ERC permite que Boi Ruiz continue con sus proyectos más polémicos


Republicanos y CiU pactan toda las resoluciones que se han aprobado en el pleno de salud

El consejero de Salud Boi Ruiz en el Parlament. / ALBERT GARCIA

Si el pleno monográfico de Salud que se celebró el miércoles en el Parlament destacó por la falta de consenso político en cuanto al modelo sanitario catalán y la ausencia de debate en los temas más controvertidos de la gestión del consejero Boi Ruiz (el caso Innova, el proyecto VISC+ de venta de datos sanitarios o el fallido consorcio sanitario de Lleida), las propuestas de resolución que se votaron ayer tras el monográfico no resolvieron mucho más. ERC volvió a salvar al Gobierno de CiU y a apoyar las políticas de Boi Ruiz al pactar con los nacionalistas todas las propuestas de resolución, que salieron adelante al sumar mayoría en la Cámara.

CiU y ERC dieron luz verde con su pacto a las 16 propuestas que presentaron. La oposición, excepto PPC y la diputada no adscrita Marina Geli, que fueron alternando el parecer según el caso, votaron en bloque en contra de todas las resoluciones al considerar que eran proposiciones “inconcretas, que no cambian nada”.

El acuerdo entre el grupo de CiU y sus socios externos permitió sacar adelante una de las propuestas clave para el Departamento de Salud, que es una ley propia de contratación de servicios a las personas (como los concursos para gestionar un centro de atención primaria) . La normativa europea sobre contratación pública cambió en 2014 y el Gobierno central está adecuando la legislación a la nueva orden pero, los contratos de servicios a las personas dependen de competencias cedidas a las comunidades y corresponde a cada autonomía adaptar esta parte de la normativa. La nueva ley catalana permitiría vetar la entrada de entes privados a estos concursos o dar vía libre a empresas con ánimo de lucro para acceder a estas licitaciones. Salud se posicionó a favor de un modelo mixto, pero la decisión dependerá del Parlament.

CiU y ERC también pactaron modificar los estatutos del nuevo consorcio del hospital Clínic y vetar la entrada de entes privados a la titularidad del centro. Esta era una de las demandas de los sectores sociales más opositores al nuevo ente. Sin embargo, la propuesta no hace mención a otro de los artículos de las bases, también controvertidos, en los que se permite ceder servicios a otros hospitales a través de alianzas estratégicas entre centros, por ejemplo.

Las propuestas también recogen decisiones a las que ya se había comprometido Boi Ruiz en numerosas ocasiones, como aumentar el cribado de cáncer de cólon a toda la población o tener un registro de tumores pediátricos.

Dotar de mayor autonomía de gestión a los centros, una de las máximas del consejero de sus inicios, también se contempla en las proposiciones, aunque sin concretar qué implicará, en la práctica, esa autonomía. Otras resoluciones, en cambio, se limitan a crear grupos de expertos para analizar, por ejemplo, la denostada situación de las urgencias, sin profundizar más en medidas prácticas para solventar el problema.

Aunque sin mentar el proyecto VISC+ de venta de datos sanitarios, otra de las propuestas aprobadas por CiU y ERC pasa por llevar a cabo las actuaciones necesarias para fomentar la investigación clínica y potenciar la innovación biomédica, elementos clave del VISC+.

La oposición cargó duramente contra la estrategia de CiU y ERC y acusó a los republicanos de “sumarse al discurso del Gobierno”. “Sus propuestas son de alguien que está ciego, sordo y mudo, y, mientras, la sanidad se desangra. Este modelo es insostenible en términos de justicia social”, les espetó Isabel Vallet (CUP). “Es un ejercicio de autocomplacencia y propaganda”, criticó la diputada Carme Pérez, de Ciutadans. La ecosocialista Marta Ribas acusó a ERC de “blindar al Gobierno y lavarle la cara al consejero”.

Por su parte, Boi Ruiz, más calmado que en el pleno, agradeció el “amplio esfuerzo para lograr un poco de consenso”. “Aunque todo parecía una ruptura de lo que teníamos, el seny nos ha permitido tener alguna resolución”, dijo. El consejero reconoció que el pleno “acabó mejor de lo que empezó” y aseguró que el modelo sanitario no está acabado, sino que ha salido “fortalecido”.

 

 

Acerca de Dempeus per la salut pública

Col·lectiu de persones en defensa de la salut pública
Esta entrada fue publicada en sanidad pública y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s