Con Médicos del Mundo: Dos años de contrarreforma sanitaria y un año sin Alpha Pam


Mañana, jueves 24 de abril, Médicos del Mundo entregará al Ministerio de Sanidad las firmas de quienes se han sumado a la campaña #NadieDesechado para exigir al Gobierno español que restituya el modelo acorde con el principio de universalidad en la asistencia sanitaria. Dempeus per la salud pública apoya esta iniciativa y se suma a la convocatoria de mañana. Estamos todos convocados.

Convocatoria entrega firmas contra reforma sanitaria_24Abril2014AF HOJA RECLAMACIÓN 100x130Esta semana se cumplen ya 2 años de la aprobación de la CONTRArreforma sanitaria que ha supuesto la exclusión del sistema nacional de salud de cientos de miles de personas. Entre las organizaciones que más y mejor se han opuesto y denunciado este atropello de los Derechos Humanos destaca Médicos del Mundo que previsamente hoy, 24 de abril, entregará en el Ministerio de Sanidad los miles de firmas de quienes se han sumado a la campaña #NadieDesechado. Todas y cada una de las personas firmantes exigen con firmeza al Gobierno español que restituya el principio de universalidad a la asistencia sanitaria, pero todas y cada una de las personas firmantes son conscientes también que nada acaba con la entrega de firmas, y seguirán denunciando la situación de indefensión creada y las graves consecuencias del Real Decreto Ley 16/2012 para la salud de las personas más vulnerables. Como ejemplo de civismo y defensa de los Derechos Humanos, seguirán acompañando a las personas rechazadas injustamente por el sistema público de salud bajo el gobierno del PP para eliminar las barreras administrativas, los excesos de celo y la ilegitimidad de una exclusión frente a la que toda la gente de bien deberíamos declararnos INSUMISAS. Y con sobrados motivos, como demuestra el informe Dos años de reforma sanitaria: más vidas en riesgo”.

Desde Palma de Mallorca, Celsa Andrés, presidenta de Metges del Món Illes Balears, nos recordaba que hace un año que murió la primera víctima de la CONTRArreforma: Alpha Pam, un inmigrante africano que vivía desde hacía algunos años en Mallorca, había trabajado en las islas pero acabó en paro. No sirvió de nada que también hubiera contribuido a financiar el Sistema de Salud mediante los impuestos indirectos, esos que pagamos cuando compramos comida, tabaco o gasolina…. Celsa Andrés nos dice indignada:

image“Si Alpha Pam hubiera estado en la misma situación pero residiendo en Andalucía, Asturias o Euskadi, con el mismo Real Decreto Ley 16/2012 vigente en todo el estado, hubiera recibido asistencia sanitaria. Y hubiera recuperado la salud porque su enfermedad tenía tratamiento y se hubiese resuelto sin mayores problemas. Hubiera podido vivir(…)

A pesar de la conmoción que generó su injusta muerte la atención sanitaria en las islas sigue en su línea descendente. En Metges del Mon no paramos de atender solicitudes de personas migrantes a las que se les dificulta el acceso a la salud: no les atienden de urgencias, les exigen o insinúan la necesidad del pago por una atención urgente, cosa absolutamente ilegal, … Son varios cientos desde la puesta en marcha del Real Decreto Ley. Actualmente tenemos en nuestros archivos unos trescientos casos, unos resueltos, la mayoría de ellos en trámites, otros con muy mal pronóstico…

Los migrantes sin papeles han perdido el derecho a la asistencia sanitaria reglada, han desaparecido del sistema nacional de salud pero ¿qué hay de los derechos de toda la ciudadanía?: copago farmacéutico para los pensionistas y los medicamentos de prescripción hospitalaria (para las enfermedades más graves), pérdida de prestaciones sanitarias como el transporte sanitario no urgente (enfermos en diálisis por ejemplo). Este Real Decreto Ley no sólo afecta a las personas extranjeras, supone un hachazo a nuestro sistema sanitario que hasta ésa fecha había sido uno de los mejores y más eficientes del mundo.

A cada persona que se acerca a nuestra sede en Illes Balears con su enfermedad, su dolor, sus angustias, sus pesadillas, su desamparo, le tomamos testimonio, la acompañamos e iniciamos juntos un largo, y en la mayoría de los casos tortuoso, camino hacia su asistencia sanitaria. Descubrimos rendijas por donde colarnos, pedimos derecho a la asistencia sanidad por activa, por pasiva, por favor, por derechos humanos, porque nos sentimos responsables, como parte de esta sociedad civil, de lo que esta sucediendo. Porque no queremos aceptar la falta de asistencia sanitaria a quien la necesita y tiene DERECHO a ser atendido.

¿Dónde está el ahorro que se iba a producir sacando a las personas inmigrantes sin papeles del Sistema Público de Salud? ¿Alguien ha calculado la sobrecarga asistencial a la que se somete a nuestros Servicios de Urgencias? ¿Y el coste adicional que eso produce? Es evidente que es mucho más caro atender vía Urgencias un proceso que se hubiese podido atajar, o prevenir desde Atención Primaria. Una Atención Primaria de la que ésta población queda excluida…. ¿Cuál es el coste económico real de estos despropósitos? ¿Y el coste humano? (…)

En Metges del Món no desistiremos en luchar por el DERECHO A LA SALUD hasta conseguirlo. Por una sanidad universal. Por la abolición de Real Decreto.”

 
Publicado en Real Decreto-Ley 16/2012, Salud pública, sanidad pública | Etiquetado | 1 Comentario

El ‘Sí se puede’ tiene valor terapéutico


“No está usted deprimida, es que su banco la engaña”

Socializar el sufrimiento puede convertirse en un motor para la movilización.

GRUPO HOMBRES DEL SIGLO XXI. Desempleados entre 40 y 60 años se han organizado para asesorar a otros en su misma situación. / Balancin de Blancos

Llevaba la prescripción de su psiquiatra escrita en un papel: Stop Desahucios. Asamblea de Vivienda de Lavapiés. 15M. La mujer que llegó a esta asamblea demandando apoyo se había encontrado a todas luces con una terapeuta excepcional. Cuando le contó que se sentía deprimida porque la habían desahuciado de su casa y encima tenía que pagar la hipoteca, la psiquiatra le aclaró: “Mire, usted no está deprimida, es que su banco la engaña”, y le indicó dónde pedir otro tipo de ayuda.

Muchos problemas sociales están llegando a las consultas médicas en forma de úlceras, depresión, ansiedad y otros trastornos de sintomatología difusa…El primer dique de contención del malestar es la Atención Primaria. De allí sí se puede salir con un papelito que ponga Diazepam, Orfidal (ansiolíticos) o fluoxetina (Prozac, por su primer nombre comercial). Es lo que se conoce como la medicalización del sufrimiento. No es que la relación entre prescripción de psicofármacos y problemas sociales haya comenzado con la crisis. Según un estudio publicado en la Revista de la Asociación Española de Neuropsiquiatría, en el año 2004 ya se estimaba que el 50% de las personas que acudían a Atención Primaria lo hacía como consecuencia de un factor psicosocial. La crisis no ha hecho sino empeorar esta situación.

