“Yo acompaño porque la salud de uno es la salud de todos”


La plataforma Yo Sí Sanidad Universal invita a la ciudadanía a incorporarse a los 40 grupos que hay en España para apoyar a los excluidos del sistema sanitario público.

“No hace falta tener mucho tiempo y vamos aprendiendo con la práctica. Yo acompaño porque la salud de uno es la salud de todos”. Así anima el colectivo Yo Sí Sanidad Universal a crear grupos de acompañamiento para dar apoyo a las personas excluidas del sistema sanitario público y a participar en los que ya están formados. De momento, hay 40 en toda España (20 en Madrid, 9 en Catalunya y 7 en el País Valencià, así como otros tantos en ciudades como Santander, Toledo, Zaragoza, Sevilla, Murcia o Fuerteventura).

El vídeo que ha difundido la plataforma recoge el testimonio de una bióloga, una médico de familia y un mediador intercultural que forman parte de uno de estos grupos. “Su labor es visitar hospitales y centros de salud para comprobar el clima que se respira en ellos en lo que respecta a la exclusión sanitaria. Así, en caso de que sea necesario, cambian impresiones con los profesionales sanitarios y no sanitarios para que estos tomen conciencia del significado de la exclusión y, en la medida de lo posible, desobedezcan lo dispuesto en el Real Decreto. Además de eso, acompañan a las personas excluidas a afrontar su situación y reclamar los derechos que como seres humanos les corresponden”, cuenta Yo sí Sanidad Universal en un comunicado.

“Los grupos de acompañamiento son el puente que nos une con quienes necesitan asistencia sanitaria. Median entre dos derechos: a atender y a ser atendido”, dice el vídeo de la plataforma, que tachan el decreto de la ministra Ana Mato de “inmoral, irresponsable e inhumano” por negar asistencia a casi 1.200 personas en España, según Médicos del Mundo.

Fuente: Público
.

Data de publicació del vídeo: 22/10/2013

Bajo el lema “Yo SÍ, Sanidad Universal” una serie de usuarios y trabajadoras del Sistema Nacional de Salud (SNS) hemos organizado una campaña de desobediencia civil frente a la reforma sanitaria, recogida en el Real Decreto-Ley 16/2012, que supone la exclusión de cientos de miles de personas del derecho a recibir atención sanitaria y el repago de medicamentos y de ciertas prestaciones sanitarias.

El modelo anterior era universal, es decir, el acceso a la sanidad estaba garantizado a toda la población sin excepciones. Ahora, sólo las personas “aseguradas” podrán tener garantizado el acceso a algunas prestaciones “básicas”.

Hemos desarrollado líneas de acción para articular y visibilizar la objeción de conciencia de los profesionales al RDL y para organizar, sostener y proteger la desobediencia civil de profesionales y usuarias para mantener la atención sanitaria, a través de la creación de una red de grupos de acompañamiento que acompañan a las personas afectadas a recibir asistencia, denuncian y visibilizan su situación y actúan de vínculo entre las profesionales y las personas afectadas.

Puedes encontrar más información en nuestra web: www.yosisanidaduniversal.net

Si quieres saber más sobre nuestras actividades en este primer año que lleva en vigor la reforma, puedes consultar aquí nuestro Informe “Un año de exclusión, un año de desobediencia”: http://yosisanidaduniversal.net/media…

¡Queremos una sanidad pública, de tod@s, para tod@s!

E-mail:yosi.sanidaduniversal@gmail.com
Facebook:Yo Si Sanidad Universal
Twitter: YoSisanidaduniv
Web: http://www.yosisanidaduniversal.net

Respecto a las músicas empleadas en la realización de este vídeo, queremos agradecer a tod@s l@s artistas que libremente ofrecen su música para uso colectivo y que nos han permitido utilizarla en nuestro vídeo. Las músicas empleadas han sido descargadas del servidor de música de Jamendo y cuentan con una licencia de copyleft que permite utilizarlas para fines no comerciales. Los temas utilizados son:
1. Spiritual Invincibility – Alex Huss & Emancipator
2. Quand je serai grand – INSTRUMENTAL VERSION – Löhstana David

La edición de este vídeo ha sido realizada por Lucía Miret y Celia Hernández, cuyos trabajos se pueden encontrar en este canal: https://vimeo.com/lcdocumentales

Publicado en Salud pública, sanidad pública | Etiquetado , | 4 comentarios

Una comisión de sanidad esterilizada


Ayer la Oficina Antifrau de Catalunya archiva el caso Pedrosa, sentando un peligroso precedente de impunidad ante el incumplimiento de las leyes, como la ley de incompatibilidades.
.
Hoy, El Parlament de Catalunya cierra la Comissió d’Investigació sobre la Gestió en l’Àmbit Sanitari i les Relacions entre el Sector Públic Sanitari i les Empreses, sin haber aclarado ningún escándalo y corriendo un tupido velo sobre las muchas irregularidades detectadas en la sanidad catalana. El mensaje es “aquí no ha pasado nadasi ha pasado cerramos los ojos”.
.
¡Los ciudadanos no podemos cerrar los ojos ante tamaño atropello de nuestro sistema público de salud!
.
.
  • La investigación de la sanidad se cierra en el Parlament sin aclarar ningún escándalo
  • CiU y PSC vetaron 80 comparecencias

