Avaluació de l’impacte en l’assistència sanitària a Catalunya


El dilluns passat 20 d’octubre Pasucat va convocar una roda de premsa a  Lafede.cat per presentar l’informe “Dos anys del canvi de model sanitari. Dos anys d’exclusió. Avaluació de l’impacte en l’assistència sanitària a Catalunya”.

Us deixem l’informe perquè el pugueu descarregar (clicant sobre la imatge o en aquest enllaç: http://tinyurl.com/ltogvwy). Agraïm la difusió!

Aquest document s’ha fet amb motiu del segon aniversari d’entrada en vigor del RDL 16/2012.
…….
En resum, creiem que aquest informe fa palesa l’existència de l’exclusió sanitària a Catalunya i evidencia que aquesta no és un fenomen aïllat i que, fins i tot, afecta d’una manera especial col·lectius molt vulnerables que estan protegits legalment, com són les dones embarassades i els/les menors d’edat. Per tant, exigim al Departament de Salut, al CatSalut i a les administracions responsables, que assumeixin les seves responsabilitats, posin en marxa les mesures necessàries per solucionar aquest problema i modifiquin la normativa vigent per tal d’assegurar el dret a la salut de totes les persones que viuen o treballen a Catalunya. Considerem que és inadmissible retardar més la solució a aquest problema, ja que no només es compleixen 2 anys de la posada en marxa del RDL i de la Instrucció, sinó també 2 anys de l’existència de l’exclusió sanitària a Catalunya i, per tant, reclamem una resposta urgent per part de les autoritats competents. Finalment, volem recordar al Departament de Salut de la Generalitat de Catalunya que continua pendent de desenvolupament el contingut de la moció aprovada.
Publicado en Real Decreto-Ley 16/2012, sanidad pública | Etiquetado , , | Deja un comentario

Enfermos de SSC: Perdiendo la Vida


Clara Valverde

Clara Valverde, presidenta de la Liga SFC escribe este primer artículo de una serie sobre los 200.000 catalanes que viven enfermos con los Síndromes de Sensibilidad Central (SSC), patologías como la Encefalomielitis Miálgica/Síndrome de Fatiga Crónica (EM/SFC), Sensibilidades Químicas Múltiples (SQM) o la fibromialgia, enfermedades reconocidas en España y clasificadas a nivel mundial desde hace décadas. La mayoría de estos enfermos tiene dos SSC al mismo tiempo, enfermedades que alteran los sistemas inmunológico, endocrinológico y neurológico. Los estudios demuestran que hasta un 80% de los afectados están invalidados para llevar a cabo actividades normales. No tienen acceso a la sanidad pública porque o no hay especialistas en estas enfermedades en su región (para SQM no hay ninguno en Catalunya), o, cuando los hay, las listas de espera son de dos años, y si consiguen acceder a un especialista, no se les hace las analíticas y tratamientos que ya están disponibles (según los pocos especialistas, por razones de coste). Los pocos enfermos de SSC que tienen ingresos, o familiares con ingresos suficientes, acuden a la sanidad privada pagando entre 6.000 y 9.000 euros al año.

Aunque en el 2008 el Parlament de Catalunya votó por unanimidad la Resolució 203/VIII, según la cual se proporcionaría atención sanitaria a los enfermos de SSC como a cualquier otro enfermo (incluidos pediatras para los niños con estas enfermedades), esta no se ha cumplido.

La mayoría de los enfermos viven desatendidos, aislados, en la precariedad y desatención. Olvidados

Este es el artículo de Clara Valverde:

Jordina y Jordi: “Perdiendo mi vida”

Jordina es alta. Pero no te darías cuenta porque raramente se pone de pie. Y no la verás porque no puede salir casi nunca de su casa. Esta catalana de 35 años vive con Encefalomielitis Miálgica (el mal llamado “Síndrome de Fatiga Crónica” EM/SFC) y Sensibilidades Químicas Múltiples desde que tenía 27 años (edad en la que la mayoría de las personas con SSC enferman, aunque también hay muchos niños que enferman de EM/SFC). Estas enfermedades comenzaron para Jordina, caso muy típico, con una larga racha de infecciones respiratorias producto de la inmunodeficiencia de la EM/SFC y con dos meses de diarreas durante las cuales perdió 10 kilos. “Es como si mi cuerpo pesara una tonelada, hasta respirar es un esfuerzo, y mi mente está inmersa en una espesa nube”, nos escribe esta joven que fue psicóloga infantil.

