Cataluña, Madrid, Andalucía y Valencia, a la cabeza de la privatización sanitaria


Cataluña, Madrid, Andalucía y Valencia son las comunidades autónomas (CCAA) que mayor volumen de contratación público-privada tienen a nivel sanitario, según ha mostrado el informe “Sanidad privada, aportando valor: análisis de la situación 2014“,  elaborado por el Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad-IDIS (patronal de la sanidad privada).

Por supuesto, no se dejen engañar por el lenguaje “optimista” de la noticia en Agencias, hablamos de privatización. Donde dicen “diferentes formas de colaboración público-privada”, en realidad de lo que se habla es de aquellos espacios donde la sanidad privada ha conseguido ya convertir en un negocio a su favor el derecho a la sanidad pública, y así con todo lo demás. Lean, pues, la noticia tal cual es en realidad, y no tal cual la quieren “vender” desde quienes hacen este tipo de estudios, es decir, los mismos que se están llenando los bolsillos a costa de la privatización.

La noticia en Agencias:

   Se trata de un estudio que, según ha informado el presidente del IDIS, Javier Murillo, tiene como objetivo ayudar a los ciudadanos a “entender” la aportación de la sanidad privada al Sistema Nacional de Salud (SNS) y, al mismo tiempo, promover la idea de que este sector es un “valioso activo” con el que contar, y un interlocutor “relevante”, de cara a la configuración del sistema sanitario futuro.

   Asimismo, la importancia del documento radica en el hecho de que, tal y como ha comentado el secretario general del IDIS, Juan Abarca, por primera vez se muestra un mapa “realista y objetivo” de las diferentes formas de colaboración público-privada en el sistema sanitario español.

   De hecho, a lo largo de las páginas se demuestra que “todas” las comunidades autónomas cuentan con la sanidad privada para la prestación de sus servicios públicos de salud y que, además, el 42 por ciento de los centros hospitalarios privados tiene algún tipo de concierto con las administraciones públicas.

   En concreto, el informe muestra que el presupuesto sanitario que tiene Cataluña para este tipo de contratación asciende a los 2.450 millones de euros; seguido de Madrid, con 713,7 millones de euros; Andalucía, con 446,6 millones de euros; y Valencia, con 442,3 millones. Por el contrario, las regiones que menos presupuesto destinan a la contratación público-privada son La Rioja, con 33,8 millones de euros; Cantabria, con 34,5 millones; y Extremadura, con 72,6 millones.

   Ahora bien, si se tiene en cuenta el porcentaje del gasto sanitario destinado a este tipo de contratación se observa que Cataluña sigue liderando el ranking (24,1%), seguida de Canarias (10,3%), Baleares (8,8%) y Madrid (8,5%). Por contra, Aragón (4%), Extremadura (4,3%), Cantabria (4,5%) y Andalucía (4,7%), son las autonomías que menos gasto tienen en este concepto.

   Se trata de unos contratos de colaboración que, según ha informado el director general del IDIS, Manuel Vilches, normalmente vienen motivados por las dificultades presupuestarias o por el intento de lograr un mejor uso de los recursos disponibles.

   Así, las comunidades suelen optar por conciertos, convenios singulares y concesiones para reducir las listas de espera, reportar beneficios financieros y aportar flexibilidad e innovación en la gestión, manteniendo o incrementando la calidad del servicio prestado. Y es que, tal y como ha apostillado Vilches, se ha demostrado que el sector sanitario privado contribuye a la descarga y ahorro del SNS.

   “Se estima que el ahorro generado en 2013 por el seguro privado se situaría entre los 3.979 millones de euros, si el ciudadano cubierto por la póliza privada realiza un uso mixto, consumiendo recursos públicos y privados. No obstante, si el ciudadano cubierto por la póliza privada usa sólo el sistema privado este ahorro ascendería a los 8.737 millones”, ha explicado el director general del IDIS.

LA CCAA SUELEN HACER CONCIERTOS EN LAS TERAPIAS RESPIRATORIAS

   Desglosando los tipos de contratación público-privada, el informe señala que los conciertos tienen un “alto impacto” en casi todas las comunidades autónomas, utilizándose especialmente en las terapias respiratorias. Por ejemplo, en Madrid suponen un 38 por ciento, en Galicia un 23 por ciento y en Navarra un 21 por ciento.

