Con o sin papeles. Nacional o importado


Vicente Baos, en un reciente comentario en su blog (vicentebaos.blogspot.com), reflexiona sobre la reforma sanitaria puesta en marcha que, entre otros aspectos, ha puesto fin al Sistema Nacional de Salud y rompe la continuidad de la asistencia de muchos ciudadanos residentes en nuestro país, convertidos en chivos expiatorios de la crisis económica. Aunque la situación también afecta a los ciudadanos locales.

Españas
Foto original de Vicente Baos

Durante las últimas semanas, y durante los próximos días, la importante reforma de la asistencia sanitaria en España que pasa de ser universal para todos los españoles y habitantes reconocidos de nuestro país, a depender de un sistema de aseguramiento con titulares y beneficiarios, ha provocado un encendido debate sobre la justicia y racionalidad de dejar fuera del sistema sanitario público a más de 900.000 personas.

Mi postura, y la del colectivo profesional al que pertenezco (la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria), ha sido clara. No podemos dejar fuera de un sistema sanitario público a un conjunto de personas que residen en nuestro país y ya están siendo atendidos por diversos problemas de salud.
Durante años, sucesivos gobiernos se han aprovechado de la entrada masiva de inmigrantes atraídos por el desarrollo de nuestro país, basado en una burbuja económica que favorecía la mano de obra barata, los créditos bajos y la especulación. Cuando todo se ha caído, y nadie con responsabilidad en la gestión supo modificar ni corregir, la crisis financiera y económica que ha creado precisa de chivos expiatorios y culpables: los primeros, los inmigrantes irregulares o aquellos que han perdido la legalidad al perder el trabajo (personas desechables). Mucha gente empieza a no cumplir los criterios para la renovación del permiso de residencia y trabajo, pasando a la ilegalidad

Un número amplio de profesionales sanitarios y población general han reaccionado pronunciándose en contra de esta medida, pero también, otros españoles han dado rienda suelta a la xenofobia y a los comentarios del tipo “si tanto te preocupa págalo tú”. La sociedad en épocas de crisis se vuelve más egoísta, en este caso, sin darse cuenta de que el cambio de modelo puede tener repercusiones más allá del hecho concreto.

Desde hace tiempo venimos viendo que en las relaciones entre las distintas autonomías existen “discriminaciones” y asimetrías en la atención que se ofrece. Pacientes que tienen que ser atendidos fuera de su centro habitual o de su comunidad autónoma, ven mermada su disponibilidad por razones burocráticas (hacer recetas, petición de interconsultas…). Podíamos llegar al extremo de que la tarjeta sanitaria andaluza no sirviera en Madrid o en Cataluña y viceversa. Al foráneo, al extranjero, se le ve ajeno a “lo nuestro” y uso este paralelismo para relacionar al inmigrante irregular y al españolito fuera de su terruño autonómico. La visión localista de los derechos de los enfermos y sus necesidades, tanto desde una perspectiva local, autonómica o internacional, ha sido transmitida a la población por gestores que solamente piensan en la asignación poblacional de sus recursos, lo que provoca que todos los ajenos (nacionales o importados) molesten y sean fuente de un gasto que no está  contabilizado ni contemplado, y por ello, hay que procurar evitar.

La reforma sanitaria debe ir dirigida a garantizar un acceso igualitario y justo para todas las personas que residan en el territorio español, incluidas aquellas no reconocidas por la Administración con residencia legal. Para ello, los servicios sociales deberían evaluar a aquellos solicitantes que carezcan de recursos económicos y así se evite picarescas injustas. Eso supone reconocer y evaluar a las personas que actualmente viven en una especie de limbo o “apartheid” social y sanitario de una economía sumergida alimentada por muchos españoles que se aprovechan de ella.

Vicente Baos

Fuente: El Supositorio
About these ads

Acerca de Dempeus per la salut pública

Col·lectiu de persones en defensa de la salut pública
Esta entrada fue publicada en Real Decreto-Ley 16/2012, sanidad pública y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s