Bioética y privacidad de los datos sanitarios


El Observatorio de Bioética y Derecho de la UB alerta sobre los riesgos del uso y la comercialización de datos personales de salud en el contexto de las tecnologías de datos masivos.

El nuevo documento está coordinado por la Dra. María Casado, directora del OBD; la Dra. Maria Rosa Llàcer, catedrática del Departamento de Derecho Civil de la UB, y la Dra. Lídia Buisan, médica anestesista y miembro del OBD.

Bioètica i big data en salut: l’explotació i comercialització de les dades sanitàries dels usuaris de la sanitat pública es el título del documento elaborado por el Grupo de Opinión del Observatorio de Bioética y Derecho de la Universidad de Barcelona (OBD) con la colaboración del Grupo de Investigación en Derecho Privado, Consumo y Nuevas Tecnologías de la UB (GREDINT), que alerta sobre los riesgos del uso y la comercialización de datos personales de salud en el contexto de las tecnologías de datos masivos (big data).

El nuevo documento está coordinado por la Dra. María Casado, directora del OBD; la Dra. Maria Rosa Llàcer, catedrática del Departamento de Derecho Civil de la UB, y la Dra. Lídia Buisan, médica anestesista y miembro del OBD.

Datos masivos y cultura de la privacidad

En la actualidad, las tecnologías de datos masivos permiten gestionar y abordar el trabajo con un gran volumen de datos de gran complejidad. La necesidad de abrir un debate social informado y previo a ninguna decisión política para usar y comercializar estos datos en el ámbito sanitario, y la vulneración de su carácter anónimo con la aplicación de estas tecnologías, son los dos ejes principales que han impulsado la elaboración del nuevo documento. Este analiza diferentes modelos, como el VISC+ (Valorización de Información del Sistema Sanitario Catalán), proyecto de la Generalitat de Cataluña para poner la información sanitaria a disposición de los ciudadanos, las empresas y la investigación.

El documento Bioètica i big data en salut: l’explotació i comercialització de les dades sanitàries dels usuaris de la sanitat pública describe los peligros de la potencial y real vulneración de la intimidad y la confidencialidad de datos personales en los usos no deseados de información almacenada en bases de datos sanitarios. Atendiendo a que la comercialización se excusa o justifica por el hecho de volver anónimos los datos, el documento pone en evidencia que las tecnologías de datos masivos permiten acceder a un gran volumen de información restringida.

Así, el objetivo de los autores es crear una «cultura de la privacidad» en un contexto en que los datos personales se han convertido en un elemento estratégico de la sociedad de la información, y proponer medidas que permitan proteger con eficacia los derechos de los afectados. Las recomendaciones del grupo se orientan a promover, respetar y garantizar el derecho a la intimidad, en especial por parte de la Administración, e incluyen principios como la transparencia y la rendición de cuentas, necesarios para valorar los riesgos y beneficios en juego.

Por qué es necesario proteger la información sanitaria

El documento analiza, desde una perspectiva bioética, los problemas de la reutilización de los datos sanitarios, una información estratégica y sensible que exige una protección especial en el marco de un modelo creciente de negocio en torno a la información personal.

La nueva publicación describe los peligros de la vulneración de la intimidad y la confidencialidad de datos personales en los usos no deseados de información almacenada en bases de datos sanitarios. Según el documento, la ciudadanía queda carente de una cultura de la privacidad que le permita comprender los efectos de acumular y rentabilizar la información personal con ánimo de lucro, una información que puede convertirse en una herramienta para, por ejemplo, «denegar un servicio en función del perfil personal». Por consiguiente, debería abrirse al público un debate en torno al uso y comercialización de datos sanitarios personales.

Con el referente del principio de autonomía de las personas, el documento revela que la implementación de las tecnologías de datos masivos en el ámbito sanitario, asociada a una comercialización de los datos, afecta directamente al sistema sanitario e investigador y a la esfera privada de los ciudadanos. La apuesta por la innovación no puede dejar de lado los aspectos éticos y los derechos fundamentales de las personas, por lo que sería preciso garantizar la protección de los ciudadanos en el contexto de los nuevos avances en tecnología. Así pues, es necesario tomar medidas respecto a la aplicación de las tecnologías de datos masivos en salud, a fin de garantizar el ejercicio de los derechos y las decisiones libres e informadas de todas las personas implicadas en el cambio de paradigma que suponen las nuevas tecnologías de la información.

El Observatorio de Bioética y Derecho de la UB

La labor del Observatorio de Bioética y Derecho de la UB (OBD) se basa en una concepción flexible y pluridisciplinaria de la bioética, enmarcada en el respeto a los derechos humanos reconocidos, que tiene por objetivo suministrar argumentos para fomentar la autonomía de los ciudadanos en la toma de decisiones y contribuir a la construcción de una sociedad más transparente y democrática.

En este contexto, una de las líneas de trabajo del OBD es analizar las implicaciones éticas, sociales y jurídicas de las nuevas tecnologías y los problemas biotecnológicos y biomédicos, e incidir en el diálogo entre la universidad y la sociedad para generar un debate social plural y contrastado. El Grupo de Opinión surgido en 1996 en el seno del OBD es autor de un total de veintidós documentos que identifican problemas, contrastan argumentos y proponen recomendaciones de consenso sobre temas de actualidad de gran interés social.

Es posible consultar el documento Bioètica i big data en salut: l’explotació i comercialització de les dades sanitàries dels usuaris de la sanitat pública en el siguiente enlace: www.bioeticayderecho.ub.edu/documentos

Fuente: Universitat de Barcelona

Publicado en Privatización, sanidad pública | Etiquetado , , | Deja un comentario

Desconstruint el conseller Boi Ruiz


Laia Altarriba i Piguillem a CRÍTIC posa la lupa sobre Boi Ruiz, un dels consellers del Govern de CiU a la Generalitat de Catalunya que han desfermat més crítiques dins el seu sector al llarg dels dos mandats consecutius que ha estat al capdavant de la conselleria de Salut. L’antic màxim dirigent de la patronal dels hospitals privats ha dirigit el sistema sanitari català en la seva pitjor època de retallades, d’enfrontaments laborals i de conflictes socials. Tanmateix, en els cinc anys que ha pilotat el departament ha anat matisant la retòrica desacomplexada amb què s’hi va estrenar.

Desconstruint el conseller Boi Ruiz

Boi Ruiz, que venia de ser màxim dirigent de la patronal dels hospitals, va començar fort la seva etapa com a dirigent polític. No feia ni un mes que aquest cirurgià i gestor era al capdavant del Departament de Salut que ja va activar totes les alarmes en recomanar a la població, durant una entrevista a TV3, que contractés una mútua privada.

De fet, les alarmes ja estaven previngudes perquè Artur Mas havia decidit donar el comandament de la sanitat pública catalana al president de la principal patronal del sector, la Unió Catalana d’Hospitals.

