Ante los accidentes nucleares en Japón


Ayer os hablabamos de los Efectos de la radiación en la salud, hoy os recomendamos el post de Àngels Martínez sobre Las mentiras y secretos de Chernobyl se repiten en Fukushima y nos adherimos al  siguiente comunicado conjunto de la IAHP y la FADSP.

Comunicadoplanta-nuclear-de-fukushima 

La International Association of Health Policy y la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública ante los accidentes nucleares en Japón, tiene que señalar:

  1. Son bien conocidos los riesgos para la salud de la energía nuclear tanto en la exposición aguda como en la crónica , ya que los efectos de las radiaciones son acumulativos. Los trastornos más frecuentes producidos por el exceso de radiación son el cáncer, las alteraciones gastrointestinales, afecciones de la médula ósea, así como del aparato reproductor (infertilidad, malformaciones, …) y el debilitamiento del sistema inmunológico.

  2. Los contaminantes radiactivos no sólo actúan de manera inmediata sino que se depositan en el suelo y se incorporan a la cadena alimentaria (plantas, animales, etc.) acabando por incorporarse al ser humano.

  3. Se conoce también que la vida media, la duración, de los elementos radiactivos puede ser de centenares de años durante los cuales continúan produciendo problemas para la salud de los seres vivos.

  4. Planta_Fukushima[1]La seguridad de las centrales nucleares es siempre relativa, ya que no se puede protegerlas de todas las contingencias posibles. En todo caso existe una amplia experiencia de la falta de información de las empresas y los gobiernos ante los problemas de las centrales nucleares y la tendencia a minimizar y/o ocultar los riesgos a la ciudadanía, hasta que los problemas son incontrolables.

  5. La idea de que existe una energía nuclear totalmente segura es una falacia y siempre deben de valorarse los riesgos potenciales y las consecuencias de los accidentes que, como sucedió en Chernobil y podría pasar en este caso pueden ser de una excepcional gravedad.

Por todo ello entendemos que debe de evitarse el uso de la energía nuclear, paralizar las nuevas centrales en construcción y evaluar la desinstalación de las que ya están en uso, así como potenciar de una manera decidida otras alternativas energéticas menos peligrosas y menos contaminantes, para no someter a la ciudadanía a riesgos potencialmente muy elevados para su salud
 

International Association of Health Policy

Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública

16 de marzo de 2011


Fuente: Observatorio Sanitario de Madrid

Acerca de Dempeus per la salut pública

Col·lectiu de persones en defensa de la salut pública
Esta entrada fue publicada en Cáncer, Salud pública y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s