La privatización de la gestión sanitaria, síntoma de mal gobierno


Para empezar, denunciamos el negocio que pretende hacer Cruz Roja en Madrid con las donaciones de sangre y nos solidarizamos con esta iniciativa de (ADECETMA), que publica la Mesa en Defensa de la Sanidad Pública de Madrid..
.

TU SANGRE: ¿SU NEGOCIO? – VÍDEO DE ADECETMA

La Asociación de Empleados del Centro de Transfusión de Madrid (ADECETMA), ha editado un vídeo en relación con el Convenio suscrito entre el Servicio Madrileño de Salud (SERMAS) y la Cruz Roja para la Extracción y Procesado de Sangre.

Cruz Roja hará negocio con las donaciones de sangre. La entidad privada cobrará 67 euros por cada bolsa de sangre que se reparta entre los hospitales de la región y que se ha recogido gracias a la solidaridad ciudadana.

Una vez más, la Mesa en Defensa de la Sanidad Pública de Madrid (MEDSAP) se solidariza con las trabajadoras y trabajadores del Centro de Transfusión de la Comunidad de Madrid y animamos a la ciudadanía a seguir donando en los hospitales y centros de especialidades públicos y en el Centro de Transfusión de la Comunidad de Madrid, situado en la Avenida de la Democracia s/n (Metro: Valdebernardo).

¡¡QUE TU SANGRE NO SEA SU NEGOCIO!!

¡¡JUNTOS PODEMOS!!

Y continúamos con la denuncia de las privatizaciones:
.

En el informe SESPAS 2014, Fernando I. Sánchez-Martínez, José María Abellán-Perpiñán y Juan Oliva-Moreno han escrito un capítulo, del que queremos rescatar y comentar sus conclusiones. No estamos de acuerdo con todos los planteamientos que hacen, pero creemos que es importante sacar algunos aspectos que son de máximo interés. tras la operación fallida de Madrid.

Ellos parten de la idea de 4 ideas clave:

  1. Bajo el término «privatización» se encuentran fórmulas de gestión muy diferentes. Conviene ser preciso y distinguir entre privatización formal, funcional y material.
  2. Edizzz_La-privatización-de-la-sanidadEn España apenas existen evaluaciones sobre las distintas fórmulas de gestión privada de centros sanitarios públicos.
  3. De la experiencia internacional no se deriva que la gestión privada de centros sanitarios sea más eficiente que la gestión pública.
  4. El Sistema Nacional de Salud debe dotarse de herramientas de buen gobierno que permitan la evaluación habitual de los resultados de los centros sanitarios, con independencia de la naturaleza de su gestión.

Entre sus conclusiones plantean:

  1. Resulta desalentador constatar que en España aún no se dispone de evaluaciones sistemáticas e independientes de las formas de gestión mencionadas, que permitan orientar las estrategias de organización y gestión futuras. La escasa información disponible en nuestro país y las experiencias internacionales observadas no hacen sino poner de relieve que existen reformas de mucho mayor calado que podrían abordarse para garantizar la solvencia de nuestro SNS. El excesivo empeño en apuntar a la privatización de la gestión como la piedra angular para la mejora de la eficiencia del sistema sanitario no sólo no está avalado por datos nacionales ni internacionales, sino que desvía la atención de otras reformas necesarias recurrentemente postergadas. diagnóstico-wl roto-El País
  2. La gestión privada de los servicios sanitarios no es necesariamente mejor que la gestión pública, ni tampoco al contrario. La titularidad, pública o privada, de los centros sanitarios no determina sus resultados, que por el contrario están mediatizados por otros elementos, tales como la calidad institucional, la cultura de los centros o el ejercicio de una adecuada supervisión por parte del financiador. El fomento de la competencia entre centros (con independencia de la forma jurídica de gestión) sí podría, sin embargo, ofrecer mejoras bajo determinadas circunstancias.
  3. La competencia debe ser generada por la comparación de resultados de eficiencia y calidad asistencial en el funcionamiento de los centros. Por lo que respecta al proceso de licitación y al contenido de los contratos, expertos de otros países ya nos alertaba sobre la estrecha proximidad entre los agentes públicos y las empresas concesionarias en España.
  4. Otros problemas latentes o identificados (entrada de empresas de capital riesgo en las concesionarias de la gestión, captura del regulador) añaden más incertidumbre a la cuestión tratada, dada la escasa diligencia demostrada por parte de los responsables públicos en materia de licitación y evaluación de las experiencias de gestión sanitaria.
  5. En consecuencia, conviene abandonar cuanto antes el debate, estrecho de miras, en torno a qué modelo de gestión es superior, para concentrar los esfuerzos en mejorar el buen gobierno y la gestión misma de los servicios sanitarios.
  6. La gestión debe ser integradora, abarcando áreas y no meramente centros.
  • La financiación debe responder a una base capitativa
  • Ajustada por el riesgo de la población cubierta inicialmente
  • Con control de las derivaciones de pacientes a centros de otras áreas y las compensaciones presupuestarias correspondientes, y
  • Orientarse a la resolución de los problemas de salud, y no sostener mecánicamente la actividad desempeñada.

sanidad-publica-el-roto- EL PaísPero esto no podrá lograrse sin disponer de los pertinentes indicadores de salud poblacional y de calidad asistencial que posibiliten identificar aquellas organizaciones que mejores resultados obtengan, para intentar replicar sus experiencias. Sobre el buen gobierno, si de algo está sirviendo la polémica desatada sobre la conveniencia o no de ampliar la externalización de la gestión de los centros sanitarios es para revelar algunos de los peores rasgos de nuestro sistema y la absoluta necesidad de introducir y afianzar normas como son la justificación de las decisiones adoptadas, la transparencia y la rendición de cuentas a la ciudadanía, la evaluación de las políticas, y la promoción y la defensa de una cultura de integridad, buenas prácticas y ética profesional a todos los niveles de decisión. Si esta parte estuviera asegurada, posiblemente el debate sobre la naturaleza pública o privada de la gestión perdería gran parte de su relevancia.

 

el roto en El PaísPredicar (y actuar) como si la privatización de la gestión sanitaria fuese la clave de bóveda que apuntalará la estabilidad del edificio del SNS es un ejercicio, como mínimo, poco sensato. Impulsar medidas carentes del oportuno respaldo científico no es ya una frivolidad sino, empleando el símil médico, un claro ejemplo de mala praxis.

Entender que la calidad del gobierno afecta a las políticas de salud, a la gestión de las organizaciones sanitarias y a la propia práctica clínica es el requisito, quizás no suficiente, pero sin duda imprescindible, para avanzar en políticas que favorezcan la solvencia del sistema.

Fuente: Público

Acerca de Dempeus per la salut pública

Col·lectiu de persones en defensa de la salut pública
Esta entrada fue publicada en Privatización, sanidad pública y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La privatización de la gestión sanitaria, síntoma de mal gobierno

  1. Pingback: La privatización de la gestión sanitaria, síntoma de mal gobierno | Boletín Informativo de la Sanidad Pública

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s