NOTA DE PRENSA enviada por TANQUEM ELS CIES ante un escandaloso caso de desatención médica en el CIE de Barcelona


NOTA DE PRENSA enviada por TANQUEM ELS CIES ante un escandaloso caso de desatención médica en el CIE de Barcelona:

image
Quejas por la deficiente atención sanitaria recibida en un brote de tuberculosis en el CIE de Barcelona obligan al replanteamiento del servicio médico del Centro

Mamadou fue detenido el 26 de marzo durante un desahucio y posteriormente internado en el CIE de Barcelona por encontrarse en situación administrativa irregular. Desde la primera revisión médica por parte del personal sanitario del CIE, un día después de su internamiento, Mamadou empezó a quejarse de tos y dolores en el pecho. Estos dolores y tos fueron aumentando con el transcurso de los días de internamiento. A pesar de su insistencia, el personal sanitario del Centro, gestionado por la Mutua Madrid, tan sólo le recetó repetidamente analgésicos, diagnosticando que se trataba simplemente de tos o de un resfriado común.
Durante las tres primeras semanas de internamiento Mamadou casi no se reunía con sus compañeros, ya que su estado de salud era cada vez más delicado y se pasaba casi todo el día solo. Pronto, sus compañeros de celda, todos de origen africano y conocedores de que aquellos síntomas podían asociarse a un cuadro de tuberculosis, se alarmaron por su estado de salud y el posible riesgo de contagio.
A pesar de que durante el tiempo de internamiento, Mamadou solicitó atención médica hasta más de quinze veces y alertó en dos ocasiones que podía sufrir Tuberculosis, no fue hasta el 2 de mayo- un mes y una semana después de ser internado en el CIE- cuando el médico del Centro le derivó al Hospital Clínic de Barcelona para que le sometieran a las pruebas pertinentes para descartar enfermedad tuberculosa activa.
Sus compañeros de celda, algunos de los cuales ya presentaban síntomas compatibles con la tuberculosis iniciaron entonces una huelga de hambre para exigir al director del Centro que les visitase un médico: “un médico de verdad, no el que está en el CIE que siempre nos da la misma pastilla”. El director les persuadió para que abandonasen la huelga de hambre, con la promesa de proporcionarles asistencia médica inmediata, que acabó demorándose más de una semana, cuando por fin recibieron la visita de la Agencia de Salud Pública de Barcelona.
El lunes pasado les dieron los resultados. Tres internos, dos compañeros de celda y uno de sus amigos dentro del centro, han dado positivo en las primeras pruebas para el diagnóstico de tuberculosis. Ahora hay que completar el estudio según el protocolo médico establecido para saber con certeza si hay infección tuberculosa activa y si ésta ha sido adquirida en el CIE. De momento, otro de los internos infectados fue hospitalizado ayer después de llevar casi una semana con fiebre y en un estado de salud muy delicado.
Desde la Campaña Tanquem els CIEs hemos presentado una Queja al Juez de Control del CIE exponiendo en detalle estos hechos, queja que se hará llegar también al Defensor del Pueblo y al Síndic de Greuges. En esta queja exigimos que se abra una investigación para esclarecer si la atención sanitaria recibida ha sido la debida, tanto en la revisión médica de entrada al CIE como en las múltiples consultas al médico, y si con una atención sanitaria de calidad se podría haber evitado este brote, haber impedido su diseminación y no haber causado un problema de salud pública dentro del CIE.
Aunque las quejas sobre la atención sanitaria recibida en el CIE de Barcelona son constantes, creemos que en esta ocasión se ha llegado a una situación límite que requiere de una investigación urgente para evaluar su calidad, que permita replantear su gestión y su funcionamiento para evitar que se produzcan más situaciones de esta gravedad.
Por otra parte, hay que tener en cuenta que desde el momento en que una persona ha dado resultado positivo en la prueba de la tuberculina — de acuerdo con las especificaciones del protocolo de la Agència de Salut Pública de Barcelona–, hay que realizar un tratamiento de carácter preventivo de un mínimo de dos meses, que puede alargar-se hasta un año en función de las condiciones del paciente. El mismo protocolo de actuación de la Generalitat expresa la necesidad de controlar y garantizar el cumplimiento terapéutico del tratamiento por razones de salud pública e individuales del paciente.
Es por ello que solicitamos que, por razones humanitarias, se paralicen de inmediato los procedimientos de expulsión de estas personas, en tanto que no es posible asegurar que recibirán un tratamiento adecuado para su enfermedad en sus países de origen. Asimismo, queremos reiterar que estos hechos se han producido en un centro de privación de libertad del territorio español, por tanto se encontraban bajo la tutela del Estado cuando desarrollaron la enfermedad y/o se contagiaron. Es por ello, que el Estado español se ha de responsabilizar de su tratamiento, hasta que que recuperen un buen estado de salud.

Acerca de angelsmcastells

dona d'esquerres, economista, republicana i moltes coses més...
Esta entrada fue publicada en Salud pública y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s