En un día “bueno”, Jordina puede levantarse unos cuantos ratitos para comer, lavarse o leer. Pero en los otros días, “me paso el día en la cama sin poder hacer nada”. Y añade: “Es como un coche que va siempre en reserva de gasolina y si se acaba del todo (por ejemplo, con una corta visita de un familiar), pues pasa lo que se denomina ‘fatiga post-esfuerzo’ que implica días o semanas en la cama para poder recuperarme”.

Esa “fatiga”, que deja a las personas con EM/SFC invalidadas en la cama semanas, meses y hasta años, es imprevisible y no tiene nada que ver con el cansancio que puede llegar a tener una persona sana después de correr una maratón. Es peor. Es una inhabilidad total del cuerpo para todo, menos para respirar, aunque eso también cuesta. La pareja de Jordina, Jordi de 38 años, dice: “Esta enfermedad te acompaña día y noche, no descansa, no duerme, no hace vacaciones. Siempre está presente”.

Jordina, como gran parte de los enfermos de EM/SFC, también tiene SQM, con lo cual no puede tener ningún contacto con xenobióticos (cualquier compuesto químico sintético que no existe en el cuerpo humano) como los encontrados en tantos productos en la vida cotidiana como detergentes, suavizantes, productos de limpieza, ambientadores, champús, after-shaves y perfumes, pintura, pesticidas, hidrocarburos, polución y un largo etcétera. Si se expone, Jordina sufre intensas crisis de dolor abdominal, diarrea, vómitos y grandes dificultades para respirar. Con lo cual en su casa, Jordi y Jordina, mantienen “control ambiental”, o sea, asegurarse de que no haya ni entre ningún xenobiótico. “Esto implica” nos explica Jordina “tener un purificador de agua, de aire (y usar mascarilla si debo salir de casa), productos de higiene/limpieza orgánicos y alimentación orgánica. Además mis padres y suegros también usan estos productos a diario para poder verme y echarme una mano cuando estoy físicamente más imposibilitada”.

Todo esto se añade al aislamiento en el que vive Jordina y sobre el que nos escribe: “Es muy importante que los demás lo comprendan y que sepan que no se trata de una elección, sino de una imposición que te hace el propio cuerpo”. Pero la sociedad sigue sin creer ni comprender a los enfermos de SSC, porque la mayoría tienen “buena cara”, y las pocas veces que salen y son vistos por otras personas nadie se imagina el esfuerzo que están haciendo y los días, semanas o meses de agonía y aislamiento post-esfuerzo con el que pagarán esa pequeña salida.

La lista de las pérdidas que Jordina vive por tener EM/SFC y SQM es larguísima: “Mi carrera profesional. Mi autonomía. Poder compartir actividades con mis seres queridos (por ejemplo, la comida de Navidad). Tener hijos. Ingresos económicos. Credibilidad…”. Y Jordi añade: “Pierdes muchas amistades debido a que no entienden qué significa esta enfermedad (ni la EM/SFC ni las SQM), ni ganas de entenderlo y menos de llevar a cabo un protocolo de eliminación de tóxicos. Pierdes la posibilidad de hacer cualquier cosa ‘normal’ como pasear cuándo y dónde quieras, ir al cine, a cenar, de viaje, disfrutar de un encuentro familiar…pierdes ser parte de la sociedad”.

Y por eso Jordi resalta que “me gustaría que la sociedad entendiera que ni estamos locos ni nos inventamos nada. La EM y las SQM existen. Los enfermos de SSC sufren una enfermedad real, suficientemente probada y estudiada en el mundo. Que en Catalunya (y España) la nieguen y la escondan no implica que no existan. De tanto esconder, la alfombra ya no toca el suelo”.

Una de las pérdidas más grandes, explica Jordi, es “el derecho a recibir la asistencia sanitaria que mereces. Lo que implica que solo puedes acceder a la sanidad privada, con los sobrecostes que implica”. En el caso de Jordina, como en el resto de los pocos enfermos SSC que pueden económicamente acceder a la privada, el coste es de 9.000 euros al año, coste que en su caso lo asumen parientes y amigos solidarios. Esta falta de atención, dice Jordi, “ha cambiado mi percepción sobre el modelo sanitario de mi país. No es lo que me habían vendido. Me han engañado durante años.”

