Una sanidad más cara y excluyente


A los dos años de la reforma sanitaria del gobierno de Mariano Rajoy los portavoces de sanidad de los principales partidos de la oposición hacen ahora balance. José Martínez Olmos, del PSOE; Gaspar Llamazares, de IU y Conxita Tarruella, de CiU, son muy críticos con el cambio. Además, los tres temen que lleguen nuevas regulaciones que sigan recortando derechos en la sanidad pública.
Por su parte, las periodistas de El País María R. Sahuquillo y Elena G. Sevillano analizan los efectos de la reforma sanitaria: Los ciudadanos han pasado de beneficiarios a asegurados. La vocación de universalidad se ha reducido.
.

La reforma sanitaria se vendió a la ciudadanía más que como una necesidad; casi como una imposición. De no tomar medidas “urgentes”, el sistema público no iba a aguantar la creciente presión presupuestaria. La sanidad estaba en grave riesgo: era “insostenible”. El Gobierno de Mariano Rajoy presentó el real decreto 16/2012 como la fórmula magistral que iba a salvar el sistema del colapso. Dos años después, lo que ha conseguido la reforma es alterar de raíz su esencia: el ciudadano ha pasado de beneficiario de un derecho a asegurado en un servicio. Por el camino también se ha perdido la vocación de universalidad que había guiado las últimas normativas sanitarias, que intentaron ir reduciendo los colectivos excluidos del sistema. Desde que se aprobó la reforma Mato, el 20 de abril de 2012, los inmigrantes en situación irregular han perdido su derecho a ser tratados en igualdad de condiciones que el resto de ciudadanos. Adiós a la universalidad; hola a la desigualdad.

La exclusión de la asistencia, en forma de pérdida de la tarjeta sanitaria, no solo afecta a los extranjeros sin papeles. Las sucesivas modificaciones de la norma han provocado que también se quede fuera otro colectivo, el de los familiares de inmigrantes que pidieron la residencia por reagrupación familiar y la obtuvieron después de la aprobación del decretazo. Son sobre todo personas mayores, los padres de trabajadores que emigraron a España para trabajar, regularizaron su situación y después trajeron a sus familias. También los ciudadanos españoles pueden quedarse sin derecho a la atención sanitaria desde el 1 de enero de 2013: los parados de larga duración que hayan agotado la prestación o el subsidio por desempleo y residan fuera de España más de 90 días en un año pierden la tarjeta. También está el caso de los rentistas: personas que nunca han cotizado y tienen ingresos superiores a los 100.000 euros. Pese a que con sus impuestos sufragan la sanidad pública, tampoco ellos tienen tarjeta.

Pese a todas estas excepciones, y a que las organizaciones y los servicios sociales de las autonomías han informado de centenares de casos de desatención, Mato sigue empeñada en asegurar que la sanidad pública española nunca había sido tan universal como ahora.

El proceso de aprobación de la reforma fue visto y no visto. El cambio era de tal calado que hubiera requerido una nueva ley, pero no fue así, como recuerda Conxita Tarruella, portavoz de Sanidad de CiU: “Pedimos en el Congreso que se hiciera a través de un proyecto de ley, para que pudiera debatirse y pactarse, y se negaron alegando la urgencia…”, recuerda. En 2012 se empezaba a sentir de lleno el impacto de los recortes en el sistema nacional de salud, con las plantillas de personal menguando, cada vez menos medios y un inaudito aumento de las listas de espera. Sobrevolaba entonces la amenaza velada de la implantación de un pago por visita médica. Sanidad nunca anunció públicamente que pensara aplicarla, aunque ahora insinúa que su reforma lo ha evitado.

Tras la reforma de Sanidad, los jubilados empezaron a pagar parte de sus medicamentos. / toni garriga (efe) El ciudadano paga de su bolsillo 250 millones más por los fármacos

Lo que sí hizo el rescate “urgente” de la maltrecha sanidad pública española fue derribar otro tabú, el del copago farmacéutico. La reforma del sistema del pago de medicinas tenía reservada una sorpresa para los pensionistas, que jamás habían puesto un euro de su bolsillo —sí de sus impuestos— al recoger la medicación en la botica. Los trabajadores en activo ya copagaban, pero por primera vez los jubilados empezaron —en julio de 2012— a desembolsar el 10% del precio de sus medicamentos (con topes de 8, 18 o 60 euros mensuales en función de la renta). Para el resto de ciudadanos, el porcentaje de pago por los fármacos se estableció por los ingresos: el 40% para quienes ganan hasta 18.000 euros al año, el 50% los que tienen unos ingresos entre 18.000 y 100.000, y el 60% quienes ganen más de esa cifra.

Un escalón amplísimo que el Ministerio anunció hace meses que modularía. Aún no lo ha hecho. “La idea es establecer algún tramo más para que la aportación sea más equitativa, estamos a la espera de que las comunidades autónomas, a las que hemos preguntado, nos envíen sus propuestas sobre qué patrón establecer”, dice Agustín Rivero, director general de Cartera Básica de Servicios del Ministerio de Sanidad. “Ellos están más cerca de la población y ven los problemas que pueden surgir, pero aún no nos han dado información suficiente”, añade.