Però al llarg dels cinc anys que ha pilotat el departament ha anat matisant la retòrica desacomplexada amb què es va estrenar, mentre que alhora s’ha adonat que per aplicar les polítiques que volia impulsar no li seria possible fer-ho a través d’un canvi legislatiu profund. Ho va demostrar el passat 17 de juny, al ple monogràfic de Salut amb què haurà culminat el seu segon mandat. I hem escollit precisament algunes de les frases que va pronunciar durant aquest darrer discurs per repassar la seva trajectòria al capdavant d’una conselleria que ha vist caure un 13,86% el pressupost de què disposava.

1. “Reformes profundes per millorar la gestió del sistema”

Cal fer “reformes profundes”. El conseller de Salut, Boi Ruiz, va posar sobre la taula per enèsima vegada la necessitat d’un canvi a fons del sistema sanitari al ple monogràfic sobre salut celebrat el passat 17 de juny. Però ja fa anys que Ruiz és conscient que el context actual impossibilita assolir l’àmplia majoria parlamentària que permetria elaborar un nou marc legal. Així que, tot i que no perd ocasió per reclamar la necessitat d’una reforma legislativa, des del capdavant del Departament de Salut ha accelerat la transformació del sistema sanitari a partir d’accions concretes en l’àmbit específic de cada centre o àrea sanitària; com, per exemple, segons va informar ‘El País’, la seva aposta per crear consorcis per desmembrar l’ICS.

Però per arribar on? Des que el 1994 aquest cirurgià va assumir la direcció general de la Unió Catalana d’Hospitals (la principal patronal sanitària catalana, coneguda per La Unió, que agrupa 400 centres i uns 60.000 treballadors), sempre ha defensat la implicació del sector privat en la gestió del sistema públic de salut i també el copagament pels serveis sanitaris. Quan el 2007 va ser escollit president de La Unió, va trobar bona sintonia amb l’aleshores consellera de Salut del tripartit, Marina Geli, que fins i tot el va “beneir” com el seu substitut quan va rellevar-la al capdavant del càrrec.

2. “Necessitat de modificar lleis com la que regula l’Institut Català de la Salut”

Així que des del capdavant del Departament de Salut, Boi Ruiz ha fet diversos intents de transformació global del sistema. La primera proposta que va posar sobre la taula va ser a l’octubre de 2011. Un document intern elaborat per la mateixa conselleria apostava per fragmentar l’Institut Català de Salut (ICS) en 20 empreses i permetre l’entrada al capital privat. L’objectiu era flexibilitzar la gestió, aconseguir que les noves empreses tinguessin beneficis i incentivar que els treballadors es convertissin en empresaris del sector. Però l’oposició frontal de la majoria de col·lectius professionals va fer que Ruiz aparqués el pla al calaix.

Amb el mateix objectiu, Ruiz va fer un segon intent de reforma a través de la consultoria PricewaterhouseCoopers (PwC, multinacional del sector financer que ha estat denunciada per fomentar l’evasió fiscal). En aquest cas, segons van revelar els mitjans de comunicació al gener de 2012, el Departament de Salut va encarregar un informe a PwC perquè l’assessorés en la “implementació d’un nou model de governança del sector públic vinculat a la xarxa sanitària”. Tampoc no va reeixir.

Ruiz defensa que no ha privatitzat el sistema; però, mentre augmentava les partides per a fundacions i hospitals privats, la despesa pública ha caigut el 13% en quatre anys.

Boi Ruiz, que venia de ser màxim dirigent de la patronal dels hospitals, va començar fort la seva etapa com a dirigent polític. No feia ni un mes que aquest cirurgià i gestor era al capdavant del Departament de Salut que ja va activar totes les alarmes en recomanar a la població, durant una entrevista a TV3, que contractés una mútua privada.

De fet, les alarmes ja estaven previngudes perquè Artur Mas havia decidit donar el comandament de la sanitat pública catalana al president de la principal patronal del sector, la Unió Catalana d’Hospitals.

Però al llarg dels cinc anys que ha pilotat el departament ha anat matisant la retòrica desacomplexada amb què es va estrenar, mentre que alhora s’ha adonat que per aplicar les polítiques que volia impulsar no li seria possible fer-ho a través d’un canvi legislatiu profund. Ho va demostrar el passat 17 de juny, al ple monogràfic de Salut amb què haurà culminat el seu segon mandat. I hem escollit precisament algunes de les frases que va pronunciar durant aquest darrer discurs per repassar la seva trajectòria al capdavant d’una conselleria que ha vist caure un 13,86% el pressupost de què disposava.

1. “Reformes profundes per millorar la gestió del sistema”

Cal fer “reformes profundes”. El conseller de Salut, Boi Ruiz, va posar sobre la taula per enèsima vegada la necessitat d’un canvi a fons del sistema sanitari al ple monogràfic sobre salut celebrat el passat 17 de juny. Però ja fa anys que Ruiz és conscient que el context actual impossibilita assolir l’àmplia majoria parlamentària que permetria elaborar un nou marc legal. Així que, tot i que no perd ocasió per reclamar la necessitat d’una reforma legislativa, des del capdavant del Departament de Salut ha accelerat la transformació del sistema sanitari a partir d’accions concretes en l’àmbit específic de cada centre o àrea sanitària; com, per exemple, segons va informar ‘El País’, la seva aposta per crear consorcis per desmembrar l’ICS.

Però per arribar on? Des que el 1994 aquest cirurgià va assumir la direcció general de la Unió Catalana d’Hospitals (la principal patronal sanitària catalana, coneguda per La Unió, que agrupa 400 centres i uns 60.000 treballadors), sempre ha defensat la implicació del sector privat en la gestió del sistema públic de salut i també el copagament pels serveis sanitaris. Quan el 2007 va ser escollit president de La Unió, va trobar bona sintonia amb l’aleshores consellera de Salut del tripartit, Marina Geli, que fins i tot el va “beneir” com el seu substitut quan va rellevar-la al capdavant del càrrec.

2. “Necessitat de modificar lleis com la que regula l’Institut Català de la Salut”

Així que des del capdavant del Departament de Salut, Boi Ruiz ha fet diversos intents de transformació global del sistema. La primera proposta que va posar sobre la taula va ser a l’octubre de 2011. Un document intern elaborat per la mateixa conselleria apostava per fragmentar l’Institut Català de Salut (ICS) en 20 empreses i permetre l’entrada al capital privat. L’objectiu era flexibilitzar la gestió, aconseguir que les noves empreses tinguessin beneficis i incentivar que els treballadors es convertissin en empresaris del sector. Però l’oposició frontal de la majoria de col·lectius professionals va fer que Ruiz aparqués el pla al calaix.

Amb el mateix objectiu, Ruiz va fer un segon intent de reforma a través de la consultoria PricewaterhouseCoopers (PwC, multinacional del sector financer que ha estat denunciada per fomentar l’evasió fiscal). En aquest cas, segons van revelar els mitjans de comunicació al gener de 2012, el Departament de Salut va encarregar un informe a PwC perquè l’assessorés en la “implementació d’un nou model de governança del sector públic vinculat a la xarxa sanitària”. Tampoc no va reeixir.

