Privatización de la sanidad y resistencias


Nuestro compañero Sergi Raventós nos remite este artículo suyo publicado en la revista Viento Sur en el que pretende resumir las políticas sanitarias y algunas respuestas y luchas que se estan dando en Catalunya en contra de dichas políticas.
.

Catalunya ha sido una de las primeras comunidades autónomas en aplicar las políticas de “austeridad” en materia sanitaria: cierres de plantas de hospitales, quirófanos, servicios de urgencias, atención nocturna, cierre de algunos centros sanitarios, implantación del euro por receta y también privatización de determinados servicios sanitarios, entre otras muchas agresiones al sistema público sanitario.

7 anys de corrupció a la sanitat: la conxorxa sociovergent

Hay que recordar de dónde venimos para contextualizar la situación que tenemos a finales del 2012. La política sanitaria desarrollada durante años por CiU en Catalunya, con la connivencia del partido socialista, ha sido claramente un modelo mixto público-privado concertado de servicios sanitarios, y esta “sociovergencia sanitaria” ya apuntó las bases de esta relación promiscua con los centros privados, mutuas y demás conciertos sanitarios muy poco transparentes y aún con problemas con la justicia por resolver. Algunos tinglados y pufos de todo tipo/1 han aparecido en algunos medios y están pendientes de ser llevados a la comisión de investigación que se aprobó en el Parlament, y que desgraciadamente se suspendió a raíz de las elecciones catalanas del pasado 25 de noviembre pero que, si nada más lo impide, se volverá a poner en marcha.

Sin negar ni mucho menos los aspectos claramente negativos de este sistema mixto y las diferencias que hay en la distribución territorial del presupuesto, que no responde a las desigualdades en salud, hay un cierto acuerdo /2 en que la cobertura y acceso universal y gratuito de la mayoría de prestaciones y los programas destinados a grupos más vulnerables y con necesidades especificas han permitido, durante los años que ha estado funcionando, no acentuar la brecha de las desigualdades en salud e incluso reducirlas.

El conjunto de la población (incluidos aquellos con seguros complementarios) ha reconocido siempre, en diferentes encuestas, que el sistema público es mejor en todas las dimensiones clínico-asistenciales, sólo superado por la sanidad privada en aspectos como el confort y los tiempos de espera para situaciones menores.

Los pasos dados por parte del gobierno de CiU hacia la esfera privada en los últimos años han sido manifiestos y, sin negarle el protagonismo en algunos temas a la exconsellera socialista Marina Geli del gobierno tripartito de izquierdas (recordar su insistencia en aplicar el copago sanitario cuando gobernaba), hay un antes y un después en políticas de desmantelamiento del sistema público sanitario a partir de las elecciones del noviembre del 2010 en Catalunya.

El Conseller de Salut Boi Ruiz, como es bien sabido, fue presidente de una de las patronales de la sanidad privada, concretamente de la Unió Catalana de Hospitales (UCH), que agrupa a los hospitales concertados y a otros centros sanitarios privados que gestionan servicios públicos. Durante su mandato se ha destacado por defender sin ningún recato el modelo privado a costa de erosionar el sistema público. Sus actuaciones son ya muy conocidas entre la población catalana y su prestigio ha caído en picado en los últimos tiempos.

Sin ánimo de hacer un repaso exhaustivo citaremos algunas de sus actuaciones: abrir salas de operaciones de los hospitales públicos por las tardes, en beneficio de las mutuas privadas, es hoy ya una práctica extendida en algunos hospitales. Uno de los hospitales más conocidos donde esto se realiza, porque hace unos meses se operó allí el monarca español, es el Hospital Clínic de Barcelona, en el que por las tardes opera Barna Clínic, grupo privado y muy caro /3. Otro caso muy parecido también es el Hospital de Terrassa. Y también el Hospital de Sant Pau, que en estos momentos está de máxima actualidad por la lucha de sus trabajadoras y trabajadores que, a día de hoy, ya llevan más de una semana encerrados. En este hospital, desde abril del 2011, permanecen 84 camas cerradas con todo lo que implica de saturación de urgencias, altas precipitadas, alargamiento de las listas de espera; además hay recortes considerables en farmacia hospitalaria, en prótesis y catéters, reducción de Radioterapia, Radiología, Medicina nuclear y Hemodinámica, y anulación de los quirófanos por la tarde, lo que supone una reducción de unas 713 intervenciones quirúrgicas anuales. Pero según los mismos trabajadores, la gota que ha colmado el vaso y ha llevado a su encierro es el anuncio del gobierno catalán de reducir el presupuesto de sanidad para el año 2013. La reducción va a ser de 200 millones de euros, cosa que puede representar entre un 15 y un 20% menos de actividad en el ámbito sanitario. Este recorte tan brutal va a representar una reducción de la cartera de servicios, disminución de sueldos y posibles EROS a empresas que tienen conciertos sanitarios con la Generalitat.

