Enfermo y con 62 euros menos


La lucha contra el co-REpago viene de lejos. Desde Dempeus  venimos librando esta batalla desde que nuestros inicios, y hemos ido recogiendo argumentos de peso y autoridad frente al ansia recaudadora y privatizadora de los mercenarios de la sanidad y la política. Àngels Martínez reproduce hoy en su blog, porque conviene no olvidarlo, un excelente y recomendable artículo de Joan Benach, Gemma Tarafa y Carles Muntaner sobre el co-REpago  (también llamado melifluamente “ticket moderador”). Igualmente imprescindible es el Dossier contra el coREpago y la Declaración de Barcelona de junio del 2010 en catalán, castellano e inglés.
Reproducimos a continuación en artículo de  Joan Carles March Cerdà publicado hoy en Público, por las múltiples referencias que recoge sobre la reacción mediática a esta injusta e insolidaria medida, especialmente para los enfermos crónicos.

El copago llega a Catalunya. El Gobierno comprensivo con el copago farmacéutico. Ha nacido el mal llamado “copago” sanitario. Luz verde al copago. CiU cifra en 180 millones los ingresos por el copago sanitario. El Gobierno elude aclarar su posición sobre el “copago”. El PP avala el tijeretazo y el “copago” farmacéutico de los presupuestos de CiU. El PP apuesta por que las medicinas se paguen en función de la renta…… Y así podríamos ir poniendo titulares de prensa de estos días que han llenado las páginas y webs españolas. Y añadido a este debate, el debate andaluz entre Griñán y Arenas donde se pide al candidato del PP que aclare si apoya el copago sanitario, colocándole a la defensiva. Por tanto la salud se ha metido en el centro el debate. Y también en el debate entre Nacho Escolar y Carmen Morodo en la ser y en la ventana con Millás.

Y es que en los últimos tiempos, cuando se habla de Sanidad, las palabras más citadas son, con toda seguridad, crisis, deuda y copago. Esta última ha ido ganando protagonismo a consecuencia de la primera (El copago es “la participación del usuario en el coste de un servicio público”,”Es un pago que se realiza en el momento del consumo, una contribución adicional” ). Los políticos hablan de ello, los médicos, las enfermeras, los economistas, los ciudadanos… Unos a favor, otros en contra y todo en plena campaña electoral andaluza (y de Asturias).

Es evidente que comprar un medicamento será más caro en Cataluña a partir de ahora del que solo se salvarán los medicamentos que cuesten menos de 1,67 euros, las personas que perciben una pensión no contributiva o de renta mínima de inserción y hasta un máximo de 62 recetas al año. Y el problema es que a un enfermo que necesite más de 5 recetas al mes (pluripatológicos) tendrá que pagar 62 euros al mes sólo por estar enfermo. Y sabemos que la enfermedad va relacionada con el nivel socioeconómico, es decir, que los más pobres, están más enfermos y por tanto con menos calidad  de vida y tendrán a partir de ahora en Catalunya (no sabemos cuando en el resto de España) 62 euros menos.

¿Qué experiencias hay del pago adicional en farmacia?

Se puede hacer con una tasa fija, donde el usuario siempre paga una cantidad estipulada, sea cual sea el precio del medicamento. O con un sistema porcentual (siempre el mismo o variable en función de ser activo o pensionista a del precio del medicamento).

La polémica está en plena efervescencia: Para algunos no hay que tocarlo, para otros es obsoleto. Para unos es una medida disuasoria ( ”para frenar la demanda” o para regularla como en el caso de lo que se hace en algunos países: cuando la visita a urgencias no se produce por la derivación del médico de atención primaria o del especialista y si ésta no conlleva el ingreso del paciente, se paga), para otros recaudatoria (“para acompasar ingresos fiscales“, “mantener un gasto público cuando los impuestos no alcanzan a sufragar el gasto público total”). Algunos lo plantean como la solución, mientras que otros lo ven como el entierro del Sistema Nacional de Salud y una forma de entrar en una espiral que conduce a la privatización al perderse cada vez más el carácter de gratuidad con el riesgo de que las personas que deberían acudir no acudan (algunos plantean compatibilizar el fin disuasorio con que la población reciba la asistencia que necesita).Y el problema mientras unos y otros hablan de disuadir o recaudar, los expertos plantean que el problema más importante  es el gasto que generan las nuevas tecnologías y los nuevos fármacos.

Una farmacéutica atiende a un cliente en una farmacia que se suma a la campaña "La farmacia enciende la luz de alarma" en Catalunya. efe / toni albir

Pero tanto hablar de copago o repago cuando, bajo nuestra opinión, ” no es ni de lejos la solución”. ”No hay ningún trabajo  que diga que el copago va a solucionar el problema de la Sanidad”,  ”No parece la solución ideal”. Y así lo opinan la mayoría de los ciudadanos (70%)  ya que el copago no está entre sus preferencias  a la hora de aplicar medidas de austeridad y obtener más ingresos en la sanidad pública.

¿Qué dicen los Paridos políticos y el Gobierno?

Izquierda Unida de boca de Gaspar LLamazares plantea que: “En esa competencia las Comunidades Autónomas no pueden entrar ya que su jurisdicción está en la ordenación farmacéutica, en la disposición territorial de las farmacias pero no en los productos farmacéuticos, que es competencia del Estado” y habla de medida anticonstitucional. Valderas, candidato en Andalucía,  habla de que es un robo.

Pepe Martínez Olmosportavoz de sanidad del PSOE en el Congreso, habla de copago como susto o muerte. Y apunta además que habrá entrada del sector privado en la gestión de servicios públicos mediante la formula de “la colaboración público-privada” y en la exclusión de medicamentos de la cartera de servicios. ( “medicamentazo”).

Mientras que el PP, apunta, tras el apoyo a CiU en el euro por receta en Cataluña (aunque matizara el decreto a favor de exenciones a determinadas poblaciones) que ”Estamos trabajando en un sistema que deje blindada la gratuidad de la sanidad y que avance hacia un sistema más equitativo en la prestación farmacéutica en la que tenga mucho que ver la renta de los ciudadanos”, además que algunas CC.AA lo están estudiando.

¿Se ampliará a otro sitios del Estado Español?

Muchos apuntan a que sí. Lo apunta Durán i Lleida (ve ”muy difícil que pueda evitarse” algún tipo de copago sanitario en toda España porque dice que el actual sistema no podrá sostenerse si no se inyectan más recursos) y lo apuntan muchos analistas políticos. Incluso la Ministra lo ha dejado entrever, así como el presidente de la Comunidad autónoma gallega.

SABIA REFLEXIÓN: Hace meses Vicenç Navarro escribía en este periódico que En cuanto al supuesto impacto disuasorio, no creo que un euro por visita disuada a la mayoría de la población que utiliza los servicios sanitarios. Sí, en cambio, puede disuadir a los individuos de baja renta, los cuales son un número considerable.  Es precisamente en este colectivo de mileuristas (6 de cada 10 trabajadores cobran mil euros al mes o menos ) donde no se debe desincentivar la utilización de servicios, pues se tiene gran evidencia de que este colectivo es el que precisamente tiene mayor número de enfermedades y las que tiene son más graves.

Fuente: Público

Acerca de Dempeus per la salut pública

Col·lectiu de persones en defensa de la salut pública
Esta entrada fue publicada en Copago, Medicamentos, Salud pública, sanidad pública y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s