Confusión interesada en la sanidad catalana


Boi Ruiz dice que no privatiza la sanidad, pero eso es justamente lo que hace cuando proporciona dinero y recursos públicos a entidades privadas para que hagan negocio.

No hay privatización en la sanidad pública, se juega a la confusión. Este es el mensaje de Boi Ruiz defendió en el pleno monográfico sobre salud del Parlament de Cataluña, donde también llegó a decir que no hay corrupción en el sistema sanitario catalán y que casos como el de Innova en Reus son responsabilidad del Ayuntamiento y del consejo de administración de aquella empresa. Según Ruiz, el Departamento de Salut y sus políticas no tienen nada que ver.

Una vez más se utiliza el lenguaje de forma perversa para decir mentiras encubiertas y evitar que se ponga en cuestión el modelo. Cuando Boi Ruiz afirma que él no ha privatizado nada quiere decir que todavía no ha vendido el Hospital público de la Vall d’Hebrón a una empresa privada, por ejemplo. Pero nosotros le damos un significado más completo a la palabra privatizar. Privatizar en sanidad es proporcionar recursos públicos a entidades privadas con ánimo de lucro con el fin de que presten servicios sanitarios asistenciales que se tendrían que dar en equipamientos públicos. Privatizar la sanidad pública es poner los recursos a disposición de unos accionistas para que hagan negocios, o de determinados profesionales, es decir, mercantilitzar la asistencia.

Hablamos de las derivaciones de pacientes. Estos enfermos no se pueden tratar en los servicios públicos por culpa de los recortes presupuestarios. Así se produce la decisión política de remitir pacientes a centros privados, que hacen negocio con nuestro dinero. Sólo en Barcelona ciudad, en 2014 el presupuesto de los hospitales públicos se había recortado un 16%. En esta situación de precariedad provocada por el propio gobierno, es el propio gobierno el que ordena derivar a 4.000 pacientes —que habrían podido ser operados en los hospitales de Vall de Hebrón, del Mar, Sant Pau o Clínic— a un hospital de Barcelona propiedad de una multinacional privada con ánimo de lucro, aumentando así el dinero público que recibe a través del concierto. Si esto no es privatizar los recursos públicos, Boi Ruiz tendría que volver a empezar los estudios de primaria.

Dentro del modelo catalán público/privado no han trascendido casos de corrupción (lucros ilícitos de personas o de empresas) en el ámbito del Instituto Catalán de la Salud (ICS), que es de propiedad y gestión pública y está sometido al derecho público y a controles exhaustivos. Por el contrario sí nos hemos encontrado con casos de corrupción o mala gestión del dinero público en el 30% de los hospitales concertados (gestionados por fundaciones, consorcios y empresas), que se rigen por el derecho privado y que no tienen tantos controles, reglamentos e intervenciones como los públicos. Medios de comunicación alternativos como Cafèambllet y SICOM, alguna prensa mayoritaria, varios políticos y la propia Sindicatura de Cuentas han dado a conocer hechos escandalosos en 17 de las 53 entidades concertadas. Y eso es solo lo que conocemos. Tenemos, pues, casi un tercio de toda la actividad sanitaria concertada bajo sospecha.

Ante esta realidad, el consejero osa decir que no hay corrupción en el modelo, que se trata de responsabilidades puntuales de cada empresa, entidad o consejo de administración. Nosotros decimos el consejero es el responsable de vigilar qué se hace con nuestro dinero. La corrupción en el sistema sanitario catalán no es un accidente. La corrupción y las cosas mal hechas son elementos estructurales. Es el sistema basado en el derecho privado, con muy pocos controles, amiguismo e interferencias políticas y económicas. Es el modelo el que está enfermo.

