanitaria en enero de 2014”, añadió. El Ejecutivo valenciano seguirá adelante con la medida. “Vamos a seguir defendiendo la universalidad sanitaria. La exclusión tiene los días contados, los que le quedan al PP en el Gobierno”, defendió la consejera.”

Según información de agencias, el portavoz de Sanidad del PSOE en el Congreso, José Martínez Olmos, considera una “amenaza inadmisible” que el secretario general de Sanidad, Rubén Moreno, haya advertido este miércoles de la posibilidad de multas millonarias a las comunidades autónomas que han devuelto la asistencia sanitaria a los inmigrantes sin papeles.

“Las comunidades autónomas lo hacen en el marco de sus competencias y el que debe rectificar su posición equivocada es el Gobierno –ha precisado Olmos en declaraciones a Europa Press–. Si hay amenazas de multas deberían ser al Gobierno”, ha insistido.

A su juicio, en el Ejecutivo “están nerviosos porque la iniciativa de las comunidades autónomas les ha desmontado su estrategia electoralista”, tras el anuncio del ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, de que iba a dar asistencia a los inmigrantes.

Ante esta situación, según ha avanzado Martínez Olmos, el Grupo Parlamentario Socialista va a pedir la comparecencia del ministro de Sanidad para que ofrezca explicaciones.

Tras las elecciones autonómicas del pasado mes de mayo, los nuevos gobiernos de Aragón, Comunidad Valenciana, Baleares y Cantabria han anunciado diferentes regulaciones para devolver a este colectivo el derecho a la tarjeta sanitaria que habían perdido en 2012 tras la reforma impulsada por la entonces ministra del ramo, Ana Mato.

Fuente: kaosenlared

Publicado en Real Decreto-Ley 16/2012, sanidad pública | Etiquetado , , , | 1 Comentario

Problema de Salud en la sanidad pública


Por SARA PÉREZ / REVISTA ESPINETA AMB CARAGOLINGS (*)

De un [Img #40038]tiempo a esta parte constatamos el deterioro de la atención a la salud tanto en los hospitales públicos como concertados o privados.  Con este calor que sufrimos, la planta tercera del hospital concertado Santa Tecla no dispone de aire acondicionado. Y hará un mes el techo de la sala de enfermería se desplomó, afortunadamente sin causar heridos, en el hospital público Joan XXIII.  Ambos son consecuencia del ataque que sufren nuestros hospitales. Mediante una fundación privada que se lucra gracias a la combinación de financiación pública y atención privada como ocurre con la Fundación Sta.  Tecla o mediante la aplicación de recortes como sucede en el sector público-estatal.

En esta situación parece haber una contraposición clara.  Bueno y malo, público y privado.  Y sin embargo las cosas no son tan sencillas.  Si los hospitales privados o concertados quieren hacer negocio con una necesidad básica de la mayoría para enriquecer a una minoría de manera obvia los hospitales públicos no son (no sólo, no exclusivamente) el lugar donde nos atienden de buena fe cuando dejamos de estar sanos.  La garantía estatal de una serie de “derechos” para los trabajadores, por lo menos de manera temporal y circunscrita a un determinado territorio, como lo ha sido Europa occidental durante los últimos 70 años no es casual ni gratuita. Los servicios públicos de salud han sido la bandera de los defensores del “capitalismo de rostro humano”, que defiende que el enriquecimiento privado es compatible con el interés general, ganando afectos a la causa capitalista.  Sin embargo desde un principio incorporaban, en su mismo núcleo, el objetivo de profundizar la acumulación capitalista.   Así es en la construcción de las instalaciones, realizadas por empresas privadas financiadas por el estado para favorecer el trasvase de capital acumulado vía impuestos para la especulación sobre el suelo.  Así es en la concepción de la asistencia sanitaria, medicalizada para favorecer a la industria farmacéutica, priorizando atención de urgencia frente a prevención y en general dirigida por criterios de “racionalización del gasto”.  Y así es en el desarrollo de la actividad sanitaria, basada en la explotación creciente de los trabajadores, que ven como aumentan sus horas, se reducen sus salarios y crece la presión.  Todo el proceso quiere convertir al trabajador en una máquina de producir beneficios y al enfermo en un número, que pasa de paciente a cliente y de cliente a mera mercancía.  Si este es el caso de los hospitales públicos, su privatización no es proceso distinto sino simplemente un paso más en la misma dirección.  Para dar este paso ha sido necesario revertir la percepción antes creada (y falsa) de que la sanidad era un derecho garantizado por el estado.  Así hemos presenciado un ataque de larga duración a la Seguridad Social, a la que se tachaba de ineficiente, cara y deficitaria.