Ramon Bagó comparece en la comisión de investigación sanitaria. / ALBERT GARCIA

La comisión de investigación de la sanidad pública catalana se cerró ayer sin que haya servido para aclarar ninguna responsabilidad sobre los escándalos destapados en el último año y medio. Los dos principales arquitectos del sistema en las últimas tres décadas, CiU y PSC —que vetaron juntos la comparecencia de 80 ex altos cargos, gerentes, concejales y expertos propuestos por el resto de partidos— sumaron fuerzas con el PP para tumbar la mayoría de las conclusiones que apuntaban a la existencia de conflictos de intereses, desviaciones presupuestarias, contrataciones irregulares y cobros no justificados por parte de gestores y directivos de hospitales y consorcios. ICV anunció que llevará la documentación acumulada durante los trabajos de la comisión a la fiscalía. El diputado ecologista David Companyon calificó los resultados de “farsa”.La comisión celebró ayer su última sesión, en la que se debatieron las conclusiones de los siete grupos y se aprobó un dictamen que se debatirá en el pleno. Los partidos debían poner luz, entre otros casos, a las relaciones entre el ente público Consorcio de Salud y Social de Cataluña (CSC) y el grupo Serhs, presidido por Ramon Bagó, investigadas por la fiscalía. El grupo obtuvo contratos por valor de 50,85 millones de euros en hospitales gestionados por CSC cuando Bagó era un alto cargo de este consorcio. Para CiU, estos contratos “se han ajustado a la normativa de contratación vigente en cada momento”. Mientras que ERC, ICV, CUP y Ciutadans concluyeron que ha existido un conflicto de intereses públicos y privados personificados en la figura de Bagó, ni CiU ni el PSC ni el PP —que solo votó a favor de sus conclusiones— reconocieron irregularidades.

Isabel Vallet Sànchez

Isabel Vallet Sànchez de la CUP

“Falta de autocrítica”

Los diputados critican el veto impuesto a decenas de comparecencias

La autocomplacencia que ha reinado durante la comisión fue criticada incluso por ERC. “Denunciamos la falta de autocrítica de CiU y PSC”, declaró la diputada Alba Vergès. “No podemos venir con la premisa de que todo ha ido bien”, dijo. Eso es lo que hizo CiU en la mayoría de casos, salvo alguna excepción, como el del hospital de Sant Pau, donde los convergentes admitieron “desviaciones presupuestarias” y “problemas organizativos”. “Los ciudadanos pueden confiar en un sistema de excelencia y calidad”, resumió el diputado Albert Batet.Otro de los casos investigados ha sido el del holding municipal de Reus Innova, que mantiene imputados a Josep Prat, expresidente del Instituto Catalán de la Salud (ICS); Carles Manté, exdirector del Servicio Catalán de la Salud (CatSalut) y 13 ediles del ayuntamiento de Reus del PSC, ICV y ERC. Innova pagó a Manté 720.000 euros sin justificar, según un informe del interventor municipal. Sobre este caso, CiU manifestó que el Departamento de Salud “no tuvo relación directa con la estructura de Innova” y destacó que la parte sanitaria no es mayoritaria en el grupo de empresas municipales.CiU, PSC y el PP votaron en contra de afirmar, como proponía ERC, que los cobros de Manté “no han sido suficientemente explicados” a pesar del elevado volumen de documentación presentado a los diputados. Los tres grupos también tumbaron otro punto en el que los republicanos ponían de manifiesto la “importante desviación presupuestaria” en la construcción del hospital Sant Joan de Reus o la “falta de mecanismos” para controlar los recursos públicos.

Jordi Roca Mas

Jordi Roca Mas del PP

El PP acusa al PSC de haber impulsado la comisión por “conflictos internos”

Lo mismo sucedió con las conclusiones de ICV, en las que los ecosocialistas afirman que la actuación en el caso de Prat “invita a pensar en un claro conflicto de intereses” y en “incompatibilidades que la investigación judicial deberá esclarecer”. Prat fue contratado por el exalcalde Lluís Miquel Pérez (PSC) para ponerse al frente de Innova, puesto que hizo compatible con el de presidente del ICS y vicepresidente de USP Hospitales, un grupo sanitario privado.El resto de partidos denunciaron el “acuerdo” entre CiU y el PSC para vetar comparecencias, calificado de “vergonzoso” por el diputado de ICV, Marc Vidal. “Se han dedicado a hacer ver que aquí no ha pasado nada”, criticó Vidal, para quien en la sanidad catalana ha habido “mala gestión y salarios desorbitados”. El diputado criticó que la falta de tiempo para analizar la ingente documentación aportada y el formato de las sesiones —largas y con tiempos muy acotados para las preguntas de los diputados— ha impedido llegar a conclusiones claras, lo que no impide “confirmar las hipótesis” de partida. La misma queja la hizo Juan Manuel Villegas, de Ciutadans. “La limitación más importante ha sido el veto a las comparecencias”, dijo. Su partido pidió “endurecer la normativa de incompatibilidades” y “un mayor control del dinero público”.La crítica más dura fue la de Isabel Vallet, diputada de la CUP, que calificó la comisión de “fracaso”. “Ha habido un pacto de silencio entre el PSC, CiU y el PP que ha planeado sobre todos los trabajos de la comisión y sobre las votaciones”, dijo Vallet. “No se han depurado responsabilidades políticas y no se ha cuestionado el modelo”, afirmó.