Más crisis, más pastillas

En Europa, de 2000 a 2010 el consumo de antidepresivos creció por encima del 80% de media, y en España el crecimiento ha sido superior al 120%”, apunta la psicóloga María Reneses, especializada en antropología médica. Y explica: “Aunque el aumento de la prescripción de psicofármacos es una tendencia global, el mayor incremento de éste en España está relacionado con la gestión que se está realizando de la crisis económica”. Esta investigadora también recuerda el sesgo de género a la hora de recetar estos medicamentos: con similar diagnóstico y número de consultas, las mujeres reciben más psicofármacos que los hombres.

No obstante, el psiquiatra y ensayista Guillermo Rendueles señala que, en la sanidad pública, las consultas al psiquiatra y al psicólogo por “patologías menores”, como la ansiedad y la depresión, han disminuido dado el riesgo de despido que supone la baja laboral.

Vergüenza y culpabilidad

A menudo, además, las situaciones de precariedad que pueden originar estos trastornos son vividas con vergüenza y culpabilidad, con sentimientos de inferioridad y de fracaso personal, como si fuera responsabilidad propia que te echen de tu casa, no conseguir un empleo o el trabajo deseado o tener que pensar demasiado en el dinero porque nunca cuadran las cuentas. En el caso de los desahucios esto se conoce como el estigma del deudor.

Hay un juicio social a los deudores. Se ahonda en la idea de que se ha llegado a esa situación porque se ha vivido por encima de sus posibilidades. Cuando la persona está en situación de impago de su hipoteca se considera la única culpable y responsable y se invisibiliza la responsabilidad del Estado y otros agentes, como los bancos”, describe la médica de familia comunitaria Elena Ruiz en su estudio Desahuciar, desalojar, ejecutar. Cuando la política callejera se convierte en medicina.

La trampa del emprendedor

La depresión se puede entender como el reverso de la lógica neoliberal que encontramos en la llamada a la iniciativa personal”, cuenta Reneses a DIAGONAL. En una modernidad en la que cada cual se hace cargo de una vida cada vez más incierta, con la exigencia actual de aprovechar las crisis como oportunidades, de convertirnos en nuestra propia empresa y ser personas autosuficientes y autónomas, o eres emprendedor o perdedor, ambos solos frente al mundo. Rendueles, crítico con la psiquiatría ortodoxa, añade que las terapias no siempre ayudan: “Las consultas ‘psi’ solo ofrecen un refuerzo de la individuación y el casi mandato de gozar que, dadas las circunstancias actuales, es un mandato imposible”.

Para este psiquiatra, la clave está en acabar con la indefensión aprendida: una persona puede ‘aprender’ a comportarse pasivamente cuando cree que no puede hacer nada para cambiar una situación. Movimientos como el de Stop Desahucios, de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), han conseguido romper con esta indefensión y con el silenciamiento. Socializar el sufrimiento se convierte en un motor para la movilización. El “sí se puede” como proceso también terapéutico.

Es lo que se encontró Elena Ruiz al realizar su trabajo de campo con la Plataforma 15M Stop Desahucios de Córdoba:El grupo proporciona una atención y cuidado colectivos que desmedicalizan, desestigmatizan a las personas afectadas. Se trata de una apuesta por otros modos de expresión, comprensión y atención a los desahucios, diferentes a los de la enfermedad, el aislamiento y la asistencia médico-psicológica”.

Del apoyo mutuo y la fraternidad surgen nuevos relatos de potencia personal. Es el caso, entre otros muchos, y por terminar con otro ejemplo inspirador, de Grupo Hombres del Siglo XXI, una asociación de hombres desempleados que tienen entre 40 y 60 años. Después de que un equipo de profesionales de la intervención social, psicológica y comunitaria realizara una intervención con ellos a finales de 2012, se organizaron de forma autónoma con el objetivo de asesorar, ayudar y apoyar a otros hombres en la misma situación, como puede verse en el documental El Silencio Roto, de Nacho Sánchez ‘Balancín de Blancos’.

Este grupo nos ha servido para sentirnos valorados y ver que hay cosas más importantes que estar diez horas trabajando en una fábrica”, dice uno de los miembros de la asociación. “El apoyo de todos los demás también le sirve a uno mismo para tirar para adelante”, resume otro.

Aumento de la depresión y la ansiedad

The mental health risks of economic crisis in Spain: evidence from primary care centres, 2006 and 2010

En un estudio comparativo de las consultas de Atención Primaria entre los años 2006 y 2007, y los años 2010 y 2011, se encontró un aumento del diagnóstico de depresión (19,4%), ansiedad (8,4%), trastorno somatomorfo [somatizaciones que no se pueden atribuir a una causa orgánica] (7,3%) y abuso de alcohol. El aumento se focalizó sobre todo en personas desempleadas –en el caso de los varones de mediana edad la incidencia se duplicaba si tenían problemas para llegar a fin de mes– y en personas con dificultades para pagar la hipoteca. (Fuente: European Journal of Public Health).

Sicología Solidaria

El próximo domingo 27 de abril, el proyecto Psicología Solidaria de la Tabacalera de Madrid, un grupo de unos 50 terapeutas que pretende “dar una respuesta psicológica a personas sin recursos y conseguir que se movilicen en pos de la transformación social”, hace una fiesta para dar a conocer el proyecto y recaudar fondos con el objetivo de costear el transporte público de varios de los participantes. Hasta ahora 40 personas se benefician de la terapia, de forma individual y colectiva.

Fuente: diagonal
Publicado en Salud Mental | Etiquetado , , , | 1 Comentario

“La estrategia del Gobierno en sanidad es un error y no sirve para ahorrar”


Rafael Bengoa, asesor de sanidad de la Administración Obama y de la Comisión Europea, desmiente los argumentos de austeridad esgrimidos por Rajoy.

Rafael Bengoa, asesor de sanidad de la Administración de Obama y de la Comisión Europea, ha desmentido que las “políticas aplicadas por el Gobierno” vayan a “servir para ahorrar en la sanidad pública”. En su opinión, es un error de concepto defender que “la sanidad no produce riqueza y que es un enorme gasto”, ya que “se sabe por los últimos estudios, que añade a la productividad de un país entre un 0,4 y un 0,5%”.

Tenemos una sanidad sostenible
Bengoa, entrevistado en La Sexta noche, ha considerado que el Gobierno “se está equivocando de estrategia” y que “el mito de que lo privado es mejor que lo público” en el ámbito de la sanidad es “un error porque lo que hemos conseguido en los últimos 35 años es todo lo contrario: una sanidad muy sostenible, muy fuerte, y que hay que hacer ciertas cosas pero no las que se están haciendo”.

