¿Por qué siguen muriendo tantas mujeres por causas evitables?


Todos los años 44 millones de mujeres deciden terminar de forma voluntaria su embarazo, la mayor parte de ellas en países en vías de desarrollo

En el día internacional de las mujeres seguimos cuestionando la discriminación de las mujeres en tantos temas, y en particular en el tema de la salud. El Objetivo del Milenio 5, la mejora de la salud materna, es el que más lejos está de su consecuciónen el mundo, y en España encima nos reforman la ley del aborto lo que traerá como consecuencia directa más muertes evitables.

.
 

El ODM 5, la mejora de la salud materna, no se cumplirá en los términos establecidos en el año 2000: en 2015 las muertes maternas se habrán reducido del orden del 50% en cómputo global (frente al 75% fijado como meta) y cerca del 40% de mujeres en edad reproductiva continuarán aún sin acceso a métodos anticonceptivos, lejos pues del acceso universal.¿En qué hemos fallado?

La salud materna ha tenido más visibilidad en los últimos años, pero a pesar de la miríada de iniciativas y programas y de que los fondos de cooperación en salud se hayan triplicado, apenas se han destinado más recursos a expandir la planificación familiar y la asistencia obstétrica de calidad. Se estima que 287.000 mujeres y niñas mueren durante el embarazo y el parto cada año. Casi todas en África Subsahariana y el Sur de Asia. No son muertes debidas a una enfermedad, sino derivadas de las complicaciones que se producen normalmente en un porcentaje de embarazos (en torno al 15%) en cualquier contexto. En los países de rentas altas lo hemos solucionado a través de la provisión de una atención materna de calidad para todas las mujeres. No es el caso en los países de rentas medias y bajas. Allí, aunque algunas intervenciones han mejorado (acceso a métodos anticonceptivos o la atención prenatal), las más complejas y que exigen mayor eficacia y eficiencia por parte de los sistemas de salud siguen con niveles de cobertura inaceptables y muy inequitativos: más del 40% de todos los partos que se producen en el mundo no son atendidos por un profesional de salud. Ni reciben atención tras el parto, el período más crítico para las madres y los recién nacidos. Además, mientras un 80% de las mujeres de nivel socio-económico más alto accede a un parto atendido por un profesional cualificado, el porcentaje desciende hasta el 30-10% entre las más desfavorecidas.

¿Qué determina el acceso efectivo a los servicios obstétricos que pueden salvar vidas? Principalmente el coste de los servicios de salud, la distancia a la que éstos se encuentran, y la calidad de la atención, ya sea real o percibida por las usuarias o sus entornos (alrededor de la mitad de las mujeres no tienen autonomía para decidir acudir a los servicios de salud).

El tardío reconocimiento de la contribución de las causas de mortalidad indirectas (por al agravamiento de enfermedades preexistentes) a un gran número de muertes maternas, ha dificultado la integración de los programas de malaria y VIH/SIDA con los de salud reproductiva. Y aunque contamos con mejores estimaciones del total de muertes que se producen, la calidad de los datos en cuanto a las causas es una gran laguna de conocimiento que impide priorizar las intervenciones más necesarias, evaluar programas o dirimir responsabilidades.

El balance es pues agridulce: mejoran los indicadores en cómputo global y en muchos países, pero la reducción de muertes maternas y neonatales ha ocurrido en los grupos sociales más ricos. Únicamente en los países donde han implementado medidas para que las mujeres de todos los grupos socioeconómicos accedan a servicios de salud materna (sistemas de seguro materno, exención de cuotas, servicios de transporte de emergencias obstétricas…) aumenta la cobertura y a la vez descienden significativamente los niveles de desigualdad. Y son los que más reducen la mortalidad materna. Cuestiones a considerar cuando se define la agenda de desarrollo de los próximos años y se aboga por un enfoque centrado en la cobertura universal de salud. Mientras la cobertura universal no sea una realidad, en el ámbito de la salud materna seguiremos hablando de miles de muertes evitables.

Clara Menéndez, Azucena Bardají y Anna Lucas, Iniciativa de Salud Materna, Infantil y Reproductiva del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal).

Fuente: El País

Acerca de Dempeus per la salut pública

Col·lectiu de persones en defensa de la salut pública
Esta entrada fue publicada en Aborto, Género y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿Por qué siguen muriendo tantas mujeres por causas evitables?

  1. Pingback: ¿Por qué siguen muriendo tantas mujeres por causas evitables? | Desarrollo comunitario | Diario Alternativo de Izquierda en Sanidad y los Servicios Públicos. Por la dignidad del Empleado Público. Desde Noviembre de 2.005

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s