¿Qué proponen las diferentes formaciones políticas en materia de salud de cara al 27-S?


La comparación entre los programas se hace difícil ya que Junts pel Sí toma como base en su programa la creación de estructuras propias; la CUP, por ejemplo, apuesta por una transformación total del modelo publico-privado vigente en Catalunya y el PPC casi no ofrece propuestas en materia de Salud.

Trabajadores del Hospital Sant Pau en una imagen de archivo. / Edu Bayer

Salud es la principal partida presupuestaria del gobierno de la Generalitat con un 40% del pastel. Los recortes en más de 1.300 millones de euros en los últimos cinco años, algunas de las principales polémicas -como el proyecto VISC+, el Consorci de Lleida o la exclusión sanitaria- y hasta la celebración de un pleno extraordinario in extremis en junio han visibilizado su importancia. La diversidad de propuestas -en términos de contenido, concreción y contundencia- de las diferentes formaciones es considerable: mientras Junts pel Sí toma como base en su programa la creación de estructuras propias, la CUP apuesta por una transformación total del modelo publico-privado vigente en Catalunya, PSC y Unió defienden su continuidad y Catalunya Sí que es Pot propone detener la derivación de recursos, pacientes y servicios de los hospitales de titularidad pública catalana hacia la sanidad privada con ánimo de lucro. Por otra parte, C ‘s habla de un sistema público y universal que garantice el acceso “a todos los españoles” y que respete la iniciativa privada y el mutualismo. El partido de Xavier Garcia Albiol menciona muy pocas medidas en Salud que, además, son poco concretas.

(Para leer todas las propuestas, aquí podéis encontrar enteros los programas de Junts pel Sí , PSC , Catalunya Sí que es Pot , PPC , Ciutadans , la CUP  y  Unió .)

Junts pel Sí

La candidatura formada por los principales grandes partidos que durante la última legislatura han apoyado el sistema de salud vigente, CDC y ERC, no aportan muchas novedades de transformación o cambio en el modelo sanitario. “El simple hecho de disponer de recursos sin tener que renunciar a los que somos capaces de generar como país, permitirá consolidar y potenciar un sistema sanitario público de excelencia, sostenible y al servicio de las personas”, dice el programa. Así las propuestas toman como base la creación de una serie de estructuras propias que permitan gestionar aquella parte de la salud que es gestionada por el estado español, y no tanto cambiar el modelo de gestión existente. Por ejemplo, proponen la creación de la  Direcció General de Medicaments i Productes Sanitaris, el Centre Català d’Epidemiologia o la Agència Catalana de Recerca i Innovació en Salut. Ninguna de las propuestas habla de transformación del modelo sanitario, ni apunta a una mejora de la administración de los presupuestos para salud. “Hay que complementar todas las funciones que hoy en día ya se ejercen desde Catalunya con aquellas funciones que aún son reservadas al Estado”, reza el programa.

Una de las promesas del bloque independentista formado por CDC y ERC es la de garantizar la asistencia sanitaria universal. Una propuesta que sorprende dado que al gobierno de Mas le ha costado tres años hacer una nueva instrucción, la 8/2015, para incluir algunos colectivos que quedaban excluidos por la instrucción vigente en Catalunya hasta ese momento. Desde la Plataforma per una Atenció Sanitària Universal a Catalunya celebraban la nueva instrucción pero apuntaban a este diario que llegaba tarde.

Partit dels Socialistes de Catalunya

El PSC tampoco habla de transformar el sistema pero sí de modernizarlo, “preservando su carácter público”. Un sistema que, con el apoyo del gobierno del tripartito, se terminó de definir como hoy es: un modelo público-privado. En referencia a este punto una de las promesas es la de impulsar medidas de transparencia de la gestión del sector. Esta medida se incluiría dentro de una nueva Llei de Salut de Catalunya que prometen impulsar y que además quiere desburocratizar los centros y fomentar la participación de los profesionales en la gestión de los centros.

Una de las principales medidas en salud es la de garantizar el acceso universal a todos los ciudadanos al sistema sanitario público. La tercera medida del partido socialista es la creación de un plan de choque de tiempo máximo de espera garantizado, una medida que responde al aumento en los últimos años de las listas de espera para todo tipo de intervenciones y por las pruebas diagnósticas. También apuestan por el reforzamiento de la prevención, con medidas como la creación de un programa de educación alimentario para hacer frente al sobrepeso. También proponen fortalecer el papel de los profesionales del sector dentro del sistema, terminando con la precariedad laboral y recuperando las condiciones laborales y salariales. Por otro lado apuestan por la creación de un plan de choque para fortalecer la atención primaria en Catalunya. En cuanto a las competencias compartidas con el estado como la de los medicamentos, los socialistas apuestan por promover la ubicación de Barcelona de la “Agencia Española de Medicamentos y Productores Sanitarios”.

Catalunya Sí que es Pot

La confluencia entre ICV, Podem y EUiA propone “un programa de rescate de salud y sanidad” que ocupa cerca de veinte páginas. Entre las propuestas más destacadas está la de recuperar en un máximo de tres años las partidas presupuestarias destinadas a Salut en 2010, así como el gasto per cápita. También aseguran no hacer nuevos recortes en personal sanitario – y especifican “ni en condiciones salariales ni laborales, ni en jornadas, ni en número ni en condiciones de contrataciones” a ningún centro de la red pública catalana. Por el contrario, señalan que se recuperará el número de profesionales de 2010 y que se abrirá convocatoria de nuevas plazas de oferta pública de empleo en el ICS. En la misma línea también reabrirán las urgencias de los CAP y los CUAP, así como las camas y quirófanos de los hospitales públicos cerrados “por los recortes”.