Otro asunto que se ha producido recientemente, y que es una clara apuesta por el sector privado y con afán de lucro, es la concesión por diez años al grupo privado Eulen de la gestión del Centro de Atención Primaria de la población ampurdanesa de L’Escala y de 7 consultorios médicos de la zona. Eulen ha ganado la concesión de 2,4 millones de euros anuales por una oferta 10.000 euros más barata. Esa ha sido la razón de la concesión a un grupo especializado fundamentalmente en seguridad y limpieza, que no tiene la experiencia en gestión sanitaria de la entidad que lo llevaba gestionando: la Fundación Salut Empordà de l’Hospital de Figueres, una Fundación sin ánimo de lucro que gozaba de prestigio entre la población. El alcalde de L’Escala ha considerado el desenlace como “una mala noticia no sólo para L’Escala, sino para el conjunto de la sanidad catalana” y ha manifestado que presentará alegaciones.

Estos casos, más otros muchos que por motivo de espacio no se pueden tratar, corresponden a una manera de entender la salud por parte del Conseller como “un bien privado que depende de uno mismo y no del Estado, ya que ésta depende del código genético, de sus antecedentes familiares y de sus hábitos”, según declaraciones hechas el 25 de octubre del 2011 por Boi Ruiz. Unas declaraciones que fueron contestadas por Amnistía Internacional y que van en contra del informe 2008 de la Comisión de Determinantes Sociales de la misma OMS donde se considera que “la acumulación tóxica de factores sociales injustos y evitables, como la desigualdad económica, la precariedad laboral, la contaminación ambiental, la inseguridad alimentaria, no tener una vivienda digna, o la falta de participación y democracia” dañan la salud y crean inequidades. La Comisión considera que estos y otros determinantes, como las pensiones, el nivel educativo, las desigualdades entre hombres y mujeres (el trabajo reproductivo y en especial la violencia contra las mujeres) y la participación social y política, son las “causas de las causas” de la salud y la inequidad en salud.

Oposición, luchas y resistencias ante estas políticas

Assemblea oberta al hall de l’hospital de Sant Pau, un d’aquests dies.

La lucha de los trabajadores del Hospital de Sant Pau ha tomado el relevo de otras luchas que han venido dándose en la sanidad catalana desde hace muchos meses contra los recortes y el desmantelamiento de servicios. Bien sea por parte de los trabajadores de Hospitales como Vall d’Hebron, Bellvitge, Hospital dos de maig, etc. O por parte de usuarios y pacientes de los Centros de Atención Primaria (CAP), como los vecinos del barrio obrero de Bellvitge, que se encerraron en su CAP durante semanas para defender la atención sanitaria pública y para evitar que lo cerraran.

Otra acción que está en curso, y que intenta parar como sea la depredación del sistema público sanitario en beneficio de los amiguetes de la patronal del Conseller, es la querella criminal interpuesta al mismo Boi Ruiz y su equipo de gobierno el pasado 19 de noviembre por la PARS, La Lliga de la Síndrome de Fatiga Crònica, Attac Acordem, Attac Catalunya, CATAC-CTS-IAC y Dempeus per la Salut Pública, delante del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya. Los firmantes consideran que se podrían estar vulnerando artículos del Código penal cómo los que hacen referencia al impedimento del ejercicio de derechos cívicos (art. 542), a la omisión del deber de socorro (art. 196), al tráfico de influencias (art. 428) y las negociaciones y actividades prohibidas a los funcionarios públicos (art. 441). La querella considera inadmisible que se vulnere el derecho a la salud que es uno de los pilares básicos del Estado social.