3. “A la gent li interessa molt poc com són els estatuts d’un hospital o d’un consorci”

Cartellet de protesta contra l’euro per recepta / JORDI BORRÀS

Davant de la impossibilitat de fer la reforma legislativa global, la principal eina de què s’ha valgut Boi Ruiz per augmentar la participació privada en la gestió del sistema públic són els consorcis sanitaris, una fórmula d’administració de tota una àrea territorial sanitària o d’un centre específic en què els operadors privats tenen un paper protagonista en la planificació de l’atenció pública. És a dir, no solament s’ocupen de gestionar un centre d’atenció primària o hospitalària, sinó que participen en els òrgans de decisió i d’organització d’un centre o fins i tot de tota una regió.

Precisament, la setmana passada el Govern d’Artur Mas va donar llum verd a la constitució del Consorci de l’Hospital Clínic. Tot i que Boi Ruiz va afirmar al ple del 17 de juny que “a la gent li interessa molt poc com són els estatuts d’un hospital o d’un consorci”, fins a 4.000 usuaris, plataformes i partits polítics han signat contra aquest consorci perquè denuncien que obre les portes a una major entrada d’empreses privades, com ja succeeix actualment amb BarnaClínic.

Al Camp de Tarragona, la CGT i la CUP fa mesos que estan mobilitzades en contra dels plans funcionals que està impulsant la Generalitat en aquesta regió sanitària perquè asseguren que en realitat es tracta d’un consorci sanitari “encobert” que té l’objectiu que “la gestió pública de la sanitat passi a mans privades”. Precisament, en aquest cas, la Fundació Santa Tecla s’està introduint en els organismes de planificació públics, tal com va explicar CRÍTIC. Aquesta xarxa ja atén el 44,8% dels usuaris públics del Tarragonès i del Baix Penedès.

A Lleida, en canvi, Boi Ruiz no ha pogut tirar endavant el consorci que volia impulsar a les comarques de Ponent per l’oposició de la Marea Blanca, que ha aglutinat tothom contrari a aquesta iniciativa. Finalment, després de les pressions socials i d’alguns partits polítics, CiU va accedir a aturar temporalment el projecte.

Ruiz defensa que no ha privatitzat el sistema; però, mentre augmentava les partides per a fundacions i hospitals privats, la despesa pública ha caigut el 13% en quatre anys.

Boi Ruiz, que venia de ser màxim dirigent de la patronal dels hospitals, va començar fort la seva etapa com a dirigent polític. No feia ni un mes que aquest cirurgià i gestor era al capdavant del Departament de Salut que ja va activar totes les alarmes en recomanar a la població, durant una entrevista a TV3, que contractés una mútua privada.

De fet, les alarmes ja estaven previngudes perquè Artur Mas havia decidit donar el comandament de la sanitat pública catalana al president de la principal patronal del sector, la Unió Catalana d’Hospitals.

Però al llarg dels cinc anys que ha pilotat el departament ha anat matisant la retòrica desacomplexada amb què es va estrenar, mentre que alhora s’ha adonat que per aplicar les polítiques que volia impulsar no li seria possible fer-ho a través d’un canvi legislatiu profund. Ho va demostrar el passat 17 de juny, al ple monogràfic de Salut amb què haurà culminat el seu segon mandat. I hem escollit precisament algunes de les frases que va pronunciar durant aquest darrer discurs per repassar la seva trajectòria al capdavant d’una conselleria que ha vist caure un 13,86% el pressupost de què disposava.

1. “Reformes profundes per millorar la gestió del sistema”

Cal fer “reformes profundes”. El conseller de Salut, Boi Ruiz, va posar sobre la taula per enèsima vegada la necessitat d’un canvi a fons del sistema sanitari al ple monogràfic sobre salut celebrat el passat 17 de juny. Però ja fa anys que Ruiz és conscient que el context actual impossibilita assolir l’àmplia majoria parlamentària que permetria elaborar un nou marc legal. Així que, tot i que no perd ocasió per reclamar la necessitat d’una reforma legislativa, des del capdavant del Departament de Salut ha accelerat la transformació del sistema sanitari a partir d’accions concretes en l’àmbit específic de cada centre o àrea sanitària; com, per exemple, segons va informar ‘El País’, la seva aposta per crear consorcis per desmembrar l’ICS.

Però per arribar on? Des que el 1994 aquest cirurgià va assumir la direcció general de la Unió Catalana d’Hospitals (la principal patronal sanitària catalana, coneguda per La Unió, que agrupa 400 centres i uns 60.000 treballadors), sempre ha defensat la implicació del sector privat en la gestió del sistema públic de salut i també el copagament pels serveis sanitaris. Quan el 2007 va ser escollit president de La Unió, va trobar bona sintonia amb l’aleshores consellera de Salut del tripartit, Marina Geli, que fins i tot el va “beneir” com el seu substitut quan va rellevar-la al capdavant del càrrec.

2. “Necessitat de modificar lleis com la que regula l’Institut Català de la Salut”

Així que des del capdavant del Departament de Salut, Boi Ruiz ha fet diversos intents de transformació global del sistema. La primera proposta que va posar sobre la taula va ser a l’octubre de 2011. Un document intern elaborat per la mateixa conselleria apostava per fragmentar l’Institut Català de Salut (ICS) en 20 empreses i permetre l’entrada al capital privat. L’objectiu era flexibilitzar la gestió, aconseguir que les noves empreses tinguessin beneficis i incentivar que els treballadors es convertissin en empresaris del sector. Però l’oposició frontal de la majoria de col·lectius professionals va fer que Ruiz aparqués el pla al calaix.

Amb el mateix objectiu, Ruiz va fer un segon intent de reforma a través de la consultoria PricewaterhouseCoopers (PwC, multinacional del sector financer que ha estat denunciada per fomentar l’evasió fiscal). En aquest cas, segons van revelar els mitjans de comunicació al gener de 2012, el Departament de Salut va encarregar un informe a PwC perquè l’assessorés en la “implementació d’un nou model de governança del sector públic vinculat a la xarxa sanitària”. Tampoc no va reeixir.

3. “A la gent li interessa molt poc com són els estatuts d’un hospital o d’un consorci”

Cartellet de protesta contra l’euro per recepta / JORDI BORRÀS

Davant de la impossibilitat de fer la reforma legislativa global, la principal eina de què s’ha valgut Boi Ruiz per augmentar la participació privada en la gestió del sistema públic són els consorcis sanitaris, una fórmula d’administració de tota una àrea territorial sanitària o d’un centre específic en què els operadors privats tenen un paper protagonista en la planificació de l’atenció pública. És a dir, no solament s’ocupen de gestionar un centre d’atenció primària o hospitalària, sinó que participen en els òrgans de decisió i d’organització d’un centre o fins i tot de tota una regió.