Si aplicamos las reglas del juego de la economía en la sanidad, acabaremos mal
“La suma del euro por receta, el copago, quitar ciertos derechos a la gente, lo que ha hecho es seguir la política de austeridad que el Gobierno ha pensado que tenía que aplicar a todo. Hay que comprender si en una economía de mercado esa lógica, que se aplica en ciertos sectores productivos industriales, se puede aplicar al sector social tan fácilmente”, ha dicho Bengoa. En su opinión, “el Gobierno está cómodo con esa asociación, en pensar que se puede aplicar esa ideología a todos los sectores, incluida la sanidad”.

El experto ha señalado que en otras partes del mundo se ha visto que “en el sector social no puedes aplicar las mismas reglas del juego” que en la economía.

EE.UU evita ir en esa dirección
“Hay que asegurar que la economía de mercado no se convierta en una sociedad de mercado. Si todo lo que hacemos en la parte social se convierte en una mercancía acabaremos mal, en un modelo mercadeado en España. Los estadounidenses están evitando ir en esa dirección”, ha apuntado el asesor de Obama.

Suecia tambien comprobó que privatizar la sanidad sale más caro
“Privatización, externalización de servicios, no sirve para ahorrar; es por eso que otros gobiernos están yendo hacia el modelo que tenemos nosotros. En Suecia se ha visto que el ejercicio de privatización sale el doble de caro que un hospital privado cuesta el doble que uno público. No hay ninguna razón técnica para hacer ese movimiento. Es un tema ideológico”, ha subrayado Bengoa.

Otras soluciones
El asesor en sanidad ha explicado que “hay que encontrar unas soluciones diferentes en lo social para que sea rentable económicamente. Soluciones como por ejemplo, que se ayude a los pacientes a formarse para controlar su enfermedad crónica, y serán “entre un 8% y 20% más baratos”. Atendiendo mejor a la gente en casa, “con sistemas telemáticos, que nos envíen desde casa el control de su enfermedad”, y de esta manera evitar que los pacientes tengan que ir a Urgencias o ingresar en un hospital.

“En la sanidad sabemos cómo arreglar el problema. En el País Vasco lo hicimos. Es un buen modelo para toda España”, ha insistido.

EE.UU y Japón han huido de la austeridad y ha bajado el paro
Sobre el modelo de austeridad, Bengoa ha aclarado que en países como Estados Unidos o Japón “no han seguido medidas de austeridad”, sino que han apoyado a los factores económicos y “ha bajado el desempleo y están saliendo de la crisis. La austeridad en España no va a tener el resultado que se indica. El Gobierno piensa que para salir de la recesión económica hay que crear una recesión social. De la recesión económica se sale, pero no sabemos cuánto tiempo se tarda en salir de una recesión social”.

El copago hospitalario, un mal parche
El copago hospitalario, este experto lo considera “un parche porque no se van a descubrir los ahorros que hay detrás. Si la sanidad es verdad que tenemos que reformarla, estar toda una legislatura pensando en complacer al ministro de economía no va a servir que la sanidad sea más sostenible”, ha añadido.

Son enfermos y han cotizado durante años
Bengoa ha dicho que la ministra de Sanidad debe saber que las personas a las que se les pretende aplicar el copago hospitalario “están enfermas y han estado cotizando a un seguro. No tiene ni pies ni cabeza de que en lugar de hacer reformas estructurales, se piense que hay un paciente que está abusando de un sistema, que simplemente es un gasto”.

 Fuente: El Plural
Publicado en Copago, Privatización, Real Decreto-Ley 16/2012, sanidad pública | Etiquetado , , | Deja un comentario

Martin Mckee: “El Gobierno español no quiere ver el impacto de la crisis en los ciudadanos”


Martín Mckee, codirector del Centro Europeo para la Salud en Sociedades de Transición.

Codirector del Centro Europeo para la Salud en Sociedades de Transición, centro colaborador de la OMS, McKee lleva media vida estudiando cómo las medidas políticas influyen en la salud de la población.

Nos encaminamos “a un modelo sanitario más caro y menos eficiente”. “Para muchos, la crisis se ha presentado como una oportunidad para destrozar el Estado del Bienestar”.

El experto, que dirige el mayor equipo de investigadores sobre salud y política sanitaria de toda Europa, ha visitado España para participar el V Congreso Europeo sobre la salud de migrantes y minorías étnicas que se celebra en la Escuela Andaluza de Salud Pública (Granada).

 Le entrevista

Usted coordina la investigación sobre los efectos que la crisis está teniendo en los europeos. ¿Cuál es la situación?

Una red de médicos de toda Europa está analizando lo que está ocurriendo en Europa. Grecia, Portugal e Irlanda son algunas de las regiones que estamos analizando junto con España, donde colaboramos con la Escuela Andaluza de Salud Pública. Y hay que decir que la situación es preocupante para los sistemas sanitarios y para la salud de sus usuarios.

¿Cómo se refleja lo que usted llama “preocupante”?

En un aumento relativamente significativo de suicidios, en un incremento de problemas mentales en la población, además de otro tipo de enfermedades ya olvidadas en comunidades europeas como la tuberculosis. En este sentido, estamos también revisando la falta de cobertura sanitaria en los inmigrantes en situación irregular y qué consecuencias tendrá en un futuro. Estamos viendo más violencia en la calle y más ingresos hospitalarios. A Grecia, el FMI le prestó dinero, pero le impuso recortes en sanidad que están provocando que la sociedad enferme. En España ya existen problemas importantes a este respecto.

En España, la crisis ha traído consigo la aparición masiva de desahucios. ¿Qué dice su investigación sobre este tema?

Los graves problemas mentales de la población española y del resto de Europa están provocados por la pérdida de trabajo, la pérdida de vivienda y la acumulación de deudas económicas.

¿Qué están haciendo los gobiernos europeos ante esta situación?

Todos los gobiernos, incluido el español, no están teniendo en cuenta las consecuencias de las crisis, no han dado soluciones y, algunos casos, no han querido ver la realidad de cómo la situación y las medidas adoptadas están influyendo sobre la salud de la población. Los gobiernos se han centrado sólo en lo financiero, no en lo social, y varios han negado lo que está ocurriendo.

¿Estamos hablando de…?

Grecia, por ejemplo. Y algo más cercano a ustedes, el Gobierno español, que ha sido reticente a ver las consecuencias de la crisis. Esto significa que no quiere ver el impacto que está teniendo sobre sus ciudadanos.

Entonces, ¿qué medidas se deberían tomar? ¿Dónde se deberían hacer los recortes presupuestarios?

