BMJ: las medidas políticas de austeridad en Europa son malas para la salud.


La protección de la salud en el mandato de la UE es más importante que nunca

Las medidas de austeridad introducidas en muchos países europeos a raíz de la crisis económica de 2008-09 han repercutido muy negativamente en los factores sociales determinantes de la salud. Entre estos se cuentan: menor nivel de ingresos, índices elevados de desempleo, reducción de la financiación de la educación y aumento de los impuestos. Muchos ciudadanos (en especial los jóvenes) se encuentran sin trabajo: en España y Grecia más de la mitad de los menores de 25 años están en paro. La combinación de desempleo a largo plazo, lo inadecuado de las destrezas laborales disponibles, y los grandes obstáculos para entrar en mercados de trabajo rígidos hacen temer que nos encontremos ante una generación entera de parados. Los paquetes nacionales de austeridad, que han recortado los presupuestos sanitarios, y las consiguientes reformas en la política sanitaria son causas añadidas de los efectos negativos, en especial allí donde los sistemas sanitarios eran débiles o menos resistentes.

 Estos efectos se acumulan en países golpeados con dureza por la crisis, en particular Grecia, Portugal y España. En un análisis (http://www.bmj.com/content/346/bmj.f2363), Legido-Quigley y colaboradores exploran en profundidad los efectos de la austeridad española en la política sanitaria. En él plantean la ausencia de pruebas de que las políticas de austeridad funcionen y la falta general de lógica de poner en práctica graves reformas sanitarias en las actuales circunstancias económicas de España. Los países lastrados por políticas de austeridad presentan índices más elevados de mala salud -particularmente entre los desempleados-, un predominio de los problemas de salud mental (tales como la depresión o la ansiedad) y de intentos de suicidio, y un aumento de la incidencia de enfermedades infecciosas, por ejemplo el VIH. Si bien no se dispone aún de datos suficientes para hacer una evaluación global de las repercusiones de la austeridad, es de esperar que se produzcan otros efectos negativos dada la ya conocida influencia de los determinantes sociales en la salud.

 Los sistemas sanitarios han de “adelgazar” y ser más eficaces, pero los gobiernos deben considerar con cuidado qué políticas poner en práctica para que la salud de la población no se resienta. Se cree que las reformas para impulsar la prescripción de medicamentos genéricos y la transferencia de los servicios desde un entorno de pacientes hospitalizados a otro de pacientes externos aumentan la eficacia y reducen los costes: muchos países ya han hecho esos cambios. Pero, al mismo tiempo, se han hecho grandes recortes en los servicios de los hospitales sin que haya capacidad adecuada para pacientes ambulatorios, se han introducido o incrementado las tarifas de usuario y los costes salariales del personal sanitario han disminuido. Tales medidas aminoran la accesibilidad, eficacia, productividad y calidad de los sistemas sanitarios.

 En la primera mitad de 2011, el número de operaciones realizadas en Cataluña, España, disminuyó un 6%. Simultáneamente, las listas de espera de cirugía aumentaron un 23%, afectando casi a 17.000 personas. En Letonia, las drásticas reducciones en las infraestructuras hospitalarias repercutieron negativamente en la atención programada en hospitales. Por otra parte, el número de personas en lista de espera en Irlanda aumentó un 9% de 2009 a 2010. Los recortes salariales y los despidos han dado lugar a que emigre un número creciente de profesionales sanitarios, como se indica en informes de Irlanda, Letonia y Rumanía, país en el que abandonaron en 2010 unos 2.500 médicos. Se añade a esto que los gobiernos europeos en gran medida han dejado de invertir en la mejora de la salud, no han eliminado de los paquetes de prestaciones de financiación pública servicios no rentables, ni incorporado sistemas integrados de atención sanitaria.

WHO European Ministerial Conference on Health Systems, 25-27 June 2008, Tallinn, Estonia

¿Debe dejarse en manos de los políticos que las medidas de austeridad incidan en la salud actual y futura? Los Estados miembros de la Oficina Regional para Europa de la Organización Mundial de la Salud (OMS)acordaron en Tallin en 2008 una serie de valores y criterios para el buen gobierno de los sistemas sanitarios europeos. La Carta de Tallin afirma que la política sanitaria ha de basarse en valores compartidos tales como la solidaridad y la equidad; deberá igualmente fomentar la inversión en salud, impulsar la transparencia y la obligación de rendir cuentas e implicar a las partes interesadas en la elaboración y ejecución de la política.