Marc Vidal i Pou

Marc Vidal i Pou de ICV-EUiA

“Se han dedicado a hacer ver que aquí no ha pasado nada”

Marc Vidal, ICV

El PSC, partido que impulsó la comisión en la pasada legislatura, defendió sus propuestas, entre las que figura la aplicación de las normas del derecho administrativo a todas las entidades proveedoras, independientemente de si son públicas o privadas. “CiU, ERC y el PP se han negado a aprobarlo”, se quejó Jordi Terrades, diputado socialista. El PP achacó a los socialistas el haber auspiciado la comisión por “conflictos internos”. “No estamos nada satisfechos”, ilustró Jordi Roca. Sobre las presuntas irregularidades en la Corporación de Salud del Maresme y la Selva, CiU se limitó a criticar la “filtración” del informe Crespo “por motivos absolutamente partidistas”. Ese informe, elaborado por la Sindicatura de Cuentas —que lo archivó con el único voto en contra del síndico nombrado por ICV— y publicado por EL PAÍS, puso de manifiesto pagos irregulares por 1,3 millones de euros.

Fuente: El País
Podeu seguir tot el debat de  la darrera sessió de la Comissió d’Investigació sobre la Gestió en l’Àmbit Sanitari i les Relacions entre el Sector Públic Sanitari i les Empreses. 22/10/2013, al Canal Parlament.
Publicado en sanidad pública | Etiquetado , , | 1 Comentario

‘Caso Padrosa’: peligroso precedente


Continuando con el ‘caso Padrosa’, es importante la valoración del archivado del caso que hace hoy en El País, Andrés García de la PARS, la plataforma que destapó el caso.
.

El director de la Oficina Antifrau de Catalunya, Daniel de Alonso. (ELISENDA ROSANAS / ACN)

La Oficina Antifrau de Catalunya (OAC) ha terminado su investigación sobre las incompatibilidades del número 2 del Departamento de Salud, Josep Maria Padrosa. Concluyen que incumplió la Ley de Incompatibilidades y la Ley de Ordenación Sanitaria del CatSalut al compatibilizar cargos en seis empresas sanitarias privadas y su función en el Gobierno de Cataluña. Padrosa incurrió también en infracción al tardar 21 meses en presentar su declaración de actividades, bienes e intereses.

La OAC se limita a constatar una situación ilícita, pero no exige que se inicien las acciones necesarias para que se destituya a Padrosa, algo que marca claramente la ley en su artículo 18: “Las infracciones graves se sancionan con la destitución inmediata del alto cargo infractor”.

Las leyes de incompatibilidades sirven para impedir que quienes tienen conflictos de intereses accedan a un cargo público, ya que no se puede garantizar la neutralidad necesaria para servir al interés general. Este nombramiento se puede calificar de fraudulento por haberse hecho fuera de ley. Es importante matizar que es irrelevante si el alto cargo ha usado su influencia para sacar beneficio propio o para terceros. Eso pertenecería al ámbito de los delitos penales. Un alto cargo, además de ser honrado, debe parecerlo. Y Padrosa ni siquiera lo parece.

Lo que ha hecho la OAC sienta un peligroso precedente. El mensaje que envía a los gobernantes es que se pueden saltar las leyes sin que haya consecuencias, que las leyes sobre incompatibilidades no les afectan. Si después se descubre algún pastel, con una regañina se salda el tema. ¿Para eso están previstas las sanciones? ¿Van a abrir otra investigación ahora que se sabe que Padrosa sigue siendo a hoy día apoderado de otras siete empresas sanitarias y que fue consejero de otra más hasta agosto de este año?

Señores de la OAC, las leyes están para cumplirlas (obvio para algunos, quimera metafísica para otros). Ustedes deben exigir su acatamiento y el cese inmediato de Padrosa. ¿Han siquiera recomendado su destitución? Si Boi Ruiz no le cesa, podría estar incurriendo en un acto de prevaricación administrativa al no cumplir con lo que la ley le obliga. La impunidad, ayudada por la falta de contundencia de organismos de supuesto control democrático como la OAC, campa a sus anchas para el 1% de nuestra sociedad. ¿Así es como esperan que la ciudadanía empiece a confiar en las instituciones?

Andrés García es investigador de la Plataforma de Afectados por los Recortes Sanitarios (PARS).

Publicado en sanidad pública | Etiquetado , , , | 4 comentarios

Sous i organització al·lucinants en el Clínic


Alfons Quintà planteja dubtes respecte si la resolució del Parlament de Catalunya sobre que el Clínic sigui un “consorci públic”serà assumida o no per la Generalitat. És un article esfereïdor que posa de manifest una realitat poc coneguda de l’Hospital Clínic de Barcelona i de la política sanitària catalana.
.

Hi ha dubtes sobre si la Generalitat assumirà la resolució parlamentària respecte a que el Clínic sigui un “consorci públic”. El director, Josep Maria Piqué, es resisteix, mentre apareixen insòlites pràctiques internes. Les runes de la moribunda sanitat pública espanten tothom. Estem en el “salvi’s qui pugui” sanitari. De pèssimament només podem anar a pitjor. Tothom reconeix que tot va a la deriva.

Alfons Quintà. Dilluns, 21 d’ octubre del 2013

El conseller de Salut de la Generalitat, Boi Ruiz, i el director general de l’Hospital Clínic de Barcelona, Josep Maria Piqué / FOTO:barnaclinic.com

Dimarts hi haurà la penúltima reunió de la comissió parlamentària d’investigació en sanitat. La setmana passada hi hagué una compareixença del conseller Boi Ruiz al Parlament que fou ofegada pels mitjans oficialistes.

L’Hospital Clínic de Barcelona (HCB) és ara la pedra de toc de la destrossa sanitària. S’exposarà la seva singular organització, amb aspectes de qüestionable legalitat. Oficialment no és privatitzarà la gestió. Serà per què ja ho és? A quant va el quilo d’enganyifes?