Otro tema sobre el cual engañan es, que si cotizas, el día que estés enfermo, tendrás ayuda económica. Jordina, como gran parte de los enfermos SSC, está en pleno ‘peregrinaje jurídico’ para conseguir esa ayuda a la que tiene derecho. Ese peregrinaje incluye malos tratos por parte del ICAM (Institut Català d’Avaluacions Mèdiques), juicios y abogados. Y muchos no consiguen las prestaciones que son suyas.

Con tales injusticias no es de sorprender que Jordi diga a los políticos y a las administraciones: “Quiero que sepan que con su discriminación y desprecio nos hunden a las familias en la pobreza, la precariedad y la soledad. Quiero que recuerden que el deber de todo servidor público es velar por el bienestar de TODOS los ciudadanos, no solo de los que les apetezca o les salgan barato”. Y Jordina advierte que “los enfermos existimos, y negarlos y abandonarlos solo hace que se agrave su situación y que cada vez enfermen más personas, constituyendo un problema de salud pública”.

Les pido a Jordina y Jordi que resuman su vida con los SSC. Jordi dice que “vivir es bello pero que sobrevivir ya es otra cosa”. Y Jordina cita el título de un vídeo educativo, “Perdiendo mi vida”, de los CDC (Centros de Control de Enfermedades) de los EEUU para concienciar a la población sobre la EM/SFC a través de la televisión.

Fuente: el diario
.

Y este es el video de la presentación de la ILP en el Parlament de Catalunya, el 21 de mayo de 2008 :

Angels M.Castells Intervenció al Parlament de Catalunya

Presentació de la Proposició de llei per a l’atenció de la fibromiàlgia i la síndrome de fatiga crònica a Catalunya.  (Exp: 202-00014/08)

Intervinent: Martínez Castells, Àngels

Punts de Vista: Bloc de l’Àngels Martínez Castells
Publicado en Enfermedades emergentes FM SFC SQM | Etiquetado , , , | Deja un comentario

España promete a Bruselas recortar el gasto sanitario 2.120 millones más en 2015


La sanidad sigue siendo la cabeza de turco de España ante Europa. En el plan presupuestario de 2015, entregado a la Comisión Europea, el Ejecutivo propone a Bruselas un recorte del 0,2 por ciento en el gasto sanitario, quedando reducido a suponer el 5,7 por ciento del PIB.

Luis de Guindos, ministro de Economía y Competitividad.

De esta manera, la partida destinada al gasto sanitario se reduciría en más de 2.120 millones de euros, si se cumplen los pronósticos de crecimiento del PIB de 2014 y 2015 (del 1,3 y el 2 por ciento, respectivamente).

Sin embargo, el documento, que está elaborado por el Ministerio de Economía y Competitividad, no desglosa las causas de esta reducción, aunque ya  parte de ella va a recaer sobre el gasto farmacéutico. Solo en 2015, el departamento espera poder ahorrar unos 250 millones gracias a la compra centralizada y “otras medidas”. La propuesta del departamento que dirige Luis de Guindos también tiene en cuenta la reforma de la Administración Local, por la que el departamento estima  ahorrar unos 473 millones, pero esta cifra total está compartida con educación y servicios sociales.

Por otro lado, el informe precisa que “se continúa en el proceso para aumentar la eficiencia del sector de la asistencia sanitaria, con la creación de un servicio telemático para documentos sanitarios europeos y para informe de la seguridad social, la regulación del Registro Estatal de Profesionales Sanitarios y el avance en la administración electrónica y en ‘e-sanidad’ con el establecimiento de la historia clínica digital y receta electrónica interoperable”. De esta manera, se esperan “importantes ahorros, así como aumentar la eficiencia en la gestión de recursos y medios”.

Dependencia, libre de ajustes

En cambio, dentro de un horizonte de recortes en servicios sociales, destaca que el gasto en dependencia no se va a volver a ver comprometido, al menos hasta 2016. Según el documento, no se espera que los cambios normativos tengan impacto en las partidas presupuestarias dedicadas a este ámbito.