Precisament, la setmana passada el Govern d’Artur Mas va donar llum verd a la constitució del Consorci de l’Hospital Clínic. Tot i que Boi Ruiz va afirmar al ple del 17 de juny que “a la gent li interessa molt poc com són els estatuts d’un hospital o d’un consorci”, fins a 4.000 usuaris, plataformes i partits polítics han signat contra aquest consorci perquè denuncien que obre les portes a una major entrada d’empreses privades, com ja succeeix actualment amb BarnaClínic.

Al Camp de Tarragona, la CGT i la CUP fa mesos que estan mobilitzades en contra dels plans funcionals que està impulsant la Generalitat en aquesta regió sanitària perquè asseguren que en realitat es tracta d’un consorci sanitari “encobert” que té l’objectiu que “la gestió pública de la sanitat passi a mans privades”. Precisament, en aquest cas, la Fundació Santa Tecla s’està introduint en els organismes de planificació públics, tal com va explicar CRÍTIC. Aquesta xarxa ja atén el 44,8% dels usuaris públics del Tarragonès i del Baix Penedès.

A Lleida, en canvi, Boi Ruiz no ha pogut tirar endavant el consorci que volia impulsar a les comarques de Ponent per l’oposició de la Marea Blanca, que ha aglutinat tothom contrari a aquesta iniciativa. Finalment, després de les pressions socials i d’alguns partits polítics, CiU va accedir a aturar temporalment el projecte.

D’altra banda, també ha volgut avançar cap a un nou sistema de finançament de la sanitat en què els usuaris paguin un suplement per l’atenció que rebin, el que es coneix per copagament. “Haurem d’escollir algun mètode de copagament”, va arribar a dir en una entrevista a ‘El Periódico’ a l’agost de 2011. La principal mesura que va emprendre en aquest sentit va ser la implantació de l’euro per recepta, però el Tribunal Constitucional la hi va tombar al gener de 2013. I, finalment, a Boi Ruiz li ha acabat quedant pendent la gran reforma de model que volia emprendre.

4. “Diguin-me una sola entitat privada que s’hagi introduït al sistema sanitari”

“Diguin-me una sola privatització, una entitat privada que s’hagi introduït al sistema sanitari aquests anys que no hi fos quan vostès governaven”. No li faltava part de raó a Boi Ruiz quan va interpel·lar els grups de l’oposició que han estat al Govern de Catalunya durant el ple monogràfic del mes de juny passat. I és que, ja des dels seus inicis a principis dels anys vuitanta, el model sanitari català va néixer com a sistema mixt amb participació d’entitats mutualistes i de fundacions privades en la gestió pública. Els consecutius governs de Jordi Pujol van consolidar aquest model, i els tripartits no van pas fer revertir la situació. La principal aportació de Boi Ruiz, a banda de gestionar uns pressupostos cada vegada més retallats, ha estat augmentar de manera accelerada la imbricació entre el sector privat i el públic.

CRÍTIC ha revelat el darrer any en dos reportatges d’investigació l’augment de les aportacions del Departament de Salut a entitats privades per serveis prestats al sistema públic. En un cas, el hòlding sanitari IDCsalud, controlat per un fons de capital de risc, ha augmentat les partides que reben els seus tres hospitals concertats per part del Servei Català de la Salut. En concret, aquesta corporació va rebre 64 milions el 2010 i en tres anys la mateixa partida va créixer fins als 79 milions el 2013

En un altre cas, la Generalitat cada vegada ha destinat més diners per contractar els serveis d’atenció hospitalària i especialitzada de la Xarxa Sanitària Sant Pau i Santa Tecla, a través de l’Hospital de Santa Tecla i del Vendrell. En concret, ha passat de 64 milions d’euros el 2007 a 74 milions el 2012, és a dir, que ha augmentat la partida que hi destina en el 15,62%.

Mentrestant, la despesa total del Departament de Salut ha seguit una tendència inversa a la baixa: dels 9.684,4 milions d’euros pressupostats el 2010 ha passat als 8.342,1  milions d’euros per a aquest 2015. És a dir, una davallada del 13,86% del pressupost.

5. “Que un informe digui que hi ha irregularitats no vol dir que hi hagi corrupció”

Sala d’espera d’un hospital català amb pancartes contra les retallades en sanitat / JORDI BORRÀS

Boi Ruiz ha arribat al final de la legislatura sense que l’hagin encausat en cap procés judicial per corrupció. Però no poden dir el mateix, per exemple, els fins a 50 imputats pel ‘cas Innova’, el major procés judicial en marxa relacionat amb el Govern d’Artur Mas i que ha costat el cap de dos estrets col·laboradors de Boi Ruiz, els directors del CatSalut Josep Prat i Carles Manté.

Però el conseller ha intentat exculpar-se públicament de responsabilitats a través d’un doble discurs. D’una banda, ha al·legat ignorància sobre les causes judicials obertes. I, amb relació al ple monogràfic celebrat al Parlament sobre polítiques de Salut, al mes de maig passat, Ruiz va assegurar que “desconeixia el que succeïa a Innova perquè no era un projecte sanitari; estem parlant d’unes irregularitats en tot un procés de construcció de l’hospital Sant Joan de Reus, no té relació amb la feina sanitària que s’hi feia”.

I, d’una altra banda, ha intentat minoritzar la gravetat de les imputacions. Durant el discurs del 17 de juny va insistir en aquesta línia argumental quan va expressar que “dir que les irregularitats manifestades en un informe del síndic és corrupció fa mal al país, perquè és mentida”, i hi va afegir: “Que un informe digui que hi ha irregularitats no vol dir que hi hagi corrupció, sinó que es tracta de correccions, la majoria ja esmenades; no són perseguibles des del punt de vista legal”.

 

6. De “la salut depèn del codi genètic” a “els condicionants socioeconòmics influeixen”

Al llarg dels seus quatre anys llargs de conseller, Boi Ruiz ha fet alguns canvis discursius rellevants, conscient que les paraules poden ser un mal aliat per implantar les seves propostes. Així, en una entrevista que li va fer a l’octubre de 2011 l’Agència Efe, Ruiz va assegurar que “la salut és un bé privat que depèn d’un mateix, i no de l’Estat”. I hi va afegir: “No hi ha un dret a la salut, perquè aquesta depèn del codi genètic que tingui la persona, dels seus antecedents familiars i dels seus hàbits, que és el que seria l’ecosistema de la persona”, i que “l’usuari ha de tenir la responsabilitat moral que, quan no tracta bé la seva salut, l’hem de pagar entre tots”. Les crítiques li van ploure per diverses bandes. Fins i tot d’Amnistia Internacional. Boi Ruiz en devia prendre nota, perquè al discurs que va fer en seu parlamentària el passat 17 de juny va assenyalar la importància d’abordar “els condicionants socioeconòmics que influeixen notablement en la salut de la gent —l’atur, les addiccions, el sobrepès o el tabaquisme—”.