La desigualdad entre comunidades que ha generado la reforma es una de las cosas que más preocupa a José Martínez Olmos, portavoz del PSOE. Cada una ha respondido a su manera a los retos normativos que han planteado los cambios que se dictaban en Madrid. Unas atienden a los inmigrantes irregulares; otras, no. Unas devuelven al momento lo cobrado de más a los pensionistas; otras obligan a esperar meses. Y lo peor, señala, “es que desde el punto de vista de la economía, la reforma no ha servido para hacer más sostenible el sistema”.

Rivero, sin embargo, asegura que el balance es “positivo”. Explica que hace unos días acudió a Bruselas a dar cuenta del resultado de las medidas y que la respuesta fue satisfactoria. “Lo primero era sostener el sistema, considerado como un buen sistema, luego garantizar que sea universal, público y gratuito para los que residan en España; y luego mantener la calidad, la eficiencia y la accesibilidad de los grupos más vulnerables”, dice. “Hemos logrado un ahorro importante. Sobre todo en el área farmacéutica, donde se ha reducido unos 3.000 millones de euros”, dice. Y recuerda que gracias a los cambios ahora hay un millón de personas, sobre todo parados sin prestación, que ya no pagan por sus fármacos.

Fármacos para el cáncer o la hepatitis son candidatos a llevar un copago hospitalario. / m. zarza. Las comunidades se resisten a aplicar el copago hospitalario

Los efectos del decreto aún no se han desplegado del todo. Queda por determinar lo que se conoce como cartera básica y suplementaria, es decir, las prestaciones comunes y gratuitas y las que en el futuro puedan considerarse extra, al arbitrio de cada región. Gaspar Llamazares, portavoz de IU, llama al decretazo “bomba de fragmentación”. Dice que ha tenido efectos a corto plazo, pero que los de largo aún están por ver. Si el Gobierno ha aflojado ahora es por las elecciones europeas, señala. Por el camino, algunos copagos previstos se han abandonado, teóricamente porque el ahorro esperado —aunque no han dado cifras— ya se ha logrado. Otros, como el de la farmacia hospitalaria, cuentan con la activa oposición de gobiernos autonómicos del PP. El Constitucional deberá decidir sobre los recursos de Andalucía o Asturias. Al decretazo aún le queda mucho camino por recorrer.

Fuente: El País
Publicado en Copago, Medicamentos, Real Decreto-Ley 16/2012, sanidad pública | Etiquetado , , , | Deja un comentario

La sanidad y el estado del malestar. El ejemplo griego


Desde que comenzó la crisis han pasado muchas cosas. Se ha hablado de deudas, de ahorro y austeridad, del Fondo Monetario Internacional y las medidas sugeridas desde Bruselas. De rescates a bancos y a Estados, de recortes y privatizaciones. Del desmantelamiento de servicios públicos.

Esto es nuestro día a día, y es también el de nuestra vecina Grecia. Aprovechamos estas páginas para destacar algunos puntos del proceso de privatización de la sanidad desde 2009 hasta hoy y a analizar a dónde han llevado realmente. Quiénes han salido beneficiados/as y quiénes han visto descender su calidad de vida.

Algunos puntos clave del proceso

Ya en 2009 saltaban a la palestra noticias sobre huelgas de médicos/as que llevaban al sistema de salud griego al borde del colapso, donde se atendía solo a pacientes de urgencias. No fueron solo movimientos “ciudadanos” sino iniciativas del personal sanitario que veía como día a día sus condiciones laborales se iban resintiendo al mismo ritmo que la salud de sus pacientes, gracias a los recortes, despidos, privatizaciones… A veces las huelgas fueron acompañadas de ocupaciones de hospitales donde el personal sanitario-ocupa podía garantizar durante unos días la atención a personas sin seguro e inmigrantes de manera gratuita.

greciaFue a mediados de 2010 cuando una nueva reforma impuso el pago de 3€ para la asistencia en consulta, es decir, en ambulatorios, continuando con la línea del copago. Además el gobierno anunció que se solicitaría la contribución de “especialistas internacionales para hacer el sistema de salud y la gestión de los hospitales más productivos y eficaces”. Nos preguntamos quién sabrá gestionar mejor un centro de salud u hospital que los trabajadores/as desde su propia experiencia. En Grecia, como en España, se han regalado a dedo cargos en distintas instituciones a personas sin experiencia ni conocimiento, por politiqueo puro y duro, y día a día pagamos las consecuencias.

