Trabajar mata con total impunidad: hasta cuándo?


Del bloc Punts de Vista de l’Angels Martínez i Castells, us fem partícips d’aquesta convocatòria: 

 gran_un-nouveau-suicide-a-france-telecomEl 29 de gener de 2010 a les 18h30 al CRDP del boulevard d’Athenes a Marsella, direm als accidents de treball i a les malalties professionals que:  « JA N’HI HA PROU » !

L’organizació internacional del treball dona la xifra de  6.000 persones que moren cada dia per accidents o malalties del treball a tot el món: a França, dos morts cada dia. Per sortir d’aquest drama de la trivialització i la indiferència hem de rehabilitat la conflictivitat i la relació de forces col·lectiva per la defensa de les condicions de treball i del contingut del treball. Cal un debat en el món del treball que el defensi i que posi en qüestió la política i l’economia.

Us demanem que us ajunteu a les 8.000 persones que signen la petició «Treballar mata amb total impunitat: per quan de temps encara?» i fem del col.loqui un  moment de reflexió,  de construir respostes col·lectives de lluita per la salut en el treball.

L’original en francés el trobareu al lloc per signar la petició.

Al bloc Punts de Vista hi trobareu el text en català de la petició a signar perque s’aturin els accidents de trevall i les malalties professionals.

A continuació hem traduït el text  al castellà per que sigui accessible per a tothom.

Trabajar mata con total impunidad: hasta cuándo? 

La constatación no tiene réplica: el trabajo enferma y mata en todos los sectores y categorías profesionales sin distinción. El número oficial de enfermedades profesionales reconocidas se ha disparado: 13.658 en 1996,  52.979 en 2005. El número de accidentes de trabajo graves y mortales continúa siendo muy elevado: 537 muertos en 2006, representa un incremento del 13% en un año. Estas cifras oficiales son – se sabe – muy subestimadas debido sobre todo a una importante sub-declaración. Se estima unos 400 suicidios anuales, directamente achacables al trabajo, la mayoría de los cuales no son reconocidos como accidentes laborales.

Varios millones de trabajadores están expuestos, sin ningún tipo de protección, a productos que se sabe que son cancerígenos, mutágenos o tóxicos para la reproducción, contribuyendo así en gran medida a las desigualdades sociales frente al cáncer: un obrero tiene un riesgo diez veces mayor de morir de cáncer antes de los 65 años que un ejecutivo.  

Esta situación no cae del cielo: es el resultado de políticas de empresa, tanto privadas como públicas, por las cuales los costes sociales deben ser siempre reducidos. Estas políticas han privilegiado y generalizado la subcontratación y han intensificado el trabajo como no pasaba desde hace muchos decenios. Y ni la inspección de trabajo ni la medicina laboral disponen siempre de los medios para garantizar sus cometidos.

La lucha obstinada de las víctimas, de sus asociaciones y sindicados ha permitido algunos avances, pero la carrera hacia el beneficio sin trabas siembra por doquier la enfermedad y la muerte.

Mientras que a un simple ladrón de bolsos se le condena a 6 meses de prisión sin fianza ante un tribunal correccional menor en comparecencia inmediata, al empresario culpable de homicidio «involuntario» con respecto a su asalariado, después de años de instrucción, se le condena -cuando se le declara culpable – a unos pocos meses de prisión con indulto.

La puesta en peligro deliberada de otro por la elección de determinadas políticas económicas se beneficia en este país (NT) de una increíble laxitud. Los empresarios no son considerados como verdaderos delincuentes. Demasiado a menudo los procedimientos relacionados con accidentes laborales mortales son archivados definitivamente. Demasiado a menudo las condenas – cuando se dan – sólo afectan a los empleadores del eslabón más bajo de la cadena de subcontratación y son simbólicas. Los grandes directivos, el Estado incluido,  cuya responsabilidad en la organización del trabajo es sin embargo esencial, no se ven afectados más que en circunstancias excepcionales y las indemnizaciones son muy insuficientes.

El amianto es el paradigma de lo que denunciamos: mientras que el riesgo es conocido desde hace décadas, que miles de personas han perdido su vida y la van a perder en los próximos años debido a la negligencia manifiesta de las empresas complicadas, en vista de sus elecciones deliberadas, no siempre se hace Justicia.

La desigualdad de las armas entre el asalariado y su empresario es patente y escandalosamente desproporcionada: la igualdad ante la ley se ha convertido en una pura ficción.

Esta injusticia se nutre del silencio colectivo.

L@s abajo firmantes entienden que hay que denunciar aquí y ahora esta situación inadmisible e intolerable.

Ellos y ellas exigen que la delincuencia patronal sea por fin castigada: la ley penal debe aplicarse en todo su rigor a los empresarios.

Ellos y ellas exigen que los medios humanos y los financieros se separen para que la justicia pueda realmente hacer su trabajo.

No será posible ninguna mejora de la salud y de la seguridad mientras la justicia vaya a dos velocidades.

No será posible ningún avance mientras los patronos puedan escudarse tras las reglas del derecho comercial para librarse de sus responsabilidades.

Todos y todas juntos decimos: basta! Y actuaremos para que así sea.

NT: El texto original se refiere a Francia, pero es extensible a otros países, en particular el nuestro.


Fuente: Fondation Copernic

Acerca de Dempeus per la salut pública

Col·lectiu de persones en defensa de la salut pública
Esta entrada fue publicada en Amianto, Convocatorias, Salud Laboral y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Trabajar mata con total impunidad: hasta cuándo?

  1. angels dijo:

    Seria molt important que de Dempeus hi poguès anar una bona representació… a veure si la gent Dempeus s’anima, que Marsella tampoc està tan lluny, i segur que podem dir coses interessants, i aprendre’n molttes més!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s