Recientemente, una vez más la revista Café amb llet, ha destapado en Mataró un caso de importantes cargos sanitarios de la Generalitat, que tienen también negocios en el sector privado, y se han autoadjudicado contratos para sus empresas. No es el primero ni el único caso. Uno de los más sonados lo destapó la CUP /4 de Reus cuando levantó todos los negocios del presidente del Institut Català de la Salut Josep Prat, quien según muchos es la figura clave del proceso privatizador en Catalunya. Es difícil entender como este tipo puede formar parte de la filial española de la multinacional sanitaria United Surgical Partners, del gran grupo Innova que domina Reus y ser, a la vez, el máximo gestor de la sanidad catalana. En estos momentos está en investigación judicial.

Estas y otras luchas en defensa de la sanidad pública catalana son una buena muestra de saludable resistencia; pero son aún insuficientes para detener la ofensiva que llevan a cabo el sector empresarial privatizador y la derecha neoliberal que gobierna en Catalunya por apropiarse de la sanidad pública.

Sería deseable y necesario avanzar en la convergencia para mantener una lucha sostenida de todos los sectores sanitarios implicados y de la ciudadanía en general, de todos los afectados por los recortes en marcha en el nuevo presupuesto del 2013 y por el proceso de privatización en curso de uno de los mejores sistemas sanitarios públicos del mundo, hasta hace muy poco.

7/12/2012

Sergi Raventós trabaja en una Fundación no lucrativa de salud mental y es miembro del colectivo Dempeus per la Salut Pública

Notas

1/ La revista Café amb llet ha difundido algunos de ellos en algunos videos que se han propagado por la red. Sus periodistas Albano Dante y Marta Sibina han sido multados recientemente con 10.000 euros por destapar la corrupción de algunos dirigentes de Convergència i Unió en algunos videos. Ya han manifestado que esta condena no les va a frenar su actividad de denuncia.

2/ Documento de trabajo elaborado, en diciembre de 2011, por algunos profesionales de la salud y ciudadanos pertenecientes a algunas organizaciones: Dempeus per la Salut, Fòrum Català d’atenció primària, Associació catalana de defensa de la sanitat pública, Grup de recerca en desigualtats en salut UPF, Fundació Congrés Català de salut mental.

3/ Un artículo que aporta datos en este sentido: http://www.eldebat.cat/cat/notices/…

4/ La Candidatura de Unitat Popular (CUP) ha entrado en el Parlament de Catalunya con 3 diputados en las recientes elecciones autonómicas del pasado 25 de noviembre

Acerca de Dempeus per la salut pública

Col·lectiu de persones en defensa de la salut pública
Esta entrada fue publicada en Privatización, sanidad pública y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Privatización de la sanidad y resistencias

  1. Toni Barbarà dijo:

    En efecto, todo lo que apunta Sergi en este artículo, y más, y más !
    Manifestaciones de todo el ámbito de la salud y sanidad públicas como la de 11 de octubre en la preHuelga general, movilizaciones desde diversas plataformas entre las cuales «Prouretallades= Bastaderecortes» con una red de más de 100 entidades sociales, vecinales, sectoriales y sindicales, la IPP (iniciativa penal popular) y los casos que impulsa como la querella criminal por el caso M. Carme Mesa, y otros ejercicios de demanda de respuesta, reclamación y atención, …
    Desde Dempeus y otras entidades (PDS- Plataforma decerecho a la salud, FAVB, Ayuntamientos, etc. ) campaña de Insumisión contra el «€uro por receta», o la denúncia presentada por esta organización a trámite y ya aceptada ante el Parlamento Europeo…
    Siempre en la práctica de suma y CONFLUENCIA de tod@ quienes se incorporan a la lucha irrenunciable por la salud pública. ¡¡Salud !! Toni Barbarà

  2. fina dijo:

    Sent from Huawei Mobile

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s