Las medidas adoptadas durante la crisis económica han de sopesarse teniendo en cuenta sus implicaciones futuras. Algunas que pueden ahorrar dinero a corto plazo pueden producir mayores costes a la larga si las necesidades sanitarias no se satisfacen. Aquí deben incluirse medidas que no pueden invertirse fácilmente, como la privatización de los sistemas sanitarios y la introducción de desembolsos directos por parte del paciente. Del mismo modo, las decisiones de política sanitaria deben tener presentes cambios demográficos futuros tales como las variaciones en la estructura de la población activa y la mayor demanda de servicios de atención crónica.

Health2020Es importante señalar que un buen funcionamiento de los servicios de protección social puede amortiguar a largo plazo los efectos de la crisis financiera sobre la salud. El Marco político de la OMS “Salud 2020” (septiembre de 2012) y las conclusiones del Consejo de la Unión Europea sobre sistemas sanitarios, modernos, reactivos y sostenibles (junio de 2011) ofrecen ulteriores orientaciones estratégicas. El Marco “Salud 2020” aporta a los responsables consejos prácticos basados en los valores así como pruebas que contribuyen a reducir la desigualdad sanitaria y a impulsar una mejor gobernanza en cuanto a salud. En las conclusiones del Consejo de la UE, los Estados miembros de la Unión afirman los valores comunes de los sistemas europeos de salud: universalidad, acceso a una atención de buena calidad, equidad y solidaridad. Además, evalúan conjuntamente los ámbitos prioritarios para la reforma (inversión eficaz en los sistemas sanitarios, gestión de hospitales, modelos de asistencia integrada, uso rentable de medicamentos) con el fin de favorecer la reorganización de estos sistemas a la luz de los cambios demográficos y de las actuales limitaciones presupuestarias. Sin embargo, ya consta en la actualidad que, en tiempos de crisis económica y financiera, debe reforzarse el compromiso con estos objetivos en la adopción de medidas sanitarias.

Es preciso igualmente contar con información sanitaria pertinente y actualizada para mejorar la tutela que ejercen los gobiernos y para la elaboración y evaluación de los efectos de la política sanitaria. Y es necesario también perfeccionar los sistemas nacionales de información sanitaria y la rápida disponibilidad de los datos, seleccionar un conjunto clave de indicadores para un seguimiento a tiempo y relacionar la información sanitaria con los determinantes sociales de la salud. Para alcanzar una gobernanza de los sistemas sanitarios, hemos de conocer el tema que tratamos y tener al alcance de la mano información útil y utilizable.

¿Qué papel ha de desempeñar la UE en la protección de la salud de las poblaciones europeas? Las políticas de austeridad europeas vulneran la salud de la población y la organización del sistema sanitario a nivel nacional. La UE ha unido los préstamos de urgencia (paquetes de rescate) a las reclamaciones para reducir el gasto público y conseguido supervisar los presupuestos nacionales de manera más estricta en el marco del Semestre Europeo. Ello ha desembocado en exigencias concretas de reforma de los sistemas sanitarios de algunos países por parte de los organismos europeos. Ahora que la UE representa un papel más fuerte en las reformas de la política sanitaria de los Estados miembros, los criterios de buen gobierno que son válidos a nivel nacional, también son aplicables a nivel comunitario. Al emprender reformas estructurales y financieras en tiempos de austeridad, esa buena gobernanza requiere, entre otras cosas, que se valoren con rigor las necesidades sanitarias y se evalúe con cuidado el desempeño de los sistemas sanitarios. El Grupo de expertos sobre inversiones en salud a nivel de la UE es una nueva fuente de asesoramiento para los Estados miembros que están introduciendo reformas en la atención sanitaria. Ahora bien, el grupo necesitará también información completa para aportar el asesoramiento que apoye la capacidad de respuesta, la transparencia y la debida rendición de cuentas de las medidas adoptadas.

Dada la creciente importancia de las decisiones de la UE para las políticas sanitarias nacionales, los expertos reunidos en una conferencia con motivo del vigésimo aniversario del Tratado de Maastricht (y la introducción de un mandato sobre salud) hicieron hincapié en la necesidad de llegar a un compromiso real para tener en cuenta los temas sanitarios dentro de todos los ámbitos políticos de la UE. El mandato de la UE para proteger la salud de la población europea es ahora más pertinente que nunca.

http://www.bmj.com/content/346/bmj.f3716

Traducido por Margarita Alonso para CAS

Acerca de Dempeus per la salut pública

Col·lectiu de persones en defensa de la salut pública
Esta entrada fue publicada en Salud pública, Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a BMJ: las medidas políticas de austeridad en Europa son malas para la salud.

  1. Pingback: ¿Desmantelará la austeridad el sistema sanitario español? | Dempeus per la salut pública

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s