También se precisan los ingresos en 2015 por la aplicación del IVA en servicios y productos sanitarios y notarías, de unos 305 millones. Mientras, no se añaden novedades sobre el esperado Anteproyecto de Ley de Servicios y Colegios Profesionales. Economía solo explica que se está trabajando en él, pero no da una fecha para ponerlo en marcha.

ENLACES RELACIONADOS


Acceda al Plan Presupuestario 2015

El Ecofin exige más recortes a España en el ámbito sanitario (21/06/2014)

Fuente: Redacción Médica
Publicado en sanidad pública | Etiquetado , | 2 comentarios

Boi Ruiz abre la puerta a la actividad privada en los hospitales públicos


Originalmente publicado en Dempeus per la salut pública:

Vista del Hospital Clínic de Barcelona / Foto: Edu Bayer

El Departamento de Salud quiere generalizar la actividad privada en los hospitales del Instituto Catalán de la Salud (ICS). A pesar de las recurrentes polémicas entorno a la confusión entre público y privado en los hospitales concertados, el conseller Boi Ruiz quiere extender el sistema al resto de centros. Esto se desprende de un proyecto de instrucción del CatSalut, revelado este viernes por Diario Médico y Europa Press, que pretende regular la actividad privada de los centros pertenecientes al Sistema sanitario integral de utilización pública de Cataluña (Siscat), que incluye tanto los centros del ICS como los centros concertados.

El proyecto de instrucción, ‘Actividad privada en los centros sanitarios del Siscat‘ considera “éticamente aceptable” la actividad privada en los centros públicos, siempre que se garantice el principio de equidad, entendido como igualdad de acceso. En…

Ver original 518 palabras más

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Boi Ruiz abre la puerta a la actividad privada en los hospitales públicos


Vista del Hospital Clínic de Barcelona / Foto: Edu Bayer

El Departamento de Salud quiere generalizar la actividad privada en los hospitales del Instituto Catalán de la Salud (ICS). A pesar de las recurrentes polémicas entorno a la confusión entre público y privado en los hospitales concertados, el conseller Boi Ruiz quiere extender el sistema al resto de centros. Esto se desprende de un proyecto de instrucción del CatSalut, revelado este viernes por Diario Médico y Europa Press, que pretende regular la actividad privada de los centros pertenecientes al Sistema sanitario integral de utilización pública de Cataluña (Siscat), que incluye tanto los centros del ICS como los centros concertados.

El proyecto de instrucción, ‘Actividad privada en los centros sanitarios del Siscat‘ considera “éticamente aceptable” la actividad privada en los centros públicos, siempre que se garantice el principio de equidad, entendido como igualdad de acceso. En el caso del ICS, el documento abre la puerta a la atención de pacientes “que deban ser atendidos como pacientes privados o que pidan ser atendidos como pacientes privados“.

El CatSalut justifica el proyecto en la “necesaria mejora de las condiciones y actuaciones en relación con su responsabilidad económica y financiera y la mejora de la rentabilización de la utilización de los recursos“. El texto prevé la redacción de un código ético y plantea una “lista de espera única” en el caso de los pacientes del ICS y de empresas públicas y consorcios para garantizar el principio de equidad en las condiciones.

La decisión de la conselleria de Sanidad no ha gustado a la Asociación Catalana de Entidades de Salud (ACES), la patronal de la sanidad privada, que teme una nueva competencia. En un comunicado, la ACES ha manifestado su “más firme oposición a la posibilidad de que desde entidades sanitarias públicas se pueda realizar actividad sanitaria privada“. Los empresarios hacen una defensa insólita de la sanidad pública al recordar las listas de espera y al afirmar que los recursos públicos no pueden utilizarse para ser rentabilizados a través de la actividad privada sino que deben aplicarse “a la atención por la que han sido concebidos“.

Los precedentes en los centros concertados

La confusión entre público y privado en los hospitales catalanes no es algo nuevo. La diferencia es que hasta ahora se había limitado a los centros pertenecientes a la Red Hospitalaria de Utilización Pública (XHUP), es decir los hospitales concertados. En una época de recortes presupuestarios, han visto en estas actividades privadas una manera de mejorar sus ingresos. Pero esta confusión lleva a posibles derivas. Una de ellas la protagonizó el Hospital de El Vendrell el mes de de marzo pasado cuando ofreció a una paciente la posibilidad de saltarse las listas de espera para una operación de prótesis de cadera. El precio total de la intervención era de 9.300 euros y la paciente, de 66 años, accedió a pagar esta suma ya que no podía soportar más el dolor.

