Es necesario gastar mejor en las enfermedades olvidadas


Artículo publicado en The Lancet, Volumen 377, Número 9767 , página 692, 26 de febrero 2011, traducido para Dempeus.

PIIS0140673611602535_fx1_lrgDurante la última década, ha habido un esfuerzo concertado, principalmente por organizaciones públicas y filantrópicas, para luchar contra el descuido de las enfermedades del mundo en desarrollo mediante el aumento de fondos para la investigación y el desarrollo. La Financiación Global de la Innovación para las Enfermedades Olvidadas (G-FINDER) survey , ahora en su tercer año, hace el valioso trabajo de seguimiento de esta inversión global. La última encuesta abarca 31 enfermedades olvidadas, como el VIH, la malaria y la tuberculosis, así como las condiciones tales como la lepra y el tracoma. Es el primero en evaluar el efecto de la crisis financiera mundial sobre la financiación.

Hay buenas y malas noticias. En general, los fondos para investigación y desarrollo sobre enfermedades desatendidas en EE.UU. aumentó a $ 3.2 billones en 2009, desde 239 millones dólares en 2008. La financiación también se distribuyó más equitativamente entre las 31 enfermedades que en 2007. Sin embargo, las fuentes de financiación se de`splazaron en 2009, cambiando el tipo de investigación financiado. La cantidad aportada por grupos filantrópicos disminuyó un 9% en 2009 mientras que la financiación pública aumentó en un 14%. Este cambio llevó a un aumento del 21% en la investigación básica (normalmente, favorecido por proveedores de fondos públicos), mientras que el gasto en desarrollo de productos aumentó en sólo el 5%. También hubo un desplazamiento hacia la inversión en instalaciones por los financiadores públicos y una caída de $ 50 millones en la financiación para el desarrollo de productos por parte de organizaciones-asociaciones sin fines de lucro que impulsan el desarrollo de productos, conjuntamente con los sectores público y privado.

Los proveedores de fondos públicos podrían, como es comprensible, querer invertir en sus propios institutos académicos y universidades ya que sus economías nacionales tratan de recuperarse de la crisis financiera mundial. Pero la investigación básica se está haciendo sea necesaria o no; para muchos el desarrollo productos para las enfermedades olvidadas es una prioridad más urgente. La inversión en sociedades para el desarrollo de productos que tienen un buen desempeño es crucial. Estas sociedades tienen actualmente más de 140 medicamentos para enfermedades olvidadas, vacunas, y productos de diagnóstico en fase de desarrollo. Los pacientes ya han visto resultados, incluyendo el desarrollo de la primera medicina contra la malaria soluble y con sabor agradable para los niños.

Incluso en tiempos de dificultades económicas, los financiadores públicos no deben perder de vista la razón por la que financian la investigación sobre las enfermedades desatendidas. El objetivo final debe ser siempre ofrecer productos a los pacientes para salvar vidas.

Fuente: The Lancet

Acerca de Dempeus per la salut pública

Col·lectiu de persones en defensa de la salut pública
Esta entrada fue publicada en Medicamentos, Salud pública y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s