Bueno, en principio no se deberían hacer recortes en temas esenciales. Dinero hay porque se han dado billones a los bancos. Han sido rescatados y ellos están gastando cantidades ingentes en pagar a su personal, a sus directivos… sin importarles en nada la situación del resto de la población. Se ha recortado en sanidad y en educación, cuando se ha demostrado que es negativo, cuando se debería justamente hacer lo contrario: incrementar su inversión porque las consecuencias son altamente positivas para el futuro de toda Europa. Hay que aumentar el gasto del Gobierno en los sectores que dan rédito. La austeridad no tiene ningún sentido. Sin embargo, la Troika tiene como objetivo prioritario pagar sus deudas a los bancos.

En el caso de la sanidad española una de las medidas que se ha intentado poner en marcha es la privatización o externalización de los servicios. ¿Qué dice la experiencia sobre esto en otros países?

En Inglaterra, el Gobierno ha intentado privatizar la mayor parte de la asistencia y el caos es completo. Existe una gran confusión y un servicio de baja calidad.

¿Qué ocurrirá con España si se sigue ese camino?

Que nos encaminamos al modelo norteamericano donde se gasta mucho en sanidad y se tiene un servicio muy deficiente, con peores resultados. En Estado Unidos, 50 millones de personas no tienen cobertura sanitaria, pese a lo caro que es su sistema. Es más caro y menos eficiente.

Si algún día finaliza la crisis, ¿seremos capaces de volver a lo que teníamos?

Hay que pensar que siempre podemos volver, nada es inevitable. Sin embargo, hace falta que el mundo político quiera. Cada vez que hay una crisis, un desastre, muchos aprovechan para terminar con la solidaridad social. La austeridad es una decisión política, no una necesidad, pero desgraciadamente para muchos la crisis se ha presentado como una oportunidad para destrozar el Estado del Bienestar.

Fuente: eldiario.es
Publicado en Privatización, sanidad pública | Etiquetado , , , , | 1 Comentario

Por qué es más cara y peor la sanidad en EEUU respecto a otros países de la OCDE


De todos es sabido que el país con un mayor coste sanitario sobre el PIB es el de EEUU. Según el último informe OCDE el coste sanitario en 2013 en EEUU ascendía al 17,7% del PIB, casi el doble que lo que representa el coste sanitario de media  de los países de la OCDE, 9,3% e incluso muy por encima del segundo y tercer clasificado , Países Bajos y Francia con el 11,9% y el 11,6% de gasto sanitario sobre PIB. Cuando hablamos de gasto sanitario nos referimos a gasto sanitario agregado (tanto público como privado) sobre el PIB de un país.

El enorme gasto sanitario en EEUU podría tener una sencilla explicación. El nivel de la medicina en los EEUU es muy superior al de resto de países y esto comporta un coste extra que redunda en una mejor salud de sus ciudadanos. Sin embargo si nos vamos a los datos de esperanza de vida de la OMS vemos que la esperanza de vida en EEUU no es precisamente de las más altas del mundo. De hecho ocupa la posición 35, por debajo de España que ocupa la posición 13, o de Grecia, posición 25 y justo por encima de Cuba.

Parece que el alto coste de la sanidad en EEUU no marca la diferencia en cuanto a la esperanza media de vida de sus ciudadanos aunque sea la más avanzada del mundo.

Obviamente la esperanza de vida puede que sea un indicador demasiado generalista para medir la calidad de una sanidad. Vamos a datos más concretos:

Tasa de supervivencia del cáncer de mama a los 5 años: En EEUU el 89% versus una media de los países de la OCDE del 84%
Tasa de supervivencia del cáncer de cuello uterino a los 5 años: En EEUU el 64% versus una media de los países de la OCDE del 66%.
Tasa de supervivencia del cáncer colorrectal a los 5 años: En EEUU el 65% versus una media de los países de la OCDE del 62%.

Mortalidad por asma entre pacientes de entre 5 y 39 años por cada 100.000 personas: En EEUU 0,40, versus una media de los países de la OCDE del 0,09.

Amputación extremidades inferiores por diabetes  por cada 100.000 personas: En EEUU 32,9, versus una media de los países de la OCDE del 9,9.
Tasa de mortalidad tras cien días de la hospitalización por cada 100 pacientes en infarto agudo de miocardio: En EEUU 4,3 versus una media de los países de la OCDE del 4,6.

Tasa de mortalidad tras cien días de la hospitalización por cada 100 pacientes en  accidente cerebro vascular isquémico: En EEUU 3,0 versus una media de los países de la OCDE del 4,9.

Tasa de mortalidad tras cien días de la hospitalización por cada 100 pacientes en  accidente cerebro vascular hemorrágico: En EEUU 21,0 versus una media de los países de la OCDE del 19.

Parece que la diferencia no es especialmente significativa teniendo en cuenta que el gasto sanitario es el doble en EEUU y que países como Noruega o Japón mejoran a EEUU en casi todos los indicadores mencionados.

Un mayor gasto sanitario también podría explicarse por una hábitos o un modo de vida menos saludable de los habitantes de un país respecto a otros. Vamos a dar un rápido vistazo a algunos de esos posibles malos hábitos o características de población que podrían incrementar el gasto sanitario:

Porcentaja de la población fumadora: En EEUU el 16,1% versus una media de la OCDE del 21,5%.
Porcentaje de la población por encima de los 65 años: En EEUU el 13% versus una media de los países de la OCDE del 15,8%

Obesidad: En EEUU el 33,8% de la población sufre obesidad. Versus el 23% en Reino Unido, el 24,2 en Canadá, el 11,2% en Francia o el 3,2% en Japón.

Sólo en lo referente a la incidencia de la obesidad se podría explicar un mayor gasto sanitario en EEUU. Ni en consumo tabaco ni en envejecimiento de población los EEUU están en tasas superiores a otros países.

Otra explicación sería que los norteamericanos son especialmente hipocondríacos y se la pasan visitando el médico, pero tampoco parece que por aquí vayan los tiros. En 2011, los norteamericanos visitaron de media al doctor 4,1 veces en un año, los japoneses 13 veces, los alemanes 9,7 veces y la media de la OCDE está en 6,6 veces. Tampoco la estancia media de un paciente en un hospital es superior en EEUU a la de otros países, 5,4 días versus 5,9 días de media en los países de la OCDE.

Y a pesar de que la calidad de la sanidad en EEUU no da indicadores muy superiores al del resto de países o de que no parecen existir factores “ambientales” que expliquen un mayor gasto sanitario, esto es lo que ha pasado con el gasto sanitario en EEUU en los últimos 3 años.

gasto sanitario

Lo podéis ver perfectamente en estos dos gráficos en donde podéis ver la evolución del gasto medio per cápita y del gasto sanitario sobre PIB. EEUU ha sufrído una imparable inflación en su gasto sanitario sin parangón en cualquier otro país del mundo.

 
¿Entonces porque el coste de la sanidad en EEUU es tan elevado?

