La Marea Blanca cierra 2014 pidiendo el nuevo fármaco para los enfermos de hepatitis C


  • La marcha ha estado encabezada por la Plataforma de Afectados por la Hepatitis C, que sostenían una pancarta en la que se podía leer “Tratamientos para todos”
  • Durante la marcha también hubo una mención a María Teresa Casas, paciente de hepatitis C que falleció en la tarde del sábado en el Hospital Severo Ochoa

Imagen de la pancarta que encabezó, este domingo, la vigésimo séptima Marea Blanca. EFE

Las calles de Madrid acogieron este domingo la vigésimo séptima edición de la Marea Blanca, después de dos años de manifestaciones mensuales desde que en noviembre de 2012 saliesen a la calle para clamar contra la decisión del Gobierno de la Comunidad de Madrid, presidido por Ignacio González y con Javier Fernández Lasquetty como Consejero de Sanidad, de presentar un plan de reforma sanitaria en el que se recogía la privatización de 6 hospitales y 27 centros de salud.

Dos manifestantes exigen la derogación de la ley de privatización. ALBERTO DI LOLLI

En cada una de las ediciones, la Mesa en Defensa de la Sanidad Pública de la Comunidad de Madrid (MEDSAP), principal convocante de las movilizaciones, establece un tema de protesta. En esta ocasión, y según rezaba el comunicado de convocatoria, las miles de personas que marcharon desde el paseo del Prado hasta el Ministerio de Sanidad, que se encuentra a apenas unos metros del punto de salida, pedían la derogación de la Ley 15/1997 sobre la habilitación de nuevas formas de gestión del Sistema Nacional de Salud por considerar que “permite la privatización sanitaria”.

La manifestación arrancó pasado el mediodía. Tras la clásica sábana blanca en la que podía leerse “No a los recortes y privatizaciones. Sí a la sanidad y servicios públicos”, que abre todas las movilizaciones de la Marea Blanca, encabezó la manifestación la Plataforma de Afectados por la Hepatitis C (PLAFHC) con una loneta plastificada en la que podía leerse “Tratamientos para todos”. Después de permanecer mucho tiempo silenciada, la hepatitis C volvió a saltar a la palestra en los últimos meses gracias a la existencia de unos fármacos de última generación (de nombre comercial Sovaldi y Olysio) que son capaces de curar indefinidamente determinados genotipos pero que, según denuncian los diferentes colectivos de afectados por el virus, no están llegando a los enfermos por su elevado precio (alrededor de 50.000 euros por un tratamiento de tres meses combinado con ambos medicamentos).

Por su parte, el Ministerio de Sanidad anunció el pasado mes de octubre, mediante un comunicado emitido en su página web, que reservará una partida de 125 millones para financiar “el primer año de comercialización” del medicamento. Si el precio pactado del Sovaldi asciende a 25.500 euros, podrán recibir el tratamiento alrededor de 4.900 pacientes. Según aseguró a este diario el presidente de la PLAFHC, Mario Cortés, “solo en Madrid hay unas 3.600 personas con cirrosis descompensada que necesitan una solución ya”.

Entre gritos de “¡Tra, tra, tratamiento ya!” y “¡Ahora robar lo llaman recortar!”, que repetían los manifestantes al son de las palmas y de un tambor que portaba un hombre de avanzada edad, la cabecera comenzó a subir por el paseo del Prado. “Nos han robado la sanidad compañeros. No tenemos nada que perder, está nuestra vida en juego, muchos solo tenemos este tratamiento”, pronunciaba Mario Cortés desde la pancarta desplegada por la PLAFHC antes de ser interrumpido por la consigna “¡No permitimos ni una muerte más!” que pronunciaron al unísono la mayor parte de los asistentes.

El presidente de la plataforma también pidió a los asistentes el “máximo apoyo posible y colaboración en nuestro encierro en el Hospital 12 de Octubre”, donde permanecen desde el pasado jueves con carácter indefinido. “Por favor sociedad ayudadnos, somos pocos pero necesitamos la ayuda de todos vosotros. Estamos encerrados desde el jueves en el Hospital 12 de Octubre. Venid a visitarnos y que vea este Ministerio asesino que somos muchos y que tenemos el apoyo de la sociedad”, dijo otro miembro de la Plataforma de Afectados por la Hepatitis C.

“Homicidio por parte del Gobierno”

Cortés, que también padece hepatitis en fase 2, quiso recordar a María Teresa Casas, paciente de hepatitis C en el Hospital Severo Ochoa de Leganés que falleció en la tarde del sábado, según anunció la PLAFHC en un comunicado. La asociación apuntó en el escrito que “hace responsable al Gobierno de esta muerte evitable”, y manifestó que seguirán “luchando para que esta sea la última víctima por no recibir el tratamiento con fármacos de última generación en el momento adecuado”.

María Teresa, de 65 años, padecía cirrosis. “Falleció por un fallo renal, pero hay que tener en cuenta que los riñones están conectados con el hígado, principal órgano afectado en la hepatitis C. Por eso, la gente que sufre esta enfermedad también puede presentar lesiones en riñones y páncreas“, apuntó Cortés en declaraciones a infoLibre.

El presidente de la PLAFHC aseguró a este diario que la María Teresa “ya estuvo ingresada hace un mes y medio, aproximadamente, a causa de la cirrosis crónica que padecía”. “Cuando la volvieron a ingresar en estado grave hace unos días, miembros de la plataforma decidimos presentarnos en el hospital para conseguir que le suministrasen el medicamento Sovaldi. Finalmente se comenzó a tratar a Teresa, pero demasiado tarde”, apuntó Cortés, y añadió que a la paciente “ya se le había prescrito hace unos meses el fármaco, pero no se lo quisieron suministrar”.

“Ahora mismo, de habérselo suministrado a tiempo, estaría viva. Conozco el caso de un enfermo de hepatitis C al que no le funcionaba uno de los riñones mientras que el otro lo tenía al 30% de funcionalidad. Apenas una semana después de haber comenzado el tratamiento, sus dos riñones funcionaban al 70%”, aseguró Cortés. “Esto es un homicidio por parte del Gobierno. No puede ser que aquí se haya aprobado una partida de 125 millones de euros con techo de gasto mientras que en países como Francia o Alemania se hayan aprobado partidas de 750 y 700 millones, respectivamente, sin techo”, sentenció el presidente de la PLAFHC.

“¡Este Gobierno es inhumano!”

 Sobre las 12.45, la manifestación finalizó frente al Ministerio de Sanidad. “¡Este Gobierno es inhumano deja morir a los ciudadanos!”, “¡Gobierno dimisión!”, “¡Asesinos, asesinos!” y ¡Aquí estamos, nosotros no matamos!” comenzaron a gritar los manifestantes mientras señalaban con el dedo el edificio ministerial y agitaban, entre silbatos, algunos carteles en los que se podían leer frases como “12 muertes al día por hepatitis C. 4.000 en 2013”, “¡No te calles!” o “Se vende tu salud”, entre otros.

Sobre las 12.50, con la lectura del manifiesto de convocatoria que fue leído conjuntamente entre los portavoces de la MESDAP y PLAFHC, la manifestación quedó finalmente desconvocada entre gritos de “¡Sanidad pública!” que duraron unos minutos.

Fuente: infolibre

Acerca de Dempeus per la salut pública

Col·lectiu de persones en defensa de la salut pública
Esta entrada fue publicada en Ley 15/97, Privatización, sanidad pública y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s