Cal témer que la llei d’acompanyament del pressupost i l’aventurisme d’ERC puguin permetre que, en la pràctica i en realitat, es tiri enrere una recent resolució del Parlament reafirmant que l’HCB ha de ser (és a dir, continuar sent) “un consorci públic”. Si aquella resolució no és tradueix en un gir coperniquià dins del Clínic, que és el compta, el Parlament haurà assumit una gran ensarronada.

Sous fabulosos i poder privatista

De moment, en el Clínic hi continua havent uns sous fabulosos per a la seva cúpula mèdica, encarnació d’un tipus de poder corporatista i privatista, sense parió enlloc. També hi ha una autoprotecció d’aquella petita cúpula mèdica, mitjançant una organització de dubtosa legalitat que s’exposarà en aquest paper.

En aquella cúpula no hi ha “mileuristes”, sinó “centmileuristes” i fins i tot força més. Per tant, de moment, la resolució del Parlament està contradita pels fets. Si la contradicció perdurés, el legislatiu català encara incrementaria el seu ja substancial desprestigi.

L’esmentada resolució parlamentària esdevindria una enganyifa, si es mantingués l’actual estructura interna de l’HCB. Té més de paternalisme medieval (però amb sous de Wall Street) que no pas d’una sanitat pública moderna i equitativa. Ai las, témer la seva supervivència està ben justificada, mentre Piqué sembla disposat a tot per sobreviure.

El Parlament, inclosos diputats de CiU que no són del “pinyol”, viu als llims, mentre la direcció de l’HCB du a terme una pressió política immensa per mantenir privilegis, junt amb altres disfuncions que s’exposaran. La direcció de l’HCB no vol ser un “consorci públic”. En aquesta pressió hi juga un paper decisiu Xavier Pomés, antic conseller d’Interior i de Sanitat, sota Pujol, i ara president del Patronat de l’HCB. Va fallir en el mateix càrrec respecte a l’Hospital de Sant Pau.

Tirar enrere una resolució del Parlament

Dit de manera clara, el director general de l’Hospital Clínic de Barcelona, Josep Maria Piqué, està intentant fer tirar enrere la resolució del Parlament de Catalunya que, en principi, frenava la privatització de la gestió d’aquell centre, públic per antonomàsia, des de sempre. Però ha passat a estar molt marcat per la privatització de fet duta a terme d’amagatotis per Piqué, en total entesa amb la Generalitat.

Estem davant un cas molt típic de casa nostra. Consisteix en no complir una norma (o una resolució) superior a base de disposicions inferiors o bé només de fet. Un polític del segle XIX ho va descriure gràficament dient que deixaria a l’oposició promulgar les lleis si ell, des del govern, pogués redactar els reglaments.

Piqué, home cent per cent al servei de CDC, vol des de sempre convertir l’HCB en un ens de gestió privada, en benefici d’una petita cúpula de metges amb guanys estratosfèrics. Boi Ruiz va creure que l’HCB seria un model per la sanitat pública concertada, mentre que Innova -la de l’imputat Josep Prat- seria el model per a la destrucció de la pública pura. Recordar-ho fa riure.

Una part d’aquell somni (Innova) ha acabat sent un meravellós antimodel. El model del Sant Pau va inspirar a Piqué i a Pomés. Decidiren aplicar-lo a l’HCB malgrat que també va fallar, fracassant estrepitosament Xavier Pomés.

El que passi amb l’HCB serà un senyal fort. ERC o Piqué han obrar en un sentit o altre. Això acredita que CiU i també Ruiz estan superats per un desastre que també ha caigut sobre ells. Això no atenua gens la seva responsabilitat.

Maniobra preelectoral d’ERC

Ruiz, Prat i Piqué creien que tenint al seu servei l’aparell mediàtic de la Generalitat tot aniria com una seda. Malgrat això, s’ha aconseguit mostrar que la destrossa de la sanitat a fet perdre vots a CiU. Finalment, ERC ho ha copsat i no vol que li passi el mateix.

La por de perdre vots per la destrossa sanitària, com li ha passat, i li continuarà passant a CDC, va fer que ERC optés per votar l’esmentada resolució parlamentària. Va ser per sortir de pas, atès que en sanitat ERC és una barreja d’ignorància (a nivells còsmics en el cas de la diputada Alba Vergés) i d’un gran fetge, com el té CiU.

A ERC, d’humanisme, d’equitat, de sensibilitat o d’amor al progrés, res de res. No hi ha cap certesa de que ERC, amb la seva probable aprovació de la jurídicament nefasta llei d’acompanyament del pressupost, no doni un pas, o més, en sentit contrari, oblidant-se del “consorci públic”. Sempre pot redir que “és culpa de “Madrit”. No ve d’un pam.

En tot cas, amb una resolució parlamentària no n’hi ha prou. El que cal és destruir l’estructura de poder de Piqué i liquidar la seva insensata, però interessada, aventura. Parlar de “consorci públic” per continuar com abans, no pot deixar de ser considerat com una aixecada de camisa per part d’ERC. Aquesta maldat si que li faria perdre vots a ERC.

Un lingüista diria que en política és perillós usar un lexema que és antagònic al semantema. És el que passa amb el nom de Piqué i el concepte “consorci públic”. Dels naps no se’n pot dir cols.

No és possible intentar que l’HCB tingui tan sols una aparença de “consorci públic” confiant-lo a una persona (Piqué) que ha dedicat la seva vida a lluitar contra la naturalesa pública de l’HCB. Tanmateix, no cal menysprear la set de poder de Piqué ni el seu desig de continuar en el Clínic. També hi ha la dificultat per trobar substituts en una sanitat que està en runes.