Y es en medio de las crisis donde todos /as mostramos nuestra verdadera cara, para lo bueno y para lo malo, así que no queremos obviar el juego de las empresas farmacéuticas, que lejos de velar por nuestra salud, priman ante todo sus beneficios, prueba de ello es que los proveedores de material de ortopedia interrumpieron a finales de 2010 el suministro de material a hospitales. Recordemos que en España, desde abril de 2013, el IVA de este tipo de productos (entre otros muchos de índole sanitaria), aumentó del 10% al 21%, como si no cubriesen, en muchos casos, necesidades básicas. En la misma línea, la Unión Panhelénica de Industrias Farmacéuticas, también aquejada por las deudas acumuladas con los hospitales, amenaza con cortar el abastecimiento de medicinas. Un año después sería Roche, el gigante farmacéutico suizo, el que se negaría a abastecer a los hospitales griegos, condenando a los/as enfermos/as a pagar sus tratamientos antitumorales (entre otros) de su bolsillo comprándolos en farmacias. En el mismo comunicado en el que lo anunciaba, amenazaba a España con seguir el mismo procedimiento.

En ese momento había un tercio de los puestos de trabajo en hospitales vacantes. El gobierno no sacó las 3000 plazas que prometió, problema que amenazaba con agudizarse con la oleada de jubilaciones esperadas tras la reforma en el sistema de pensiones, que llevaría al personal a convocar una huelga de 48 horas en diciembre de 2011.

Por si esto no fuera poco, la presión se incrementaba desde la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional, que exigía, a cambio de seguir ayudando a Grecia que intensifique su dura política de austeridad con medidas como la reducción del número de funcionarios /as, el recorte de gastos en Sanidad, el saneamiento o privatización de las empresas públicas y una reforma fiscal.

migrantes_UGT_irregularesEn este contexto tan malo tanto para los/as médicos/as como para los/as pacientes, surge una iniciativa desde varios hospitales simultáneamente: una semana de acceso libre y gratuito a todos los servicios del Sistema Nacional de Salud. “Desde el momento en que el Estado decide privar al pueblo de su derecho al acceso gratuito, nosotros, como médicos internos, estamos obligados por nuestro compromiso con el código de deontología médica a movilizarnos. De hecho esta semana es una invitación a la desobediencia masiva. […] no es una aportación filantrópica. Es la defensa de derechos.” Igualmente desde el sindicato de médicos se propone crear un movimiento “No Pago” contra el copago sanitario, es decir, instan a la gente a negarse a pagar los ya 5€ a la entrada de los centros de salud y hospitales.

Las reducciones en gastos sanitarios son constantes. Los despidos y recortes continúan, diferentes hospitales han sido privatizados, otros directamente cerrados. El copago avanza, hasta el punto de tener que pagar por el ingreso hospitalario 25€. Estamos en 2014 y la última reforma impone la disolución del sistema público de atención primaria griego, el EOPPY, es decir, el cierre de la mayoría de policlínicos helenos. El EOPYY, que todavía mantiene su nombre actual, comprará los servicios a un nuevo operador, todavía sin formato definido y funcionará como una agencia de seguros de salud y “comprará” los servicios (en nombre del/ la asegurado/a) a proveedores autónomos de salud para la atención ambulatoria, como médicos, centros de diagnóstico, clínicas, etc.

A dónde llevan los recortes

En aquella época, allá por 2009 (y es que cada año de crisis se nos hace largo como un lustro) un 20% de la población griega se hallaba bajo el umbral de la pobreza, misma cifra que en España. La influencia de esta tasa se cebaba especialmente en niños/as y ancianos/as. Podemos encontrar más datos sobre niños/as, debido a su vulnerabilidad, y cinco años después nos encontramos que el ndice ha subido del 24 al 35%, es decir, más de un tercio de los niños/as griegos/as se encuentra bajo el umbral de la pobreza, y ya hemos visto que para los/as pobres, el acceso a la sanidad esta complicado… Vemos claro a quiénes se ha condenado al aceptar estas “medidas de ahorro”.

A pesar de todas las movilizaciones y huelgas tanto de médicos/ as como de usuarios/as, no se puede negar que el sistema de salud griego ha dado un enorme bajón, que sumado a la desatención a cada vez más pacientes ha creado un clima sanitario propio de otra época.

Mención aparte se merece el índice de suicidios, que ha aumentado con la crisis. Esta situación nos es igualmente cercana pues hemos vivido también aquí días y noches en las que los telediarios de turno se dedicaban a desmigajar las vidas robadas a personas a las que el capitalismo sumió en la depresión más profunda. Por dejar constancias de las cifras, en la mayoría de países europeos las tasas de suicidio aumentaron en un 5% entre 2007 y 2009, en Grecia un 17% y en Irlanda un 13%.

Volviendo al punto anterior, podemos destacar, además de la vuelta de enfermedades como la malaria y la tuberculosos, el aumento de infecciones de VIH, aumentando en torno a un 50% de un año para otro, las causas van desde la prostitución “amateur” forzada por los problemas financieros, pasando por el aumento del consumo de heroína (que creció un 20% en 2009) y llegando hasta las auto infecciones deliberadas para pedir el subsidio de 700€ que estos/as enfermos/as reciben.