La confusión entre público y privado en el Hospital Clínico de Barcelona también ha sido denunciada varias veces por asociaciones de defensa de la sanidad pública y por los propios trabajadores. La actividad privada del hospital se efectúa a través de la empresa Barnaclínic, SA. El 49% de esta sociedad pertenece al Hospital Clínico mientras que el 51% restante está en manos de fundaciones privadas ligadas al hospital. Barnaclínic se beneficia de parte de las instalaciones para las que paga un alquiler anual de 135.000 euros (cifras de 2009).

Existe además una relación muy estrecha entre las dos entidades en cuanto a la atención hospitalaria ya que el Hospital Clínico presta servicios a la empresa Barnaclínic como hospitalización especial, urgencias, consultas externas, radioterapia, pruebas de cardiología y de obstetricia y diagnóstico prenatal. Barnaclínic recibe un 10% de descuento en todos los servicios, excepto en el caso de las pruebas, por las que el descuento sube al 38%.

Fuente: El Diario de la Sanidad por Benoit Cros
Publicado en sanidad pública | Etiquetado , , , , | 1 comentario

Interpel·lació a Boi Ruiz sobre el programa VISC+


Programa VISC+ o com CiU es ven la sanitat “i el pais amb la gent a dins”

Marta Ribas Frías, diputada d’ICV-EUiA i portaveu en temes de salut, va interpel·lar el dia 15 d’octubre al conseller Boi Ruiz sobre el Programa VISC +.  En els seus quinze minuts i en una intervenció clara, pedagògica  i que va posar força nerviós al Conseller, i reclama que “posi llum” i acabi amb l’opacitat que hi ha al voltant d’aquest tema.

Com explica Marta Ribas, es tracta d’una gran base de dades amb informació de les histories clíniques de les persones tractades en el sistema públic de salut. I es posa a disposició d’empreses privades, teòricament,  amb objectius mèdics i d’investigació i de recerca. Aquesta és l’argumentació que es dóna, “políticament correcte”,  però que a la pràctica, com denuncia Ribas, pot ser utilitzada “per fer negoci amb les nostres dades i la nostra salut” si s’externalitza, tal com pretén fer el govern.

La intervenció que podeu seguir en el video, seguida de la réplica que dóna despres de la contesta del Conseller, prepotent i maleducada,  segueix a la denúncia en la que també hi va participar la diputada Isabel Vallet de la CUP, i a la que Albano Dante hi dedica una part important del darrer número de cafeambllet.

Un element més, i molt important, per denunciar i aturar definitivament els perills de la col.laboració público-privada en sanitat, i per evitar les intencions de CiU de “vendre´s el pais amb la gent a dins”.

Al tema de la salut són especialment sensibles les dones. Aquí teniu una mostra del rebuig de tres dones a aquest programa que suposa la venda de les dades dels pacients de la públic a la indústria. Article del nº 4 de la revista cafèambllet , amb la opinió de tres dones sobre el projecte VISC+, que també podeu trobar al bloc de l’Àngels Martínez (Punts de Vista).

4-6

 

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , | Deja un comentario

Sanitat i elits extractives


Un article imprescindible de Oriol Guell sobre la sanitat catalana a el crític.

Foto: Jordi Borràs

La política tolera malament els espais buits i quan un govern renuncia a ocupar una àrea de poder el que fa en realitat és entregar-la a altres actors. Si a aquesta retirada hi sumem un constant flux de diners públics sense gaire control, aquest espai acabarà per acollir un ecosistema amb normes pròpies i interessos allunyats del bé comú. Aquesta és la història de la sanitat catalana dels últims 30 anys. I només si es té en compte aquest ‘pecat original’ pot explicar-se la suma de corrupteles i opacitat que han fet d’aquest servei públic un terreny abonat per a les sospites i els escàndols.