Años antes del comienzo oficial de la crisis era habitual escuchar que no había dinero para gastos sociales.  Se afirmaba que las urgencias estaban colapsadas, que las contribuciones no daban para pagar la cuenta, que se derrochaban recursos. Mientras se recortaban presupuestos y derechos laborales se vilipendiaba a los trabajadores, tachándolos de privilegiados y vagos y fomentando la división en la clase obrera.  Poco a poco se instalaba la idea de que los servicios sociales no eran derechos, sino lujos que un día no podríamos permitirnos.  Y como tales no eran para todos, sino para quien se lo pudiera pagar.

  Junto con los trabajadores del sector, hay otro colectivo que ha servido de chivo expiatorio de todos los males que padece la sanidad estatal. Se trata de los inmigrantes en situación administrativa irregular y otras personas en situación de exclusión. Los trabajadores de países más pobres, siempre observados con desconfianza a pesar de ser recibidos años atrás como agua de mayo en sectores como el agrícola y el de cuidados, dispuestos a trabajar en condiciones que no aceptaba ningún autóctono, se han convertido en el enemigo a abatir.  Culpables de ser los más débiles de la clase obrera, se les ha cargado con el crimen de abusar de los mismos servicios que se habían financiado y mantenido gracias a su trabajo y que habían servido para desviar una parte de la riqueza que habían producido a manos privadas. Instalada la idea de que la sanidad no es un derecho, sino una mercancía y hundida la reputación de los servicios sociales estatales, se abre el camino a la gran masa de la población hacia opciones privadas.  La generalización del uso de mutuas, llevada a cabo con el aval de los sindicatos mayoritarios, es un gran avance en este sentido. Por una parte supone la inyección del dinero de nuestro salario a manos privadas.  Por otra justifica el paulatino socavamiento del servicio sanitario, convertido en último recurso para muertos de hambre.  Finalmente, confirma la idea de la sanidad como mercancía, cuyo acceso depende de la capacidad de compra de cada individuo en un momento dado.  En otras palabras, se justifica la extensión de los derechos de propiedad privada individualizada a sectores donde, por lo menos durante los últimos treinta años en Europa, era inconcebible.  La progresiva ampliación del régimen de propiedad privada vital para el capitalismo y condición imprescindible para su mantenimiento ya que sin ella ni el dinero ni el valor de cambio (y por tanto el proceso de desposesión y acumulación capitalista) actuarían como lo hacen hoy.

Si tenemos en cuenta lo anterior, es fácil comprender por qué es contraproducente reducir la herramienta de desposesión que son tanto el sistema privado-concertado como el público a una cuestión de corrupción.  Este discurso permite mostrar la desintegración de las instituciones que nos piden respetar y el cinismo de quienes se erigen como nuestro modelo.  Sin embargo también puede dar a entender erróneamente que basta con levantar esta bandera para ganar la lucha.  De que todo el problema se reduce al afán de enriquecerse de cuatro.  Y que la solución es cambiar personas corruptas por personas honestas.  Como decimos, el problema es más complejo. El capitalismo, como el Estado en el que se sostiene, no puede existir sin vulnerar su propia legalidad.  El capital utiliza actividades legales e ilegales en su objetivo de apropiarse y acumular privadamente la riqueza común y el trabajo social encarnado en ella.  No existe capitalismo ni estado capitalista sin corrupción.  Ni existe legalidad capitalista cuyo fin último no sea la sistemática acumulación por desposesión, en perjucio de una clase y en beneficio de otra.

