Palabras, Reflexiones y Alaridos contra el TAI


El Sergi Raventós, membre de Dempeus, que va participar a la Primera Jornada de Dempeus en el debat sobre «Crisi econòmica i i salut mental«, ens envia aquest article que li ha fet arribar el Dr. Jordi Marfà, del qual ja hem publicat una entrevista en aquest bloc sobre La construcció industrial de la malaltia.


Dr. Jordi MarfàEl Dr. Jordi Marfà és un reconegut i veterà psiquiatra català, que a banda del seu currículum professional és membre del Grup per la Racionalització de l’ús dels Psicofàrmacs. També forma part de la Comissió d’ètica de la Fundació Congrés Català de Salut Mental.

L’article que ens envia el Dr. Jordi Marfà sobre pacients psiquiàtrics que analitzen el tractament ambulatori involuntari (TAI), és molt interessant, val la pena llegir-lo. Es tracta de fer-ne difusió encara que es pot compartir o no el que es diu. El tema ho val.

La revista Esfuerzo dedica tot el segon número al TAI, a continuació teniu l’editorial de la revista i el principi de l’article, que si voleu el podeu llegir, descarregar o imprimir en la seva totalitat.

 

esfuerzo

Editorial

Este segundo número de EsfuerzoPublicación Intermitente de Pensamiento Refractario— cede la totalidad de su espacio a un texto de crítica y denuncia de la medicación psiquiátrica obligatoria. La propia gravedad del tema exige el que saquemos a la calle un material que trate de arrojar algo de luz sobre los distintos movimientos que se están realizando para implantar la medicación forzosa en el estado español. Estas páginas guardan al respecto una singularidad que no debe dejar de tenerse en cuenta en ningún momento: quienes las han escrito son precisamente parte de aquellos a los que nadie ha preguntado, sujetos diagnosticados con algún tipo de enfermedad mental por el Sistema de Salud Mental. Este hecho ya nos parece suficiente para que sus palabras deban ser tenidas en cuenta por delante de los discursos redentores y totalizadores que están ofreciendo jueces, periodistas, psiquiatras y asociaciones de distinto pelaje. Frente al ensordecedor parloteo que está teniendo lugar desde hace aproximadamente medio año, no podemos sino preguntarnos: ¿cómo no se le ha ocurrido a ninguno de esos iluminados pedir la opinión a los propios individuos a los que afectarán las medidas judiciales sobre las que se está hablando? Creemos que la respuesta a esta pregunta quedará clara con la lectura del texto.

Por otra parte, este número no sólo es monográfico, sino que tiene unas características especiales. La tirada será mucho más numerosa que la del primero, tratando de responder así a la necesidad de plantar cara —en un primer momento y como aproximación al conflicto, de manera fundamentalmente teórica— al futuro establecimiento de un Tratamiento Ambulatorio Involuntario (tai). Además, y en estricta relación con la cantidad de ejemplares impresos, este número está también destinado a un público que no suele frecuentar los lugares de distribución habituales de Esfuerzo. Por ello mismo llamamos a la solidaridad de todas aquellas y aquellos que compartan nuestras palabras, reflexiones y alaridos: el papel que tienes entre las manos no tiene sentido alguno de ser si no circula, si no se mueve, si no llega a una serie de lugares y personas con las que hay una auténtica necesidad de compartirlo. No se pide ninguna tarea descomunal, simplemente que no se permita que los ejemplares se olviden en locales y armarios, que se les dé una vida, que acaben en manos de la gente a la que la implantación del tai afectará en un futuro, de su familia y de amigos… también de psiquiatras, psicólogos, trabajadores y educadores sociales, etc. Para ello hay que llegar a ambulatorios, centros de salud mental, facultades de psicología y medicina, y asociaciones de familiares (la mayor parte están federadas en feafes —organización  de la que se hablará en el texto— y sus direcciones de contacto se encuentran en http://www.feafes.com/FEAFES/HOME). Si conseguimos que se distribuya —aunque sea de una manera cuantitativamente muy inferior a la de los medios oficiales— una interpretación alternativa a la que se está presentando socialmente sobre la necesidad de tratar judicial y policialmente la enfermedad mental, habremos sentado de alguna manera ciertas bases que nos permitan dar pasos hacia delante en un frente de lucha en el que, en última instancia, lo que se está poniendo en juego no es otra cosa que la libertad y la dignidad humanas.

