La denuncia de las desigualdades en la UE


Gente muy próxima -o incluso  fundadora- de Dempeus como Joan Benach, Carme Borrell, M. Etxezarreta, J. Mena,  V. Navarro, E. Gautier, S. Crivelli, Toni Barbarà y Angels Martínez Castells  intervendrán este fin de semana en las Jornadas sobre la Europa de las Desigualdades.

Desde Dempeus per la Salut Pública nos parece muy oportuna esta convocatoria. Las desigualdades se incrementan hasta tal punto en un mundo en crisis que amenazan la salud y reafirman cada día nuestro compromiso por la salud pública.  El debate es tan oportuno como necesario. En este sentido,  en el pasado mes de setiembre informaba la revista “Lancet”, cuyo prestigio es indudable entre los profesionales de las ciencias de la salud, que en Europa la falta de equidad en la sanidad está provocando enormes costos sociales y económicos.

Según el autor principal Sir Michael Marmot, del Instituto de Equidad Sanitaria de Londres, “la adopción de medidas para reducir las desigualdades en los determinantes sociales de la salud mejoraría las perspectivas de salud y aportaría mayores beneficios sociales y políticos que permitan a las personas alcanzar sus capacidades. La desigualdad sanitaria tiene que ser uno de los principales criterios para evaluar la eficacia de los sistemas sanitarios de los países, y la efectividad del gobierno en su conjunto”. Y estas advertencias tienen sentido porque a pesar de los avances que habían tenido lugar en la reducción de la desigualdad en muchos países europeos -en especial antes de la crisis- las disparidades siguen siendo importantes entre países y dentro de ellos, entre las regiones que los forman. Y concluía que en el contexto de la actual crisis económica, se debe actuar con urgencia para que no empeore la equidad.

España está doblemente amenazada. Si bien hasta ahora sigue formando parte (en gran medida por la innegable calidad y vocación de los profesionales de la sanidad) de un selecto grupo de países de Europa con uno de los mejores y más equitativos servicios sanitarios del mundo, el decreto de abril por un lado, y los últimos hachazos en los PGE con un último recorte en sanidad de un 22,6%, dificilmente permitirán (si no se impide que estos graves atentados a los derechos de la ciudadanía se lleven a cabo) que podamos seguir hablando de un sistema sanitario universal y de calidad. Y todo ello sin olvidar que, como también recoge el Informe, la salud está determinada, en una medida muy importante, por factores sociales tales como los sistemas de empleo, educación y bienestar y, por tanto, las desigualdades sanitarias no se pueden reducir al centrarse exclusivamente en la prestación de atención para la salud en el sentido tradicional.

Pues cuando a un recorte del 22,6% a la sanidad le sumamos el de Educación en un 14%, de los fondos para el desempleo en un 6,3%, de Cultura en un 19,6%, de cobertura social a los Ayuntamientos en un 40%, de cooperación en un 23%… cuando ni siquiera se contempla una prórroga del Plan Repara, esto es, de la ayuda a los parados de larga duración y se exige a los inmigrantes sin papeles unas cuotas de cobertura sanitaria más caras incluso que las de la mutua privada más exigente, no cabe duda que las desigualdades en España y en Europa seguirán creciendo… y de forma consentida. El pago de la deuda y sus intereses va a significar según los PGE nada menos que el 30% del gasto, formando parte de esta política regresiva de redistribución hacia el sector bancario y financiero.

Volviendo al informe de Sir Marmot, éste señala que “Es necesario actuar sobre las desigualdades en todo el conjunto de gobierno, que claramente tienen un papel importante en asegurar el acceso a servicios de salud de alta calidad”. Pues en España, todo el Gobierno del PP se confabula para incrementar las desigualdades y perpetrar recortes y políticas que cercenan el acceso a los servicios de salud. Y no sólo de alta calidad, Incluso (en el caso de las personas sin papeles) a la atención primaria.

Y unas últimas palabras desde la visión de la OMS sobre las desigualdades:

“La salud como un recurso clave y único para el desarrollo humano y social, sin duda, ha mejorado en general; sin embargo, las desigualdades siguen siendo sustanciales para la salud, y están empeorando. Estas desigualdades son innecesarias e injustas y combatirlas debe ser una prioridad en todos los niveles de gobierno en la Región Europea de la OMS. Lo que se necesita ahora es liderazgo, nuevas formas de gobierno, enfoques sociales y capacidad para la implementación de soluciones que puedan marcar una diferencia”.

Esta es una de las conclusiones del Informe encargado por la Oficina Regional Europea de la Organización Mundial de la Salud (OMS) con el fin de proporcionar una base de pruebas para su estrategia de Salud 2020 para que todos los 53 países de la Región Europea de la OMS lleven a cabo acciones en los factores sociales que determinan la salud. Habrá que seguir con atención las conclusiones de estas Jornadas de la Fundació l’Alternativa, el grupo de Servicios Sociales del PIE y Euia en el Centre l’Esplai, de Gavà, en este fin de semana.

About these ads

Acerca de Dempeus per la salut pública

Col·lectiu de persones en defensa de la salut pública
Esta entrada fue publicada en Desigualdades sociales y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La denuncia de las desigualdades en la UE

  1. Pingback: La denuncia de las desigualdades en la UE | Boletín Informativo de la Sanidad Pública

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s