El discurso ha de ser más amplio.  Y ha de ser preciso. Al defender la sanidad muchas veces utilizamos la tríada: pública, universal, de calidad.  Estos términos son ambiguos aunque no lo parezca.  Público no puede querer decir estatal, sino nuestro, de todos.  Mientras la sanidad sea estatal, ningún hospital será público y todo servicio estará puesto al servicio de la clase dominante.  Universal quiere decir sin excluidos pero también sin explotados.  Por su parte, plantearse cómo es la sanidad de calidad es un desafío.  Según la definición de Pedro Grande, salud es potencialidad no sólo biológica o psicológica, sino social.  Si es así, no puede haber personas sanas en este sistema desquiciado.  Si el acoso laboral lleva al suicidio y la precariedad a los accidentes laborales.  Si no tenemos ningún control sobre el producto de nuestro trabajo ni sobre su organización.  Si soportamos en silencio los agravios.  Si nuestra sexualidad está reprimida o condenada.  Si perdemos los ojos y hasta la vida por exigir la verdad.

Más allá de las buenas intenciones no habrá sanidad verdaderamente pública, universal y de calidad sin un cambio fundamental del sistema de relaciones sociales que padecemos. Y ese cambio no lo traerá ningún parlamento ni ningún partido político.  Sólo la inclusión de esta lucha en un marco más amplio, desde una perspectiva verdaderamente anticapitalista y de clase puede darnos las claves de hacia dónde empezar a caminar.

Sara Pérez

Título original: “Problema de Salud”.

Publicado en el Número 16 de Espineta Amb Caragolings.

Más allá de las buenas intenciones, no habrá sanidad verdaderamente pública, universal y de calidad sin un cambio fundamental del sistema de relaciones sociales que padecemos.

El capitalismo, como el Estado en el que se sostiene, no puede existir sin vulnerar su propia legalidad.  El capital utiliza actividades legales e ilegales en su objetivo de apropiarse y acumular privadamente la riqueza común y el trabajo social encarnado en ella

Los trabajadores de países más pobres, siempre observados con desconfianza a pesar de ser recibidos años atrás como agua de mayo en sectores como el agrícola y el de cuidados, dispuestos a trabajar en condiciones que no aceptaba ningún autóctono, se han convertido en el enemigo a abatir.

Visto en canarias semanal. CAPITALISMO Y SANIDAD PÚBLICA: DOS REALIDADES EXCLUYENTES.

Publicado en sanidad pública | Etiquetado | 1 Comentario

Innova, un monstre de dimensions desconegudes


Ara per ara el cas suma una cinquantena d’imputats, entre els quals hi ha els ex directors del CatSalut Josep Prat i Carles Manté, l’exalcalde de Reus Lluís Miquel Pérez (PSC), Josep Poblet, Teresa Gomis o Marc Arza

Estem davant d’una xarxa criminal que aprofitant el coneixement de la legislació i l’àmbit de l’actuació estava saquejant les arques públiques en benefici propi i especialment en l’àmbit de la sanitat”, assegura el regidor de la CUP a Reus David Vidal, que va ser el primer a denunciar el cas Innova davant la justícia.

El regidor de la CUP Reus David Vidal, que va destapar el cas, davant una de les entrades de l’Hospital Universitari Sant Joan de Reus. / ENRIC CATALÀ

El hòlding municipal Innova es crea com a tal cap al 2005, integrant una xarxa de 18 empreses i passa a gestionar al voltant del 75% del pressupost municipal mitjançant consells d’administració. “El que vaig fer a l’Ajuntament de Reus el 2 de desembre del 2011, en nom de tota l’assemblea de la CUP, en el transcurs de la segona reunió del consell d’administració d’Innova -amb Josep Prat encara ocupant la cadira de gerent a escassos metres- va ser trencar les inèrcies còmodes, assolellades i insanes dels consellers “progressistes” i “ democristians ” i fer encallar la màquina d’emplenar butxaques”, escriu el regidor de la CUP David Vidal en el pròleg del llibre El preu de la salut (Editorial Fàbrica).

Segons explica a aquest diari a Catalunya hi ha corrupció en la sanitat perquè es tracta del pressupost més elevat (un 40% del total). “La lògica de la corrupció, la seva naturalesa, és anar allà on hi ha diners”, assegura el regidor de la CUP , que reconeix a aquest diari que “el que cal és canviar el sistema”. “La corrupció ha arribat a ser un tret cultural d’aquest país, la gent ja no s’escandalitza”, lamenta.

