Dempeus i la vacuna contra la grip nova



Es mucha la información que tenemos en internet sobre este tema: la vacuna de la GRIPE NUEVA. Sabemos que no será 100% efectiva COMO NO LO ES CUALQUIER OTRA VACUNA o fármaco  y que resulta aún más cuestionable para  personas sanas que no sufren ningún tipo de dolencia crónica ni tampoco alteraciones de su sistema inmunitario.  Es además objetable y desde luego discutible  vacunarse sabiendo de las prisas y la presión del mercado farmacéutico con las que la han desarrollado y elaborado,  incluida la permisividad para obviar determinadas fases de ensayos o la misma adición de potenciadores químicos ( potencialmente muy tóxicos).

Siempre debe considerarse la relación riesgo -beneficio, y valorar en cada caso particular y concreto la indicación de una vacuna o un medicamento. Finalmente cada persona  decidirá ( o debería poder decidir una vez debidamente informada) si asume la actuación sanitaria incluidos posibles efectos adversos, o no.

Otra cosa es la constatación epidemiológica de la relativa benignidad de la actual pandemia de gripe H1N1 y la muy evidente desproporción mediática e informativa que se ha dado al tema por parte de determinados medios e instituciones en ocasiones con fundamentadas sospechas de intereses «no sanitarios». Así se ha ido generando un estado de alarma social sin duda excesivo, y por lo tanto contraproducente, tal como han denunciado muchas otras autoridades sanitarias de gran rigor y fiabilidad y la misma sociedad española de salud pública de España -SESPAS- tal como ya publicamos  en nuestra web. 

Hoy vamos conociendo el comportamiento de esta pandemia una vez observado lo acontecido en el invierno austral del cono sur (Argentina, Chile o  Australia) y podemos rebajar sustancialmente el alarmismo inicial que generó la propia O.M.S. por lo que respecta a su gravedad y mortalidad, reduciendo la actitud a seguir a recomendaciones genéricas como las típicas frente a un proceso gripal convencional.    

Así pues son muchas las voces autorizadas que discuten la conveniencia y el interés sanitario para usar la dicha vacuna, así como sus teóricos grupos de riesgo destinatarios. 

vacunasnograciasNadie ya puede negar – por contra – los poderosos intereses comerciales que han sustentado muchas de las actuaciones de grandes laboratorios farmacéuticos productores de tratamientos antivirales tan ineficaces como sospechosos,  o de las propias vacunas elaboradas a toda celeridad en una auténtica carrera con premio de beneficio suculento al más rápido, pero también posiblemente al menos cauteloso y al menos autoexigente en la seguridad.  Y decimos autoexigente porque para acabar de despertar legítimas dudas y suspicacias se han producido cambios legislativos en muchos países (en EE.UU. pero también en España) que eximen de responsabilidades a quienes «por motivo de urgencia sanitaria» produzcan estos productos con ulteriores daños o efectos indeseables.

VIENE A CUENTO RECORDAR AQUÍ LO SABIDO:  

En 1918, la peor epidemia que azotó jamás a América (la gripe española), ocurrió por el efecto secundario de una campaña de vacunas masiva a nivel nacional.  La tasa de mortalidad y enfermedad entre los soldados, vacunados obligatoriamente, fue cuatro veces más alta que entre los civiles no vacunados.

En 1976 se produjo en EE.UU. una vacuna parecida, también con todas las prisas del mundo por el peligro de pandemia y el resultado fue una epidemia de efectos adversos graves (síndrome de Guillain-Barré, enfermedad neurológica) que obligó a parar la vacunación. 

Así pues informar no supone ninguna recomendación genérica ni generalizada para negarse a la vacunación – que sin duda nos van a ofrecer y proponer con relevantes argumentos en positivo.   Siempre y en cada caso particular es la persona quien decidirá, cabe pensar que bien informado por su médic@ o profesional de confianza.

De las ventajas y de las aportaciones, también, que históricamente han representado las vacunas nadie debe, tampoco, dudar.  Son muchos millones de personas las que se han beneficiado de esta aportación médica y su eficacia ha supuesto prácticamente erradicar otrora temibles enfermedades.   Siempre debemos considerar el aludido balance riesgo- beneficio, y siempre debemos ir incorporando conocimientos y saberes al acervo científico, desde el rigor, el método científico y la precaución.  

En cualquier caso, nosotros en DEMPEUS hemos reproducido muchos materiales al respecto y por supuesto no siempre suscribimos todas las opiniones publicadas. 

Cuando lo hacemos (opinar) hemos incluido preámbulos o notas previas para indicar nuestra posición colectiva, aunque plural y en ocasiones diversa.  Como norma, ante una duda, siempre que se guarden las debidas formas de respeto y democracia, hemos optado por insertar artículos, a menudo de menor difusión, sabiendo que podían generar alguna polémica, pero que siempre consideramos enriquecedoras, participativas y  por tanto bienvenidas.

Uno de esos textos es el que pasamos a colgar ahora y aquí en forma de un logo -imagen y que cuestiona frontalmente el uso de la vacuna contra la gripe nueva H1 N1 ( mal llamada porcina o gripe A) a partir de la normativa de precaución y farmacovigilancia que regula la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios.  

DESDE DEMPEUS APOYAMOS EL SEGUIMIENTO EPIDEMIOLÓGICO Y EL CONTROL NORMATIVO DE LOS RESULTADOS EN AQUELLAS PERSONAS QUE SE VACUNEN, TANTO POR LO QUE RESPECTA A SU POSTERIOR EFICACIA COMO A SUS POSIBLES EFECTOS SECUNDARIOS O INDESEABLES. 

LA AEMPS DA A CONOCER EL PLAN DE FARMACOVIGILANCIA DE LAS VACUNAS PANDÉMICAS

Madrid 15/10/2009 La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, AEMPS, ha dado a conocer un documento en que se resumen las actividades de farmacovigilancia que se han acordado llevar a cabo en España, con el fin de identificar y evaluar lo más precozmente posible los riesgos asociados a las vacunas pandémicas frente al virus de la gripe A/H1N1, que se produzcan en la fase de postautorización.

Fuente: ACTA SANITARIA


En el Plan de Farmacovigilancia de las Vacunas pandémicas se han acordado las siguientes iniciativas:

  1. Plan para la notificación, manejo y análisis de las sospechas de reacciones adversas comunicadas a través del Sistema Español de Farmacovigilancia de medicamentos de uso humano (SEFV-H).
  2. Plan para la notificación específica de sospechas de reacciones adversas graves y médicamente relevantes dentro de los ensayos clínicos en población infantil realizados en España.
  3. Registro de Síndrome de Guillain-Barré en adultos, a través de la red de neurólogos coordinada por el Instituto de Salud “Carlos III” (ISCIII).
  4. Colaboración con el Consorcio Europeo VAESCO para hacer estimaciones de incidencias basales de acontecimientos de especial interés (AEI), que se realizarán por la AEMPS utilizado la base de datos BIFAP.

Fuente: AEMPS

Acerca de Dempeus per la salut pública

Col·lectiu de persones en defensa de la salut pública
Esta entrada fue publicada en Gripe A, Vacunas y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s