També hem vist com el conseller ha intentat tirar endavant iniciatives com els consorcis introduint-hi canvis terminològics que generessin menys oposició. En el cas del nou Consorci de l’Hospital Clínic, davant de les crítiques per la privatització que permeten els estatus aprovats, el Govern ha reculat i ha esborrat del text definitiu que “el sector privat” podrà participar en l’ampliació del consorci. Però la diputada de la CUP Isabel Vallet alertava que “és una mínima operació de maquillatge”, ja que altres punts del document poc específics obren la porta a aquesta possibilitat.

7. Canvi de discurs sobre les mútues

Boi Ruiz i la líder del PP a Catalunya, Alícia Sánchez-Camacho, al Parlament / JORDI BORRÀS

Boi Ruiz va inaugurar el seu mandat com a conseller recomanant a la població que es fes d’una mútua. Ho va fer en una entrevista al gener de 2011 al programa ‘Àgora’, de TV3, quan va assegurar que “una mútua privada és una solució al sistema de salut pública” i que “sort en tenim nosaltres del fet que el 26% dels catalans tinguin assegurança mèdica privada”.

Tot i que aquelles primeres afirmacions van generar rebuig en bona part dels col·lectius professionals del sector sanitari i en els usuaris, a finals de 2011 hi va tornar, quan va defensar, davant d’un auditori integrat per directius de companyies sanitàries, que calia establir l’obligatorietat que els ciutadans d’una determinada renda mitjana o alta subscriguin una pòlissa asseguradora, a través de la qual rebrien assistència per als seus problemes mèdics de poca entitat.

Però al seu discurs del 17 de juny les mútues havien desaparegut. Tot i això, i sense que evidentment es pugui constatar la causa-efecte d’aquest augment amb relació a les declaracions del conseller, el negoci de les mútues privades a Catalunya no ha parat de créixer. Això és el que revelava cada any la memòria de les entitats d’assegurança sanitària lliure que publicava cada any la Generalitat. Però des del 2013 que no se n’ha fet públic cap més informe. L’any 2014, segons va explicar el diari ‘Ara’, va acabar sense que el Departament de Salut publiqués la memòria de les assegurances mèdiques privades de l’any anterior, el 2013.

Boi Ruiz va cloure el seu discurs del 17 de juny expressant confiança que el debat parlamentari servís per “recuperar la confiança dels professionals en l’actuació política vers la salut”. Però la jornada participativa convocada per ICV-EUiA on van participar grups de l’oposició i entitatsdel sector mostra que la persona que assumeixi la conselleria de Salut a partir del pròxim 28 de setembre haurà de reconstruir molts ponts per guanyar-se aquesta confiança, sigui el mateix Boi Ruiz o sigui algú altre que li prengui el relleu.

Font: CRÍTIC (http://www.elcritic.cat/investigacio/desconstruint-el-conseller-boi-ruiz-4926)

Publicado en Privatización, sanidad pública | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Cantidad de camas de hospital: el Estado español presenta una de las peores cifras de la UE


Número de camas de hospital en los 28 estados miembro de la UE. Fuente: Eurostat.

Con un total de 309 camas por cada 100.000 habitantes, España se sitúa prácticamente al final de la lista presentada por Eurostat que recoge el número de camas hospitalarias abiertas en los 28 estados miembro de la Unión Europea. Es que en el año 2002, el Estado español anotaba un total de 354 camas, con lo cual presenta una caída del 12,71 por ciento en nueve años.

Esta es la noticia:

España mira a Europa desde abajo en número de camas de hospital

por Lorena Martínez desde Madrid

En concreto, nuestro país se sitúa cuarto por la cola; solo Suecia (271), Reino Unido (290) e Irlanda (295) anotan cifras más bajas relativas al año 2011.

Alemania (822) es la reina indiscutible de este ránking, seguida más de lejos por Austria (765), Lituania (744), Hungría (719) o República Checa (684). Mientras, Eurostat señala un promedio global de 535 camas.

La estadística enseña por otra parte una comparación con respecto al 2002, ejercicio en el que España anotaba un total de 354 camas y protagoniza de este modo una caída del 12,71 por ciento en nueve años.

El descenso es, no en vano, general. La reducción del número de camas entre 2001 y 2011 en el conjunto de los 28 países analizados queda cifrada en 92. Solo Grecia (+14),  Croacia (+12) y Holanda (+9) logran escapar de esta tendencia. Malta, por su parte, es la peor parada en este sentido; y es que la isla del Mediterráneo ha perdido 303 camas durante el periodo estimado.

Eurostat presenta asimismo datos de otros países que no pertenecen a la UE. Es el caso de Liechstein, última de la lista con un total de 215 camas por 100.000 habitantes, Turquía (253), Islandia y Noruega (igualadas con una cifra 332), Macedonia (451) y Suiza (487).

Las restricciones económicas, el aumento de la eficiencia a través del uso de recursos técnicos como equipos de imagen, un cambio en el modelo de atención al paciente en pro de la asistencia ambulatoria y, en general, mayor brevedad en los periodos de ingreso tras haber pasado por quirófano, son algunos de los argumentos que Eurostat presenta para justificar la caída general.

http://www.estusanidad.com/secciones/actualidad/espana-mira-a-europa-desde-abajo-en-numero-de-camas-de-hospital-9663

Por Kaos. Tijeretazos y recortes sociales

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Salud amplía los supuestos para acceder a la asistencia gratuita


Cataluña da cobertura sanitaria pública a 70.000 personas excluidas por la normativa estatal, pero aún quedan muchos emigrantes excluidos.

Inmigrantes en un centro de salud / Uly Martín

El Departamento de Salud ha flexibilizado los requisitos para que las personas en situación administrativa irregular puedan acceder al sistema sanitario de forma gratuita, un derecho otrora reconocido pero enterrado desde la entrada en vigor en 2012 del decreto estatal que eliminaba de una tacada la universalidad excluyendo a este colectivo de la red asistencial normalizada. La Generalitat, más indulgente que el gobierno central y contraria a la norma, prometió no dejar a nadie sin asistencia y sacó una instrucción inicial que acordaba mantener la tarjeta sanitaria a las personas expulsadas del Sistema Nacional de Salud (SNS) que llevasen más de tres meses empadronadas en Cataluña. Sin embargo, entidades sociales demostraron que con esa directiva autonómica mucha gente todavía quedaba fuera. La nueva instrucción amplía los supuestos para dar atención sanitaria gratuita y permite el acceso al SNS a cerca de 70.000 personas, excluidas según la orden estatal.