De moment, el cas Innova suma una cinquantena d’imputats, sobretot empresaris i polítics. En la llista d’imputats hi trobem noms com el de Josep Prat, Carles Manté, Lluís Miquel Pérez, Ester Ventura, Josep Poblet, Teresa Gomis o Marc Arza . Els tres últims ocupen diferents càrrecs polítics en l’actualitat. “Estem davant d’una xarxa criminal que aprofitant el coneixement de la legislació i l’àmbit de l’actuació estava saquejant les arques públiques en benefici propi i especialment en l’àmbit de la sanitat”, assegura Vidal en declaracions a Catalunya Plural.

Fonts properes a la investigació apunten que actualment hi hauria com a mínim una catorzena de peces. Bona part d’elles, però, estan encara sota secret de sumari. La peça principal del cas està relacionada amb els presumptes pagaments irregulars des de l’Ajuntament de Reus, on Josep Prat era el màxim directiu d’Innova, cap a l’empresa propietat de Carles Manté CCM Estratègies i Salut, que s’hauria creat pocs dies abans de firmar-se el contracte. Tots dos, Prat i Manté són exdirectors del CatSalut. Entre el 2007 i el 2011 s’hauria pagat a Manté més de 720.000 euros per uns treballs de consultoria que presumptament no s’haurien fet.

La resta de peces farien referència a l’empresa d’investigació nutricional Shirota (peça 1), la contractació de Jorge Batesteza (2), l’Hospital de Reus (3), la clínica MQ Reus (4) -en aquesta peça encaixaria el cas de les pròtesis caducades-, les incompatibilitats de càrrecs (5), les coaccions a l’alcalde Carles Pellicer i la tinent d’alcalde Teresa Gomis (6), les ambulàncies Baix Ebre (7) i la construcció d’un centre sanitari a Vila-seca (8). La fiscalia ha demanat que aquesta darrera peça, la número 8, per la que també s’imputa al president de la Diputació de Tarragona Josep Poblet i la seva dona, Ester Ventura, passi als jutjats de Tarragona. En aquest sentit, s’hauria “desvinculat del sac INNOVA”.

Amb tot, les dimensions del presumpte cas de corrupció conegut com a ‘Cas Innova’ són encara desconegudes i el degoteig d’imputats podria continuar en els mesos vinents.

Font: el diario

Publicado en sanidad pública | Etiquetado , , | Deja un comentario

“Contra la privatización de las batas blancas”


Entrevista de Pablo Vaamonde a Marciano Sánchez-Bayle, una de las figuras más importantes entre los defensores de la Sanidad Pública de este país.

Marciano Sánchez Bayle y Pablo Vaamonde en la presentación del libro “La Sanidad no se vende”

Marciano Sánchez Bayle es una de las figuras más importantes entre los defensores de la Sanidad Pública. Una vida entera de compromiso y coherencia le sitúan como una persona ejemplar y un referente ético para aquellos que leemos sus escritos y seguimos su trayectoria. Es uno de los líderes de la “Marea Blanca” madrileña que ha conseguido, de momento, paralizar el proceso privatizador iniciado por el Partido Popular. Estuvo en Galicia para presentar su último libro, y aprovechamos la ocasión para mantener esta entrevista.

Sánchez-Bayle nació en Plasencia (Cáceres) en 1949, es Doctor en Medicina, especialista en Pediatría y Nefrología. Tiene tres hijos. Fue jefe de sección de hospitalización de Pediatría del Hospital del Niño Jesús de Madrid hasta su jubilación forzosa por la Consejería de Sanidad de Madrid en julio de 2014. Fundador de la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública (ADSP) y de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP), actualmente es presidente de la ADSP de Madrid y Portavoz de la FADSP. Ha sido presidente de la Internacional Association of Health Policy de la que ahora es vicepresidente. Pertenece a los Consejos científico y deliberativo del Observatorio Iberoamericano de Políticas y Sistemas de Salud, así como al Observatorio Madrileño de Salud y fue director del Observatorio de Políticas de Salud de la Fundación 1º de mayo. Ha escrito varios libros sobre sanidad y política sanitaria; también coordinó una veintena de libros y ha escrito capítulos en otros muchos. El último se publicó en 2015: “La Sanidad no se vende. Manual para la defensa de la Sanidad Pública”. Ha publicado más de un centenar de artículos en revistas científicas de ámbito nacional e internacional y muchos más en prensa periódica.

