Sanidad madrileña: caos antes de la privatización


Manifestación en defensa de la sanidad pública.

Manifestación en defensa de la sanidad pública.

La sanidad pública madrileña prescinde del 20% de sus camas en verano

Es la tónica habitual cada verano en los centros sanitarios españoles. Y la Comunidad de Madrid no es una excepción. La época estival trae consigo el cierre de infraestructuras hospitalarias y la suspensión de servicios sanitarios. Sin embargo, el cierre de camas, unido a la no renovación de empleados eventuales e interinos –el sector sanitario madrileño perderá 10.000 profesionales en todo este año, según UGT–, la no suplencia de los alrededor de 700 profesionales jubilados forzosamente a mediados del pasado mayo y la disminución de las suplencias para el verano está afectando “seriamente” a la calidad asistencial.

Este es el panorama que dibujan los sindicatos y que sostienen, con sus afirmaciones, trabajadores de hospitales madrileños consultados. La Consejería de Sanidad, sin embargo, replica que la asistencia hospitalaria de los madrileños está “garantizada durante todo el año”. Y añade que este departamento “cuida siempre de que la plantilla sea la suficiente para atender las necesidades” de los pacientes. Además, las organizaciones sindicales denuncian que el cierre de camas no se está produciendo de forma uniforme en todos los hospitales.

Así, señalan que en los grandes centros sanitarios de gestión 100% pública se han cerrado en torno al 20% de las camas, mientras que en los seis que pasarán a ser gestionados por empresas privadas en poco más de un mes se ha notado menos el cierre de infraestructuras.

Esta situación ha provocado que en algunos momentos en los que repunta la llegada de pacientes se hayan producido momentos de tensión en algunos centros hospitalarios. Por ejemplo, según relata un profesional del Hospital 12 de Octubre, el pasado fin de semana no había camas disponibles para ingresar a niños en el servicio de Pediatría a pesar de que así lo requerían sus patologías. Aunque estaban libres, sostiene esta misma fuente, la gerencia no autorizaba su utilización.

Fuentes de la dirección del centro sanitario sostienen sin embargo que “en ningún caso” se han producido derivaciones a otros hospitales por ausencia de camas y que los cierres se producen porque, en verano, la demanda asistencial disminuye. Asimismo, el equipo de comunicación del centro señala que “no se ha producido ningún incidente lo suficientemente relevante como para que haya sido transmitido a su departamento”.

Según datos de UGT, en el 12 de Octubre permanecen cerradas –sólo en Pediatría– 40 de sus 200 camas, es decir, un 20%. Esta circunstancia ha provocado, según comentan algunos profesionales, que los pequeños tengan que ser cambiados de forma “reiterada” de habitación para intentar encontrales acomodo sin perjudicar su recuperación. En todo el hospital se han mantenido cerradas de media 260 de sus 1.368 camas en la época estival, según datos de CCOO. Como cada verano, los más afectados son los grandes hospitales de referencia. Por ejemplo, según datos de CCOO, en La Paz se han cerrado 333 de sus 1.318 camas (un 25%) y en el Ramón y Cajal 208 de sus 1.118 (18%). Estos datos no se pueden cotejar porque la consejería no ofrece el número de camas de las que ha prescindido la sanidad madrileña este verano.

 

“Desacreditar los hospitales tradicionales”

Los sindicatos temen que el cierre de plantas, el recorte de servicios, la reducción de plantillas y la clausura de quirófanos se mantengan a la vuelta de las vacaciones cuando a partir de octubre regresen las patologías respiratorias habituales en otoño e invierno. “El cierre de camas es habitual en la época estival porque la Administración apuesta por ahorrar no cubriendo parte de las vacaciones de los profesionales, pero nosotros estamos en contra de que disminuya la contratación porque, de esa forma, también disminye la calidad asistencial”, señala Nacho Hernández, portavoz de Sanidad de UGT Madrid.

Por su parte, Rosa Cuadrado, secretaria general de Sanidad de CCOO Madrid, señala que estos recortes son consecuencia de la “política privatizadora por la que el Gobierno del Partido Popular rige sus movimientos” y son además de un intento de “estrangular y desacreditar los hospitales tradicionales”.

 Los ánimos están muy caldeados en el sector sanitario madrileño. La reciente adjudicación de la gestión de seis hospitales a empresas privadas ha sido la culminación de un proceso privatizador –el más extenso producido nunca en la sanidad española– muy contestado por usuarios y profesionales. Además, colectivos como la Federación de Asociaciones en Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) denuncian la progresiva descapitalización de los centros sanitarios públicos tradicionales. En 2013, el presupuesto de la sanidad madrileña asciende a 7.059 millones de euros, un 0,9% inferior al año anterior.  Esta organización denuncia que los hospitales de gestión tradicional han sufrido un recorte en su asignación presupuestaria del 16,19%. Mientras, señalan, los cuatro de gestión privada que ya funcionan en la Comunidad aumentaron su presupuesto un 4%.

Artículo de Elena Herrera en InfoLibre

Acerca de Dempeus per la salut pública

Col·lectiu de persones en defensa de la salut pública
Esta entrada fue publicada en Privatización y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Sanidad madrileña: caos antes de la privatización

  1. Pingback: Sanidad madrileña: caos antes de la privatización | Boletín Informativo de la Sanidad Pública

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s