Activitat frenètica de Piqué

L’aprovació d’aquella resolució del Parlament, amb els vots de CiU, ERC i PSC va ser tot seguit interpretada, crec que cofoiament, com la derrota de la política privatista de Piqué i de Ruiz.

Amb un sou oficial de, com a mínim, 180.000 euros (segons la memòria del 2010) ara Piqué podria arribar als voltants dels 250.000 euros amb les dietes i percepcions del dit “multigrup” del propi Clínic. Són de tota mena. El Piqué n’és president o bé vocal nat.

Precisament aquella memòria, cent per cent oficial, però reservada, si bé en tinc un exemplar, mostra que hi ha trenta col·laboradors de Piqué que cobren, com “total fix, més variable, sense decrement”, més de cent mil euros a l’any. És a dir prop de disset milions de les antigues pessetes per any i persona.

D’altra banda, les pàgines 48 i 49 d’un altre document, “Els comptes anuals de l’exercici acabat el 31 de desembre del 2012”, detallen vint-i-una empreses del “multigrup” amb Piqué com a alt directiu.

Barnaclínic és la més important, sobretot a l’hora de mantenir una cúpula fidel a Piqué, que en casos guanya fins i tot més que aquest mateix. Apareix ressenyada en la llista la inefable Trasplant Services Foundation (TSF).

Trasplant Services Foundation

Aquesta mereixeria un llarg article per si sola. Resulta que el 2010 (sic) la Generalitat va efectuar el següent i breu “diagnòstic de la situació”, inclòs en els Pressupostos de la Generalitat pel 2011:

“Des del passat 29 de juny (del 2010) -afirmava- la Trasplant Services Foundation té el mandat per Decret de Govern (de la Generalitat) de dissoldre’s per traspassar al Banc de Sang i Teixits (BST) la gestió de les seves funcions. Durant el 2011 (sic) s’espera concloure aquest procés de traspàs i dissolució”.

Però ves per on en els “comptes anuals de l’exercici acabat el 31 de desembre del 2012” (sic), del propi HCB, en l’epígraf d’inversions financeres apareix el següent i curiós text:

“Les participacions a empreses del grup corresponen, principalment, a una participació del setanta per cent en el capital social de Barnaclínic S.A. Durant l’exercici 2012, el Clínic ha adquirit a la Trasplant Service Foundation 57 milers d’euros d’accions de Barnaclínic SA. (A) 31 de desembre de 2012 no s’han preparat comptes anuals consolidats donat que l’impacte no serà en cap cas significatiu”.

Qui mana en sanitat?

Qui mana, Piqué o la Generalitat? Segons em diu una font de CDC, Boi Ruiz sap que fins i tot dins de CDC se’l veu amb “fàstic” (mot usat per la font). Aquesta em diu que molts militants l’acusen d’haver causat un gran dany a CDC i que no n’és membre.

Li contesto que Ruiz sempre ha obeït a Mas i a Mas-Colell, cosa en la qual la font em dóna la raó. A veure s’hi ha el que en francès en diuen una “guerra de caps”. De caps radicalment i públicament fracassats.

De la trajectòria de l’HCB en el terreny, sovint molt rendible dels trasplantaments, sang i teixits també caldria escriure’n. És un camp on la distinció entre públic i privat és legalment important.

La resolució del Parlament qualificant de “consorci públic” a l’HCB sembla una broma, si es mira l’actuació de Piqué. No es pot aplicar aquest nom a un conjunt pel qual Piqué ja ha optat, fa anys, amb la complicitat i l’aplaudiment de la Generalitat, per una estructura d’acreditada manca d’equitat, junt amb una al·lucinant singularitat sindical, que ara s’exposarà, tot en un marc d’un sever privatisme però no pas jugant amb diner privat sinó amb el públic.

Obrant així si guanyen, guanyen, i si perden, per alguna pot servir tenir amics a la Generalitat. Tot és fàcil d’explicar i per a alguns fàcil d’assumir.

L’únic programa d’acció de Piqué i de tota l’estructura organitzativa que ha creat en el HCB són cent per cent privatistes i sobretot corporatives, en les pitjors i més extremes accepcions dels dos mots. És així documentalment i també segons les explicacions de Piqué al personal, de les quals en tinc coneixement molt detallat. Algunes d’aquestes font consideren que Piqué està tan àvid de poder que també podria optar per abandonar el seu pla privatitzador.

Conveni franja pels metges

Un aspecte clau del poder de Piqué és l’existència d’un conveni franja pels metges, així com un sindicat diguem-ne de la casa també per a metges (de nom Associació Professional del Comitè de Delegats Mèdics, APCDM) i tot plegat tenint com element clau BarnaClínic.

És una molt cara clínica privada del propi Clínic i situada dins del mateix HCB. Hi treballen periòdicament metges del propi HCB, degudament triats i autoritzats, cobrant xifres fabuloses així com llogant equipament i personal auxiliar també de l’HCB.

Òbviament, poder ser intervingut pagant, a Barnaclínic, no implica cap llista d’espera. La manca d’equitat és paradigmàtica. Com a pacient del sistema públic, podries (ara segur) haver d’esperar-te per falta de sala d’operacions, o d’equipament, o de personal, que està treballant (i cobrant infinitament més) a Barnaclínic.

A més, no es tracta d’una competició entre la sanitat privada (que ha requerit una inversió a uns accionistes i implica un risc econòmic), sinó de l’ús gens equitatiu de mitjans públics usant personal format i en plantilla en el sistema també públic.