Pablo Vaamonde | Ha sido publicado por Akal el libro “La Sanidad no se vende”, coordinado por usted -junto con el cardiólogo gallego Hixinio Beiras Cal-, que pretende ser un “Manual para la defensa de la Sanidad Pública”. ¿Estamos todavía a tiempo de salvarla? ¿El daño causado por las Administraciones del Partido Popular puede ser reversible?

Marciano Sánchez-Bayle | Empezaré por el final; lo único que no es reversible es la muerte. Yo vivi la construcción del Sistema Nacional de Salud en este país y se hizo a partir de una situación mucho peor que la que existe ahora y hay que ser conscientes de que los Servicios Nacionales de Salud (Reino Unido, Suecia, Finlandia,etc) nacieron en circunstancias mucho peores que las actuales. Por supuesto cuanto más se avance en el proceso de recortes, deterioro y privatizaciones más difícil será la recuperación; en el fondo el problema está en que para ello se necesitan tres condiciones: una potente voluntad política, la existencia de un amplio sector profesional que apoya la Sanidad Pública y un amplio soporte social, no solo militante, que también, sino sobre todo una opinión pública que defiende la Sanidad Pública y que opine, como sucede aquí y ahora, que es la que tiene mejores instrumentos y respuestas para garantizar la salud de la población. Los resultados de las últimas elecciones parecen indicar que es probable que se logren gobiernos con esa voluntad de recuperación del sistema sanitario público y las amplias movilizaciones sociales y profesionales escenifican que hay una base social y sanitaria más que suficiente; yo personalmente soy optimista.

Pablo Vaamonde | A pesar de todo el daño causado por los gobiernos de la derecha (autonómicos y central): ¿Tenemos todavía una buena Sanidad Pública?

Marciano Sánchez-Bayle | Cuando se trata de valorar un sistema sanitario lo que suele usarse es una comparación internacional, con la situación en otros países, por eso es evidente que nuestra posición es bastante favorable, aunque por supuesto se ha producido un retroceso muy sustancial, pero como partíamos de una posición muy buena, todavía las cosas funcionan de una manera bastante razonable, sobre todo por el esfuerzo de los trabajadores del sistema sanitario público, aunque es obvio que si se mantiene esta deriva de recortes y privatizaciones el sistema entrara en shock. Como suele suceder en esto hay muchas diferencias entre las distintas CCAA.

Pablo Vaamonde | En su opinión, los severos recortes impuestos en la Sanidad: ¿son de aplicación obligatoria debido a la crisis económica, como dice el PP, o son impuestos por razones ideológicas y políticas?

Marciano Sánchez-Bayle | Yo creo que hay prácticamente consenso, fuera de los voceros del PP, de que los recortes responden sobre todo a criterios ideológicos y a intereses económicos y políticos. En nuestro país el gasto sanitario era bajo comparativamente, y la eficiencia del sistema sanitario muy alta, como reconoce todo el mundo (por ej. el último informe de la Comisión Europea sobre eficiencia de los sistemas sanitarios en junio de 2015, que sitúa a España en el primer puesto de la UE); sin embargo con la excusa de su insostenibilidad se impusieron toda una serie de recortes injustificados, más aun si se tiene en cuenta que paralelamente se impulsaban privatizaciones que suponían sobrecostes de 7-9 veces sobre su alternativa en el sector público. El Roto en una viñeta que citamos en el libro ya lo dice : hay que destrozar todo lo público para demostrar que no funciona. Pues eso es lo que han estado haciendo.

Pablo Vaamonde | En vez de las medidas impuestas por el Partido Popular (recortes, privatizaciones, exclusión sanitaria, copagos): ¿Qué otras alternativas se podrían aplicar, que estrategias serían posibles para no provocar el deterioro de nuestro sistema sanitario?