Mientras el decreto de la Administración central ligaba el derecho a la asistencia a las rentas de trabajo —esto es, a estar asegurado en el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS)—, la primera instrucción de Salud, ahora derogada, supeditaba esa misma universalidad al empadronamiento: Salud daba asistencia de nivel 1 (atención primaria) a las personas que llevaban entre tres y 12 meses empadronaba y otorgaba el nivel 2 de atención (la cartera básica, con acceso a la atención primaria y al especialista) a los usuarios que superasen el año censados en un ayuntamiento. Según la Plataforma por una Atención Sanitaria Universal en Cataluña (Pasucat), de las 220.000 personas con tarjeta sanitaria reconocida por el Servicio Catalán de la Salud (Catsalut), pero no por la Administración central (INSS), 90.000 están registradas en la categoría de otras, sin más detalles, por lo que sospechan que a este colectivo “se les ha retirado la tarjeta sanitaria”. Pese a que el decreto estatal mantiene la asistencia sanitaria a personas en situación irregular en tres supuesto —urgencias, mujeres embarazadas y menores de edad—, la plataforma ya ha registrado 150 casos de personas que han tenido dificultades para ser atendidos por la sanidad pública.

La Pasucat detecta 150 casos de exclusión sanitaria

Con la nueva instrucción, Salud reconoce implícitamente la existencia de casos de exclusión sanitaria durante el tiempo que estuvo en vigor su anterior normativa. “Si hay algún caso que no ha podido acceder al sistema es porque entre todos no hemos sabido incluirlo dentro o porque esa persona no es proactiva a la hora de arreglar y actualizar su situación administrativa. Si alguien no entra, tendremos que hacer un esfuerzo para que pueda acceder porque esa es la voluntad”, ha indicado el director del CatSalut, Josep Maria Padrosa, que ha asegurado haber colaborado con entidades como la Pasucat para poner fin a los casos de exclusión sanitaria.

Para empezar, en la nueva instrucción, el Departamento modifica la cartera de servicios disponible en los dos niveles de asistencia: desde el empadronamiento, el usuario ya puede acceder al nivel I, que ahora supone tener acceso a los servicios y prestaciones de los llamados programas de interés sanitario (atención a drogodependencias, prevención y atención al VIH y al embarazo y, además, urgencias en los hospitales). Una vez que la persona supere los tres meses de empadronamiento, accederá directamente al nivel II de asistencia, que incluye la cartera básica de servicios (atención primaria y especializada). Las personas que hasta ahora tenían reconocido el nivel I, accederán automáticamente al segundo nivel.

La nueva instrucción reconoce que el acceso a la atención urgente en cualquier caso

Además, una disposición adicional dentro de la nueva instrucción reconoce que el acceso a la atención urgente ha de ser garantizado en cualquier caso y correrá a cargo del CatSalut si la persona no dispone de recursos financieros suficientes o no tiene ningún asegurador. Las personas que todavía no hayan conseguido su tarjeta sanitaria y necesiten ir a urgencias podrán firmar una declaración responsable que evitará la emisión de una factura y el pago de la visita.

La Pasucat ha valorado positivamente la nueva instrucción, aunque ha exigido que la norma “no debería estar vinculada al padrón”. “Es un avance, pero falta ver cómo lo aplican. Seguiremos vigilando y denunciando cuando sea necesario”, ha indicado un portavoz. Las entidades sociales han pedido a Salud que se asegure de que todos los ayuntamientos faciliten el empadronamiento de manera sencilla y ágil a todos los usuarios. Por su parte, el Parlament está tramitando una ley para impedir la exclusión sanitaria.

Fuente: El País

Publicado en Real Decreto-Ley 16/2012, sanidad pública | Etiquetado , , | 1 comentario

Destapado el entramado de intereses entre la administración pública y la industria alimentaria


Se presenta el primer informe que pone al descubierto quién es quién en la industria alimentaria y cómo se mueven los hilos para conseguir el aval de instituciones públicas y privadas. La presentación ha tenido lugar delante del Ministerio de Sanidad con el objetivo de poner en evidencia su escandalosa relación con el lobby alimentario. La mala alimentación y las enfermedades asociadas representan, hoy en día, el primer problema de salud del Estado español.

Presentación del informe frente al Ministerio de Sanidad (VSF)

VSF Justicia Alimentaria Global ha propuesto un cambio de imagen al Ministerio de Sanidad. Frente a la puerta principal, un cartel del Ministerio simulando el logotipo de una conocida marca de refrescos denunciaba la continua y escandalosa colaboración de los organismos públicos con la industria alimentaria. La denuncia a pie de calle ha ido acompañada de la presentación del informe elaborado por VSF “Confiad en mí. Puertas giratorias, conflictos de intereses y amistades peligrosas entre la industria alimentaria y los organismos de salud” con el objetivo de exponer el sofisticado entramado del lobby alimentario creado a lo largo de los últimos veinte años.

La mala alimentación y las enfermedades asociadas representan, hoy en día, el primer problema de salud del Estado español. Ante un problema de tal magnitud, las administraciones públicas deberían contar un plan que identificara las causas, atajara el problema y pusiera en marcha soluciones efectivas. Sin embargo, el estudio no solo demuestra la inactividad por parte de la administración para solucionar este problema, sino cómo el Estado se ha convertido en un aliado natural de la industria para el diseño y ejecución de políticas públicas totalmente contrarias al interés de los ciudadanos.

Una mentira repetida mil veces se convierte en verdad

Tal y como revela el informe, la industria ha creado una narrativa que, gracias a buenas campañas de marketing y a la ayuda de distintas fundaciones y organizaciones públicas y privadas, se ha ido repitiendo hasta que la sociedad la ha interiorizado. Los mensajes más utilizados han ido orientados a culpabilizar al individuo por tratarse de un problema de malos hábitos, de dieta desequilibrada y de falta de ejercicio. Otro de los mensajes ha sido que “no hay alimentos buenos ni malos, todo depende del conjunto de la dieta”, y si esto no lo afirma Nutrexpa o Bimbo, sino una universidad de prestigio, tiene mucha más fuerza. De manera alineada, estas empresas logran lo que con seguridad no podrían alcanzar por separado. De hecho, la mayoría de las grandes empresas alimentarias que contribuyen con sus productos a la mala alimentación han conseguido ligar su imagen a la salud. Para ello, la colaboración de la administración pública y las organizaciones médicas ha sido clave. Las empresas agroalimentarias saben que, en la batalla de la opinión pública, es esencial que sus argumentos estén respaldados por organismos, entidades o personas que suenen a científicos.

El quién es quién y sus herramientas

El informe expone quiénes son los actores de la agroindustria y las principales herramientas que utilizan para lograr sus objetivos. Entre ellos destacan los patrocinios de cátedras universitarias, la creación de centros de estudio vinculados a la administración, el pago de investigaciones científicas; la colocación de gente afín en puestos clave (con sus nombres y apellidos), las visitas a profesionales de la salud, los convenios de colaboración con medios de comunicación y la creación de campañas conjuntas con las administraciones.