Más de 2.300 griegos/as pierden cada día el acceso a la sanidad pública gratuita o subsidiada, según un estudio realizado por la ONG Médicos del Mundo (MDM), en el que advierten de un incremento de la exclusión social. “La mortalidad infantil ha aumentado en un 43%”, indica. “Aquí, la situación es extrema. Estamos presenciando la descomposición pura y dura del sistema de salud público. Hay millones de personas excluidas de este sistema. Y los que sí son beneficiarios no tienen acceso a ello porque está cerrado. También están los que, aún teniendo un trabajo y un salario, no pueden pagarse los medicamentos. Son cada vez más numerosos y hay que atenderles. La situación es trágica.” Esta ONG, entre otras, se hace cargo de gran parte de la población que ha perdido la asistencia gratuita.

De hecho, tras seis años de recesión, se calcula que el número de personas que ya no tienen seguro social en Grecia asciende a tres millones, es decir más de un cuarto de la población. Esto es sin contar el 28% de parados/as que, en muchos casos, están ya sin cobertura.

A modo de conclusión

Antes de terminar nos gustaría dejar claro que la mayoría de los datos comentados abarcan entre 2009 y 2011, por algún motivo, cada vez son menos medios los que se hacen eco de lo que está pasando a día de hoy en Grecia, aunque los pronósticos en semejante contexto no son nada halagüeños.

Lejos de hacer un alarde del estado del bienestar y de la sanidad pública escribimos estas líneas porque, para qué negarlo, es un tema que nos preocupa. Como casi todos los ámbitos de nuestra vida, hemos dejado que sean otros/as quienes se ocupen de nosotros/as, de cubrir nuestras necesidades, sin involucrarnos ni un poquito en la gestión de las mismas.

Hemos dejado desde la sanidad, como la educación y otros tantos “servicios” en manos del Estado, y con eso solo hemos conseguido perder el poder de interferir en ellos. Nos hemos acomodado, además, a esta situación y ya se sabe que el perro bueno no muerde la mano que le da de comer, así que en épocas de bonanza, nos hemos aprovechado sin dedicarle ni un segundo de nuestro tiempo a pensar cómo podría ser de otra manera.

Ahora llegan las vacas flacas y los gobiernos (todos, al fin y al cabo, mientras se mantengan inmersos en un sistema económico capitalista) han encontrado la excusa para desmantelar el estado del bienestar. Como antes no quisimos pinchar nada, ahora no podemos cortar, y la “victoria” de la sanidad pública, no es del pueblo, es de un juez, mal que nos pese. Con esto queremos decir, sin irnos más por las ramas, que mientras otros/as dirijan nuestras vidas (gestionando nuestras necesidades) tarde o temprano acabaremos pagando, porque no dudarán en vendernos al mejor postor. A fin de cuentas, nadie se hace rico/a dando duros a pesetas y la pretensión de todo pez gordo es poder y dinero.

Nos gustaría tener para el tema de la salud un discurso tan bueno y desarrollado como el que manejamos al hablar de pedagogía antiautoritaria pero no lo tenemos. Habrá que crearlo, porque por el camino que vamos, más tarde o más temprano acabaremos mal.

La mayoría de la información aquí volcada puede encontrarse en las diferentes noticias de la página web www.casmadrid.org, tras un trabajo de lectura, resumen, contraste de información, redacción y condensación, hemos llegado a este artículo. Os animamos a investigar por vuestra cuenta, pues la realidad es mucho más amplia (y jodida) que lo que contamos en estas pocas líneas.

Fuente: Todo por hacer
Publicado en sanidad pública | Etiquetado , , | 1 Comentario

El Multireferèndum planteja les set preguntes


Els transgènics, el deute, la sobirania energètica i el valor vinculant de les ILP, temes a votar de tots els catalans

La presentació del Multireferèndum, aquest dimarts, a Tarragona | Foto: twitter.com/Multireferendum

El Multireferèndum que tindrà lloc el proper 25 de maig ja ha definit les quatre preguntes que podrà votar tothom i les tres que es plantejaran només en àmbits locals. Els diferents promotors d’aquesta iniciativa no oficial impulsada des del teixit associatiu català plantegen cadascuna d’elles.

Així, Som lo que sembrem preguntarà “Quin tipus d’agricultura voleu que hi hagi a Catalunya?” (Amb transgènics o sense); la CUP i la Plataforma per l’Auditoria Ciutadana del Deute plantegen “Voleu que el Govern de la Generalitat de Catalunya deixi de pagar el deute i els interessos que la ciutadania declari il·legítims?” (sí o no); la Xarxa per la Sobirania Energètica pregunta “Voleu que la ciutadania de Catalunya estableixi un control democràtic directe sobre el sector energètic?” (sí o no); i les comissions promotores d’Iniciatives Legislatives Populars (ILP) rebutjades, “Voleu que el grup promotor d’una Iniciativa Legislativa Popular pugui sotmetre la seva proposta a referèndum vinculant?” (sí o no).

A més, tres demarcacions disposaran d’una cinquena pregunta relacionada amb l’àmbit local. La de la Plataforma Aturem BCN World, al Tarragonès, l’Alt Camp i el Baix Camp, és “Voleu que el projecte BCN World es tiri endavant? (sí o no). La que planteja l’Assemblea en Defensa dels Serveis Públics de Lleida només a la capital del Segrià és “Voleu que el servei d’abastament d’aigua de Lleida sigui gestionat directament per l’Ajuntament?” (sí o no). I la de la Plataforma No a la MAT als ciutadans de la Selva, el Pla de l’Estany, el Gironès, l’Alt Empordà i el Baix Empordà és “Voleu que es construeixi la línia de Molt Alta Tensió (MAT) de 400 kV?” (sí o no).

