Las constructoras españolas se comen el mercado mundial de hospitales


En apenas una semana, Ferrovial se ha hecho con el puesto de favorito para llevarse el Hospital Central de Algave, mientras que OHL ha entrado en la puja final por el canadiense de Markham. Pero esto es sólo la punta del iceberg: en todo el planeta, los españoles están liderando la gestión privada de este servicio público.

construccionInsaciables. Así puede definirse a los grandes grupos de infraestructuras españoles –ACS, Acciona, FCC, Ferrovial, Sacyr y OHL-, capaces de hacerse un hueco en casi cualquier negocio de todos los rincones del planeta. Su última muestra de superioridad se está lidiando en el tablero de juego de la sanidad pública, cada día más privada por el creciente famelismo de las arcas públicas de todos los países, que se ven abocados a ceder a terceros la construcción y gestión de los hospitales.

Ferrovial acaba de hacer la mejor oferta por el Hospital Central de Ferrovial agromAlgarve y tiene  todas las papeletas para alzarse con el triunfo en este concurso, gracias a la propuesta de 370 millones de euros que ha presentado. Su único gran rival es el luso Teixeria Duarte, sin embargo, los 410 millones de euros que ha ofrecido la constructora portuguesa por el nuevo centro sanitario prácticamente disipan cualquier opción de victoria.

Un objetivo que también persigue OHL en Canadá. Ayer mismo, la OHLconstructora de Juan Miguel Villar Mir fue seleccionada por la autoridades canadienses para pujar por el Hospital de Markham Stouffville, en la provincia de Ontario, donde se verá las caras con otros gigantes internacionales, como son SNC-Lavalin y la división constructora de Carillion.

Un paso adelante más en el imparable avance del grupo español dentro del mercado canadiense de hospitales, donde también ha llegado a la recta final en la puja por el Hospital McGill, en Québec. Este proyecto, valorado en 1.000 millones de dólares canadienses (677 millones de euros), sólo cuenta con dos candidatos, tras la criba realizada por la autoridades del país: OHL y, otra vez, SNC-Lavalin. El nombre del ganador se conocerá dentro de tres meses.

Otro español, Acciona, ya sabe lo que es ganar en la adjudicación de acciona_logocentros sanitarios canadienses. La constructora controlada por la familia Entrecanales se hizo en 2008 con Royal Jubilée, en Victoria, por 280 millones de dólares canadienses (190 millones de euros) y apenas un año después consiguió imponerse también en la puja por el Fort St. John Hospital, con una oferta de 270 millones de dólares canadienses.(180 millones de euros). En ambos casos, la compañía española se ha hecho con la gestión de estos centros durante 30 años.

Negocio dentro y fuera

Estos ejemplos son sólo la punta del iceberg del  protagonismo que están cosechando los grupos de infraestructuras españoles en el negocio privado de hospitales. Un modelo que ha defendido en España con ahínco Esperanza Aguirre. Hace ya cinco años que la presidenta de la Comunidad de Madrid sacó a concurso los primeros ocho centros sanitarios públicos de la región bajo el modelo de gestión privada.

ACS se hizo con el centro de Majadahonda, aliado con una filial de ACSSacyr. La constructora presidida por Luis del Rivero también consiguió los centros de Parla y Coslada; mientras que FCC y OHL se alzaron con el triunfo en Arganda, y Acciona en el Hospital del Norte. También hubo negocio para empresas medianas, como Begar y Ploder, que consiguieron el de Vallecas, y el consorcio formado por Sando e Hispánica, que logró el de Aranjuez. El octavo en discordia, la empresa sueca Capio, se llevó el de Valdemoro.

Esta excasa presencia internacional en los concursos nacionales contrasta con la supremacía demostrada por los grupos de infraestructuras españoles en el resto del mundo. Incluso en Reino Unido, pionero en la gestión privada de hospitales públicos. FCCAllí, FCC ha conseguido hacerse con un centro, el primero del paquete de privatizaciones que ha diseñado el Gobierno británico para mejorar las infraestructuras de Irlanda del Norte.

En ese enclave, la compañía controlada por Esther Koplowitz ganó el pasado mes de mayo la construcción y concesión del nuevo hospital de Enniskillen, localidad ubicado al sur de Irlanda del Norte, un proyecto valorado en 270 millones de libras (unos 300 millones de euros). Apenas dos meses después, FCC también se hizo con el primer centro que adjudica la Comunidad de Madrid en su segundo gran paquete de privatizaciones: el nuevo hospital de Torrejón de Ardoz

Ruth Ugalde


Fuente: La información

Acerca de Dempeus per la salut pública

Col·lectiu de persones en defensa de la salut pública
Esta entrada fue publicada en Privatización y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s