Marciano Sánchez-Bayle | Bien, hay que ser conscientes de que el sistema sanitario tiene problemas que deben abordarse y cuyas soluciones tienen que ir por otro lado: por ejemplo, tiene una baja financiación y mal repartida; la Atención Primaria, que debería ser la clave de su funcionamiento, ha sido marginada y desfinanciada, hay que racionalizar el gasto farmacéutico y la utilización tecnológica (en ambos temas tenemos una sobreutilización), fomentar la coordinación e integración de niveles asistenciales, garantizar la utilización intensiva de los recursos de los centros sanitarios públicos, etc.

El Real Decreto Ley 16/2012: un atentado contra la Sanidad Pública

Pablo Vaamonde | Además de los recortes y privatizaciones el Partido Popular ha publicado una ley (El Real Decreto Ley 16/2012) que supone una auténtica contrarreforma sanitaria, como usted ha señalado en varios artículos. ¿Cuales son los principales elementos que introduce esta ley y por qué son tan nocivos para la Sanidad Pública?

Marciano Sánchez-Bayle | EL RDL 16/2012 ha sido la mayor agresión al sistema sanitario de nuestro país. Básicamente contiene cuatro cuestiones claves: Una: se transforma el derecho a la atención sanitaria pasando de un modelo basado en la ciudadanía a otro que pivota sobre el aseguramiento lo que ha producido exclusiones de colectivos de la cobertura pública (los inmigrantes no regularizados, los que tienen una estancia en el extranjero de mas de 90 días, y las personas con rentas superiores a 100.000 €) con graves efectos sobre la salud de los grupos con menos recursos (al menos hay 3 muertes documentadas de inmigrantes por desatención sanitaria). Dos: se fracciona la cartera de servicios en tres partes, una básica de acceso gratuito y dos suplementaria y complementaria, sujetas a copagos. Tres: se establecen nuevos copagos sobre farmacia (pensionistas y farmacia hospitalaria), dietas, ortesis, prótesis y transporte sanitario, que aunque solo se han aplicado en lo que respecta a los medicamentos dispensados por receta han supuesto grandes problemas para las personas más pobres y más enfermas (el 14,76% de los que reciben una prescripción no la retiran de la farmacia por motivos económicos). Y cuatro: excluyeron 417 medicamentos de la financiación pública aumentando el efecto anterior. Es decir: se aumenta la inequidad en el acceso a la atención sanitaria y se establecen barreras económicas que dificultan que las personas reciban prestaciones sanitarias que necesitan. Por suerte gracias al amplio rechazo social y profesional estas medidas se han aplicado solo parcialmente y con grandes diferencias según las distintas CCAA.

Pablo Vaamonde | En realidad el título del libro es engañoso ya que, en realidad, la Sanidad SÍ que la están vendiendo. Están entregando a manos privadas hospitales enteros (modelo PFI) o parcelas cada vez más grandes de la actividad sanitaria. ¿Las llamadas Unidades de Gestión Clínica son, como dicen sus impulsores, un mecanismo para modernizar la gestión sanitaria o un instrumento más para privatizar “la bata blanca”?

Marciano Sánchez-Bayle | El titulo inicial era el de “Manual para la Defensa de la Sanidad Pública” y la editorial consideró que era conveniente uno mas corto y llamativo y se eligió este que responde a uno de los eslóganes de la Marea Blanca “la Sanidad Pública no se vende… se defiende”, responde a una reivindicación del movimiento, y por eso creo que no queda mal. Es obvio que la privatización directa de los centros sanitarios ha encontrado una gran contestación social y profesional y eso ha hecho que se busquen otras vías para privatizar, más sofisticadas, mas silenciosas y menos evidentes, ahí están las derivaciones sistemáticas a los centros privados y las unidades de gestión clínica que pretenden fragmentar el sistema sanitario en microunidades que permitan una más fácil penetración de los intereses privados. Por suerte en algunas CCAA como Galicia y Castilla y León han tenido una fuerte oposición.