Además, apuestan por revisar y hacer públicos todos los convenios del CatSalut con las diferentes entidades colaboradoras y detener la derivación de recursos, pacientes y servicios de los hospitales de titularidad pública catalana hacia la sanidad privada con ánimo de lucro, “esté o no ésta integrada en el SISCAT “, concretan. Por otra parte, y en relación a los polémicos proyecto VISC+ y el Consorci Sanitario de Lleida -ambos parados temporalmente- CSQEP asegura que detendrá definitivamente el proyecto de venta de datos sanitarios y que no hará el consorcio de Lleida.

En cuanto a la cobertura sanitaria, apuesta por un acceso universal y equitativo, más allá de cuál sea su situación administrativa, no aplicando el Real Decreto Ley 16/2012. Una de las medidas de ahorro de recursos sanitarios, según el programa, vendrá del refuerzo de la atención primaria, la salud mental, salud laboral y la salud pública.

Partit Popular de Catalunya

Entre las pocas propuestas del PPC está la de poder desgravarse en la declaración de la renta un 20% del coste de la mutua médica o la de tener el derecho a una segunda opinión médica en el caso de ser usuario de la sanidad pública. Por otra parte, sobre las urgencias el partido se compromete a aprobar un plan de reordenación de las urgencias y una partida extraordinaria para su descongestión, pero no se detalla cómo sería este plan ni cuál sería la cantidad de esta inyección extraordinaria. En cuanto a listas de espera tampoco se moja, ya que se limita a decir: “nos comprometemos a atenderte en un plazo razonable, prioritariamente reforzando los medios disponibles”. Destaca también la garantía de que “si eres mujer embarazada, tendrás el apoyo económico, social y psicológico que necesites. Aprobaremos una ley de apoyo a la maternidad y protección de la vida “.

Ciutadans

C’s habla de un sistema público y universal que garantice el acceso “a todos los españoles” y apuesta por un sistema público que integre los centros que forman parte del sector público y que prestan servicios “mayoritariamente” para el sector público, “sea cuals sea su titularidad”. El partido naranja propone la revisión de los criterios de adjudicación de provisión de servicios sanitarios a los centros del SISCAT, priorizando la utilización de centros del ICS y de concertados sin ánimo de lucro. Sobre los concertados establecerían mecanismos -aunque no se especifican- para garantizar su transparencia.

Para reducir listas de espera se plantea reabrir los quirófanos por las tardes y sobre el colapso de urgencias se indica en el programa se quiere reforzar la atención primaria, además de aplicar un tiempo máximo de espera para ser atendido y fijar en 24 horas el tope de estancia. Sobre presupuestos, se explica que se acabará con la falta de presupuesto y que es necesario el aumento de este “hasta niveles de financiación per cápita en salud equivalentes a los países de nuestro entorno”. Sobre personal, el programa habla de “incentivos” y de equiparar las condiciones laborales y salariales mínimas del sector en la media de los países europeos pero no habla de aumentar el número de profesionales.

Candidatura d’Unitat Popular

Desde la CUP, en su línea de la defensa de los servicios públicos de gestión 100% pública apuestan por un modelo universal, garantista y que no dependa del nivel de recursos económicos de la población. “Para garantizar un modelo de salud desatado del mercado y de cualquier concepción de mercado se deben reformular los principios que rigen nuestro modelo sanitario”, dice el programa, lo que hace que se planteen la transformación total del modelo publico-privado vigente. Una de las propuestas recogidas en el programa habla de abrir un debate amplio que permita replantear el modelo sanitario. En esta línea apuestan por la cobertura universal y el fortalecimiento de la atención primaria.

Con esta idea quieren también detener todos los proyectos privatizadores como los consorcios (el de Lleida y el del Hospital Clínico) o el proyecto Cims de Girona y la derogación de la instrucción 5/2015 del CatSalut que permite la prestación de asistencia sanitaria privada en los centros del SISCAT. También quieren detener el proyecto VISC+ de datos sanitarios y proponen un plan de choque para hacer frente a las listas de espera.

Unió Democràtica de Catalunya

Unió apuesta también por mantener la continuidad del modelo vigente, pero a diferencia de Junts pel Sí, explica claramente en el programa esta intención de defender un modelo con colaboración publico-privada. Las propuestas versan sobre todo en la apuesta sobre la prevención y la investigación. Entre algunas ideas proponen reforzar el derecho del paciente para elegir el médico y enfermero en la atención primaria. Pretenden desarrollar actuaciones para concienciar a la ciudadanía de la importancia de una mejor utilización de los servicios sanitarios, como el servicio de urgencias. También quieren impulsar el acceso a los medicamentos innovadores a todos los pacientes que lo necesiten, una medida que va en relación con los afectados por la hepatitis C, un caso que ha dejado fuera del medicamento de cuidado más efectivo del momento a algunos de los afectados por la enfermedad. Y prometen regular el sector privado de los seguros de salud para garantizar los derechos de los usuarios y los profesionales de este sector.

Fuente: El diari de la Sanitat

Acerca de Dempeus per la salut pública

Col·lectiu de persones en defensa de la salut pública
Esta entrada fue publicada en Salud pública, sanidad pública y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s