La respuesta la podemos encontrar en los precios. Si los precios de los mismos productos  (medicinas) y servicios médicos en EEUU son mucho más elevados que en el resto de países esta podría ser una buena pista para explicar su mayor coste de la sanidad. Por suerte comparar el coste de los mismos médicamentos y servicios sanitarios entre diferentes países es relativamente sencillo.

Vamos a dejaros algunos ejemplos:
Empecemos por un medicamento. El Nexium, indicado para tratar el reflujo gastroesofásico.
nexium

La misma pastilla, con los mismos efectos terapéuticos en Holanda vale $23. En los EEUU, casi 10 veces más $215. Complicado poder explicar semejante diferencia en precio. Un análisis realizado por Gerard Anderson del ISM Health data sobre las 30 medicinas más prescritas encontró que estás eran en EEUU entre 1/3 y el doble de cara que el resto de países de la OCDE. Con una particularidad. Mientras los medicamentos genéricos solían tener de media precios mucho más reducidos que en otros países los medicamentos de marca o los que estaban aún protegidos por patentes era extraordinariamente más caros.

Coste tomografía de abdomen

No sólo en las medicinas está la diferencia, en pruebas diagnosticas las diferencias de precios son más que importantes. Vamos a comparar el coste de una tomografía de abdomen:

tomografia abdomen

En EEUU, está prueba diagnostica tiene un coste de $896. Más de diez veces el coste que tiene realizar esta misma prueba en España que tiene un coste medio de $94. Si tenemos en cuenta que las maquinas donde se realizan las pruebas son las mismas en todos los países, un sector dominado por tres o cuatro compañías entre ellas la norteamericana General Electric o la europea Philips, la diferencia solo podría venir explicada por el coste del radiólogo y del TER que acomoda al paciente, pero parece complicado poder explicar una diferencia de $800, en una prueba en el que el radiólogo al realizar el diagnóstico no invertirá más de 15 minutos. Y más si tenemos en cuenta que gracias a la telemedicina muchas pruebas diagnósticas en radiológia en EEUU las están informando radiólogos en la India.

Podríamos tener dos explicaciones. La primera que en los EEUU hay muchas menos máquinas de diagnóstico por imagen que en el resto de países y por lo tanto menos competencia y tienen más capacidad de incrementar precios. Sin embargo ocurre justo al revés.

Número de MRI por cada millón de habitantes. En EEUU 25,9, en Francia, 6,5, Reino Unido 5,6, Holanda 11.
Número de CT por cada millón de habitantes. En EEUU 34,3, en Francia, 11,1, Reino Unido 7,4, Holanda 11,3.
Número de escáners PET por cada millón de habitantes. En EEUU 3,1, en Francia, 0,9,  Holanda 4,5.

La otra explicación sería en cuanto a número de radiólogos per cápita. Pero en este caso las cifras son similares en EEUU que a países como Francia.

Coste bypass corazón
Vamos a por temas algo más complejos. Cirugías en las que el paciente se juega la vida. Empecemos por un Bypass de corazón.
bypass

El coste en EEUU de un Bypass en EEUU es de $75.345, casi 5 veces más que en España. ¿Ahora quizás empecéis a entender porque es tan importante tener un seguro médico en EEUU?

Una encuesta realizada en 2007 en 5 estados de los EEUU indicaba que el 62% de las bancarrotas personales se había producido por no haber podido hacer frente a los gastos sanitarios en personas que no tenían un seguro o tenían un seguro con una cobertura insuficiente. En 2010, en plena crisis económica se estimaba que en EEUU al menos 4 de cada 10 adultos estaban infra asegurados (cerca de 80 millones de personas)

Vamos a por el coste de una cirugía relativamente sencilla. Una apendectomía.

apendicitis coste

Todos conocemos a alguien al que han operado de apendicitis. ¿Coste medio en EEUU de una apendectomía? $13.910. ¿En España? $2.281. No hace falta que os explique que te pasa si no te puedes operar cuando tienes apendicitis.

Ni una de las mejores suites del Hotel Arts:

Coste de una noche en el hospital.

coste hospital

El coste de una noche en el hospital en EEUU es de $4.293, diez veces más que en España.

¿Y una prótesis de cadera?

protesis de cadera

Más de lo mismo. En EEUU la prótesis tiene un coste de $11.806, mientras que en España, comparado con los precios USA es una auténtica ganga. Sólo $3.177.

Claramente, el sistema sanitario en EEUU es más caro del mundo por una cuestión de precios o más bien de sobreprecios.

¿Pero por qué se producen sobreprecios sistemáticos  de más del 1.000% en el mismo producto o servicio?

No tenemos la respuesta. Pero la diferencia es más que significativa. Si el gasto sanitario sobre el PIB en EEUU fuera similar al de Holanda (segundo país con un mayor gasto sanitario) el ahorro sería de 750 mil millones de dólares anuales. Si el gasto sanitario sobre PIB en EEUU fuera similar al de Japón, el ahorro sería de $1,25 billones anuales.  No sería temerario afirmar que parece que el sistema sanitario norteamericano les cuesta a todos sus ciudadanos unos $1,25 billones anuales.

¿Por qué se produce un sobrecoste de $1,25 billones?

Pueden haber varias explicaciones. Si hay una diferencia clara entre el sistema sanitario norteamericano y el resto de sistemas sanitarios de países de la OCDE. Mientras en el primero el porcentaje del gasto publico sobre el total del gasto sanitario representa el 50% en el resto de países ronda el 80-90%.

EEUU combina programas de salud dotados con fondos públicos como Medicare o Medicaid destinados a segmentos muy concretos de la población con un sistema sanitario dominado en su grueso por el sector privado y las compañías aseguradoras. En comparación en el resto de países de la OCDE prevalece el concepto de salud pública universal, con sistemas públicos sanitarios de calidad.

Puede que la diferencia no es parezca del todo relevante. Pero vamos a darle una vuelta. Estamos hablando de la prestación de un servicio que podemos denominar de primera necesidad.

A diferencia de una Coca Cola, donde en el caso que su precio se dispare el consumidor no sólo tiene competidores que pueden ofrecer un precio similar, sino que tienen a su alcance una amplia gama de productos subtitutivos, (agua, tónica, café, limonada o una bebida de cacao, entre muchos otros).

En el caso de la salud, el substituto a una apendectomía es….. bueno es la muerte. Pueden haber competidores, otros hospitales que ofrezcan el servicio, pero no hay substitituto, no tienes alternativa a dejar de consumir ese servicio. O te operan de la apendicitis o te mueres.

En estos casos, en estos servicios de absoluta primera necesidad, parece que si no existe un servicio público substitutivo del privado que sea para el usuario gratuito, de calidad e universal, lo normal es que el sector privado, por mucha competencia que exista, tendrá una enorme capacidad de negociación para poder ir incrementando precios, precios que deberán ser aceptados si o si por los usuarios. El resultado final después de varios años, será que el coste sanitario se dispare y sea muy superior al de países que ofrecen una sanidad pública de calidad.