La Marea Blanca, un ejemplo a seguir

Pablo Vaamonde | En Madrid, ante las propuestas privatizadoras del Partido Popular, se produjo un movimiento profesional y ciudadano, la “Marea Blanca”, que logró frenar estas propuestas. En su opinión: ¿Cuales han sido los elementos principales para que se produjera esta potente movilización? ¿Qué enseñanzas se pueden sacar de esta experiencia para aplicar en otros lugares?

Marciano Sánchez-Bayle | Contar brevemente un proceso de varios años y de tanta diversidad como la Marea Blanca es complicado, pero intentando resumir mucho diré que las movilizaciones surgieron como respuesta al llamado “Plan de sostenibilidad” que la Comunidad de Madrid intentó imponer en noviembre de 2012. El rechazo masivo se vio facilitado porque abordaba casi todo el sistema sanitario, porque los profesionales ya estaban muy castigados por los recortes y porque intentaron imponerlo sin ningún tipo de diálogo y en medio de continuas descalificaciones (de hecho Lasquetty y Gonzalez fueron unos de los principales instigadores de la contestación). El PP en Madrid que ya llevaba 11 años privatizando de manera progresiva, paso a paso, con muy poca respuesta, sobrevaloró su capacidad y pensó que estábamos derrotados y quiso imponer un golpe definitivo a la Sanidad Pública, y fueron su prepotencia y su intransigencia las que favorecieron el rechazo casi unánime de profesionales y ciudadanía.

Realmente casi todas las experiencias tienen peculiaridades muy concretas que son difíciles de generalizar; por ejemplo, en Madrid el intento de convertir el Hospital de la Princesa en un geriátrico fue el detonante de las movilizaciones, pero contando con esas limitaciones habría que señalar algunos aspectos claves que podríamos esquematizarse así:

Uno: la unidad es fundamental, pero respetando la diversidad porque hay que conjugar los intereses y las diferencias de muchas entidades y organizaciones. Dos: la participación de profesionales y población es un binomio imprescindible para el éxito. Tres: las movilizaciones tienen que ser inclusivas permitiendo la participación de todos en la medida de su compromiso. Cuatro: el exceso de protagonismo es malo para la salud de las movilizaciones, hay que evitar los hiperliderazgos excluyentes. Cinco: deben abarcarse todos los frentes de lucha: legales, mediáticos, manifestaciones, encierros, huelgas, etc. Seis: la persistencia y la paciencia son las palancas principales para el éxito, una de las estrategias más probables de los privatizadores será el intentar el cansancio y la desilusión para desactivar las movilizaciones. Y siete: la organización es clave para el mantenimiento de las luchas y para poder continuarlas en los momentos de reflujo que, como sucede con todas las mareas, son inevitables.

Otra cuestión que habría que señalar es que las movilizaciones de Madrid tuvieron una gran visibilidad por el lugar en que sucedían y la presencia en la ciudad de importantes medios de comunicación , pero conviene no olvidar que grandes movilizaciones de características muy parecidas se produjeron en otros puntos de la geografía: por supuesto en Galicia, donde han tenido una importancia y una continuidad muy relevante, Salamanca, Cuenca, Cartagena, Segovia, Alcañiz, Villarrobledo, Almansa, etc.

Pablo Vaamonde | Después de las pasadas elecciones el gobierno de la Comunidad de Madrid sigue en manos del Partido Popular. ¿Considera que la batalla contra la privatización ya está ganada o todavía hay riesgo de que vuelvan a la carga con sus proyectos privatizadores?

Marciano Sánchez-Bayle | Acaba de producirse un acuerdo entre el PP y Ciudadanos para no privatizar más centros sanitarios. De todas maneras hay que ser conscientes de que a partir de la dimisión de Lasquetty la privatización directa de los centros sanitarios ha sido cambiada por una estrategia de privatización silenciosa basada en tres ejes: las derivaciones sistemáticas hacia los centros privados de pruebas diagnósticas, consultas de especialistas e intervenciones quirúrgicas, complementada con la infrautilización de los recursos de los centros públicos, y con el intento de imponer otros sistemas de privatización y fragmentación de la red sanitaria pública (unidades de gestión clínica), y que este compromiso no parece alcanzar estas otras políticas igualmente agresivas contra la Sanidad Pública. O sea que debemos ser conscientes de que la política privatizadora continuará por otras vías probablemente menos visibles, por lo que tendremos que continuar las movilizaciones para evitarlo.