El sobrepeso y la obesidad, dos problemas en aumento
Existen más personas afectadas de mala alimentación que de hambre y subnutrición

Una de cada tres personas en el mundo padece obesidad, un 23 % más que en 1980. Por primera vez en la historia, a nivel mundial existen más personas afectadas de mala alimentación que de hambre y subnutrición. Actualmente, 1.400 millones de personas en el mundo padecen obesidad o sobrepeso y este trastorno alimenticio se cobra 3,4 millones de vidas al año. En Europa, la cifra se eleva al 58 %, es decir, una de cada dos. Según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), en España el sobrepeso afecta al 55 % de la población y la obesidad, al 17 %. Lo más alarmante es que las estimaciones de sobrepeso en diferentes países indican que la pandemia sigue creciendo.

La estrategia recomendada por la OMS, y aplicada por otros países de Europa, consiste en la implantación de distintas medidas, como el control de la publicidad de alimentos insanos dirigidos al público infantil, un etiquetado nutricional claro y la aplicación de políticas fiscales que sean coherentes con las políticas sanitarias, con el fin de favorecer los alimentos que deben formar parte de una dieta sana y equilibrada y penalizar los alimentos insanos.

Fuente: el salmón contracorriente

Publicado en Alimentación, Salud pública | Etiquetado , , , , | 1 comentario

“La gestión privada ha sido una sangría para la sanidad valenciana”


Carmen Montón, consejera de Sanidad de la Generalitat Valenciana. / Mónica Torres

La Comunidad Valenciana ha sido durante años el laboratorio de la privatización sanitaria del Partido Popular. Allí nació, en 1999, el conocido modelo Alzira, una fórmula que consiste en ceder la gestión integral de un hospital público, o de un departamento de salud entero, a una empresa privada. Allí creció poco a poco la entrega progresiva de la gestión a terceros, que se reprodujo en Madrid con Esperanza Aguirre. Un modelo que ahora, con la llegada de la izquierda a la Comunidad Valenciana, puede tener los días contados. Con ese objetivo llega al cargo de consejera de Sanidad Carmen Montón (Burjassot, 1976). “Vamos a retornar la sanidad a lo público”, repite varias veces durante la entrevista.

Su primera medida al frente del departamento que maneja un tercio del presupuesto valenciano ha sido devolver la sanidad pública a los inmigrantes en situación irregular. Desafía así un real decreto del Gobierno de Mariano Rajoy, que en 2012 rompió la universalidad de la asistencia. “Esta es la consejería de sanidad universal y salud pública, que es más que un nombre: es una declaración de intenciones. El decreto de Rajoy dejó en la exclusión social al colectivo de inmigrantes sin regularizar, y eso a nosotros nos parece una indecencia”, afirma Montón. Desde ayer, unas 30.000 personas que la habían perdido pueden empezar a tramitar su tarjeta sanitaria. “Tendrán los mismos derechos, sin distinción”. ¿Sin requisitos? “Que lleven empadronados tres meses”.

Tras 20 años de gobierno del PP, la gestión de la sanidad del 20% de la población valenciana está actualmente en manos privadas, concesiones que están en el punto de mira del equipo de Montón. “No se las controlaba en absoluto y se han dado casos de puerta giratoria de libro”, dice en referencia a un comisionado, el encargado por el Gobierno de supervisar las concesiones, que pasó a estar en nómina de la empresa a la que vigilaba. “La gestión privada ha sido una sangría económica para la sanidad valenciana”, añade. Aún no hay cifras –“llevo dos semanas en el cargo”, se excusa–, pero Montón cita el escándalo de la privatización de las resonancias magnéticas que destapó el tribunal de cuentas autonómico en 2013. “Ese informe asegura que la gestión privada de las resonancias supone un sobrecoste de 17 millones cada año. Es insostenible y no lo vamos a tolerar”, subraya.

Su equipo está empezando a abrir cajones: “Hemos encontrado facturas de hasta 2.000 euros por atender a niños”, señala. “A personas exentas de pago se les ha estado facturando. Tenemos que encontrar una solución legal, porque no compartimos la idea del PP de que la salud es un negocio”. “Haremos una auditoría de cómo están las concesiones, del nivel de cumplimiento de los contratos”, anuncia. “Y hemos creado una dirección general de alta inspección que las va a controlar”, precisa. “La presunción de que lo privado es más eficiente es, al menos cuestionable”, dice la consejera. A la pregunta de si se podrían revertir las concesiones antes de que acabe el contrato, responde: “Lo primero es exigirles mayor control, después veremos. Si no cumplen, quizá haya una manera de que ellos mismos renuncien”.

Frente común

Unos días después de que Valencia anunciara que devuelve la asistencia a los inmigrantes, Baleares acaba de dar el mismo paso. Los consejeros socialistas han pasado de ser minoría absoluta en el consejo interterritorial —donde comunidades y ministerio acuerdan las decisiones clave para la sanidad— a ser ocho. Y lo van a aprovechar, asegura Montón. “Vamos a hacer frente común para exigir a Alfonso Alonso [ministro de Sanidad] que derogue el decreto de exclusión sanitaria y volvamos a la situación anterior a 2012. Nunca debió ponerse en funcionamiento”.

Con las fuerzas en Sanidad más igualadas, Montón anuncia otro reto al Gobierno: “Nuestro compromiso era devolver derechos arrebatados, y eso incluye eliminar el copago farmacéutico, especialmente injusto, a los pensionistas con rentas inferiores a 1.000 euros”. Y todo ello, ¿cómo se va a pagar? Montón critica la “financiación injusta e insuficiente”, y asegura: “Podemos priorizar, frenar la pérdida de dinero y hacer una gestión más eficiente”.

Fuente: El País.

Publicado en Privatización, sanidad pública | Etiquetado , , | 1 comentario

Una empresa pagó sobornos a 30 cirujanos para que usaran sus prótesis


Agentes de la Guardia Civil custodian el hospital Sant Joan de Reus durante la operación por las irregularidades de Traiber. / Josep lluís sellart

Una treintena de cirujanos de la sanidad pública y privada han cobrado comisiones de hasta el 30% del precio de las prótesis vertebrales, de cadera y rodilla implantadas a sus pacientes. Así lo revelan documentos de la empresa Traiber a los que ha tenido acceso EL PAÍS, corroborados por exempleados de la compañía. Un juzgado de Reus (Tarragona) y la Guardia Civil, que ya investigaban a Traiber por la venta de prótesis caducadas, han puesto ahora el foco en estos pagos.

Los documentos muestran cómo algunos neurocirujanos y cirujanos ortopédicos exigen y aceptan sobornos —a los que denominan “royalties”—y la dura competencia entre las empresas por ganarse a los facultativos. “Es un sector que mueve mucho dinero y la decisión de compra está en muy pocas manos”, describe un extrabajador de Traiber. “Esto crea el escenario ideal para estas prácticas. Es duro decirlo así, pero lo cierto es que hay hospitales en los que es imposible vender sin pagar a los médicos”, añade este empleado, que ha accedido a hablar a cambio de preservar su anonimato.