Malgrat la gravetat aquest no és el major problema del model sanitari català (temes de qualitat i finançament a banda). El problema real, el que fa possible tota la resta de problemes, és que gairebé ningú entén el model. És tal la varietat d’entitats i marcs jurídics que hi conviuen, són tan complexes les interrelacions que entre elles es produeixen, que “quasi va ser més fàcil aprovar les oposicions que fer-me una idea de com funcinava tot”, em va bromejar un dia un fiscal. No seria agosarat dir, si un fos malpensat, que tot plegat està fet així amb aquesta intenció.

Com funciona el model?

Dediquem doncs una mica despai (i perdoneu la lliçó) a fer un resum comprensible i simplificat de com funciona un model que té dos nivells. Al superior, hi trobem el Servei Català de la Salut (CatSalut), ens públic del Departament de Salut que és l’encarregat de finançar el sistema. L’any 2014, la Generalitat ha posat a les seves mans 8.039 milions d’euros, quasi un 40% del seu pressupost, malgrat les retallades. Al nivell nivell inferior hi són tots els dispositius assistencials de la sanitat pública: hospitals, CAP, centres de rehabilitació, de salut mental… N’hi ha de públics de la Generalitat (els de l’ICS), públics d’altres tipus (consorcis i empreses municipals, com Innova a Reus), privats sense afany de lucre (fundacions i centres religiosos, com l’Hospital de Sant Pau) i privats que persegueixen beneficis (empreses com Capio i Fisiogestión).

La clau del sistema és com es relacionen aquests dos nivells. El CatSalut signa cada any uns acords (anomenats concerts) amb cada un dels dispositius del nivell inferior pels quals els paga l’atenció sanitària que ofereixen als ciutadans. I excepte en el cas de l’ICS (per ara, perquè Salut ja ha començat la seva desintegració), deixa que els gestors d’aquests equipaments maneguin els fons públics amb una llibertat quasi total, el que significa que no han de passar comptes ni davant del Parlament, ni dels ciutadans ni, per suposat, dels mitjans de comunicació. Aquí teniu el Registre de convenis i contractes en l’àmbit de l’assistència sanitària pública de 2007-2013 amb tots els concerts del Servei Català de la Salut.

Com es gasten els diners de la Sanitat?

Tornem ara als 8.039 milions d’euros que aquest any gestiona el CatSalut. D’ells, 2.453 van a l’ICS. Un miler van a pagar les receptes de farmàcia dels ciutadans. I, després d’altres despeses, queden 3.707 milions que acaben al poc transparet “sector concertat”. Per fer-se una idea del tamany del pastís, i tenint en compte que el model arrenca a l’any 1981 (quan l’Estat va transferir les competències sanitàries a la Generalitat), podem estimar que a preus d’avui i a grans trets la Generalitat ha posat sobre a taula més de 120.000 milions d’euros sense massa control d’on acabaven d’anar.

Foto: Jordi Borràs

Foto: Jordi Borràs

Vegem només tres exemples. L’any 1996, ICV va preguntar al Parlament al llavors conseller de Salut, Eduard Rius, sobre els contractes a dit que el Grup Serhs de Ramon Bagó estava guanyant a hospitals finançats amb fons públics. “No disposem de la informació requerida”, va contestar Rius, alegant que l’autonomia de gestió dels centres l’eximia de donar més explicacions. La mateixa sort han tingut recentment un grup de veins de Mollet, que en un suposat òrgan de participació ciutadana de l’hospital de la ciutat han gosat demanar els comptes de la fundació que el gestiona. La resposta rebuda ha estat un simple i contundent no. Tampoc la premsa hem tingut més sort. Al preguntar sobre els sous dels gerents, sobre una adjudicació a una consultoria o un contracte sospitós, la resposta és sempre la mateixa: l’autonomia de l’entitat no els obliga a oferir aquestes dades.

Així, privilegiats per aquest model, són molts els que han fet fortuna a la sanitat catalana. L’han fet constructores beneficiades amb adjudicacions a dit (com Emte, a Sant Pau) i sobrecostos permesos (quan no propiciats) pels gestors del sistema. L’han fet empreses de serveis com les cuines de Ramon Bagó i els laboratoris General Lab (avui Labco, de la mateixa familia Sumarroca que Emte). I l’han feta desenes de gestors amb sous superiors a 100.000 euros, tan elevats que són l’enveja a la resta de l’Estat (el cas éxtrem són els 280.000 euros i l’Audi A6 d’en Josep Prat). Una feina periodística a fer, molt difícil però rellevant, seria descobrir quants gestors de la sanitat pública catalana cobraven més de 100.000 euros l’any, posem, el 2010. Ja els avanço que són més de 120. Només com a comparació, a la sanitat pública madrilenya (només una mica més petita en tamany) no superen la dotzena.

