Efectos de la radiación en la salud


Planta_Fukushima[1]El peligro de contaminación atómica por la central nuclear de Fukushima a raiz del terremoto de Sendai de magnitud 8,9 son cada vez más alarmantes. Os recomendamos el post de Alicia Calderón del Gabinete de Estudios de Energías Renovables de Neva Multiview, Fukushima empieza a oler a Chernóbil o peor, y las bombas de Hiroshima y Nagasaki habrán sido petardos de verbena, en el que nos recuerda anteriores catástrofes nucleares y se reafirma en su convicción de suprimir las centrales nucleares por el peligro que conllevan.

El post que reproducimos a continuación se centra en las repercusiones sobre la salud de un exceso de radiación. eduard-rodriguez-farre

Las partículas originadas por la liberación de energía de radiación nuclear, son inoloras e incoloras, provocan varios tipos de cáncer y se incorporan en la vida alimentaria de los animales y la vegetación

NUEVA YORK, EU | Martes 15 de marzo de 2011 Efe | El Universal

La liberación de grandes cantidades de material radioactivo tiene graves efectos sobre la salud pública y el medio ambiente. La radiación no se ve ni se huele, como expresa el radiobiólogo español Eduard Rodríguez-Farré.

En el núcleo de un reactor nuclear a partir de la fisión del uranio, existen más de 60 contaminantes radiactivos, unos de vida larga y otros de corta, que se acumulan en él, por ser parecidos a nuestros elementos biológicos.

Nucleo central FukushimaEntre ellos, el yodo, el estroncio 90 y el cesio (C-137) son algunos de los contaminantes más perjudiciales para la salud humana, que aumentan el riesgo de padecer todo tipo de cánceres y disminuyen la inmunidad del organismo.

La afección del yodo es inmediata, provoca mutaciones en los genes y aumenta el riesgo de cáncer, especialmente de tiroides.

El cesio se deposita en los músculos, mientras el estroncio se acumula en los huesos, durante un periodo mínimo de 30 años. Ambas sustancias multiplican la posibilidad de padecer cáncer de huesos, de músculos o tumores cerebrales, entre otras patologías.

Las radiaciones afectan también al sistema reproductivo, más a las mujeres que a los hombres. Los espermatozoides se regeneran totalmente cada 90 días, sin embargo, los óvulos permanecen en los ovarios toda la vida y si un óvulo es alterado por la radiación y fecundado posteriormente, se producirán malformaciones en el feto, incluso años después.

Cuando la principal vía de contagio es la inhalación, sólo es efectivo ingerir pastillas de yodo. El tiroides va eliminando el yodo sobrante y de esta forma, cuando se satura de yodo normal puede ir eliminando el yodo radiactivo inhalado.

Si el contacto es a través de la piel, se elimina lavándose con detergente tanto el cuerpo, como el pelo y las uñas, y desechando la ropa.

La unidad de medida de la intensidad de la radiación es el gray (Gy) que cuantifica la dosis absorbida por el tejido vivo. Un gray equivale a la absorción de un joule de energía ionizante por un kilogramo de material irradiado. Esta unidad se estableció en el año 1975.

A partir de la acumulación de un gray de radiación en el cuerpo humano, se produce malestar general, dolores de cabeza, náuseas, vómitos, fiebre y diarrea.

Entre dosis de 3 y 5 grays, el equivalente a lo que se suele utilizar en tratamientos de radioterapia, se producen hemorragias, anemia e infecciones por la disminución de glóbulos blancos.

Al superar los seis grays, se puede originar la muerte en unos días o en sólo unas horas, debido a que los efectos de la radiación son acumulativos.

Con dosis de más de 15 grays se produce inevitablemente la muerte.

Los trastornos más frecuentes producidos por el exceso de radiación son el cáncer, las alteraciones gastrointestinales, afecciones de la médula ósea, así como del aparato reproductor (infertilidad, malformaciones, …) y el debilitamiento del sistema inmunológico.

El medio ambiente también sufre las consecuencias potenciales de las radiaciones desencadenadas por la fusión del núcleo, que puede afectar a un área de decenas de kilómetros a la redonda.

La contaminación nuclear se deposita en el suelo y  se incorpora a la cadena alimentaria de los seres vivos mediante un proceso de bioacumulación. Va pasando de unos a otros, entre plantas, animales y seres humanos.

En general, los efectos de la radiactividad son acumulativos y una exposición, aunque sea pequeña y continua, resulta peligrosa.

Fuente: El Universal

Centrales nucleares en JapónNotas Relacionadas

Acerca de Dempeus per la salut pública

Col·lectiu de persones en defensa de la salut pública
Esta entrada fue publicada en Cáncer, Medio ambiente, Salud pública y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s