Un juez condena a Uralita por la muerte de la mujer de un empleado


La víctima inhalaba fibras de amianto cuando lavaba la ropa de su marido. Lo cuenta Stefania Gozzer en El País.

Decir “amianto” (o “asbesto” o “uralita”) debe suscitar en la sociedad la imagen de unos genocidas y la de un magnicidio industrial.

Un juez de Barcelona ha condenado al fabricante de materiales de construcción Uralita a indemnizar con 86.276 euros a un antiguo empleado por la muerte de su mujer, que falleció en 2011 como consecuencia de la exposición al amianto impregnado en la ropa de su marido. Se trata de la primera sentencia favorable a una víctima pasiva en Cataluña, según informó este miércoles el despacho de abogados Col·lectiu Ronda.

El hombre trabajó durante 29 años en la fábrica de Rocalla en Castelldefels, que fue absorbida por Uralita 12 años después de que este dejara la empresa. La compañía no se encargó del lavado de la ropa de trabajo durante este tiempo, pese a que la autoridad laboral y la Inspección de Trabajo se lo requirieron en diferentes ocasiones.

Tampoco cumplió con la obligación de habilitar dos taquillas por empleado para mantener las vestimentas laborales separadas de las de calle. El trabajador llevaba sus prendas a casa, donde su mujer las lavaba.

El Juzgado de lo Social número 14 de la capital catalana ha considerado probado que el mesioteloma metastásico que provocó la muerte de la víctima tuvo como origen la inhalación de fibras de amianto adheridas a la ropa de su marido.

Familiares de las fallecidas por amianto, frente a los juzgados de Plaza de Castilla, en Madrid. / LUIS SEVILLANO

Uralita, que ha recurrido este fallo, libra en estos momentos otra batalla en un juzgado de Madrid contra 43 vecinos de Cerdanyola del Vallès. Los demandantes exigen a la empresa una indemnización por las patologías relacionadas con el amianto que sufren 21 personas que no tenían relación laboral con la compañía.

más información

Fuente: El País


Comentario de Salvador López Arnal en Rebelión

Es la gran noticia de la semana en Cataluña; esta, no otras. En recuerdo de tantas y tantas víctimas; agradeciendo la incansable batalla de Paco Puche, Francisco Báez Baquet, del Colectivo Ronda y de miles y miles de personas y asociaciones y sindicatos de todo el mundo.

Según informa Stefania Gozzer, un juez de Barcelona, del Juzgado Social número 14, ha condenado al fabricante de materiales de construcción Uralita a indemnizar con algo más de 86 mil euros a un antiguo trabajador por la muerte de su mujer, que falleció en 2011, como consecuencia de la exposición al amianto impregnado en su ropa de trabajo que ella lavaba. Es la primera sentencia favorable a una víctima pasiva –la esposa de un trabajador en este caso- en Cataluña.

El obrero implicado trabajó durante 29 años en la fábrica de Rocalia en Castelldefels. La empresa fue absorbida por Uralita doce años después de que él dejara la fábrica. Rocalia, desde luego, no se encargó del lavado de su ropa de trabajo durante todo ese tiempo (incremento innecesario de los costes laborales), pese a que la autoridad laboral y la Inspección de Trabajo se lo requirieron en diferentes ocasiones. Tampoco cumplió con la obligación de habilitar dos taquillas “por empleado para mantener las vestimentas laborales separadas de las de calle”.

El juzgado social ha considerado demostrado que el “mesioteloma metastásico que provocó la muerte de la víctima”, de la esposa del trabajador, tuvo su causa en la inhalación de fibras de amianto adheridas a la ropa.

Uralita, por supuesto, ha recurrido el fallo. No es el único caso, no es la única vez. Sigue librando una batalla contra 43 vecinos de Cerdanyola del Vallès, en un juzgado de Madrid. La demanda: indemnización por las patologías relacionadas con el amianto que sufren 21 personas que no tenían ninguna relación laboral con la compañía.

Información básica, contrastada, de esta criminal industrial en el libro de Francisco Báez Baquet: Amianto, un genocidio impune. ¡No se lo pierdan!

 

Acerca de Dempeus per la salut pública

Col·lectiu de persones en defensa de la salut pública
Esta entrada fue publicada en Amianto, Salud pública y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s