En estos casos de bienes y servicios de primera necesidad como es el caso de la salud, un servicio público universal redunda en beneficio de toda la sociedad, incluso de los que pueden permitirse pagar una sanidad privada, ya que actúa de ancla y evita que el sector privado tenga tanta fuerza como para poder establecer los precios que quiera.

Esto no quiere decir, que la sanidad pública no tenga ineficiencias y sobrecostes que deben y pueden ser corregidos para hacerla sostenible. Pero una cosa es aplicar una gestión eficiente a los recursos públicos y otra muy diferente empezar a desmantelarlos y a substituirlos por la iniciativa privada. De optar por esta última vía, parece que lo normal es que el conjunto de la sociedad acabe pagando unos costes sanitarios mucho más elevados.

Todo esto obviamente no es un alegato a favor de que el Papá estado debe estar presente en todos los sectores. No tiene ningún sentido que el Estado se ponga a fabricar Coca Colas o otros productos y servicios que serán prestados por el sector privado de forma mucho más eficiente. Pero mucho cuidado con abrazar la bandera de la privatización en servicios y bienes de primera necesidad porque la factura que podemos acabar pagando puede ser mucho más elevada que prestarlos vía presupuestos del Estado e impuestos. Lo que puede ser un ahorro inicial a medio largo plazo puede acabar resultando mucho más caro e insostenible.

¿Y cuales serían esos bienes de primera necesidad en los que debe estar presente el Estado para prestarlos de forma gratuita o casi gratuita y de forma universal? Pues posiblemente todos aquellos que son imprescnidibles para el usuario y que no tienen un producto substitutivo alternativo. Sanidad, educación, servicios de seguridad (bomberos y policía), y justicia probablemente estarían entre ellos.

Fuentes: Entre otros informe de la Commonwealthfund

Fuente: gurusblog  Visto en : CAS Madrid
Publicado en sanidad pública | Etiquetado , , , , | 2 comentarios

Una sanidad más cara y excluyente


A los dos años de la reforma sanitaria del gobierno de Mariano Rajoy los portavoces de sanidad de los principales partidos de la oposición hacen ahora balance. José Martínez Olmos, del PSOE; Gaspar Llamazares, de IU y Conxita Tarruella, de CiU, son muy críticos con el cambio. Además, los tres temen que lleguen nuevas regulaciones que sigan recortando derechos en la sanidad pública.
Por su parte, las periodistas de El País María R. Sahuquillo y Elena G. Sevillano analizan los efectos de la reforma sanitaria: Los ciudadanos han pasado de beneficiarios a asegurados. La vocación de universalidad se ha reducido.
.

La reforma sanitaria se vendió a la ciudadanía más que como una necesidad; casi como una imposición. De no tomar medidas “urgentes”, el sistema público no iba a aguantar la creciente presión presupuestaria. La sanidad estaba en grave riesgo: era “insostenible”. El Gobierno de Mariano Rajoy presentó el real decreto 16/2012 como la fórmula magistral que iba a salvar el sistema del colapso. Dos años después, lo que ha conseguido la reforma es alterar de raíz su esencia: el ciudadano ha pasado de beneficiario de un derecho a asegurado en un servicio. Por el camino también se ha perdido la vocación de universalidad que había guiado las últimas normativas sanitarias, que intentaron ir reduciendo los colectivos excluidos del sistema. Desde que se aprobó la reforma Mato, el 20 de abril de 2012, los inmigrantes en situación irregular han perdido su derecho a ser tratados en igualdad de condiciones que el resto de ciudadanos. Adiós a la universalidad; hola a la desigualdad.

La exclusión de la asistencia, en forma de pérdida de la tarjeta sanitaria, no solo afecta a los extranjeros sin papeles. Las sucesivas modificaciones de la norma han provocado que también se quede fuera otro colectivo, el de los familiares de inmigrantes que pidieron la residencia por reagrupación familiar y la obtuvieron después de la aprobación del decretazo. Son sobre todo personas mayores, los padres de trabajadores que emigraron a España para trabajar, regularizaron su situación y después trajeron a sus familias. También los ciudadanos españoles pueden quedarse sin derecho a la atención sanitaria desde el 1 de enero de 2013: los parados de larga duración que hayan agotado la prestación o el subsidio por desempleo y residan fuera de España más de 90 días en un año pierden la tarjeta. También está el caso de los rentistas: personas que nunca han cotizado y tienen ingresos superiores a los 100.000 euros. Pese a que con sus impuestos sufragan la sanidad pública, tampoco ellos tienen tarjeta.

Pese a todas estas excepciones, y a que las organizaciones y los servicios sociales de las autonomías han informado de centenares de casos de desatención, Mato sigue empeñada en asegurar que la sanidad pública española nunca había sido tan universal como ahora.

El proceso de aprobación de la reforma fue visto y no visto. El cambio era de tal calado que hubiera requerido una nueva ley, pero no fue así, como recuerda Conxita Tarruella, portavoz de Sanidad de CiU: “Pedimos en el Congreso que se hiciera a través de un proyecto de ley, para que pudiera debatirse y pactarse, y se negaron alegando la urgencia…”, recuerda. En 2012 se empezaba a sentir de lleno el impacto de los recortes en el sistema nacional de salud, con las plantillas de personal menguando, cada vez menos medios y un inaudito aumento de las listas de espera. Sobrevolaba entonces la amenaza velada de la implantación de un pago por visita médica. Sanidad nunca anunció públicamente que pensara aplicarla, aunque ahora insinúa que su reforma lo ha evitado.

Tras la reforma de Sanidad, los jubilados empezaron a pagar parte de sus medicamentos. / toni garriga (efe) El ciudadano paga de su bolsillo 250 millones más por los fármacos

Lo que sí hizo el rescate “urgente” de la maltrecha sanidad pública española fue derribar otro tabú, el del copago farmacéutico. La reforma del sistema del pago de medicinas tenía reservada una sorpresa para los pensionistas, que jamás habían puesto un euro de su bolsillo —sí de sus impuestos— al recoger la medicación en la botica. Los trabajadores en activo ya copagaban, pero por primera vez los jubilados empezaron —en julio de 2012— a desembolsar el 10% del precio de sus medicamentos (con topes de 8, 18 o 60 euros mensuales en función de la renta). Para el resto de ciudadanos, el porcentaje de pago por los fármacos se estableció por los ingresos: el 40% para quienes ganan hasta 18.000 euros al año, el 50% los que tienen unos ingresos entre 18.000 y 100.000, y el 60% quienes ganen más de esa cifra.