Ahora, el gobierno de Cataluña quiere romper el ICS, la principal estructura de Estado que tenemos, con más de 42.000 trabajadores antes de los recortes, que gestiona siete de los grandes hospitales y la mayor parte de la atención primaria. Quiere manos libres para externalizar y mercantilizar fragmentos del ICS en todo el territorio, creando consorcios sometidos al derecho privado, con la excusa —otra perversión del lenguaje— de hacer sinergias y ganar en eficiencia, como si esto no lo pudiera hacer el ICS. Ya hay proyectos para convertir en consorcio la red sanitaria de Lleida o el Clínic de Barcelona, y se están haciendo planes funcionales o estratégicos en Tarragona y en Girona para poder tener menos control público, menos transparencia. Y también permitir que se haga actividad privada en los centros públicos, estableciendo dobles puertas de entrada, como un paso más en el proceso de la privatización encubierta.

No nos van a engañar. Defendemos los derechos de los ciudadanos y ciudadanas de Cataluña, el derecho a la salud en un sistema sanitario totalmente público, sin concesiones al lucro privado, universal, equitativo, eficiente y de calidad. Defendemos, en el proceso constituyente que nos espera, el derecho a decidir sobre nuestro sistema sanitario pasando por encima de los blindajes programados por determinados partidos, por mayoritarios que sean en estos momentos.

Firman este artículo Pep Martí, Enric Feliu y Ramón Serna, miembros de la Marea Blanca de Cataluña

Fuente: El Pais

Publicado en Privatización, sanidad pública | Etiquetado , , | Deja un comentario

España gastó 37.118 millones en conciertos con la sanidad privada


Datos consolidados entre 2009 y 2013. La sanidad pública sufrió, entre esos años, un recorte de 8.869 millones de euros. El ‘tijeretazo’ más severo fue en personal con 3.563 millones menos, según la ‘Estadística de Gasto Sanitario Público’ del Ministerio de Sanidad.

La importancia de este informe es que está basado en el gasto consolidado, es decir, refleja el gasto real que cada administración ha hecho en la sanidad pública entre 2009 y 2013.

Cada uno de esos datos está recogido en la ‘Estadística de Gasto Sanitario Público’ (EGSP) que desde 1988 elabora el Ministerio de Sanidad. Con este informe miden la foto fija durante esos cinco años, en los que cambió el inquilino de la Moncloa, se recortó la paga extra a los funcionarios, y se “racionalizó” el gasto sanitario para contentar a Bruselas.

Comencemos por 2009. En ese año, el gasto sanitario público en España era de 70.579 millones de euros. Cinco años después se redujo un 12,5% hasta caer a los 61.710 millones. Es decir, un ‘tijeretazo’ de 8.869 millones. (El 86% de ese recorte lo hicieron las Comunidades Autónomas, con una reducción de 7.641 millones).

La mayor caída en el gasto en sanidad pública coincidió con la llegada de Mariano Rajoy en diciembre de 2011. Solo un año después de su paso por la Moncloa, el gasto sanitario público cayó un 5’7%. Al año siguiente volvió a caer, esta vez un 3’8%.

La sanidad privada, la gran aliada

En cinco años, entre 2009 y 2013, España se gastó 37.118 millones en “en compras al sector privado a través de conciertos”. Es más, solo en 2013, supuso el 11,6% de todo el gasto sanitario público, con 7.173 millones de euros.

Fuente: Ministerio de Sanidad

Fuente: Ministerio de Sanidad

El gasto en conciertos con la sanidad privada también cayó durante estos años. Pero lo hizo ligeramente si lo comparamos con el resto de partidas, descendió un 4,9%.

Los años en los que más se gastó en este concepto coinciden con los últimos años de la segunda legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero. Entre 2009 y 2010, el gasto en conciertos privados subió un 1,2%.

Las víctimas de los recortes

Según se puede leer en este informe “la función que mayor peso tiene en el ámbito de la asistencia sanitaria pública es la de los servicios hospitalarios y especializados”.