Les votacions presencials s’efectuaran el 25 de maig vinent, però la votació per Internet s’obre el 23 d’abril i es tanca el 16 de maig, mentre que el vot anticipat es pot exercir en seus i espais de les entitats convocants entre el 17 i el 24 de maig. Tots els residents a Catalunya majors de 16 anys hi poden participar.

Font: El Triangle
Publicado en Alimentación | Etiquetado | 1 Comentario

El primer número del cafeambllet mensual ja està al carrer


Donem la benvinguda als 145.000 cafèambllet fora del control de la banca!. Compartim amb vosaltres la carta que hem rebut com a col·laboradors del projecte.

 

Hola dempeus,
cafèambllet, autor del projecte Que el cafèambllet arribi a tot Catalunya!, t’envia el següent missatge:

Hola de nou!

Portem 36 hores de repartiment i està anant tot com la seda! La setmana que ve us enviarem un informe de la distribució… Hi ha fotos molt i molt bones!

Us escric per enviar-vos el PDF de la revista en castellà: CLICK AQUÍ

El PDF en català: CLICK AQUÍ

I algunes fotos:

Uns avis de Sant Andreu:

Una perruqueria de Girona:

Una botiga italiana de BCN:

A Gràcia:

A la Llibreria Pr+oleg:

Repartint:

Al bar…

I la Marta, ara mateix, camí de Reus i Tarragona on l’espera un bon equip de distribució!

Bé, espero que esteu orgullosos d’haver fet possible aquest projecte… que només ha fet que començar!

Una abraçada,

Albano

Que el cafèambllet arribi a tot Catalunya!
Si tens qualsevol dubte sobre el projecte, no dubtis a posar-te en contacte amb l’autor: llibrecafeambllet@gmail.com

Publicado en Uncategorized | Etiquetado | 1 Comentario

La privatización en la sanidad catalana, “tacita a tacita”


Un año atrás Antía Castedo escribía que los servicios privados estaban aumentando en los hospitales públicos catalanes: desde el pago por un sillón por acompañar a un familiar enfermo, hasta cobrar por dar habitación individual. Aunque pasa el tiempo y seguimos sin datos oficiales, se ha ensanchado la doble puerta de entrada a la sanidad pública, mientras se mantienen o incrementan el número de plantas y quirófanos cerrados a pesar de las dolorosas listas de espera del Servicio Catalán de la Salud (CatSalut). Y como se ha demostrado más de una vez, los recursos “infrautilizados” se venden al que lo paga de su bolsillo.

imageEn los últimos meses las noticias que redundan en la destrucción de la sanidad pública, desde la maltrecha y casi olvidada prevención hasta la investigación, se multiplican: por ejemplo, las amenazas de despidos en el Instituto de Investigación del Hospital de Sant Pau (Barcelona) para enjuagar parte del déficit de la entidad. O el proceso de transformación iniciado en Lleida en el sistema sanitario público que puede significar la privatización de todos aquellos servicios susceptibles de representar una buena fuente de negocio. En este sentido, se anunció que se quería “unificar bajo la titularidad de un único ente todos los dispositivos asistenciales de la región sanitaria de Lleida”, pero no coló: Unas 1000 personas se manifestaron en Lleida en defensa del sistema sanitario público y contra la fragmentación del ICS.

Tacita a tacita, los directivos del Hospital Clínic se siguen negando a explicar el funcionamiento de la doble vía de atención, y en otros, como la Mutua de Terrassa o el Hospital del Vendrell, simplemente si caes en manos de los médicos más desaprensivos, tienes que pasar por caja si no soportas los dolores o el temor de formar parte de unas listas de espera desesperantes.

Todos estos procedimientos afectan la equidad y nuestros derechos. Lo denunciaba Carme Borrell, doctora en Salud Pública y miembro del Centro de Investigación Biomédica en Red de Epidemiología y Salud Pública (Ciberesp): “El conflicto de intereses es claro si los mismos médicos que atienden en la pública también cobran de la privada”. Pionero de estas prácticas de doble entrada fue el Hospital de Sant Pau, que atendió a pacientes por la privada, operando de varices a personas que se han saltado, previo pago, los 8,4 meses de espera media para esta dolencia que marcan los datos del CatSalut. Los portavoces del hospital argumentaron en su momento que, en tiempos de recortes, es necesario buscar “nuevas vías de financiación”.

Y la cosa irá a peor porque la noticia (tristísima) que nos llega vía Presupuestos y publicó Roger Tugas en ARA, es que ya pagamos más por atender la Deuda Pública que por Salud:

image

Necesidades de financiación para satisfacer la deuda (leer el saqueo) de las instituciones financieras que dejan sin atender las necesidades básicas de la población. Se cierran camas para luego contratar servicios con los privados, camas a las que los pacientes pueden llegar previo pago (eso ya no es REPAGO, es ROBO descarado) y utilización fraudulenta de los recursos públicos.

