Copago y repago: más rigor y menos manipulación


Hace unos pocos días en el blog «La pella de gofio del Doctor Bonis» hemos visto este artículo en el que se argumenta que el copago podría empeorar las desigualdades y afectar negativamente la salud, especialmente entre los pacientes que viven en barrios de bajo nivel socioeconómico y para afirmarlo se basa en un estudio sobre los  Effects of Increased Patient Cost Sharing on Socioeconomic Disparities in Health Care. Después la la Jornada contra el copago que hemos hecho la semana pasada, nos reconforta encontrar opiniones coincidentes y tan bien documentadas, y también agradecemos a Kabila que difunda en su blog la Declaració de Barcelona.

cerebroelrotoLas crisis económicas y sociales son un buen caldo de cultivo para la demagogia, la simplificación y la manipulación de las masas.Bien lo saben los políticos cuya consigna desde los tiempos de Goebbels viene a ser que el mensaje político debe ser tan simplificado que hasta el más tonto miembro de «la masa» lo entienda.

Ejemplo típico de propaganda simplificada viene a ser aquello de que «si la gente tuviera que pagar un euro cada vez que viniera a urgencias no abusarían del sistema»… sustitúyase «1 euro» por la cantidad que el que propone la medida crea razonable (imagino que un saludable Botín propondría hacer pagar 100 euros y el pensionista de Villaverde con una insuficiencia cardiaca lo limitaría a 50 céntimos).

El siguiente paso es defender el «copago» como la principal e inevitable tabla de salvación ante el hundimiento financiero del sistema sanitario público.

Hablar de introducir el «copago» no parece muy adecuado, pues el «copago» ya existe, desde el momento en que la sanidad se financia con impuestos (y no con las aportaciones a la seguridad social como muchos todavía creen). Por lo tanto de lo que estamos hablando es de un repago… con un matiz importante: el «repago» sería un impuesto a la enfermedad, al igual que el IVA es un impuesto al consumo y el IRPF es un impuesto a la renta. El «copago» gravaría a los más enfermos (que son los que más usan el sistema sanitario).

¿Cuáles son las consecuencias del copago en los servicios sanitarios públicos? ¿qué impacto tienen en la salud de los individuos? ¿cómo modifican el uso y abuso del sistema sanitario? ¿existen otras alternativas al repago para asegurar la viabilidad financiera del sistema sanitario público?.

En las próximas semnas trataré de aportar en este blog un poco de luz en el debate para que si finalmente la sociedad española vía sus representantes deciden aumentar el copago cobrando por la utilización de los servicios sanitarios al menos lo hagamos con las ideas claras.

Comencemos analizando los datos de una investigación publicada en el 2008 y titulada Effects of Increased Patient Cost Sharing on Socioeconomic Disparities in Health Care

En este estudio se analiza cómo el aumento del copago de fármacos influye en el porcentaje de pacientes que compran la medicación necesaria para dos patologías crónicas muy frecuentes: la insuficiencia cardiaca y la diabetes.

Estos son las conclusiones del estudio:

Resultados: Los pacientes que viven en barrios con bajo nivel de ingresos fueron más sensibles a cambios en el copago que los pacientes en barrios de nivel de ingresos medio y alto. La relación entre ingresos económicos y sensibilidad al precio fue especialmente fuerte en pacientes con insuficiencia cardiaca crónica. Por encima del nivel de ingresos más bajo, la sensibilidad al precio no se relacionó con el nivel de ingresos. Conclusiones: La relación entre la adherencia al tratamiento y el nivel de ingresos puede explicar parte de las desigualdades en salud entre los distintos grupos socioeconómicos. Aumentar el copago podría empeorar las desigualdades y afectar negativamente la salud, especialmente entre los pacientes que viven en barrios de bajo nivel socioeconómico.  

adherence Figure 1copayment Figure 2Podemos observar esta primera gráfica sobre adherencia al tratamiento:

En ella puede verse como la adherencia a los tratamientos es en todos los casos mayor en barrios con un nivel de ingresos superior a 62.000 dólares al año. Hay una tendencia clara: a mayores ingresos mayor adherencia al tratamiento. La influencia entre el nivel de ingresos y el cumplimiento de los tratamientos es mayor en las estatinas (contra el colesterol), que son por otro lado los fármacos más caros.


Veamos la segunda gráfica sobre la influencia de un aumento del 10% en el copago de medicamentes según el nivel de ingresos:

Excepto en el caso de los antidiabéticos orales en el resto de fármacos un aumento del 10% en el copago por parte del paciente hace que la adherencia disminuya mucho más cuanto menor es tu nivel de ingresos. Por ejemplo, un aumento del 10% en el copago de una estatina hace que los más pobres (62.000$ al año) abandonarán el tratamiento en un 1% (10 veces menos).


Estos datos apuntan a dos hechos

1) el aumento del copago disminuye la adherencia a tratamientos en paciente crónicos a través de un efecto disuasorio.
2) este efecto disuasorio es mucho mayor cuanto menor sea tu nivel socioeconómico.

Acerca de Dempeus per la salut pública

Col·lectiu de persones en defensa de la salut pública
Esta entrada fue publicada en Copago, Desigualdades sociales y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Copago y repago: más rigor y menos manipulación

  1. àngels dijo:

    Un article molt aclaridor, que es podria demanar per sumar als materials de la Jornada…

  2. Sí Àngels, de moment li hem enviat al Dr. Bonis la nostra Declaració de Barcelona sobre el copagament i li hem demanat la seva oponió al respecte.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s