Lo que ya sabemos que debemos hacer el 27S


Salvador López Arnal con su ágil y desenfadada pluma, a próposito de los recientes hechos del Hospital del Parc Taulí, nos muestra al desnudo a donde irá a parar nuestra sanidad pública catalana si el 27S no votamos en positivo a quienes pueden evitar el desastre.

El artículo es más largo y de gran interés, aquí extraemos la parte que trata sobre la salud.

….

Se dan altas prematuras y en tres o cuatro días los volvemos a tener en urgencias [1]. Son palabras de un trabajador sanitario del servicio de urgencias del Hospital Parc Taulí de Sabadell, Barcelona.

En otras informaciones ya se han explicado las “derivaciones” que desde este centro público se hacían –y hacen- hacia hospitales de la empresa privada IDCsalud mientras se mantienen camas cerradas que justifican por la falta de recursos. A esas “operaciones” las llaman externalizaciones (que se pagan con dinero público y se gestionan bajo el prisma de intereses privados), a veces racionalización del servicio (¡que diría Kant si resucitase en .Cat 2015!), otras veces unidad sinérgica público-privado, incluso, con algo de chulería, consecuencia de la mejor sanidad de España y una de las mejores de Europa según señalara el pasado 4 de agosto la casilla 4 de la lista “Junts pel sí”, posición Rey-Reina-a-mi-no-me-tose-nadie.

¿Cuál es el alcance del colapso estructural del centro y hasta qué punto no hay “más recursos” como asegura la dirección? Responde el mismo trabajador: “Ahora mismo hay un paciente que lleva cuatro días en urgencias esperando hospitalización”. Las “derivaciones” a hospitales privados -General de Catalunya, la Clínica del Vallès, ambos del grupo IDCsalud- se hacen cuando el Taulí se queda sin camas (Boi Ruiz ríe de satisfacción y exclama: ¡tarea cumplida! ¡Es el máximo responsable de esa política; el hijo político del molt ex honorable, al servicio de las 400 familias de siempre, lo eligió para ello y lo ratificó tras las últimas elecciones!)

El escenario no finaliza aquí. “Una vez el drenaje de pacientes en planta se hace imposible por la falta de camas abiertas y los desvíos han llegado a su límite (el acuerdo de traspasos es de 2.000 pacientes al año) los enfermos quedan colapsados en las urgencias entre pasillos y boxes que en muchos casos no están del todo preparados”. Hay más: “Muchas literas se han cambiado por butacas, los pacientes pueden esperar entre cuatro y siete horas para ser atendidos, no hay suficientes aseos, en algunas zonas no hay aire acondicionado”.

¿A que sí, a que tenia razón el presidente amigo de la Liga del Norte? ¿A qué es la mejor sanidad de España, una de las mejores de Europa, diseñada, construida y dirigida además con el escaso margen que esta España-araña que hiela el corazón permite a “los catalanes”? ¿No somos acaso nosotros la Cataluña productiva que da vida y alimenta a la España que vive holgazanamente a costa de nuestros impuestos, trabajo y esfuerzo?

La falta de espacio es lo que provoca, como apuntan miembros de CATAC-CTS-IAC, que se acaben dando altas prematuras. “Hay una presión brutal en urgencias y una carga asistencial para los profesionales muy grande”. Por si faltara algo, de nuevo son los trabajadores quienes explican la situación, cuando el estado del paciente que ha sido derivado empeora el enfermo es devuelto al Taulí, “provocando un doble gasto en transporte y dependiendo de la situación del hospital ese día provoca aún más colapso”. Sin contar, por supuesto, y el punto no es marginal, cómo puede perjudicar a la salud del paciente ambos traslados. “No es lógico que haya plantas vacías y se esté desviando enfermos”, afirma otro trabajador que practica una “lógica humanista y pública” que poco tiene que ver con la lógica privatista y mercantilista de Mas, Boi Ruiz y su pandilla de neoliberales insaciables.