¿Cómo puede ser que haya listas de espera y al mismo tiempo recursos infrautilizados? Pues porque se trata de que entre puertas giratorias, listas de espera inhumanas y cierres inesperados de centros, quirófanos y camas, nos rindamos, dejemos de defender nuestra sanidad, y aportemos nuestros últimos recursos, si los tenemos, a pagarnos mútuas o médicos desaprensivos para así pueda financiar Mas-Colell, más holgadamente, la Deuda inmoral. Y con estrecheces, recortes y mayores desigualdades, miel sobre hojuelas para Boi Ruiz, el enemigo número uno de la sanidad pública en Catalunya.

Debemos someter a auditoría esta Deuda ilegítima que no para de crecer y engulle los servicios públicos más imprescindibles, y negarnos a pagar todas las partidas impropias o un servicio de la Deuda draconiano. Sólo así podremos recuperar nuestra sanidad y nuestros derechos. Y con ello, nuestra SALUD y nuestra DIGNIDAD DE CIUDADANÍA.

Por Àngels Martínez Castells en Punts de Vista
Publicado en Privatización, sanidad pública | Etiquetado , , , , , , | 3 comentarios

Los seguros privados de salud no notan la crisis


Mientras Hacienda investiga a Sanitas por un supuesto fraude de 28 millones, los seguros privados de salud no notan la crisis: las pólizas médicas experimentan un crecimiento en primas del 8% desde 2010. Las compañías cuentan con 130.299 abonados más que en 2008
.

Edificio de Sanitas en Madrid. / LUIS MAGÁN

A pesar de la crisis y las consecuencias que el paro y las subidas de impuestos tienen sobre la economía doméstica, las aseguradoras todavía ven crecer sus ingresos por las pólizas de salud. Los seguros sanitarios han experimentado un crecimiento en primas del 8% desde 2010, según datos de ICEA (Investigación Cooperativa entre Entidades Aseguradoras), la principal fuente del sector. Además en España hay ya 10.452.865 personas que cuentan con alguna de estas pólizas, 130.299 más que en el inicio de la crisis, en 2008.

No parece una mera coincidencia que el médico haya sido el único ramo del sector de los seguros que ha crecido durante todos los años de la crisis. Aunque, cierto es, no al nivel que lo hacía antes de la recesión. En esta tendencia, señalan distintas fuentes ligadas al sector consultadas por infoLibre, ha influido la situación de asfixia en la que se encuentra el sector público, con presupuestos cada vez más mermados y, en consecuencia, atascos en las listas de espera, cierre de plantas y quirófanos y recortes de personal. Y también el empuje de las pólizas de colectivas ante el aumento de las empresas que decidían ofrecer una cobertura privada a sus trabajadores, libres de cotización hasta el próximo 31 de mayo.

“Aunque estamos en tiempos de crisis, la sanidad es una de las cosas más valoradas por las personas, por lo que la realidad existente hace que muchas opten por tener un seguro privado que les resuelva los problemas sanitarios con mayor rapidez, por lo que indirectamente cualquier déficit del sistema público, bien debido a problemas presupuestarios o de gestión favorece el aumento de primas de asegurados”, señala el doctor Manuel Carmona Calderón, representante de la Sección de Medicina Privada por Cuenta Propia Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos. A su juicio, el seguro el seguro privado se ha extendido mucho entre la población y ha dejado de ser un producto para elites. “La competencia entre compañías aseguradoras ha bajado las primas de forma muy significativa, haciéndolo un producto asequible”, añade.

El doctor Manuel Martín, presidente de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) cree que en el mantenimiento del negocio de las pólizas privadas han tenido mucho que ver los recortes y los mensajes que, a su juicio, se mandan desde la Administración y el sector privado con la idea de que la sanidad pública está “de retirada”. “El fantasma de los copagos en la asistencia, el descenso en las prestaciones y las listas de espera se unen a una campaña constante de apoyo a las aseguradoras, de donde proceden algunos de los cargos intermedios del actual Ministerio de Educación”, asegura.

Existen tres modalidades de seguros de salud: el de asistencia sanitaria, en el que la compañía aporta un cuadro médico entre los que el asegurado puede elegir; el de reembolso de gastos, por el que el cliente decide libremente el médico al que desea acudir y pasa después la factura a la compañía de seguros, que llega a cubrir entre el 80% y el 100% de los costes; y el de subsidios e indemnizaciones, que procura una asignación diaria en el caso de que una enfermedad obligue al asegurado a estar de baja laboral. En algunas autonomías estas pólizas tienen beneficios fiscales. Es el caso de Cantabria, Baleares y Aragón.

