Colapso en la Sanidad Inglesa


 
 

Inglaterra: Mientras las Fundaciones se hunden, los defensores de la sanidad pública advierten que habrá nuevos escándalos: quedan 6 semanas para salvar al NHS de las nuevas y erróneas “reformas”.

 
  2009-04-28  
 

El terrible descubrimiento de la incompetencia en la gestión, el déficit de personal y la desastrosa calidad de los cuidados sanitarios de dos de las Fundaciones del Sistema Nacional de Salud – el Mid Staffordshire y el Birmingham Children’s Hospital –, han puesto de relieve la debilidad sistémica que subyace bajo el modelo de “externalización” de servicios que se está imponiendo de manera agresiva en todo el NHS.

Mid Staffordshire

La evaluación ha demostrado que la obsesión del organismo responsable de regular las Fundaciones es administrarlas como si fueran negocios privados y obviar una mínima consideración de la calidad de los cuidados que se supone que deben tener los Consorcios de alto nivel. Lamentablemente, los Consorcios de Atención Primaria (PCTs) que, en nombre de los pacientes de la localidad, “compran” servicios al hospital y a otros dispositivos sanitarios del NHS, también han fracasado en su obligación de garantizar una adecuada calidad de los servicios y no han sido capaces de criticar el descalabro de los Consorcios hospitalarios ni en Birmingham ni en Mid Staffordshire.

Birmingham Children's Hospital

Pero la situación va a seguir empeorando en el futuro ya que los burócratas del Ministerio y de la Autoridad Estratégica Sanitaria están presionando a la mayoría de los Consorcios para que se conviertan en Fundaciones, a costa de aplicar recortes masivos de gastos para poder cuadrar sus balances. Este ha sido uno de los factores que han llevado al desplome de los estándares de calidad sanitaria en Mid Staffordshire. Por poner sólo un ejemplo: los Hospitales NW London han planificado un recorte del 10% en sus presupuestos.

Los PCTs (Consorcios de Atención Primaria), que han fracasado en su relativamente simple tarea de supervisar la calidad de los cuidados que prestan tanto el NHS como las Fundaciones, están actualmente gestionados por secretarios que dificultan sus funciones mediante la puesta en marcha de lo que denominan “World Class Commissioning” (Externalización de Calidad Internacional), que implica la fragmentación de la sanidad y la entrada de los servicios locales del NHS en nuevos “mercados” de proveedores que competirán entre sí.

Para empeorar más las cosas, se va a crear un nuevo Departamento de Sanidad, el “Cooperation and Competition Panel” (Comité para la Competencia y Cooperación), cuya misión será intervenir en nombre de las agraviadas empresas del sector privado para obligar a los Consorcios de Atención Primaria a sacar a concurso los servicios e impedir que los Consorcios y Fundaciones del NHS colaboren en la provisión de un servicio integral para la población local. 

El nuevo Comité se decantará abiertamente por la “competencia” sin importarle las consecuencias que de ella se deriven en cuanto a accesibilidad a los servicios ni a viabilidad financiera de los hospitales NHS.

Ninguno de estos cambios han sido sometidos a debate público y muchos de ellos se aprobarán sin ni siquiera consultar a los representantes comunitarios locales. No se han debatido las medidas propuestas por el Competition Panel a pesar de que el período de consulta finaliza el 30 de abril; apenas ha habido alguna referencia en la prensa oficial de sanidad y ni siquiera se han mencionado en la prensa nacional.

Con la advertencia de que, posiblemente los nuevos cambios puedan generar escándalos similares a los de Mid Staffordshire y Birmingham Children’s Hospital, el Dr. Lister, director de Health Emergency, ha hecho las siguientes declaraciones: “Existe una buena razón para que los PCTs hayan evitado debatir públicamente los nuevos planes: la gente montaría en cólera si supiera cómo han planificado el desmembramiento y la venta de los servicios locales (cuidados que suelen necesitar las personas más vulnerables) así como su entrega en manos de los codiciosos proveedores privados. Por eso esconden sus propuestas bajo la absurda jerga “World Class Commissioning”.

“No existe ninguna evidencia que demuestre que el nuevo mercado beneficia a los pacientes. Hasta la fecha, la única evidencia, y aquí incluyo los extensos informes del profesor Chris Ham, ex asesor de Blair, es que el modelo de externalización de servicios no ha funcionado en ningún lugar del mundo, y que la integración y la colaboración representan la mejor manera de lograr una atención de calidad.

“El Competition Panel se ha creado precisamente para terminar con la integración y la colaboración. El plazo de consultas no finaliza hasta el 30 de abril así que tenemos seis semanas para dar la voz de alarma y obligar a detener esta política tan nociva.

“Si el libre mercado ya ni siquiera sirve para los bancos, es evidente que tampoco es el camino más adecuado para nuestro sistema sanitario.”

Visto en CAS Madrid

Enlace relacionado: LHE – Breaking News

 
 

Enlace relacionado:

Acerca de Dempeus per la salut pública

Col·lectiu de persones en defensa de la salut pública
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s