Médicos y jefes de servicios alertan por carta a Mas sobre las secuelas de los recortes


La misiva del personal médico advierte de un retroceso en la calidad asistencial «irreparable» | Los facultativos de Vall d’Hebron harán tres días de huelga después de anunciarles nuevos recortes.

El personal sanitario ha mostrado pancartas en contra de los recortes por las calles del centro de Barcelona ACN

Los hospitales catalanes han estallado. Mientras los médicos de Vall d’Hebron votaron ayer una huelga de tres días en una asamblea masiva, los colegios de médicos se adherieron a una carta redactada por los jefes de servicio de Bellvitge –y que está pasando por todos los hospitales del Institut Català de la Salut– en la que se advierte de las graves consecuencias que las medidas de ahorro están provocando sobre la atención a los pacientes. Esa carta será entregada al president de la Generalitat, Artur Mas.

«Hay que poner de nuevo el contador a cero y buscar soluciones», insiste el presidente del colegio profesional barcelonés, Miquel Vilardell.

La carta de los jefes de servicio explica que «en nuestra organización, el ICS, se anuncian medidas a corto plazo que de hacerse realidad dibujan un panorama de precariedad laboral imprevisible y que tendrá, entre otras consecuencias, un retroceso en la calidad de nuestro sistema sanitario que hasta ahora situaba al Estado español en el tercer lugar, según un estudio reciente de la prestigiosa revista Newsweek, y que tardará muchos años en recuperarse, si es que se logra», dicen los jefes de servicio.

El documento reclama que desde el Govern se entre realmente en una negociación con los principales actores de la actividad sanitaria para buscar cómo arreglar este déficit de una forma que sea reversible y con un plazo acotado. También se insiste en las consecuencias de que los residentes, los MIR, pierdan formación con los recortes, lo que, lógicamente, repercutirá en la futura calidad asistencial.

El malestar recorre los hospitales desde hace meses, pero la chispa saltó en la nutrida asamblea de médicos de Vall d’Hebron de ayer tarde. Por unanimidad de los asistentes, los médicos de este multihospital pararán durante tres días a primeros de octubre. La fecha aún no se ha determinado porque esperan que se sumen todos los médicos de los hospitales del ICS.

En Bellvitge, donde se celebró una asamblea el día anterior y la propuesta de huelga quedó en tablas, al 50%, se espera una nueva votación para sumarse a los paros. En Can Ruti se celebrará hoy una asamblea y otros hospitales del ICS estudian qué hacer.

La gota que ha desbordado un año de cierre de quirófanos, de reducción de días guardia, de eliminación de suplencias en verano y de supresión de contratos a interinos ha sido la comunicación de una lista de medidas que recortan más los salarios. En algunos casos el sueldo de un médico especialista de los hospitales catalanes llegará a ser la mitad de lo que cobra un colega en otras comunidades como el País Vasco o Navarra.

Las medidas decididas por el Institut Català de la Salut para afrontar un recorte de gasto que no alcanza el objetivo del 10% con las restricciones drásticas de los meses pasados se aplicarán a partir de octubre. Los médicos son de momento el capítulo más afectado por esas medidas, que suponen reducir el precio de la guardia (de 15 horas pasa a 12), la pérdida del complemento por jornada partida para toda la plantilla durante el próximo trimestre, la transformación de la jornada en turnos deslizantes para cubrir todas las horas en las que no hay médico de guardia y más amenazas de pérdida de complementos por objetivos durante un año y otros complementos durante los próximos tres meses. La pérdida salarial ronda el 30%.

El mayor hospital de la red, el Vall d’Hebron, por ejemplo, tenía que acortar sus gastos en 60 millones. Con el cierre de quirófanos, la expulsión de interinos, la extensión del cierre de camas veraniego a un par de meses extra y prescindiendo de varios cientos de suplentes, no se ha llegado a más de 21 millones. Los otros 40 tendrán que salir, según pretende la dirección del ICS, del capítulo de personal y del gasto en materiales, desde hilo de sutura a radiografías.

«La acumulación de pacientes en las listas de espera nos obliga a la priorización de actos asistenciales basados en la potencial urgencia en unas condiciones que pueden comprometer la equidad», advierten los jefes de servicio. «Retrasar una intervención quirúrgica programada o posponer un diagnóstico de gravedad impredictible está comportando ya efectos adversos, no tan sólo sobre la salud, también sobre ofertas de trabajo y otros aspectos de la vida personal de los ciudadanos». Los firmantes piden una reflexión sobre ello y un cambio de dirección.

Fuente: La Vanguardia

 

Acerca de Dempeus per la salut pública

Col·lectiu de persones en defensa de la salut pública
Esta entrada fue publicada en Salud pública, sanidad pública y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Médicos y jefes de servicios alertan por carta a Mas sobre las secuelas de los recortes

  1. Pingback: Vaga dels metges de la Vall d’Hebron | Contra les Retallades

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s