Boi Ruiz castigará con más recortes a los hospitales menos eficientes


El Hospital de Sant Pau, uno de los que obtuvo peores resultados. / Estefania Bedmar

La eficiencia y los buenos resultados de los hospitales serán clave a partir de este año para aumentar sus achicadas partidas presupuestarias. Salud ha decidido potenciar el pago por resultados y ha aumentado el peso de la parte variable de los presupuestos de los hospitales, la que está vinculada al logro de objetivos. Si antes esta partida correspondía al 0,5% de los contratos de los hospitales, a partir de este año se incrementará hasta el 5%. Así, los centros que no cumplan los objetivos de eficiencia exigidos por el Departamento de Salud serán penalizados sin cobrar hasta, como máximo, el 5% de su presupuesto. El consejero de Salud, Boi Ruiz, ha confirmado que esta medida no afectará a la contratación de actividad, sino solo a la partida variable vinculada a objetivos y que este aumento se hará “progresivamente”, aunque no ha especificado los tiempos.

Tampoco están claros los baremos que empleará Salud para medir la eficiencia de los hospitales. “Se están acabando de definir los indicadores que permitirán medir los logros establecidos en la parte variable de los contratos”, apuntó una portavoz del departamento. Según el decreto del pasado agosto sobre la contratación de servicios sanitarios a cargo del Servicio Catalán de la Salud (Catsalut), en el que ya se hacía referencia a la contraprestación por resultados, los objetivos se determinarían de acuerdo “con las directrices del Plan de Salud de Cataluña”.

Por su parte, el director de la Agencia de Calidad y Evaluación Sanitarias (AQuAS), Josep Maria Argimon, ya avanzó en la presentación del último informe de la Central de Resultados, unos indicadores a partir de los cuales el órgano de Salud midió la eficiencia de los hospitales de la red pública. El Hospital Clínic acabó como uno de los más eficientes mientras que el Sant Joan de Reus o el Sant Pau obtuvieron los peores resultados en base a los llamados criterios de adecuación (“es decir, si el centro se adecúa a lo que tiene que hacer”, explicaba Argimon). Los indicadores medían las estancias superiores a 20 días en cirugía de cadera o ictus, las cesáreas, las hospitalizaciones potencialmente evitables —por diabetes y pneumonia bacteriana, entre otras dolencias— y la gestión de urgencias. “Los gerentes tendrán que rendir cuentas y dar explicaciones al Servicio Catalán de la Salud (Catsalut). Estos resultados van a tener consecuencias a la hora de hacer los contratos”, advertía Alex Guarga, gerente de servicios asistenciales del CatSalut.

El mismo consejero Boi Ruiz explicaba el pago por resultados como uno de los “cambios trascendentales del modelo sanitario”. “La parte variable está ligada a aquello que esperamos los ciudadanos que este hospital nos pueda dar, qué retorno dan a la sociedad con los recursos que se les ha dado”, apuntó en las jornadas anuales del Plan de Salut el pasado diciembre. “Es una forma más sostenible, equitativa y de mayor rendimiento del euro público que ponemos en la atención sanitaria, especialmente en una situación económica como la que estamos viviendo”, añadía. Con todo, el propio Ruiz reconocía lo que supondrá para los hospitales que el departamento eleve la parte vinculada a objetivos al 5%. “Es algo muy potente para que sea atractivo a los hospitales. El 5% ya es muy grueso pero has de poner un hito ambicioso, que tenga interés”, concluía.

A falta de que se especifiquen claramente los criterios de eficiencia, diversas voces ya han salido para poner en duda la eficacia del pago por resultados a porcentajes tan elevados. “A los gestores nunca les pasa nada aunque demuestren que no son eficientes. Pero a los profesionales sí. Vincular la parte variable a los objetivos pondrá todavía más presión sobre los trabajadores”, critica Carme Navarro, portavoz de la federación de Sanidad de CC OO. “El que ya tiene problemas, aun va a tener más dificultades. Está bien que se estimule el trabajo pero hay que ayudarles, no recortarles”, insiste el secretario general de Metges de Cataluña (MC), Francesc Duch, que coincide en que la exigencia de mejores resultados implica un aumento de la “presión” sobre los trabajadores. Duch alerta además que, aunque Salud ha prometido no recortar presupuestos en los centros, el discurso que ya manejan algunos gerentes de hospitales concertados dice lo contrario. “Nos está llegando información de que las empresas de la concertada se plantean recortes. A ellos les recortan y tienen que sacarlo de algún lado… y sale de las nóminas”.

También el dictamen que sacó el Consejo de Trabajo Económico y Social de Cataluña (CTESC) a tenor del decreto de contratación publicado este agosto por Boi Ruiz alertaba de que esta medida podría afectar negativamente a la equidad del sistema. “En cuanto al pago por resultados, se considera que el Catsalut tiene que garantizar que las posibles ineficiencias no se acaben trasladando a la ciudadanía en forma de menos recursos”, reza el dictamen. Algunos sindicatos temen que los recortes de presupuesto en la parte variable vinculada a objetivos acaben revirtiendo en la asistencia y, en última instancia, en los pacientes según cuál sea su hospital de referencia.

Fuente: Jessica Mouzo Quintáns en El País

Acerca de Dempeus per la salut pública

Col·lectiu de persones en defensa de la salut pública
Esta entrada fue publicada en sanidad pública y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s