“Alto nivel de reconocimiento”

En la órbita privada Manuel Vilches, director general de IDIS, organismo integrado por las principales empresas de la sanidad privada, cree que la buena salud de la que gozan los seguros médicos a pesar del tiempo de crisis está relacionada con el “alto nivel de reconocimiento” de sus usuarios. “Cuando una persona pasa apuros económicos tiende a quitarse lo más superfluo y la prueba es que las pólizas se han mantenido, aunque es cierto que no han crecido al mismo tiempo”, señala. No obstante, Vilches admite que la realidad del sector público ha contribuido a que no se pierdan beneficiarios “por la situación de las listas de espera o la falta de renovación tecnológica”.

“En el sector existen opiniones encontradas en cuanto a la influencia que tiene el desgaste de la sanidad pública en el negocio de las aseguradoras. No es fácil analizarlo. Hay quien piensa que ayuda a mejorar los ingresos por primas porque, el que se la puede pagar mantiene su póliza como sea o intenta contratar una aprovechando además la renovación de la oferta comercial con precios cada vez más ajustados. Sin embargo, existe también otra visión. La de los que creen que el declive de la sanidad pública genera que hagan uso de la pública asegurados con doble cobertura, en muchos casos con pólizas colectivas, que antes no usaban nuestros servicios a pesar de que ellos o sus empresas estaban pagando por ellos. Eso reduce los márgenes de beneficio”, señala un directivo de una de las aseguradoras líderes.

Desde el lobby del sector privado, Manuel Vilches cree que todavía no hay datos suficientes como para constatar esta evidencia. “Nuestras encuestas nos siguen diciendo que el aumento en la frecuentación de la sanidad privada está ligado con la calidad. El 84% de los funcionarios, que además están obligados a elegir entre un sistema u otro, optan por la privada porque, por lo general, están muy satisfechos con el servicio”.

Desde Sanitas, que mantiene una posición de liderazgo por detrás de SegurCaixa Adeslas su directora ejecutiva de canales y producto, Ine Snater, señala que aunque el seguro de salud ha resistido bien a la crisis y sigue siendo uno de los pocos negocios del sector asegurador que “continúa creciendo”, sí ha experimentado una desaceleración causada por la caída del consumo y crece a un ritmo inferior: los ingresos por primas de seguro de salud aumentaron un 1,63% en 2013 frente a 3,1% en 2012, según datos de ICEA. En los próximos años, dicen fuentes del sector, la previsión es de crecimiento. “Sin duda, hay que estar alerta a la evolución en los próximos meses, pero prevemos que la incipiente recuperación económica que vive el país afecte positivamente a este ramo”, aseveran desde Sanitas.

A esta tendencia, sin duda, contribuirá el ajuste de los productos al escenario de crisis y la renovación de la oferta comercial de las compañías. “La crisis afecta a todos por igual y las aseguradoras también se han apretado el cinturón. En muchos casos no han subido las pólizas en la proporción necesaria para mantener los márgenes. Cada vez se apuesta más por la especialización y por ofrecer sólo lo que realmente se necesita para bajar precios”, señala el director general de IDIS. “Cada cliente, ya sean particulares o empresas, es diferente y sus demandas también y quieren pagar por aquellos servicios que realmente van a utilizar”, amplían en Sanitas.

En este punto los médicos aseguran que ellos son los grandes perjudicados. “Para mantener el margen de beneficio las aseguradoras han bajado de forma importante los baremos que pagan a los médicos que asisten a sus pacientes, por lo que el verdadero pagador de la crisis es el profesional médico que ve como tras más de 10 años con los baremos congelados algunas compañías ahora les aplican una importante bajada que les lleva a veces trabajar por debajo de costes. Si la sanidad tiene un coste, no se puede asegurar la asistencia por debajo del mismo si se quiere dar al paciente una asistencia de calidad”, señala José María Nieto Cortijo, representante de la Sección de Medicina Privada por Cuenta Ajena del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos. “Es muy probable que en estas compañías la calidad de la atención se resienta a corto-medio plazo, con las lógicas consecuencias”, alerta.

El doctor Martín, de la FADSP, cree estas ofertas han provocado también que muchas personas se hayan lanzado “de forma precipitada y poco informada a los seguros”. “Son costosos para las coberturas tan limitadas que proporcionan, pues excluyen patologías graves como los tratamientos contra el cáncer, la diálisis o cirugías de mayor complejidad”, añade.

El tirón de la empresa

A pesar de que la mayoría de las pólizas siguen siendo individuales (67,1%), las empresas son las que han mantenido el dinamismo del sector gracias a los seguros colectivos, que copaban en septiembre de 2013 –últimos datos disponibles– el 28,6% de las primas imputadas, un 7% más que en el mismo mes de 2011, según datos de la consultora PriceWaterhouseCoopers (PwC). “La colectivización puede ayudar a que muchas personas que a nivel individual no tengan accesos a seguros, puedan acceder a ellos”, señala desde Sanitas Ine Snater.

Esta situación, sin embargo, podría revertirse tras la decisión del Gobierno de obligar a las empresas a cotizar por los pagos en especie, entre los que se encuentra el seguro médico siempre que se sobrepase los 500 euros por beneficiario. La cadena de tiendas Fnac ya ha anunciado, por ejemplo, que quiere eliminar el seguro médico del que hasta ahora disfrutan sus 2.000 empleados en España. Alega que esta retribución en especie le supone un coste laboral extra que no puede permitirse, según ha argumentado ante los sindicatos.