Sin embargo, este sector fue uno de los que más recortes sufrió. En cinco años se gastaron en servicios hospitalarios 1.833 millones menos.

Los servicios de atención primaria también sufrieron un buen tajo, 1.641 millones menos.

Pero el mayor recorte se ha producido en el gasto farmacéutico, con 2.934 millones menos (una caída de un 21’9%).

También se redujo el gasto en servicios de salud pública (491 millones menos) y en ‘traslado, prótesis y aparatos terapéuticos’ (218 millones menos).

En el caso concreto del gasto en servicios de salud pública, el informe recoge una caída brutal en el gasto de 2010, un descenso del 34%.

La explicación según apuntan los autores del informe está en los 333 millones de euros que el Ministerio de Sanidad gastó “en otoño de 2009 a través de una compra centralizada de la vacuna contra la gripe A (H1N1)”.

Agujero en las nóminas

Entre 2009 y 2013, la remuneración de personal sanitario público sufrió un recorte de un 11’4%, es decir, 3.563 millones menos.

El 72% se hizo durante el primer año del gobierno de Mariano Rajoy. En 2012, el gasto en personal cayó un 7’8%, “lo que traduce las medidas de contención salarial adoptadas a partir de 2010”, según los autores de estudio realizado por la Subdirección General de Cartera Básica del Sistema Nacional de Salud.

Fuente: Cadena SER

Publicado en sanidad pública | Etiquetado , | Deja un comentario

El procés de la destrucció de la sanitat catalana des de dins


El conseller de Salut, Boi Ruiz / FOTO: parlament.cat

Alfons Quintà ha escrit una trilogia d’articles amb el títol compartit de “Mas no pararà la destrucció de la sanitat” . En el tercer,  publicat avui a Crònica Global, Quintå es refereix al Ple de salut celebrat al Parlament  en el que Ruiz va admetre la seva dèria de voler marginar el dret administratiu. El periodista creu que, de manera deliberada,  Mas va usar la separació de CDC i UDC per fer passar per alt el ple de sanitat. Ell i Ruiz es mostraren decidits a destrossar-ho tot. Volen anihilar la sanitat pública i fer-ho ràpid. Ja reconeixen voler marginar el dret administratiu, cosa que afavoriria la corrupció. Els favorables a la sanitat pública han de poder formular i exposar millor els seus criteris.

Publicado en Privatización, sanidad pública | Etiquetado , | Deja un comentario

(Madrid) La Marea Blanca reclama al próximo Gobierno regional, “con pocas esperanzas”, que les escuche


La Marea Blanca salió el domingo a las calles de Madrid en la 33ª alegando que el nuevo Gobierno de la Comunidad “escuchará” y advirtió que “hasta que empiezan a no funcionar” seguirá luchando. Uno de los portavoces de la marcha, el Técnico Superior Patología, María Nieves Lozano, en declaraciones a Europa Press que si […]

marea2La Marea Blanca salió el domingo a las calles de Madrid en la 33ª alegando que el nuevo Gobierno de la Comunidad “escuchará” y advirtió que “hasta que empiezan a no funcionar” seguirá luchando.

Uno de los portavoces de la marcha, el Técnico Superior Patología, María Nieves Lozano, en declaraciones a Europa Press que si el cambio de gobierno “privatizado ayuda a revertirla” no va a tener que salir, pero “al día de hoy no han puesto sobre la mesa un plan “. También consideró que” no perder la esperanza “, pero debe” ver la acción. ”

Durante la gira que ha comenzado en el Colegio de Médicos de Madrid, el tesorero de la asociación de lavandería del Hospital Central y asistente administrativo del Hospital Príncipe de Asturias de la Universidad, Snow Planet, ha criticado la externalización de la salud pública, especialmente en el campo de la lavandería del hospital. Planeta ha demostrado inútil que “las cosas cambian” en la Comunidad.

También, desde el Centro de Empleados del Centro de Transfusión de Sangre que han afirmado que “escuchan” y que el nuevo gobierno es “sensible” en las competencias de la transfusión de sangre. Así, han criticado el hecho de que es la Cruz Roja que se encarga de “la recogida de sangre” y no Centro de Transfusión como antes que concedan a la Cruz Roja el contrato para la recogida de este tipo de donaciones en la calle.

Además, desde la Oficina de Defensa de la Salud Pública en Madrid ha querido destacar a ellos hasta que vean resultados “continuarán” y que las mareas están diseñados para “mes salir.”

Por su parte, el vicepresidente de la Plataforma de Afectados por la Hepatitis C (PLAFHC), Antonio Fernández, afirmó que aunque el plan gubernamental que se refiere a esta enfermedad es “bueno”, no hay financiación para llevar a cabo. Por lo tanto, afirma que una campaña para abrir “para que las personas que tienen esta enfermedad se diagnostica y erradicadas.”

Tanto Fernández y miembros de la plataforma han pedido al candidato del PP a la Presidencia de la Comunidad, Cristina Cifuentes, si se invierte finalmente reunirse con ellos para atender sus reclamos. También ha declarado que hasta entonces “continuar luchando en la calle.” Hoy en día, se han planificado una serie de actividades de apoyo a los afectados de la hepatitis C en la Plaza de la Cebada que comenzará a las 17.00 y que asistirá el alcalde de la capital, Manuela Carmena.

Fuente: kaosenlared

Publicado en Privatización, sanidad pública | Etiquetado , | 1 comentario

Una xerrada per viure i morir dignament


La DMD ens ha convidat a participar en aquesta xerrada on hi serem representats pel nostre secretari Toni Barbarà. Creiem fermament que cal promoure i defensar que la voluntat expressa i lliure de qualsevol persona capacitada i malalta irreversible sigui respectada pel que fa al moment i forma d’acabar-la. A la web de la DMD trobareu informació i contactes per pode decidir lliurement.

Invitació

Publicado en Eutanasia | Etiquetado , | Deja un comentario

ERC permite que Boi Ruiz continue con sus proyectos más polémicos


Republicanos y CiU pactan toda las resoluciones que se han aprobado en el pleno de salud

El consejero de Salud Boi Ruiz en el Parlament. / ALBERT GARCIA

Si el pleno monográfico de Salud que se celebró el miércoles en el Parlament destacó por la falta de consenso político en cuanto al modelo sanitario catalán y la ausencia de debate en los temas más controvertidos de la gestión del consejero Boi Ruiz (el caso Innova, el proyecto VISC+ de venta de datos sanitarios o el fallido consorcio sanitario de Lleida), las propuestas de resolución que se votaron ayer tras el monográfico no resolvieron mucho más. ERC volvió a salvar al Gobierno de CiU y a apoyar las políticas de Boi Ruiz al pactar con los nacionalistas todas las propuestas de resolución, que salieron adelante al sumar mayoría en la Cámara.

CiU y ERC dieron luz verde con su pacto a las 16 propuestas que presentaron. La oposición, excepto PPC y la diputada no adscrita Marina Geli, que fueron alternando el parecer según el caso, votaron en bloque en contra de todas las resoluciones al considerar que eran proposiciones “inconcretas, que no cambian nada”.

El acuerdo entre el grupo de CiU y sus socios externos permitió sacar adelante una de las propuestas clave para el Departamento de Salud, que es una ley propia de contratación de servicios a las personas (como los concursos para gestionar un centro de atención primaria) . La normativa europea sobre contratación pública cambió en 2014 y el Gobierno central está adecuando la legislación a la nueva orden pero, los contratos de servicios a las personas dependen de competencias cedidas a las comunidades y corresponde a cada autonomía adaptar esta parte de la normativa. La nueva ley catalana permitiría vetar la entrada de entes privados a estos concursos o dar vía libre a empresas con ánimo de lucro para acceder a estas licitaciones. Salud se posicionó a favor de un modelo mixto, pero la decisión dependerá del Parlament.

CiU y ERC también pactaron modificar los estatutos del nuevo consorcio del hospital Clínic y vetar la entrada de entes privados a la titularidad del centro. Esta era una de las demandas de los sectores sociales más opositores al nuevo ente. Sin embargo, la propuesta no hace mención a otro de los artículos de las bases, también controvertidos, en los que se permite ceder servicios a otros hospitales a través de alianzas estratégicas entre centros, por ejemplo.

Las propuestas también recogen decisiones a las que ya se había comprometido Boi Ruiz en numerosas ocasiones, como aumentar el cribado de cáncer de cólon a toda la población o tener un registro de tumores pediátricos.

Dotar de mayor autonomía de gestión a los centros, una de las máximas del consejero de sus inicios, también se contempla en las proposiciones, aunque sin concretar qué implicará, en la práctica, esa autonomía. Otras resoluciones, en cambio, se limitan a crear grupos de expertos para analizar, por ejemplo, la denostada situación de las urgencias, sin profundizar más en medidas prácticas para solventar el problema.

Aunque sin mentar el proyecto VISC+ de venta de datos sanitarios, otra de las propuestas aprobadas por CiU y ERC pasa por llevar a cabo las actuaciones necesarias para fomentar la investigación clínica y potenciar la innovación biomédica, elementos clave del VISC+.

La oposición cargó duramente contra la estrategia de CiU y ERC y acusó a los republicanos de “sumarse al discurso del Gobierno”. “Sus propuestas son de alguien que está ciego, sordo y mudo, y, mientras, la sanidad se desangra. Este modelo es insostenible en términos de justicia social”, les espetó Isabel Vallet (CUP). “Es un ejercicio de autocomplacencia y propaganda”, criticó la diputada Carme Pérez, de Ciutadans. La ecosocialista Marta Ribas acusó a ERC de “blindar al Gobierno y lavarle la cara al consejero”.

Por su parte, Boi Ruiz, más calmado que en el pleno, agradeció el “amplio esfuerzo para lograr un poco de consenso”. “Aunque todo parecía una ruptura de lo que teníamos, el seny nos ha permitido tener alguna resolución”, dijo. El consejero reconoció que el pleno “acabó mejor de lo que empezó” y aseguró que el modelo sanitario no está acabado, sino que ha salido “fortalecido”.

 

 

Publicado en sanidad pública | Etiquetado , , | Deja un comentario

Un manifiesto contra la precariedad en la sanidad pública


Un millar de profesionales sanitarios y 30 organizaciones, entre ellas Dempeus per la salut pública, se unen en un manifiesto contra la precariedad laboral, ejemplo del desmantelamiento de la sanidad pública. Puedes leer y firmar el manifiesto aquí.

Los contratos por horas o días son una constante que afecta a los profesionales sanitarios. / David Fernández

Has conseguido que te den permiso en el trabajo para acudir a tu médica, pero no está. No tiene suplente. Como no es nada urgente, te sugieren que vuelvas otro día; no sabes cuándo. El enfermero está doblando consultas; lo ves en su cara de agobio mientras te toma la tensión, lo sabes por las veces que lo han interrumpido con llamadas en la consulta. Tu madre es una enferma terminal que necesita cuidados especiales, su médico está de vacaciones y en la última semana han acudido hasta tres profesionales diferentes a verla, con lo asustadas que estáis. La médica sustituta te ha tratado bien. Te gustaría volver a verla, pero mañana ya no estará.

Estas situaciones son habituales en nuestro sistema sanitario. No son nuevas, pero sí cada vez más frecuentes. Afectan a todos los sectores, pero es especialmente sangrante en la Atención Primaria, donde la longitudinalidad, la continuidad asistencial o la confianza entre profesionales y pacientes son pilares fundamentales.

Los contratos por horas y días o las bolsas de empleo opacas y disfuncionales son una constante que no sólo daña las condiciones laborales de los profesionales sanitarios por la temporalidad o la enorme vulnerabilidad, sino que también disminuye la calidad clínica y aumenta los errores sin disminuir los costes.

En mayo, la denuncia pública de una de estas situaciones a través de una red social dio lugar a una serie de correos electrónicos y reuniones entre diferentes profesionales, casi todos de medicina en Atención Primaria, cuyo resultado ha sido el manifiesto ‘La precariedad laboral sanitaria es un símbolo del desmantelamiento del Sistema Sanitario Público en España’, apoyado actualmente por más de mil personas y más de 30 organizaciones, entre las que hay sociedades científicas, asociaciones de pacientes o en defensa de la sanidad pública.

El escrito pretende servir como denuncia del daño a la salud de poblaciones, pacientes y profesionales generado por la precariedad sanitaria. Este manifiesto ha servido como punto de partida para visibilizar unos hechos y a partir de ahora poder iniciar un trabajo colaborativo común en el que cada una pueda aportar su parte.

Un ejemplo de este trabajo común, aunque no el único, es el de un grupo de “jóvenes médicas precarias” de diferentes territorios (Andalucía, Aragón, Catalunya y Madrid) que nos hemos unido para reflexionar y trabajar de forma conjunta sobre esta situación que atraviesa nuestras vidas.

Forma­das como médicas de familia y comunitarias, hemos llegado hasta aquí tras vivir muchas de las circunstancias de las que hablaba al principio, de la necesidad de explorar qué es para nosotras y cómo nos afecta la precariedad, de la amistad y del sentir que no estamos solas, del poder pasar de la protesta, de la impotencia, al reconocernos como iguales y empezar a proponer cambios.

Somos conscientes del poder social histórico del colectivo médico. Por eso, etiquetarnos como “precarias” nos supone en ocasiones un conflicto. Sabemos que en cierta medida somos privilegiadas por poder trabajar en lo que nos gusta, por tener un salario digno, por poder elegir. Sin embargo, también esto ha generado mucho conformismo e inmovilización.

Las excusas de “la vocación”, del “hay otros peor que tú” o “yo también pasé por eso, aún eres joven”, han justificado la aceptación de estas condiciones laborales con una escasa e insuficiente respuesta hasta ahora.

Trabajadoras y usuarias

En este sentido, para nosotras es importante no olvidar el marco global. Nos afecta a nosotras, pero es una realidad que afecta a muchas otras personas a nuestro alrededor.

Vivimos en un sistema en el que se generan cada vez más desigualdades y el término “precariedad” ya forma parte de nuestro vocabulario cotidiano. También cómo afecta al sistema sanitario público el que cada día te atienda un profesional diferente, o no se cubran las bajas, o se amorticen plazas en las zonas rurales.

La calidad asistencial va empeorando progresivamente y con ella la satisfacción de los usuarios. Por ello no creemos que este movimiento sea una cosa nuestra, sino que somos una pieza más del engranaje e implica a todas las personas trabajadoras y usuarias del sistema sanitario, como una cuestión de justicia social. Y tenemos que ver los modos de crear sinergias entre unas y otras.

De momento, tenemos una base para sostenernos. A partir de aquí nos planteamos cómo conciliar nuestras vidas con estas situaciones laborales inestables, qué hacemos con los cuidados, cómo vamos a enredarnos con profesionales más asentados que han mostrado su apoyo, qué espacios necesitamos, cómo los generamos, cómo lo estamos viviendo, cómo afecta a nuestros pacientes…

Tenemos más dudas que certezas, pero también un mapa sobre el que caminar, referentes y aliados. A partir de aquí, seguiremos caminando, despacito, porque vamos lejos.

Fuente: Diagonal Periódico

Publicado en sanidad pública | Etiquetado , | Deja un comentario