Las fichas comerciales corroboran esta versión e ilustran cómo trabajaban algunos comerciales de Traiber. En ellas anotan el día a día de sus relaciones con decenas de médicos y, entre detalles de una actividad comercial convencional, pueden verse frases muy relevantes. Uno de ellos resume así lo dicho por el jefe de servicio de un gran hospital público catalán en una reunión celebrada en 2012: “Como con vosotros no hay el suficiente ‘entendimiento y colaboración’ [entrecomillado en el original], pues compramos a otra empresa”. La ficha recoge otra frase del facultativo: “Pronto […]una sola persona decidirá las compras de varios hospitales, atendiendo a la mejor oferta de precio y también en ‘regalos”.

Traiber pagaba mayores comisiones por los pacientes de la sanidad privada

En otra ficha se detalla el acuerdo alcanzado por Traiber con médicos de un hospital privado para poder vender sus prótesis. “Se establece el pago de royalties para traumas que implanten vía mutuas en 400 euros (14% sobre valor promedio facturado)”. Si el paciente no tiene seguro y paga la operación de su bolsillo, las comisiones son más altas: “Royalties para traumas que implanten vía privado: facturación entre 4.000 y 4.999 euros, 22%; entre 5.000 y 5.599 euros, 24%; superior a 5.600 euros, 25%”. Traiber ofrece a los facultativos la posibilidad de declarar a Hacienda los pagos camuflados como trabajos de asesoría, con lo que “los royalties quedarán en un 15%”.

El extrabajador de la empresa explica que las dos formas más utilizadas para abonar las comisiones eran “los abonos en metálico y los acuerdos de asesoría, que eran ficticios, aunque también se pagaban viajes y hacían regalos”. En las fichas pueden observarse decenas de anotaciones con la palabra “liquido”, que corresponden a los pagos en los despachos. Otro documento muestra los “pagos en 2010” a 11 facultativos del mismo hospital público. Pese a que la cantidad es la misma para todos —1.500 euros para cada médico—, tres de ellos optan por cobrarlos mediante “viajes” y ocho por “asesorías”, con la retención del 15% correspondiente.

Los comerciales hacían contraofertas para  superar a las empresas competidoras

Fuentes de la investigación en marcha destacan que la Guardia Civil no encontró en su registro a la sede de Traiber, el pasado mes de abril, rastro de los supuestos trabajos de asesoría. “Solo salen como asesores en documentos comerciales y de contabilidad, para dar apariencia legal a los pagos. Pero no hay trabajos en la parte científica o de investigación que los justifiquen”, añade esta fuente. El Juzgado de Instrucción 3 de Reus llamará en las próximas semanas a declarar a los facultativos citados en los documentos, según estas mismas fuentes.

Las fichas comerciales de Traiber también revelan la dura competencia en el sector para ganarse el favor de los médicos. Una ficha resume así la visita a un facultativo de una clínica privada: “Tiene acuerdo con [otra empresa], a partir de 2.500 euros para él, paciente privado”. Y en otra ficha: “Definir oferta presentada en diciembre. Contraoferta de [otra empresa]: cobro de 2.500 euros por prótesis privado. Igualo oferta y no se decide”. Los comerciales destacan en sus fichas los cirujanos ortopédicos con mayor potencial para adquirir prótesis, los más codiciados para el sector: “Hacer superoferta de colaboración: pone unas 80 prótesis al año”.

Correos electrónicos de Traiber muestran incluso cómo algunos médicos exigen el pago de las comisiones por intervenciones ya realizadas. El siguiente es el mandado por el jefe de una clínica privada a Lluís Márquez, dueño de Traiber: “Le remito este mail por la prótesis de cadera que realizamos el 10/12/2012 a la paciente […]. Podemos realizar factura para comisionar algo, ya que al médico a final de mes he de pagarle algo”.

El descubrimiento de los pagos a médicos da un nuevo giro a las investigaciones sobre Traiber, que ya motivaron la detención de la primera teniente de alcalde de Reus, Teresa Gomis (CiU) tras una alerta sanitaria que ha obligado a poner bajo vigilancia a 6.000 pacientes en toda España.

Investigacion@elpais.es

Traiber “tapó” problemas de calidad regalando viajes

La empresa de prótesis ortopédicas Traiber, que fue puntera en su sector, empezó a perder facturación hace una década. La firma, con sede en Reus, vendía sus productos en Cataluña directamente a los hospitales. En el resto de España y al extranjero, lo hacía a través de distribuidores. En septiembre de 2008, la compañía convocó una reunión con ellos para tratar, entre otros asuntos, “el descenso de las ventas”, según consta en las notas del encuentro. Uno de los asistentes lo atribuyó en parte a “problemas muy graves con los cotilos [pieza de las prótesis de cadera], con la columna y con el instrumental de la rodilla; hay rumores sobre la calidad de los productos. Los problemas que han tenido con la columna han afectado mucho su credibilidad”.

En la reunión también se atribuye a “la competencia cada vez más agresiva” la pérdida de ventas. Lluís Márquez, dueño de Traiber, se queja de que se les trata con mayor dureza: “Otras marcas tienen a médicos bloqueados, que siempre usan sus productos y a esas marcas se les perdona todo”. Márquez pregunta a los distribuidores sobre el margen que aplican: La respuesta generalizada es que “todo depende de lo que cobre el intermediario, que muchas veces tienen que ir a menos del 40% y que ese margen lo usan para pagar a los médicos”.

Otro documento destacado sobre los problemas de calidad de Traiber es la factura de un viaje pagado en 2008 a dos facultativos y sus parejas. En ella hay una nota manuscrita en la que puede leerse: “Regalía a los doctores para tapar la boca por fallo del cotilo”.

La compañía usaba los viajes para agraciar a los facultativos. Cada año organizaba un “congreso” en un destino turístico, como la República Dominicana o Sharm el Sheik, en Egipto, entre otros. “Estos congresos trataban de aparentar un contenido científico, pero eran presentaciones comerciales. La verdad es que eran unas vacaciones pagadas”, admite el exempleado de Traiber.

El Juzgado de Instrucción 3 de Reus investiga a la empresa —hoy en concurso de acreedores— tras la denuncia de una exempleada que puso de manifiesto la venta de prótesis caducadas, con los certificados falsificados y sin los permisos legales necesarios. El dueño de Traiber niega, por su parte, que las prótesis “tengan el mínimo problema de calidad” y acusa a la exempleada de no haber hecho su trabajo. “Hemos vendido miles de prótesis sin que hayan registrado problemas. Si nos faltaban permisos era precisamente porque esta trabajadora no hizo su trabajo. No era mi función llevar esa área”, asegura Márquez, imputado por media docena de delitos. Sobre el pago a los médicos, el dueño de la empresa asegura desconocer su existencia.

Fuente: El País

Publicado en sanidad pública | Etiquetado , , | 1 comentario