Más aún: ”Pasillos fantasma, luces apagadas e inactividad absoluta es el ambiente que se respira en algunas plantas del Taulí y que contrasta con la actividad diaria y el colapso de las urgencias. En total se cierran 91 camas durante el verano, pero si se incluyen las que están cerradas de forma permanente durante todo el año son 109 las camas inoperativas. Si además se tiene en cuenta el servicio de atención sociosanitaria, a las 109 se le suman dos plantas enteras con un promedio de 38 camas cada una”.

Hay medidas complementarias “de ahorro”. Se decidió cerrar la mitad de camas de la planta cuatro para establecer una zona de precirugía, una iniciativa que no permite al paciente que debe ser operado ingresar un día antes. ¿Entonces? “Llega con la maleta en la puerta el mismo día, de allí pasa a quirófano y cuando sale tendrá que esperar hasta que planta quede una cama libre, pueden pasar horas”. Como han leído. Aquellos pacientes que necesitan ser operados, no de forma inmediata pero si más o menos rápida (un paciente con una fractura en el brazo por ejemplo) y que esperan en urgencias, “cuando los quirófanos están colapsados [por la falta de quirófanos], se les envía a casa para que no ocupen una cama”. En verano se han cerrado tres quirófanos y otros seis abren sólo por las mañanas. Un trabajador del centro pregunta (y responde a un tiempo: ¿cómo le dices a un paciente que tenemos quirófanos cerrados y no podemos operar? ¿Cómo? ¿”Madrit” tiene la culpa

El área de psiquiatría también ha quedado tocada en un momento en el que, como es sabido, aumentan las patologías mentales. En urgencias hay dos boxes, cuatro camas en total para atender este tipo de pacientes. Cuando se sobrepasa ese número “los pacientes se ubican en un box normal sin preservar su intimidad y son atendidos por profesionales que no son de esta especialidad”. En verano, seis de las camas cerradas son de desintoxicaciones. Los pacientes de esta especialidad son recolocados en otros lugares donde no hay personal especializado en este ámbito.

No les canso más, el relato de horror termina aquí… No, no. Me olvidaba. “ La UCI es otro de los departamentos que ha quedado tocado por los recortes, dos boxes de esta área están cerrados más cuatro de semi-críticos”. Cuando el número de pacientes críticos es mayor al que pueden absorber con el número de camas abiertas, “suben los pacientes, que deberían estar en la UCI o en una unidad de semi-críticos, en planta, lo que provoca que al día siguiente tengan que volver a bajar a la UCI porque no están estabilizados”.

Aquí finalizo.

¿Tema secundario, asunto marginal? ¿Los límites inevitables de lo público? ¿De qué nos quejamos, siempre nos estamos quejando? ¿Es razonable que estén convirtiendo la sanidad pública en un ámbito de beneficencia? ¿Si no hay medios no hay medios? ¿Lo privado, siempre mejor, es lo que toca en estos tiempos? ¿Boi Ruiz hace lo que puede con la máxima generosidad y humanidad? ¿La culpa es de Madrid? ¿España nos explota e insulta? ¿No hay más, los recortes son inevitables? ¿Nos quieren ahogar en la miseria? ¿Todo esto no pasaría en una Cataluña independiente?

Si les vale alguna respuesta acrítica a esas preguntas, pues ya lo tienen. Ya está y a otra cosa. Voten a quien corresponda. Tienen donde elegir.

Fuente: Rebelion

Acerca de Dempeus per la salut pública

Col·lectiu de persones en defensa de la salut pública
Esta entrada fue publicada en Privatización, sanidad pública y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Lo que ya sabemos que debemos hacer el 27S

  1. Pingback: Lo que ya sabemos que debemos hacer el 27S | Boletín Informativo de la Sanidad Pública

  2. Pingback: Fernando Garrido Tortosa, socialista y republicano :Memoria Histórica

  3. Pingback: Fernando Garrido Tortosa, socialista y republicano | Boletín Informativo de la Sanidad Pública

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s