El TTIP: otra amenaza para la Sanidad Pública

Pablo Vaamonde | El tratado de libre comercio que está negociando la UE con los EEUU, con bastantes secretismo: ¿Puede representar una amenaza más para la Sanidad Pública de nuestro país? ¿En qué se concreta esta amenaza:

Marciano Sánchez-Bayle | Las amenazas más importantes para la Sanidad Pública contenidas en el Tratado son:

Uno. Los gobiernos no podrán recuperar los servicios externalizados o privatizados, aunque sean un desastre y sus gastos exorbitantes (como los hospitales PFI de Madrid o de Vigo, que multiplican por siete su coste real).

Dos. Las empresas podrán garantizar y proteger sus inversiones con un arbitraje Inversionista – Estado, que otorga a las corporaciones el derecho de demandar a un gobierno que tome decisiones que dañen sus ganancias, al margen de los tribunales nacionales de justicia. Como consecuencia los gobiernos europeos que adopten medidas legislativas que reduzcan las expectativas de ganancias a una empresa se enfrentarán a reclamaciones por “expropiación” al asimilarlas a una incautación ilegal de la propiedad privada por el gobierno.

Tres. La concesión de indemnizaciones en primera instancia para el arbitraje de las inversiones de las empresas en los sistemas sanitarios públicos supondrá una seria amenaza para la capacidad de los gobiernos de intervenir en la defensa del interés público con (de) políticas que protejan intereses sociales como: Fijar precios para los productos farmacéuticos y para la promoción de medicamentos genéricos que garanticen el acceso a los mismos a todos los sectores sociales. Control y evaluación de tecnologías que se vayan a incorporar al sistema sanitario público atendiendo a criterios de racionalidad y sostenibilidad. Medidas de protección de la salud pública como el control del tabaco o de la seguridad y calidad de los alimentos.

Marciano Sánchez-Bayle | Finalmente, uno de los principales objetivos del tratado es conseguir la privatización de los servicios sanitarios, que son vistos por los inversores privados y por la industria farmacéutica de tecnologías sanitarias como enorme lista de compras. En este sentido la Comisión de Comercio de la Unión Europea acordó en 2010 presionar para alcanzar un acuerdo comercial que armonizara la regulación del sector público europeo con el norteamericano que debía incluir la asistencia sanitaria dada su importancia económica, por lo que debería privatizarse como en los Estados Unidos.

Pablo Vaamonde | Algunas de las personas que más se han significado en la defensa de nuestro sistema sanitario están llegando, o han llegado ya, a la edad de la jubilación: ¿Hay recambio generacional? ¿Considera que los profesionales más jóvenes se están implicando para continuar esta tarea?

Marciano Sánchez-Bayle | Nuestra generación comenzó su experiencia en las movilizaciones de la Universidad contra el franquismo y luego en las movilizaciones de los MIR en la época de la Transición. Se trataba de un colectivo con una gran experiencia de lucha y con una ideología solidaria y una práctica sanitaria con un compromiso social muy potente que ha vuelto a rebrotar en estos últimos conflictos. La gente más joven ha tenido una experiencia personal y profesional muy distinta y ha vivido durante mucho tiempo un sistema sanitario público en expansión y solo de manera más reciente la tremenda política de recortes, pero es evidente que también se ha movilizado de manera muy activa y a veces muy imaginativa, dando cabida a otros instrumentos de trabajo (redes sociales, etc). Quizás todavía no entienden como nosotros la importancia de la organización para poder continuar el trabajo por la Sanidad Pública, pero los conflictos recientes les harán comprenderlo. Yo creo que ese relevo se producirá y nuestra tarea es seguir trabajando hasta que llegue el relevo.

Marciano Sánchez-Bayle, fundador de la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública

Pablo Vaamonde García (Médico de familia. A Coruña)

Fuente: nuevatribuna.es

Publicado en Real Decreto-Ley 16/2012, sanidad pública | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario