La corrupción en la sanidad catalana explota por todas partes


Oriol Güell informa en El País que Carles Manté, exdirector del CatSalut, cobró durante 4 años de un hospital público sin trabajar en él e ingresó en ese tiempo más de un millón como consultor privado. Este caso se ha destapado a raíz de la, investigaciones sobre el caso Innova.  Un caso que pone contra las cuerdas a la sanidad catalana de los últimos años

Carles Manté comparece en la comisión de investigación sobre la sanidad en el Parlament. / albert garcia

El exdirector del Servicio Catalán de la Salud (CatSalut), Carles Manté, cobró durante casi cuatro años un sueldo opaco de un hospital público en el que no trabajaba, según han confirmado a EL PAÍS varias fuentes sanitarias.

Así lo ha puesto de manifiesto un auto hecho público hoy por el Juzgado de Instrucción 3 de Reus, que investiga el caso Innova. El escrito recoge que Manté estuvo contratado entre “el 22 de enero de 2007 y el 25 de octubre de 2010” por el Parc Sanitari Pere Virgili, que ocupa las antiguas instalaciones del Hospital Militar de Barcelona. El contrato, según ha podido saber este diario, era indefinido, de directivo y a jornada completa.

La supuesta actividad laboral de Manté en el hospital, sin embargo, no figura en ningún documento público, ni en las memorias del Pere Virgili y ni siquiera era conocida dentro del mismo centro sanitario, según han confirmado varios trabajadores. El hospital no ha ofrecido por ahora una respuesta a las peticiones de información de este diario.

El mismo Manté (y el resto de responsables de la sanidad pública catalana) ocultó este sueldo público en la comisión de investigación de las irregularidades en la sanidad pública, celebrada por el Parlament en 2013. Allí, el exdirector del CatSalut hizo un detallado resumen de su vida personal y profesional, pero omitió toda referencia a su contrato en el Pere Virgili. Manté llegó incluso a afirmar que al abandonar la dirección del CatSalut decidió abrir una consultora privada porque las ofertas laborales recibidas no colmaban sus “aspiraciones” retributivas. El exdirector del CatSalut llevaba más de tres meses percibiendo un sueldo público cuando abrió su consultora.

Manté cobró irregularmente del Colegio de Médicos y de  Catalunya Caixa

La revelación del juez del caso Innova aporta el último ejemplo de favores políticos que han azotado la sanidad pública en los últimos años y afecta de pleno al mandato de la entonces socialista Marina Geli como consejera de Salud durante los gobiernos del Tripartito (PSC, ERC e ICV).

Al sueldo de Manté en el Pere Virgili (cuya cuantía no ha trascendido) hay que sumar los 1,04 millones de euros obtenidos en esos mismos años por su actividad como consultor privado en materias también relacionadas con la sanidad pública. Esta actividad de consultoría es la que investiga el juez del caso Innova, ya que considera que Manté pudo conseguir clientes al “haberse aprovechado del ejercicio de su función pública [la dirección del CatSalut] para, una vez cesado, procurarse importantes beneficios” que el auto califica de “dividendos relacionales”. Manté, junto al expresidente del Instituto Catalán de la Salud (ICS) Josep Prat está imputado en este caso por los delitos de estafa y malversación, entre otros.

Fuentes conocedoras de la sanidad pública y de la trayectoria de Manté ofrecen una visión más amplia de sus últimos años en la sanidad pública. “Cuando Manté deja la dirección del CatSalut le faltan cuatro años para la jubilación. Marina Geli le encarga que ocupe cargos importantes pero no retribuidos en varios hospitales, entre ellos el de presidente del patronato del Hospital de Sant Pau y el de presidente del consejo rector de la Corporació de Salut del Maresme i la Selva. El sueldo en el Pere Virgili, donde alguna actividad sí que hace, era una forma de retribuirle por ello y asegurarle la cotización hasta los 65 años. Lo que nadie se imaginaba eran las cantidades que llegó a cobrar por sus actividades de consultoría, además de que era imposible que hiciera todas esas funciones a la vez”, resumen estas fuentes.

El exdirector del Catsalut y Josep Prat están imputados por estafa y malversación

Manté ocupó la dirección del CatSalut, responsable de toda la red pública sanitaria catalana, entre “enero de 2004 y diciembre de 2006”, detalla el auto. Justó entonces pasó a cobrar el sueldo opaco desde la sanidad pública y poco después, en marzo de 2007, creó la consultora CCM Estratègies i Salut. En ese primer año, el exdirector del CatSalut ya facturó desde su empresa 235.000 euros, 254.000 en 2008, 194.000 en 2009, 248.000 en 2010 y 105.000 en 2011, 1,04 millones de euros en total (IVA incluido).

El principal cliente de Manté fue la empresa municipal de Reus Innova, a la que CCM facturó en esos años un total de 840.000 euros. La segunda mayor fuente de ingresos de la consultora fue la empresa de seguros del Colegio de Médicos de Barcelona, Medicorasse, con 180.000 euros. Las otras entidades a las que CCM facturó consultorías son la fundación de CatalunyaCaixa (84.000 euros), el Consorcio de Salud de Catalunya (CSC, 6.000 euros) y el Servicio Aranés de la Salud (18.000).

El juez también considera que Manté vulneró la normativa de incompatibilidades al cobrar de estas entidades porque desde la dirección del CatSalut había tomado decisiones que habían aportado fondos públicos a todas ellas. “Hay que dejar sentado”, recoge el auto, “que el cargo de director del CatSalut pone a disposición de su titular información de naturaleza estratégica” que, según la ley de altos cargos de la Generalitat, obligaban a Manté a renunciar a “actividades privadas relacionadas con los expedientes en cuya resolución hayan intervenido directamente”. El juez establece que Manté pudo “haberse aprovechado del ejercicio de su función pública para, una vez cesado, procurarse importantes beneficios” en una “cascada de incompatibilidades” que le permitió “obtener dividendos relacionales” de su antiguo alto cargo.

El auto solicita ahora a la Fiscalía que informe si en los negocios de Manté con el Colegio de Médicos, la fundación de Catalunya Caixa y otras entidades “existen indicios de delito”. El juez, sin embargo, mantiene bajo secreto de sumario la parte principal de los delitos que se imputan a Manté. Esta está relacionada con la contratación de la consultora de Manté desde Innova, cuyo director era el también ex alto cargo sanitario Josep Prat.

Fuente: elpais.es

 

Acerca de Dempeus per la salut pública

Col·lectiu de persones en defensa de la salut pública
Esta entrada fue publicada en sanidad pública y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La corrupción en la sanidad catalana explota por todas partes

  1. Pingback: La corrupción en la sanidad catalana explota por todas partes | Boletín Informativo de la Sanidad Pública

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s