A la vegada, hi ha el problema de la imposició -ja que Barnaclínic té exaccions fiscals- i de les diferències en el tarifari.

Un tema particularment clau i delicat és, segons m’informen diverses fonts, que l’afiliació a l’associació pretesament sindical citada (l’APCDM) seria paral·lela o fins i tot podria ser iniciada amb una possible unitat d’acte amb la signatura del contracte del metge. Crec que tot això s’aclarirà perquè realment precisa una aclariment jurisdiccional.

Tot continua igual que sempre

Resulta grotesc que el parlament aprovi una resolució formal reiterant que el HCB ha de ser un “consorci públic” i tot continuï com sempre.

És a dir amb, per un costat, una entesa total entre Piqué, emparat per la seva petita cúpula, però cada dia més criticat per metges joves i altra personal i, per l’altra costat, un Boi Ruiz i un Xavier Pomés que s’identifiquen del tot amb Piqué. La proximitat a Piqué de membres de sindicats dits de classe i no de classe també té interès.

La setmana passada, la compareixença de Boi Ruiz en el Parlament fou ignorada per la majoria de mitjans informatius, malgrat que algunes mentides hi foren desemmascarades. El búnquer sanitari de CDC no té rumb ni nord. Els usuaris patiran encara més, en un clima de desvergonyiment i cinisme.

Com havia previst, els fets demostren que el que queda de la sanitat publica catalana està acabant d’ensorrar-se. Ofegat per la seva incapacitat, sempre amanida de supèrbia, Ruiz ha esgotat l’arsenal de mentides.

De la sinistre màxima maoista “abans de construir, cal destruir” ha complert la segona part, mentre no pot ni vol encarar la primera. No és un joc de paraules, sinó la realitat pura i demostrable.

La sanitat, model a escala de la Generalitat

El que va ser la sanitat catalana avui és una reproducció condensada i letal de la política general de la Generalitat. És un desastre palès al qual només li apliquen un ungüent fallit, per sobredosis: “La culpa és de Madrit”. Així comença i acaba el seu discurs. No en queda res més. Continuen volen tapar-ho amb l’ús i abús de l’estelada. Però ja no els hi pot servir ni de dodotis, de bolquers. Estan més nusos que el rei del conte d’Andersen.

En canvi, si les mentides es convertissin en euros, se’ls hi haurien acabat els problemes econòmics. Tanmateix, un milió llarg de catalans coneixen i pateixen més o menys directament la maldat sanitària de la Generalitat. En efecte, finalment la Generalitat reconeix que hi vuitanta mil persones en les ben seves llistes d’espera. És menys fals que no pas negar-les, negació en la qual han excel·lit fins fa ben poc.

Però continua sent mentida. Un alt facultatiu, amb carnet de CDC fins fa poc, em diu que el nombre real de l’espera és força més del doble, comptant aquells que no poden ni entrar en les llistes d’espera per un endarreriment deliberat de proves diagnòstiques.

Si hi afegim els seus familiars, els dels 240.000 funcionaris de la Generalitat i les seves famílies, el personal sanitari acomiadat (avui menys que demà) i el retallat, junt amb llurs famílies, arribem o superem ben bé el milió de persones.

Dos anys de denúncies sanitàries

En el coneixement de l’immens drama, estem millor que el 25 d’octubre del 2011, quan vaig escriure el primer article al Diari de Girona exposant qui era realment Josep Prat. Llavors temia ser pres per histriònic. Ara ja és veu que els botxins de la sanitat pública són Mas, Mas-Colell, Ruiz i els seus.

Els que se’ls van creure, avui són menys que ahir, més que demà i molts centenars de milers més dels que se’ls creuran el dia de les eleccions, probablement anticipades.

L’han feta i l’han de pagar. Tot indica que també ho haurà de pagar ERC que ha estat tirant pedres i amagant la mà. Però quant a enfocaments de superació real i efectiva del gran dany causat, encara no hi ha res.

Font: Crònica Global
Publicado en Privatización, sanidad pública | Etiquetado , , | 1 Comentario

Antifraude archiva el expediente abierto a Padrosa


Boi Ruiz apoya al director de CatSalut. Josep Mª Padrosa

A pesar de haber detectado incumplimiento de la ley de incompatibilidades para cargos públicos, la Oficina Antifrau de Catalunya (OAC) ha cerrado el caso y archivado el expediente abierto a Josep Maria Padrosa.

Después de la defensa a ultranza que le brindó Boi Ruiz en la Comisión de Salud del Parlament el pasado jueves, era previsible que la OAC archivara el caso, aunque no lo entendemos porque motivos sí había.

Oriol Güell destapó en junio en  El País el incumplimiento de la ley de incompatibilidades por parte de Josep Maria Padrosa, actual director del CatSalut, a partir de una investigación realizada por  La_Pars.

  • Antifraude pide a la Generalitat más control de los altos cargos.
  • Josep Maria Padrosa, ‘número dos’ de Sanidad, tardó 21 meses en declarar sus actividades, bienes e intereses

Pere RíosEl País

Josep Maria Padrosa

Josep Maria Padrosa fue nombrado director del Servicio Catalán de Salud (CatSalut) el 4 de enero de 2011 y hasta el 25 de octubre de 2012 no presentó las declaraciones de actividades y bienes e intereses a las que estaba obligado por ley. Pese a todo, siguió compaginando su cargo público con el de apoderado de seis empresas privadas de la Corporación Fisiogestión que en los últimos tres años han facturado a la sanidad catalana más de 35 millones de euros.