Este texto está dedicado a todos los psiquiatrizados que se rebelan día a día contra la tiranía de lo real y lo normal, a quienes contra todo pronóstico se levantan una y otra vez, haciendo posible lo imposible. Por supuesto, estas letras también deben estar necesariamente dedicadas a todos aquellos que forman parte de su entorno y les ayudan, regalándoles su aliento, confianza, amor y solidaridad… algo tan extraño en esta sociedad y en estos días aciagos, que les convierte en cómplices y hermosos anormales.

TAIEl pasado 25 de Octubre de 2008 se aprobó en Alicante un protocolo de coordinación institucional dirigido a los enfermos mentales que se niegan a recibir tratamiento médico. La idea viene de lejos y pretende sencillamente establecer los mecanismos jurídicos necesarios para hacer tomar medicación psiquiátrica (psicofármacos) a un sujeto contra su voluntad. De aquí en adelante nos referiremos a este tipo de tratamiento como tai (Tratamiento Ambulatorio Involuntario) y lo trataremos sin eufemismos: de lo que se está hablando es simple y llanamente de «medicación forzosa». La propuesta defendida por Vicente Magro Servet (presidente de la Audiencia Provincial de Alicante) no es un hecho aislado, desgraciadamente y en la práctica, la medicación forzosa amparada por la decisión de un juez es un hecho consumado en muchos puntos del estado español. En San Sebastián ya se obliga la toma de psicofármacos contra la voluntad de los pacientes a través del juzgado de primera instancia número 6 (cuya titular es Aurora Elósegui), y en Madrid se aplican tratamientos forzosos que supeditan el alta de los pacientes a su estricto cumplimiento (según informaciones proporcionadas por la fiscal de incapacidades de dicha comunidad autónoma, Nuria López). Sin embargo, las características del tai aprobado en Alicante le hacen especialmente peligroso: la decisión de aplicarlo no recae tanto en los llamados «profesionales de la salud mental», como directamente en el juez. Mientras que en Guipúzcoa son los médicos los que piden a un juez en un momento dado que autorice un determinado tratamiento, en la Comunidad Valenciana el interlocutor privilegiado son las familias. La salud mental queda pues como un problema social y de orden que los jueces deben tratar debidamente, en ningún momento se busca mejorar la vida de sujetos afectados por una determinada dolencia psíquica, el tai está destinado a garantizar la convivencia, por lo que el enfermo mental cambia de estatus para ser tratado directamente como un delincuente perturbador de la paz social. El propio Vicente Magro ha insistido en la potencialidad delictiva de los pacientes psiquiátricos en algunas intervenciones en prensa (diario alicantino Información), y el miércoles 13 de Agosto de 2008 sentenció: «la sociedad debe dar una respuesta a muchas familias que demandan ante la sanidad pública y la justicia un problema que por ellas mismas no pueden resolver». Una vez realizado un primer acercamiento al tai, vayamos entonces despejando el terreno para tratar de comprender antecedentes, razones de ser y actualidad de la medicación forzosa en España.

… (sigue)

Para continuar leyendo o descargar el documento pulse aquí.

esfuerzo1

Portada del nº 1 de Esfuerzo.

Acerca de Dempeus per la salut pública

Col·lectiu de persones en defensa de la salut pública
Esta entrada fue publicada en Medicamentos, Salud Mental y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Palabras, Reflexiones y Alaridos contra el TAI

  1. MARTA dijo:

    Por no hablar de la masificación que impide un diagnóstico claro y la mafia de los laboratorios.Además ningún medicamento cura,yo estoy con Stanislaf Grof….Es terrible ver zombis por la calle y personas deformadas…se vulneran los derechos humanos y nadie dice nada

  2. mikel dijo:

    A VECES LOS TXAKURRAS HACEN INFORMES FALSOS PARA TENERTE INCOMUNICADO EN UNA CAMA DE CONTENCION,LOS PSIQUIATRAS DEBERIAN SABERLO.UNA INYECCION DE CISORDINOL EN ALGUIEN SANO ES SENCILLAMENTE TORTURA QUIMICA.yA QUE TIENEN VIAJES AL CARIBE POR CORTESIA DE LAS FARMACEÇUTICAS DEBERIAN SABERLO,QUE NO SE QUEJEN SI UN DIA ACABAN EN UN ZULO PROBANDO SU PROPIA MEDICINA,

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s