¿Deberían las revistas médicas dejar de publicar ensayos clínicos financiados por la industria?


Excelente artículo del BMJ, traducido por nogracias. La respuesta de sus autores a la pregunta que plantean es SI. Mientras se publiquen, podemos no leer estos artículos.
.

El 2014 ha comenzado calentito. Traducción del artículo del BMJ “Should journals stop publishing research funded by the drug industry? (deben las revistas dejar de publicar artículos de la industria). Richard Smith (ex editor del BMJ) y Peter Gøtzsche (Director del Centro nórdico Cochrane) dicen que SI, “las revistas deberían dejar de publicar ensayos clínicos financiados por la industria farmacéutica por la misma razón que no publican investigaciones financiadas por la industria tabaquera: hacen daño a la gente”. Trish Groves, editora del grupo BMJ, defiende que se sigan publicando (por ahora)

Smith and Gøtzsche: si

“El Grupo BMJ y sus revistas han dejado de publicar la investigación financiada por la industria del tabaco por dos razones principales: la investigación está corrompida y su objetivo exclusivo es avanzar en sus objetivos comerciales independientemente del daño que puedan generar (1) Estos mismos argumentos se aplican con más fuerza
a la investigación financiada por la industria farmacéutica y creemos que existen mejores formas de comunicar los resultados de los ensayos clínicos para garantizar la seguridad de los pacientes.

Los medicamentos recetados son la tercera causa de muerte en parte
debido a los sesgos de la evidencia publicada en las revistas. Sabemos desde hace tiempo que los ensayos clínicos financiados por la industria farmacéutica tienen resultados favorables a la compañía financiadora con más frecuencia que los financiados con fondos públicos (2) La razón es obvia. La diferencia entre un análisis honesto y otro menos honesto de los datos del ensayo puede suponer miles de millones de dólares; los ensayos fraudulentos con algunos inhibidores de la ciclooxigenasa-2 para la artritis o con ISRS para la depresión, son buenos ejemplos de ello(3, 4, 5).

En la industria no se puede confiar

Hay muchas maneras ingeniosas de manipulación de la investigación por parte de la industria (6) y dos libros recientemente publicados dan docenas
de ejemplos (3, 7). Sesgos en la codificación de eventos adversos pueden distorsionar los resultados sin dejar ningún rastro de lo que ha sucedido ya que las compañías no permiten el acceso a los datos originales de los ensayos. Tres grandes estudios sobre prasugrel, rosiglitazona y ticagrelor hechos por Daiichi Sankyo y Eli Lilly, GlaxoSmithKline y AstraZeneca, respectivamente, publicados en el New England, estaban seriamente sesgados (8). La selección sesgada por el patrocinador de los “casos dudosos” afectados por eventos adversos corrompe la evidencia (3). Menos habilidosa es la publicación exclusiva que hacen las empresas de los ensayos favorables y la ocultación de los datos de las investigaciones que no dan los resultados que desean. La mitad de los ensayos realizados no son nunca publicados (9)

En contraste con las investigaciones financiadas por la industria del tabaco, que son poco frecuentes, dos terceras partes de los ensayos clínicos publicados en las principales revistas,  por ejemplo Lancet o New England, son financiados por la industria (10). Además, las empresas utilizan escritores fantasma para promover estos malos ensayos en las publicaciones secundarias y escribir las revisiones en las revistas más importantes. Estos trabajos, al igual que las publicaciones originales, a menudo llevan la firma de líderes de opinión para dar más credibilidad a los artículos (3-11) Esta práctica es un claro fraude científico (12).

La visión alterada que reciben los lectores acerca de los beneficios de los medicamentos es un poderoso incentivo para su utilización. Las compañías compran reimpresiones de los estudios publicados, utilizando la marca de la revista para promover sus medicamentos (3, 13) Las revistas a su vez obtienen grandes beneficios de estas ventas generándose un gigantesco conflicto de interés (3, 10, 14, 15).

Lamentablemente, hay muchos ejemplos de compañías farmacéuticas que mejoran su negocio mientras que causan daño a los pacientes con medicamentos que promocionan en artículos científicos. Pfizer recibió una multa de $ 430 millones de dólares por la promoción de la gabapentina (Neurontin) para usos no aprobados(off-label) (3). El medicamento había sido aprobado solo para la epilepsia resistente al tratamiento pero acumuló más de 48 usos off-label. Kay Dickersin, director del Centro Cochrane EE.UU., analizó los estudios utilizados para promover la utilización de la gabapentina para la migraña, el trastorno bipolar o el dolor y encontró ”un conjunto de sesgos tan importante que supone una estafa a la comunidad biomédica mediante la supresión de la verdad científica sobre la eficacia del Neurontin” (16) Pfizer fue condenado por crimen organizado y conspiración (3)

Científicos de Merck ya sabían en 1996 que el rofecoxib (Vioxx )
podía causar trombosis pero la compañía publicó numerosos
estudios sesgados para promover su utilización omitiendo los casos de infarto en los pacientes que tomaban el medicamento (3,4). En general, la deshonestidad acerca de los anti-inflamatorios no esteroideos es generalizada y ha supuesto cientos de miles de muertes, incluso de pacientes que no los necesitaban (3)

Otro ejemplo dramático son los nuevos antipsicóticos. Muchos crímenes recientes de la industria tienen que ver con la promoción de su utilización off-label que consiguió que fueran los medicamentos más vendidos en USA en el 2009. Sin embargo, son tan peligrosos que solo uno de ellos, la olanzapina (Zyprexa) ha causado más de 200.000 muertes (3).

Continuar leyendo el artículo en nogracias.

Acerca de Dempeus per la salut pública

Col·lectiu de persones en defensa de la salut pública
Esta entrada fue publicada en Farmaindustria, Medicamentos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s