Padrosa había sido director general de ese conglomerado empresarial desde diciembre de 2002 hasta su nombramiento como número dos de la sanidad catalana. EL PAÍS destapó el caso el pasado 20 de junio y la Oficina Antifraude de Cataluña (OAC) abrió entonces una investigación que ha concluido en archivo al considerar que no existen indicios de delito. Ahora se ha sabido que hasta que no se abrió esa investigación, Padrosa no revocó los poderes mercantiles que tenía en Corporación Fisiogestión.

Pese al archivo, la OAC recomienda al Departamento de Gobernación y Relaciones Institucionales de la Generalitat que establezca las medidas necesarias para que los altos cargos presentes sus declaraciones de incompatibilidades en el plazo de tres meses que marca la ley, cosa que no hizo Padrosa. Del mismo modo, Antifraude envía copia de su informe a la Autoridad Catalana de la Competencia por las prácticas realizadas por si el grupo empresarial Fisiogestión, del que era apoderado Padrosa, hubiese mantenido prácticas colusorias contra la defensa de la competencia.

Padrosa camina tras el consejero de Sanidad Boi Ruiz. / JOAN SÁNCHEZ

Los poderes que tenía se revocaron cuando EL PAÍS destapó el caso

Antifraude concluye en su informe que aunque Padrosa compaginó durante dos años y medio su condición de alto cargo de Sanidad con los poderes en las empresas de la Corporación Fisiogestión, no se tiene constancia que los utilizara ni que ejerciera ningún acto de representación. Antifraude tampoco aprecia desviación o incremento del volumen de facturación de Fisiogestión que se pueda relacionar con el nombramiento de Padrosa.

Pese a todo, el informe de Antifraude sí que constata que Padrosa contravino la ley de incompatibilidades, pero que no se ha podido aclarar si la propia Generalitat le requirió para presentara las declaraciones de incompatibilidades que debía.

El organismo que dirige el magistrado Daniel de Alfonso sí que recomienda a la Generalitat que en los casos en los que sea notorio el nombramiento de una persona procedente del ámbito privado para un cargo público ponga en marcha algún tipo de control para que antes de ser nombrados se revoquen y se dejen sin efecto los poderes mercantiles de los que venía disfrutando en esas empresas.

Corporación Fisiogestión ha venido facturando a la sanidad catalana desde 2002 por importes que oscilan entre los 7,9 millones de aquel año a los 12,52 del último período, en 2012, en que formó una Unión Temporal de Empresas (UTE). Antifraude recela de ese agrupamiento y del argumento de que se hizo para aglutinar empresas competidoras con la única finalidad de concursar. Más bien considera que responde a una práctica habitual de concertar intereses para asegurarse el concurso público, como lo demuestran algunas cifras referidas a la contratación de los servicios de rehabilitación y logopedia. Por ese motico, la OAC decide enviar su informe a la Autoridad Catalana de la Competencia para que investigue si se ha vulnerado este principio de la contratación.

Fuente: El País
Publicado en sanidad pública | Etiquetado , , , | 1 Comentario

El gobierno catalán no privatizará la gestión del hospital Clínic


El centro será un consorcio público de la Generalitat y la Universidad de Barcelona

L’Hospital Clínic ha estat premiat en la 14a. edició del Premis TOP20.

El Gobierno catalán ha dado marcha atrás en una de las medidas de más calado de la legislatura en el campo sanitario: la privatización de la gestión del hospital Clínic, centro de referencia internacional por su actividad médica y científica. El hospital se constituirá como un “consorcio integrado por la Generalitat y la Universidad de Barcelona” y contará en sus órganos de gobierno y de dirección con la “presencia del conocimiento clínico del hospital”. La ley de compañamiento de los Presupuestos confirma un cambio de rumbo que ya había marcado una resolución aprobada en el Parlament a finales de septiembre tras el acuerdo entre CIU, ERC y PSC.

La reforma del hospital estaba pendiente desde 2008, cuando el Estado traspasó el centro a la Generalitat, que debía dotarlo de personalidad jurídica. La dirección del Clínic, con el beneplácito de la Generalitat, había dibujado un modelo similar al del hospital de Sant Pau: una institución con dos fundaciones, la que controla el patrimonio y la dedicada a la gestión. El proyecto contemplaba ceder a un grupo de médicos un papel principal en la gestión del hospital a cambio de que estos, junto con mecenas y otros participantes por definir, aportasen un capital inicial para la fundación de hasta 15 millones de euros.

La Generalitat, principal financiadora de un hospital que el año pasado contó con un presupuesto de 441 millones de euros, se apartaba voluntariamente de la gestión de la institución y solo seguía en la fundación patrimonial.

La incertidumbre sobre el futuro del hospital se ha prolongado durante meses, en parte porque el gobierno quería introducir la reforma en la ley de acompañamiento de los Presupuestos. Por el camino han surgido dudas y críticas por distintas razones, entre ellas el dudoso encaje legal del proyecto.

Pero no ha sido hasta que los partidos de la oposición —sobre todo ERC— se han posicionado en contra que el gobierno se ha visto obligado a dar marcha atrás y volver a un plan muy similar al engendrado durante el gobierno tripartito, que ya preveía hacer del Clínic un consorcio público, aunque en este caso con presencia también del Estado y del ayuntamiento de Barcelona. El Clínic sufrirá este año un tijeretazo de 17,5 millones por orden del Departamento de Salud.