Un escalón amplísimo que el Ministerio anunció hace meses que modularía. Aún no lo ha hecho. “La idea es establecer algún tramo más para que la aportación sea más equitativa, estamos a la espera de que las comunidades autónomas, a las que hemos preguntado, nos envíen sus propuestas sobre qué patrón establecer”, dice Agustín Rivero, director general de Cartera Básica de Servicios del Ministerio de Sanidad. “Ellos están más cerca de la población y ven los problemas que pueden surgir, pero aún no nos han dado información suficiente”, añade.

La desigualdad entre comunidades que ha generado la reforma es una de las cosas que más preocupa a José Martínez Olmos, portavoz del PSOE. Cada una ha respondido a su manera a los retos normativos que han planteado los cambios que se dictaban en Madrid. Unas atienden a los inmigrantes irregulares; otras, no. Unas devuelven al momento lo cobrado de más a los pensionistas; otras obligan a esperar meses. Y lo peor, señala, “es que desde el punto de vista de la economía, la reforma no ha servido para hacer más sostenible el sistema”.

Rivero, sin embargo, asegura que el balance es “positivo”. Explica que hace unos días acudió a Bruselas a dar cuenta del resultado de las medidas y que la respuesta fue satisfactoria. “Lo primero era sostener el sistema, considerado como un buen sistema, luego garantizar que sea universal, público y gratuito para los que residan en España; y luego mantener la calidad, la eficiencia y la accesibilidad de los grupos más vulnerables”, dice. “Hemos logrado un ahorro importante. Sobre todo en el área farmacéutica, donde se ha reducido unos 3.000 millones de euros”, dice. Y recuerda que gracias a los cambios ahora hay un millón de personas, sobre todo parados sin prestación, que ya no pagan por sus fármacos.

Fármacos para el cáncer o la hepatitis son candidatos a llevar un copago hospitalario. / m. zarza. Las comunidades se resisten a aplicar el copago hospitalario

Los efectos del decreto aún no se han desplegado del todo. Queda por determinar lo que se conoce como cartera básica y suplementaria, es decir, las prestaciones comunes y gratuitas y las que en el futuro puedan considerarse extra, al arbitrio de cada región. Gaspar Llamazares, portavoz de IU, llama al decretazo “bomba de fragmentación”. Dice que ha tenido efectos a corto plazo, pero que los de largo aún están por ver. Si el Gobierno ha aflojado ahora es por las elecciones europeas, señala. Por el camino, algunos copagos previstos se han abandonado, teóricamente porque el ahorro esperado —aunque no han dado cifras— ya se ha logrado. Otros, como el de la farmacia hospitalaria, cuentan con la activa oposición de gobiernos autonómicos del PP. El Constitucional deberá decidir sobre los recursos de Andalucía o Asturias. Al decretazo aún le queda mucho camino por recorrer.

Fuente: El País
Publicado en Copago, Medicamentos, Real Decreto-Ley 16/2012, sanidad pública | Etiquetado , , , | 2 comentarios

La sanidad y el estado del malestar. El ejemplo griego


Desde que comenzó la crisis han pasado muchas cosas. Se ha hablado de deudas, de ahorro y austeridad, del Fondo Monetario Internacional y las medidas sugeridas desde Bruselas. De rescates a bancos y a Estados, de recortes y privatizaciones. Del desmantelamiento de servicios públicos.

Esto es nuestro día a día, y es también el de nuestra vecina Grecia. Aprovechamos estas páginas para destacar algunos puntos del proceso de privatización de la sanidad desde 2009 hasta hoy y a analizar a dónde han llevado realmente. Quiénes han salido beneficiados/as y quiénes han visto descender su calidad de vida.

Algunos puntos clave del proceso

Ya en 2009 saltaban a la palestra noticias sobre huelgas de médicos/as que llevaban al sistema de salud griego al borde del colapso, donde se atendía solo a pacientes de urgencias. No fueron solo movimientos “ciudadanos” sino iniciativas del personal sanitario que veía como día a día sus condiciones laborales se iban resintiendo al mismo ritmo que la salud de sus pacientes, gracias a los recortes, despidos, privatizaciones… A veces las huelgas fueron acompañadas de ocupaciones de hospitales donde el personal sanitario-ocupa podía garantizar durante unos días la atención a personas sin seguro e inmigrantes de manera gratuita.

greciaFue a mediados de 2010 cuando una nueva reforma impuso el pago de 3€ para la asistencia en consulta, es decir, en ambulatorios, continuando con la línea del copago. Además el gobierno anunció que se solicitaría la contribución de “especialistas internacionales para hacer el sistema de salud y la gestión de los hospitales más productivos y eficaces”. Nos preguntamos quién sabrá gestionar mejor un centro de salud u hospital que los trabajadores/as desde su propia experiencia. En Grecia, como en España, se han regalado a dedo cargos en distintas instituciones a personas sin experiencia ni conocimiento, por politiqueo puro y duro, y día a día pagamos las consecuencias.

Y es en medio de las crisis donde todos /as mostramos nuestra verdadera cara, para lo bueno y para lo malo, así que no queremos obviar el juego de las empresas farmacéuticas, que lejos de velar por nuestra salud, priman ante todo sus beneficios, prueba de ello es que los proveedores de material de ortopedia interrumpieron a finales de 2010 el suministro de material a hospitales. Recordemos que en España, desde abril de 2013, el IVA de este tipo de productos (entre otros muchos de índole sanitaria), aumentó del 10% al 21%, como si no cubriesen, en muchos casos, necesidades básicas. En la misma línea, la Unión Panhelénica de Industrias Farmacéuticas, también aquejada por las deudas acumuladas con los hospitales, amenaza con cortar el abastecimiento de medicinas. Un año después sería Roche, el gigante farmacéutico suizo, el que se negaría a abastecer a los hospitales griegos, condenando a los/as enfermos/as a pagar sus tratamientos antitumorales (entre otros) de su bolsillo comprándolos en farmacias. En el mismo comunicado en el que lo anunciaba, amenazaba a España con seguir el mismo procedimiento.

En ese momento había un tercio de los puestos de trabajo en hospitales vacantes. El gobierno no sacó las 3000 plazas que prometió, problema que amenazaba con agudizarse con la oleada de jubilaciones esperadas tras la reforma en el sistema de pensiones, que llevaría al personal a convocar una huelga de 48 horas en diciembre de 2011.

