Derecho a la salud: Responsabilidad de las empresas farmacéuticas


En la revista The Lancet (Vol. 373 Number 9680 June 13-19, 2009) dedican una editorial a comentar las responsabilidades de la indústria farmacéutica en que el derecho a salud sea una realidad.

health care rigthCasi 2 millones de personas en todo el mundo carecen de acceso a los medicamentos esenciales. La responsabilidad de mejorar el acceso a los derechos humanos recae principalmente en el estado. Sin embargo, otros actores no estatales, tales como la industria farmacéutica, también comparten esa responsabilidad. El 3 de junio, se presentó al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas un informe independiente de derechos humanos de las Naciones Unidas, sobre las prácticas y políticas de GlaxoSmithKline (GSK) en relación con su responsabilidad con el  derecho a la salud y el acceso a los medicamentos . Es la primera vez que una acción de este tipo se ha realizado a una empresa farmacéutica. GSK debe ser elogiada por someterse al proceso.

En 2008, Paul Hunt, Relator Especial de Naciones Unidas sobre el derecho al más alto nivel posible de estándares de salud (2002-08), preparó unas directrices sobre derechos humanos para la industria farmacéutica que apuntaban a la transparencia, la gestión, la supervisión y rendición de cuentas, la fijación de precios, y la ética en la comercialización. Las recomendaciones de Hunt del reciente informe sobre GSK en estas áreas se podrán aplicar a las demás empresas e incluyen: una mayor transparencia para garantizar el acceso a información fidedigna sobre los medicamentos, una mayor rendición de cuentas en relación con el derecho a la salud, como un mayor acceso a los medicamentos, especialmente para las poblaciones marginadas y, por último, como en los titulares de las patentes de medicamentos que salvan vidas, que el medicamento sea lo más accesible posible, lo más pronto posible, a todos los necesitados, en un modelo de negocio viable. Más concretamente, las empresas deben favorecer el uso voluntario de licencias comerciales.

pharmGSK se sintió incómodo con las recomendaciones. Insistió en que el derecho a la salud no está bien definido para los actores no estatales y, por tanto, no pueden rendir cuentas a este derecho humano internacional. Por el contrario, los dos informes de las Naciones Unidas establecen con razonable precisión como se aplica a la industria farmacéutica el derecho a la salud, en el marco internacional de los derechos humanos, y ambos informes pasan de amplias declaraciones de principios a unos requerimientos operativos mucho más específicos.

Las empresas farmacéuticas ayudan a proporcionar el derecho a la salud. Salvan vidas. Pero, este papel conlleva responsabilidades y las empresas deben cumplir mejor esas responsabilidades. Las directrices de 2008 y el informe sobre GSK nos acercan a ese objetivo.

Fuente The Lancet

Acerca de Dempeus per la salut pública

Col·lectiu de persones en defensa de la salut pública
Esta entrada fue publicada en Derechos Humanos, Farmaindustria, Salud pública y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s