Informa Antía Castedo en El País.
Publicado en Privatización, sanidad pública | Etiquetado , , | 2 comentarios

Las listas de espera en cirugía cardíaca han aumentado un 31%


Nota: Corregido el porcentaje de aumento en las listas de espera de cirugía cardíca del 23% al  31%.
.
Antía Castedo explica la intervención de Boi Ruiz en el Parlament exponiendo los resultados en su departamento durante el primer semestre de 2013 y presentando un “plan de choque” para contener las esperas en cirugía cardiaca. Àngels Martínez Castells lo comenta en su blog: Boi Ruiz, el cuenta-cuentos, malo para nuestra salud.
.

Salud aplica un “plan de choque” para contener las esperas en cirugía cardiaca

Boi Ruiz admite que 79.376 pacientes aguardan ser operados en la sanidad pública.

El aumento de las listas de espera en intervenciones tan vitales para la salud como las de cirugía cardiaca han obligado a la Generalitat a tomar medidas. El Departamento de Salud ha puesto en marcha un “plan de choque” para aliviar el problema, que sufren en especial dos grandes hospitales: el Vall d’Hebron (Barcelona) y el de Bellvitge (L’Hospitalet). Un total de 760 enfermos esperaban en junio en Cataluña una cirugía del corazón, frente a los 580 del mismo mes de 2012, lo que supone un aumento del 31%.

Josep Maria Padrosa (izquierda) y Boi Ruiz en el Parlament. / ALBERT GARCIA

El plan lo explicó ayer el consejero, Boi Ruiz, en la Comisión de Salud del Parlament, que reiteró su “total confianza” en Josep Maria Padrosa, presidente del Servicio Catalán de la Salud (CatSalut), a pesar de que el caso de presuntas incompatibilidades que protagoniza ha reavivado las críticas sobre las puertas giratorias entre la sanidad pública y la privada. Padrosa era apoderado de seis empresas privadas que en 2012 facturaron al CatSalut más de 14 millones de euros, lo que podría vulnerar varias leyes y ha provocado la apertura de una investigación por parte de la Oficina Antifraude de Cataluña (OAC). Ruiz y Padrosa comparecieron juntos ante la comisión de Salud del Parlament para explicar el caso y, en resumen, reiteraron lo que ya dijeron cuando este diario y la Plataforma de Afectadas por los Recortes Sanitarios (PARS) publicaron la información, en junio: Padrosa era apoderado de seis empresas, pero no lo sabía; y se apartó del concurso voluntariamente para no interferir.

El consejero de Sanidad defiende al director del CatSalut, acusado de un caso de incompatibilidad

Boi Ruiz apoya al director de CatSalut. Josep Mª Padrosa

“Todo el mundo que viene a la Administración pública llega desde algún lado y va a algún lado”, justificó Boi Ruiz, para el que el caso no va más allá de explicar que Corporación Fisiogestión —el holding dedicado a la fisioterapia, rehabilitación y logopedia del que Padrosa era director antes de ser puesto al frente del CatSalut— “guardó los poderes en una caja fuerte” y que Padrosa no volvió a utilizarlos. Este explicó que era “política” de la empresa no dar de baja los poderes de las personas que la abandonaban —aunque sí lo hizo en otros casos— y que él se limitó a firmar contratos derivados del concurso anterior y nunca del aprobado en 2012, cuando Padrosa dirigía ya el CatSalut, organismo que acaparó en 2012 un 97,9% de los 8.685,01 millones de presupuesto de Salud.

Las explicaciones de ambos no contentaron a los diputados. “Usted era apoderado. No existen poderes efectivos y no efectivos”, lanzó José Manuel Villegas, diputado de Ciutadans. Isabel Vallet, de la CUP, recordó a los comparecientes que la capacidad de influir en un concurso va más allá del proceso licitador. “Usted pudo acceder a información para colocar a sus empresas en una situación favorable. Esto lo entiende todo el mundo y no se debe permitir”, criticó Vallet. “¿Con qué autoridad puede pedir esfuerzos a los trabajadores?”, preguntó Josep Vendrell, de ICV, que también recordó que las condiciones del concurso aprobado en 2012 fueron sustancialmente mejores que las del anterior, de 2006.

Josep Maria Padrosa era apoderado de seis empresas con contratos públicos

Boi Ruiz aportó también, con retraso, los datos de las listas de espera cerrados en el mes de junio. A pesar del aumento de la actividad, el número de pacientes en lista de espera ha vuelto aumentar en los últimos seis meses: si en diciembre pasado eran 70.814, ahora son 79.376. El tiempo de espera medio para las 14 intervenciones cuyo tiempo máximo de espera —seis meses— está garantizado por ley ha descendido. Si en junio de 2012 los pacientes esperaban una media de 5,8 meses, en junio de 2013 la espera se había reducido a 5,45. Los datos, sin embargo, varían mucho según la operación: mientras que la espera media para una prótesis de rodilla es de 9,2 meses, para una histerectomía —la extirpación del útero— es de 3,54 meses.

El consejero no quiso responder a las denuncias realizadas por grupos de profesionales sobre la manipulación de las listas de espera en algunos hospitales. “Todo el mundo sabe que hay una lista A y una B”, le espetó Vallet. Ruiz, por su parte, atribuyó el colapso en las urgencias del hospital Vall d’Hebron a un “conflicto laboral” que no tiene “nada que ver con los recortes”. El miércoles había 81 pacientes esperando en urgencias para poder ingresar en el centro.

Fuente: El País
Ver también Punts de Vista
Publicado en sanidad pública | Etiquetado , , | 3 comentarios