El nuevo modelo catalán de atención primaria prioriza la rentabilidad económica


  • El modelo tradicional de los Centros de Atención Primaria (CAP) está cambiando desde el 2014 por el modelo de las UGAP, las Unidades de Gestión de Atención Primaria
  • Metges de Catalunya denuncia que con el nuevo modelo los directivos no han mermado y el personal de base sí

EL CAP de Passegi de Sant Joan esquina con Ali-Bei / ENRIC CATALÀ

Los sistemas sanitarios basados en la atención primaria son más eficaces, obtienen mejores resultados en salud y tienen menos desigualdades y costes sanitarios, mientras que una atención primaria débil se asocia a una mortalidad general y prematura más elevada. Esta es una de las conclusiones del libro ¿ Cómo comercian con tu salud? (Icaria, 2014) elaborado por cuatro expertos catalanes. Incluso la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha pedido en varias ocasiones potenciar este tipo de atención. ¿Catalunya tiene un modelo de atención primaria que vaya en esta línea?

Controlada en casi un 80% por el Institut Català de la Salut (ICS), el proveedor público más grande en Catalunya, la atención primaria catalana está viviendo un proceso de transformación. Desde el 2014, el ICS está implementando un nuevo modelo de gestión de la atención primaria que cambia de forma sustancial la organización de los centros.

Ya no se habla de Centros de Atención Primaria (CAP), sino de UGAP, Unidades de Gestión de Atención Primaria, un modelo que de momento se va desplegando de forma “lenta y progresiva”, como apuntan desde el Foro Catalán de Atención Primaria (FoCAP).

¿En qué consiste este modelo?

Sara Manjón del Solar, directora de recursos humanos del ICS, fue quien propuso un nuevo modelo de gestión de la atención primaria enfocado a una mejora de la productividad. Este modelo se empezó a implementar en enero de 2014 bajo el nombre de UGAP. Inicialmente se desplegó en la región metropolitana norte de Barcelona, un área de la que Manjón había sido directora territorial de recursos humanos.

Lo que se pretende es unificar dos o tres equipos de atención primaria (centros de salud que tienen un coordinador propio) bajo una misma dirección. El objetivo, según explican los ideólogos, es fusionar centros, y por tanto, ahorrar directivos. El modelo pues, permitiría, según la información facilitada por el ICS a CatalunyaPlural, una interlocución territorial más cercana y dar más poder a los profesionales, además de reconocer su liderazgo clínico.

¿Cómo se está aplicando en realidad?

Como explica a Catalunya Plural David Arribas, presidente del sector de atención primaria de Metges de Catalunya, en el modelo antiguo para cada equipo había un coordinador elegido por los profesionales que “generaba confianza” porque trabajaba en el centro. En cambio, ahora, el nuevo modelo de gestión tiene una cúpula directiva que no ha sido elegida por los profesionales y que en muchos casos está exenta de prestar asistencia médica. “La realidad es que los directivos no han mermado y el personal de base sí”, explica Arribas. Además, el nuevo modelo de gestión engloba entre 40.000 y 70.000 usuarios, muchos más que con el modelo de CAP.

“Los directivos se dedican a potenciar que los números salgan y la única manera de cuadrar el presupuesto en atención primaria es ahorrando personal”, explica este doctor. Es por ello que este modelo ha terminado potenciando una reducción del personal y un trasvase de trabajadores de unos centros a otros. “Tenemos menos compañeros y más carga de trabajo. Además, piden cumplir con cosas que clínicamente suscitan dudas. Lo que se quiere es potenciar resultados cuantitativos y no cualitativos “, defiende Arribas en declaraciones a Catalunya Plural.

“Se priorizan los resultados de presupuesto sobre los resultados en salud”, se quejan por su parte desde la FoCAP, y dicen que “toda la parte cualitativa e intangible del trabajo se ignora y todo se orienta a resultados medibles cuantitativamente” . Añaden que allí donde se ha implementado se ha vivido un distanciamiento entre el órgano de gestión y la vida cotidiana de los centros de salud que favorece una gestión desconsiderada y poco democrática de los profesionales.

Falta de transparencia en la implementación

Este diario ha pedido al departamento de comunicación del ICS información referente a las áreas donde se ha implementado ya el modelo, cuál es el calendario que se pretende seguir y desde cuándo se está aplicando la medida. No obstante, desde el ICS responden que no pueden hablar hasta que “todo esté más definido”, a pesar de que hace más de un año que el modelo de las UGAP se está implantando.

Meses después de empezar a ponerse en práctica algunos médicos recordaron al ICS, explica Arribas, que este no era un modelo validado porque no había pasado ninguna auditoría interna. Debido a esto, el ICS en lugar de decir que implementa las UGAP dice que “algunos equipos entran en dirección única”. “Así es como hace siempre las cosas el ICS, sin informar a los usuarios”, denuncia.

El nuevo modelo y las posibilidades de privatización

A David Arribas este modelo le recuerda demasiado a la propuesta que hizo Josep Prat en 2013, antiguo director del ICS, de dividir el ente público en 22 empresas ficticias, una iniciativa que quedó parada, en parte, según la FoCAP, por la falta de credibilidad de su impulsor, imputado por el caso de corrupción Innova.

Con las UGAP, dice Arribas se crean “estructuras que se podrían terminar vendiendo. Es un modelo fácilmente privatizable a largo plazo”, explica, debido a que esta concentración de usuarios genera unidades más grandes y sostenibles y por tanto fáciles de externalizar. “El camino es el mismo, lo tengo claro”, añade.

Incluso antes de la polémica propuesta de Prat, en 2006 se intentó remodelar el ICS y se planteó una iniciativa, interesante para la FoCAP, que consistía en dar más autonomía a los equipos de atención primaria. Esta propuesta, que según el foro dio respuestas y resultados satisfactorios quedó paralizada “incomprensiblemente”.

En 2009 se empezó a dar más autonomía a los centros para que tuvieran más independencia en la gestión. Los acuerdos de gestión quedaron firmados en 2013 pero la autonomía real de los CAP se paralizó, ya que en lugar de que los centros pactaran el presupuesto directamente con el CatSalut como se planteaba, siguieron dependiendo del ICS. El último intento de reforma es la propuesta en busca de la rentabilidad económica de Sara Manjón: las UGAP.

Un sistema controlado por el ICS

El ICS -principal proveedor del CatSalut y entes de naturaleza pública- controla casi el 80% de la atención primaria en Catalunya, en total 285 equipos de atención primaria (EAP), lo que popularmente se conoce como CAP. El resto de centros están controlados en un 12,5% por otras entidades públicas, en un 6,8% por entidades con participación privada y en un 3,5% por Entidades de Base Asociativa (EAB). Los últimos años, y en el marco de crisis económica, el ICS ha visto reducido su presupuesto de 2.915 millones de euros en 2010 a 2.551 millones este año.

Fuente: El diario

Acerca de Dempeus per la salut pública

Col·lectiu de persones en defensa de la salut pública
Esta entrada fue publicada en Privatización, sanidad pública y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s