   Otro de los servicios sanitarios más demandados a la sanidad privada en España son el diagnóstico por imagen y las intervenciones quirúrgicas. Así, por ejemplo, Castilla y León (51%), Castilla-La Mancha (34%) y Aragón (19%) son las regiones en las que los conciertos de intervenciones quirúrgicas tienen un mayor impacto. No obstante, existen autonomías como Extremadura, Cataluña y País Vasco donde más del 80 por ciento de sus conciertos se destina a los servicios de rehabilitación, odontología o asistencia sanitaria.

   El modelo de concesiones es otro al que han recurrido comunidades como Valencia o Madrid. Se trata de un modelo que permite gestionar de forma privada hospitales públicos por lo que, a juicio de los representantes del IDIS, puede convertirse en una medida de “sostenibilidad”, gracias a que son las empresas privadas las que asumen los riesgos de la creación de la infraestructura y el mantenimiento de los mismos, “garantizando” los servicios de “máxima calidad” y sin “quebrar” el principio de gratuidad y universalidad.

   Concretamente, España cuenta actualmente con 8 hospitales operativos bajo este modelo de concesión, estando prevista próximamente la apertura de un hospital en Collado Villalba. En este sentido, el IDIS ha estimado que el volumen de negocio representado por estas 8 concesiones asciende a los 1,101 millones de euros.

   Ahora bien, este modelo no se limita en el sector sanitario exclusivamente a los centros hospitalarios, si no que se trata de un modelo que se ha implantado en otro tipo de centros como, por ejemplo, en el Laboratorio Central de la Comunidad de Madrid.

   Respecto a las concesiones singulares, el informe del IDIS señala que varias comunidades han firmado acuerdos plurianuales con entidades privadas, con el fin de integrar en la red hospitalaria pública la prestación de la cartera de servicios privada en un área de población determinada.

   Es el caso de Andalucía, con la Orden San Juan de Dios, Grupo Pascual y Cruz Roja; Asturias, con el Hospital de Jove; Baleares, con el Hospital de la Cruz Roja en Palma; Cataluña, con varios hospitales del CatSalud; Galicia, con Povisa y Centro Oncológico de Galicia; Madrid, con la Fundación Jiménez Díaz; y País Vasco, con la Orden San Juan de Dios en Vizcaya.

BENEFICIOS DEL MUTUALISMO ADMINISTRATIVO

   Asimismo, el informe señala también los beneficios que supone el modelo de mutualismo administrativo, al que están suscritos 2 millones de mutualistas. Se trata, a juicio del IDIS, de un modelo que permite aportar “eficiencia” en la prestación de un servicios público, ya que el gasto per cápita de la población cubierta (783 euros) es sustancialmente “inferior” al gasto público per cápita (1.236 euros). “La extensión de este modelo podría reportar beneficios”, ha recalcado Murillo.

   Por otra parte, el documento muestra que el sector privado genera también empleo, contribuye a la formación de los profesionales sanitarios y, al mismo tiempo, busca la mejora continua de la calidad en la prestación asistencial; realiza una “fuerte inversión” en equipos de tecnología; mejora la accesibilidad de la población a la asistencia sanitaria; y representa un “elevado peso” en el sector productivo español, representando el 27 por ciento del gasto sanitario total.

   A raíz de todos estos datos, el presidente del IDIS ha asegurado que si las administraciones incluyen al sector privado en el diseño de la evolución futura del sistema, podrán realizar aportaciones adicionales que redunden en la “mejora” de la sostenibilidad, con la calidad requerida y con la “plena satisfacción” de los ciudadanos.

   “Tenemos que ser capaces de generar un debate más sereno y técnico, ya que estamos tratando uno de los temas más importantes para los ciudadanos: su salud. Estamos enfrentando los modelos público y privado cuando lo razonable es que vayan de la mano. Al igual que sólo hay una medicina y un sólo es paciente, es el momento de que veamos el sistema sanitario como único”, ha zanjado Murillo.

Fuente: CAS-Madrid
Ver también:
Las autonomías destinan 7.600 millones anuales a la colaboración público-privada, en Redacción Médica
El 5,6% del gasto del Sergas en Galicia se va a la privada (En Cataluña su peso llega al 24 por ciento) en el Correo Gallego
Cataluña, la autonomía con mayor ratio de gasto sanitario en la contratación público-privada, en INESE

Acerca de Dempeus per la salut pública

Col·lectiu de persones en defensa de la salut pública
Esta entrada fue publicada en Privatización, sanidad pública, Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s