Per acabar d’entendre l’engranatge cal tenir en compte les famoses portes giratòries. Qui avui està en un càrrec polític, demà trobarà un bon racó al sistema per guanyar-se la vida. I a l’inrevés: qui avui treballa al sistema, demà serà escollit per dirigir des d’un càrrec polític el sistema. Quins incentius tenen uns i altres en canviar alguna cosa? La resposta evident és que cap. Només així es poden entendre algunes de les coses que han passat els últims anys. Un cas podria ser el del Joan Maria Adserà que explica el reportatge publicat a CRÍTIC amb el títol ‘Una fundació dirigida per un exalt càrrec de CiU controla l’atenció sanitària a Tarragona’.

Un model d’èxit?

Els defensors del sistema cridaran, indignats, que això no és cert. Que el model català és un model d’èxit, que ha aconseguit la millor de les qualitats assistencials amb un infrafinançament crònic i que és l’enveja de molts altres sistemes sanitaris a la resta de l’Estat i a l’estranger.

Sobre el model d’èxit del sistema sanitari català, permeteu-me que mostri els meus dubtes admetent que una resposta complerta requereix d’estudis molt complexes. No dubto per la qualitat dels professionals. Però la sanitat catalana, almenys des de principis dels 2000 (quan la resta de comunitats van començar a gestionar també els seus hospitals) està tan ben o mal finançada com la resta d’autonomies, amb una quantitat fixa per habitant corregida lleugerament a l’alça o a la baixa segons algunes variables (dispersió, població…). I tot i això, hi ha ben poques comunitats que hagin hagut d’aplicar retallades sanitaries tan fortes com Catalunya o tinguin unes llistes d’espera tan calamitoses.

Sobre l’exportació del model català a altres contrades, permeteu que tingui més mala baba. És cert que els gestors catalans han après un know-how valuós en la seva feina a la sanitat pública catalana. És cert que aquest coneixement ha servit per fer milionàries consultories a l’extranger. Però qui ha fet i a qui ha beneficiat la venda d’aquest know-how? A la sanitat catalana? La resposta és que no. La consultoria a l’extranger l’han comercialitzat les dues patronals del sector, la Unió Catalana d’Hospitals (UCH, d’on prové el conseller actual de Sanitat, Boi Ruiz) i el Consorci de Salut i Social de Catalunya (CSC, dirigit els últims vint anys per Carles Manté, Ramon Bagó i Josep Abelló, entre d’altres). Només el CSC va ingressar prop de 50 milions d’euros en consultories fetes a Llatinoamèrica entre 2004 i 2010. I la UCH va firmar l’any 2007 un contracte (amb la Xarxa Santa Tecla de Tarragona) encara més substanciós (i que va acabar malament) a l’Argentina. Els contractes els signaven la UCH i el CSC, però qui feia realment la feina eren els mateixos gestors de la sanitat catalana, cobrant per ella uns bons calers. En alguns casos, fins i tot, alguns d’aquests gestors feien escapades a Llatinoamèrica mentre ocupaven alts càrrecs a la sanitat catalana. Aquesta, però, és una altra història. La pregunta, amb ironia, que em faig és si els gestors sanitaris d’altres països el que volen és importar el model català pel bé dels seus ciutadans o perquè en realitat els agradaria és ser gestors d’un sistema com el nostre.

Hi ha voluntat política de posar límits a aquestes elits extractives de la Sanitat? Si mirem els magres resultats de la comissió d’investigació sobre la sanitat al Parlament o la lentitud d’una llei de transparència que duu dos anys descafeinant-se en el seu tràmit parlamentari, la previsible i desencoratjadora resposta torna a ser que no.

Oriol Güell és periodista del diari El País i especialitzat en temes de Sanitat
Font: Sentit Crític
Publicado en sanidad pública | Etiquetado , | Deja un comentario