“Es una medida recaudatoria. Estamos seguros de que lo que va a ingresar el Estado no va a compensar el gasto extra que va a tener la sanidad pública porque muchas empresas, al no tener ningún tipo de beneficio, van a dejar de incluir estos servicios que, por otro lado, son uno de los más apreciados por los trabajadores”, señala Manuel Vilches.

Fuente: Infolibre
Publicado en Salud pública | Etiquetado , , , | 1 Comentario

ELS DRETS SOCIALS PER LA III REPÚBLICA


Dempeus hi participem com a moviment social republicà…   que la República va ser bona per la salut… i tornara a ser-ho !

Us fem a mans el manifest i la convocatòria per l’acte de demà a les 18:30 a la Plaça de Sant Jaume:

ELS DRETS SOCIALS PER LA III REPÚBLICA

cartell 14A14jpgUna majoria cada dia més àmplia és conscient que estem vivint la fi del Règim de 1978 i de la necessitat d’anar construint una alternativa democràtica, en defensa dels interessos de la immensa majoria.

Aquest procés es produeix emmarcat en un ambient de crisi, econòmica, institucional i territorial. Això, unit a l’augment de la corrupció que afecta la Casa Reial, el conjunt d’institucions, els partits majoritaris, amplis sectors de l’economia i de forma determinant, el sector financer.

Hi ha 6 milions de treballadors i treballadores en atur, molts dels quals ni tan sols cobren cap prestació.
Tot això sumat a la pèrdua de drets socials, la destrucció de la sanitat i de l’ensenyament públic. Ens trobem en una situació de creixent misèria, de borses de fam, de famílies desallotjades de les seves llars, de joves sense futur, i malgrat tot això l’escletxa entre rics i pobres augmenta.

La consciència d’aquest procés de confrontació fa que la casta dominant, aquesta vegada en mans del PP, estigui produint una involució democràtica que ens porta a una pseudodictadura, amb projectes com la “Llei Mordassa”, la llei sobre l’avortament o els atacs constants a la Constitució que van perfilant un model d’estat centralista i autoritari, amb un gran paral·lelisme amb el règim anterior. I què dir del segrest dels mitjans d’informació (premsa, TV, etc…) o sobre la pujada indiscriminada d’impostos directes o
indirectes i de les factures de gas, llum i aigua?.

Davant aquesta situació, s’està produint una resposta cada vegada més àmplia i intensa dels ciutadans a través de diferents organitzacions socials i polítiques, especialment dels amplis MM.SS., que estan lluitant amb èxit contra les polítiques de desnonaments, de privatitzacions del sector sanitari o de l’ensenyament públic i en contra de les diferents administracions en el seu procés de privatitzar en benefici d’uns pocs, “dels de sempre”. Lluites com la PAH, Gamonal, contra la pujada de les tarifes del transport públic a Barcelona, les marees de pensionistes, fronts de ciutadans, marxes com la dels aturats
del Baix Llobregat o la del 22 de Març a Madrid, posen de manifest la força d’un procés històric que està lluitant per recuperar el seu protagonisme, en defensa dels nostres drets i per un nou model democràtic i social.

Per tot això és necessari, en aquest procés final de canvi, conjuminar la voluntat del conjunt de marees, de moviments socials, sindicals i polítics per la voluntat de recuperar l’apoderament ciutadà i la democràcia social, a través d’un nou procés constituent, des de baix, cap a la consecució de la III República, una República de lliure adhesió, Popular i Laica.

Però aquesta República, la de la majoria, no vindrà per la simple caiguda de la monarquia o per canvis que mantinguin els privilegis i el poder de les famílies de sempre, que controlen a l’Estat. Serà resultat de l’esforç del conjunt de la societat, des de baix. La suma de milions de voluntats de ciutadans, de diferents idees democràtiques, d’organitzacions socials i polítiques confluint davant un nou model d’estat. Un estat de lliure adhesió, que garanteixi el dret d’autodeterminació, i on es construeixi una nova Constitució a favor dels drets socials, econòmics i democràtics de la majoria dels ciutadans. Un estat sobirà, independent dels dictàmens de la UE i de la Troika.

És el moment de dir prou, de no reconèixer la legalitat d’aquest Règim i de la seva Constitució. Buscar els mecanismes de mobilització democràtica que ens portin a la consecució de la III República del segle XXI, capaç d’aconseguir un autogovern real, contra les ingerències dels poders econòmics i del model actual de la construcció europea. El futur ja ha començat.

COORDINADORA 14 D’ABRIL

(Ass. Fil Roig per la recuperació de la Memòria Històrica
Ass. Terrassa per la III República
Brigada III República
Ciutadans per la República
Partit Republicà d’Esquerra (PRE)
Republicans (TRS)
Unitat Cívica per la República
Xarxa Socialista Unificada de Catalunya – Socialisme 21)

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , | Deja un comentario