Por si esto no fuera poco, la presión se incrementaba desde la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional, que exigía, a cambio de seguir ayudando a Grecia que intensifique su dura política de austeridad con medidas como la reducción del número de funcionarios /as, el recorte de gastos en Sanidad, el saneamiento o privatización de las empresas públicas y una reforma fiscal.

migrantes_UGT_irregularesEn este contexto tan malo tanto para los/as médicos/as como para los/as pacientes, surge una iniciativa desde varios hospitales simultáneamente: una semana de acceso libre y gratuito a todos los servicios del Sistema Nacional de Salud. “Desde el momento en que el Estado decide privar al pueblo de su derecho al acceso gratuito, nosotros, como médicos internos, estamos obligados por nuestro compromiso con el código de deontología médica a movilizarnos. De hecho esta semana es una invitación a la desobediencia masiva. […] no es una aportación filantrópica. Es la defensa de derechos.” Igualmente desde el sindicato de médicos se propone crear un movimiento “No Pago” contra el copago sanitario, es decir, instan a la gente a negarse a pagar los ya 5€ a la entrada de los centros de salud y hospitales.

Las reducciones en gastos sanitarios son constantes. Los despidos y recortes continúan, diferentes hospitales han sido privatizados, otros directamente cerrados. El copago avanza, hasta el punto de tener que pagar por el ingreso hospitalario 25€. Estamos en 2014 y la última reforma impone la disolución del sistema público de atención primaria griego, el EOPPY, es decir, el cierre de la mayoría de policlínicos helenos. El EOPYY, que todavía mantiene su nombre actual, comprará los servicios a un nuevo operador, todavía sin formato definido y funcionará como una agencia de seguros de salud y “comprará” los servicios (en nombre del/ la asegurado/a) a proveedores autónomos de salud para la atención ambulatoria, como médicos, centros de diagnóstico, clínicas, etc.

A dónde llevan los recortes

En aquella época, allá por 2009 (y es que cada año de crisis se nos hace largo como un lustro) un 20% de la población griega se hallaba bajo el umbral de la pobreza, misma cifra que en España. La influencia de esta tasa se cebaba especialmente en niños/as y ancianos/as. Podemos encontrar más datos sobre niños/as, debido a su vulnerabilidad, y cinco años después nos encontramos que el ndice ha subido del 24 al 35%, es decir, más de un tercio de los niños/as griegos/as se encuentra bajo el umbral de la pobreza, y ya hemos visto que para los/as pobres, el acceso a la sanidad esta complicado… Vemos claro a quiénes se ha condenado al aceptar estas “medidas de ahorro”.

A pesar de todas las movilizaciones y huelgas tanto de médicos/ as como de usuarios/as, no se puede negar que el sistema de salud griego ha dado un enorme bajón, que sumado a la desatención a cada vez más pacientes ha creado un clima sanitario propio de otra época.

Mención aparte se merece el índice de suicidios, que ha aumentado con la crisis. Esta situación nos es igualmente cercana pues hemos vivido también aquí días y noches en las que los telediarios de turno se dedicaban a desmigajar las vidas robadas a personas a las que el capitalismo sumió en la depresión más profunda. Por dejar constancias de las cifras, en la mayoría de países europeos las tasas de suicidio aumentaron en un 5% entre 2007 y 2009, en Grecia un 17% y en Irlanda un 13%.

Volviendo al punto anterior, podemos destacar, además de la vuelta de enfermedades como la malaria y la tuberculosos, el aumento de infecciones de VIH, aumentando en torno a un 50% de un año para otro, las causas van desde la prostitución “amateur” forzada por los problemas financieros, pasando por el aumento del consumo de heroína (que creció un 20% en 2009) y llegando hasta las auto infecciones deliberadas para pedir el subsidio de 700€ que estos/as enfermos/as reciben.

Más de 2.300 griegos/as pierden cada día el acceso a la sanidad pública gratuita o subsidiada, según un estudio realizado por la ONG Médicos del Mundo (MDM), en el que advierten de un incremento de la exclusión social. “La mortalidad infantil ha aumentado en un 43%”, indica. “Aquí, la situación es extrema. Estamos presenciando la descomposición pura y dura del sistema de salud público. Hay millones de personas excluidas de este sistema. Y los que sí son beneficiarios no tienen acceso a ello porque está cerrado. También están los que, aún teniendo un trabajo y un salario, no pueden pagarse los medicamentos. Son cada vez más numerosos y hay que atenderles. La situación es trágica.” Esta ONG, entre otras, se hace cargo de gran parte de la población que ha perdido la asistencia gratuita.

De hecho, tras seis años de recesión, se calcula que el número de personas que ya no tienen seguro social en Grecia asciende a tres millones, es decir más de un cuarto de la población. Esto es sin contar el 28% de parados/as que, en muchos casos, están ya sin cobertura.

A modo de conclusión

Antes de terminar nos gustaría dejar claro que la mayoría de los datos comentados abarcan entre 2009 y 2011, por algún motivo, cada vez son menos medios los que se hacen eco de lo que está pasando a día de hoy en Grecia, aunque los pronósticos en semejante contexto no son nada halagüeños.

Lejos de hacer un alarde del estado del bienestar y de la sanidad pública escribimos estas líneas porque, para qué negarlo, es un tema que nos preocupa. Como casi todos los ámbitos de nuestra vida, hemos dejado que sean otros/as quienes se ocupen de nosotros/as, de cubrir nuestras necesidades, sin involucrarnos ni un poquito en la gestión de las mismas.

Hemos dejado desde la sanidad, como la educación y otros tantos “servicios” en manos del Estado, y con eso solo hemos conseguido perder el poder de interferir en ellos. Nos hemos acomodado, además, a esta situación y ya se sabe que el perro bueno no muerde la mano que le da de comer, así que en épocas de bonanza, nos hemos aprovechado sin dedicarle ni un segundo de nuestro tiempo a pensar cómo podría ser de otra manera.

Ahora llegan las vacas flacas y los gobiernos (todos, al fin y al cabo, mientras se mantengan inmersos en un sistema económico capitalista) han encontrado la excusa para desmantelar el estado del bienestar. Como antes no quisimos pinchar nada, ahora no podemos cortar, y la “victoria” de la sanidad pública, no es del pueblo, es de un juez, mal que nos pese. Con esto queremos decir, sin irnos más por las ramas, que mientras otros/as dirijan nuestras vidas (gestionando nuestras necesidades) tarde o temprano acabaremos pagando, porque no dudarán en vendernos al mejor postor. A fin de cuentas, nadie se hace rico/a dando duros a pesetas y la pretensión de todo pez gordo es poder y dinero.

Nos gustaría tener para el tema de la salud un discurso tan bueno y desarrollado como el que manejamos al hablar de pedagogía antiautoritaria pero no lo tenemos. Habrá que crearlo, porque por el camino que vamos, más tarde o más temprano acabaremos mal.

La mayoría de la información aquí volcada puede encontrarse en las diferentes noticias de la página web www.casmadrid.org, tras un trabajo de lectura, resumen, contraste de información, redacción y condensación, hemos llegado a este artículo. Os animamos a investigar por vuestra cuenta, pues la realidad es mucho más amplia (y jodida) que lo que contamos en estas pocas líneas.

Fuente: Todo por hacer
Publicado en sanidad pública | Etiquetado , , | 1 Comentario