Las niñas del papiloma vuelven a la UCI sin respuestas a su caso


Fuente: El Periódico de Cataluña, 6 de marzo

ÀNGELS GALLARDO
BARCELONA

Hospital Clínic de ValènciaRaquel, de 14 años, y Carla, de 15, ingresaron este miércoles, por sexta vez en el último mes, en la uci del Hospital Clínico de Valencia, donde, de nuevo, se les inyectaron potentes dosis de fármacos anticonvulsionantes y tranquilizantes, que empezaron a hacer efecto cerca de hora y media después de que las niñas estuvieran inconscientes y sujetas a violentos espasmos. Ambas recibieron la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH) los días 3 y 4 de febrero, y pocas horas después iniciaron una historia paralela de cíclicas convulsiones, que se reinician aproximadamente cada 48 horas sin que la constante administración de fármacos lo impida o atenúe.
Desconcertados, los médicos que las atienden anunciaron ayer el envío de las historias clínicas de las pequeñas al servicio de Neuropediatría del Hospital de Sant Joan de Déu, de Esplugues. Horas antes, las familias de Carla y Raquel se habían dirigido al ministro de Sanidad, Bernat Soria, aludiendo a su «responsabilidad última» sobre la salud de las pequeñas. Los padres de las niñas no tienen dudas de que el proceso que ambas sufren es consecuencia directa de la vacuna contra el VPH, aunque esa relación nadie la reconoce.
«Estas niñas repiten los efectos secundarios de un fármaco, y tenemos muy claro que se trata de la vacuna del papiloma, porque antes estaban sanas –afirma el médico Vicente Herreras, tío de Raquel–. No tenemos que demostrar nosotros esa relación causal: la carga de la prueba que demuestre que ese no es el motivo de las convulsiones la tendrán que aportar ellos». Ese «ellos» alude al laboratorio Sanofi Pasteur MSD, productor de la vacuna de la marca Gardasil que ambas recibieron, y a la Conselleria de Sanitat valenciana, que impulsa la campaña de vacunación de las escolares.
«Desde el momento en que no fue una sola niña la afectada, la relación científica está más que demostrada –dice Herreras–. Sufren copias exactas de un proceso que se repite en las dos como si estuvieran movidas por un mismo reloj interno». No obstante, añade, ni Sanofi ni los expertos designados por el Ministerio de Sanidad para investigar el caso se han acercado a hablar con ellos.

NUEVAS AMIGAS
Carla, que vive en Alboraia, recibió la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH) el 3 de febrero en un centro de salud de Burjassot. Carla fue vacunada un día después en el barrio valenciano de El Cabanyal. Ambas recibieron viales de vacunas Gardasil contra el VPH, lote NH52670. Antes de llegar al Clínico, no se conocían. Ahora son amigas y planean celebrar como se merece el día en que, por fin, se interrumpa el sufrimiento que sus cuerpos alternan con precisión.
Sus familias están angustiadas. «Desesperados», resume el tío de Raquel. «Nos sentimos en un túnel negro al que no se le ve el final –explica–. Los médicos nos tratan bien, pero no saben qué ocurre». Pide al Gobierno que investigue «en serio» el efecto que Gardasil ha tenido en todo el mundo. Y que les ayuden.

Miedo a las secuelas

Fuente : El Periódico 6 de marzo

PREOCUPACIÓN
Las familias de Carla y Raquel temen que las fuertes convulsiones, con pérdida de conciencia, que sufren las niñas cada dos o tres días les causen secuelas neurológicas. Hasta ahora, explica el doctor Vicente Herreras, tío de Raquel, el electroencefalograma que se les hizo tras cada brote convulsivo no ha mostrado lesiones.

EN EL CEREBRO
«Las posibles secuelas dependen del tiempo en que el cerebro de las niñas permanece sin recibir suficiente oxígeno y glucosa, lo que ocurre cuando están inconscientes», explica Herreras. «Soy médico de emergencias y no había visto jamás convulsiones tan largas como las de estas niñas», añade.

 ______________________________________________________

Des de Dempeus estem seguint aquest cas a més de per denunciar la terrible angoixa que estàn vivint les dues nenes afectades i llurs famílies, també per constatar la perillosa incongruència que suposa continuar una campanya de vacunació massiva de les nenes d’aquest païs i d’altres països, amb tantes i tantes incògnites sobre els beneficis reals que pot suposar la vacuna vph, en front dels riscos reals i els efectes col·laterals que estàn sortint.

El més sensat, creiem, com creuen una majoria de metges d’aquest païs que ja han signat la moratòria, fòra que aturesin la vacunació mentre no s’investiguin i es resolguin els dubtes que ha sorgit.

Des de Dempeus, recomanem la lectura de l’article de Miguel Jara «Las familias de las afectadas por la vacuna vph preparan acciones judiciales«.

Acerca de Dempeus per la salut pública

Col·lectiu de persones en defensa de la salut pública
Esta entrada fue publicada en Papiloma VPH, Vacunas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s