La privatización de los servicios sociales y de salud.


miren-etxezarreta.jpgPonencia presentada por Miren Etxezarreta en las VIII Jornadas autonómicas de la Asociación española de neuropsiquiatría. La Nau, Valencia 23 de octubre de 2009: F1.pdf


Catedrática de Economía en la Autónoma de Barcelona. Forma parte del Grupo  «Economistas Europeos por una Política Económica Alternativa».  Se considera ciudadana del mundo. No todos los economistas son partidarios del capitalismo, y Miren es una de ellos, ya que no hay una sola manera de hacer economía. Miren distingue entre dos tipos de economistas: «Quien piensa que el capital privado desparrama con sus beneficios bienestar social. Y los que creen que ese beneficio necesita una dirección social». ¿Alternativa? «Empezar viendo qué es necesario para el bienestar de todos».


privatizaciones elrotoLa privatización de los servicios sociales y de salud.


VIII Jornadas autonómicas de la Asociación española de neuropsiquiatría. La Nau, Valencia, 23 octubre 2009


Índice

  • Introducción.Una breve caracterización del sistema en el que vivimos
  • El sector público y el sector privado en la sociedad.
  • Un trocito de historia social
  • Concepto y formas de privatización
  • Las razones aducidas para la privatización.
  • Las verdaderas razones para la privatización
  • Globalización, Unión Europea y privatización
  • Consecuencias de la privatización
  • Una conclusión
  • Y otra conclusión adicional

Os adelantamos los dos últimos apartados del documento:

• Una conclusión

Es obvio que las privatizaciones no suponen ningún beneficio ni para la sociedad en general ni para las personas que la formamos. Es meramente una magnifica oportunidad de negocios para los grandes capitales, y en particular para los capitales financieros. Por tanto, desear una sociedad justa, solidaria y armónica obliga a luchar contra las privatizaciones y recuperar el control social de la marcha de la sociedad. Tanto de las empresas productivas que se consideren necesarias para una economía que pueda proporcionar los ingresos suficientes para que toda la ciudadanía pueda vivir dignamente, y, sobre todo de los servicios públicos y servicios sociales que sean necesarios para la buena vida colectiva. Cualquier sistema de bienestar que valga la pena tiene que estar constituido por derechos, no de mercancías en el mercado, tiene que ser universal, para toda la ciudadanía, no sólo para pobres, y tiene que organizarse de forma participativa y no burocrática, descentralizado. Sus trabajadores tienen que tener buenas condiciones de trabajo y participar con la ciudadanía en las decisiones que les afecten. Y estas condiciones sólo son posibles si los servicios son públicos.

Los servicios sociales no pueden ser ni una mercancía para que los compren quienes tengan medios para ello, ni una asistencia social, y mucho menos una caridad para quienes no dispongan de ellos. Los servicios sociales son derechos ciudadanos y tienen que ser colectivos, públicos y ser disponibles e iguales para todos los ciudadanos.

• Y otra conclusión adicional

Al referirnos a la privatización se hace una cerrada defensa de la actuación pública, que en el lenguaje habitual se suele igualar a la defensa del papel del Estado en la sociedad.Ahora es necesario matizar este aspecto: en las sociedades capitalistas el Estado responde en su mayor parte a los intereses de los grupos dominantes, por lo que cuando se defiende la actuación del Estado hay que precisar que también es necesario buscar, luchar por una actuación del Estado distinta de la que es ‘normal’ en nuestras sociedades. Quiero precisar que aquí no defendemos la actuación del Estado, tal como opera en la actualidad, que nos proporciona los servicios sociales mínimos para que no pongamos en cuestión su legitimación social y no alteremos la estabilidad política; ni unos servicios sociales burocráticos y como arrojados a una población a la que hay que pacificar. No nos regalan nada, sólo queremos exigir en colectivo una porción de la riqueza social que producimos. Queremos, exigimos, unos buenos servicios sociales, cada día más y mejores, orientados a lograr la buena vida y que nos corresponden como derecho de ciudadanía. Por lo que junto con la defensa de los servicios públicos, como parte de la misma, se trata de plantear la necesidad de unos derechos cívicos de calidad y un Estado entendido mucho más como la participación de la comunidad en la organización social del colectivo social y ciudadano que como las instituciones que ahora lo constituyen. Unos servicios colectivos para impulsar el Bienestar social requieren también una percepción distinta, mucho más genuinamente participativa y democrática de lo que muchas veces sufrimos como fruto de un Estado burocrático y de clase. La lucha por lo público requiere también exigir la participación en las decisiones y organizaciones que nos afectan. Hacia este doble objetivo hemos de orientar nuestra lucha.

Miren Etxezarreta

Barcelona, octubre de 2009

Acceso al documento completo


Visto en ATTAC Madrid

Ver también en Punts de Vista: Defensar lo públic és defensar la democràcia

Acerca de Dempeus per la salut pública

Col·lectiu de persones en defensa de la salut pública
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s