Médicos insumisos: ciudadanos del mundo


Los médicos de atención primaria lo tienen claro: seguirán haciendo llamamientos a la objeción de conciencia de los profesionales sanitarios al Real Decreto que excluye de la sanidad a los inmigrantes irregulares. Si legalmente no es posible la objeción, dicen, llamarán a la insumisión. Consideran, con toda razón, que los pacientes están por encima de la administración. Dempeus per la salut pública se solidariza y aplaude la campaña de los médicos de primaria y de los Médicos del Mundo y otras asociaciones que se suman a la insumisión:

La asociación Médicos del Mundo y la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (Semfyc) —que agrupa a 17 sociedades médicas del país— están promoviendo una objeción de conciencia de los médicos para que atiendan los problemas de salud de cualquier persona, sin importar su estatus legal en el país. Como ya es de sobras sabido, a partir del 1 de septiembre, los inmigrantes que no cuentan con estancia legal en España dejarán de ser atendidos por los servicios de salud por decreto oficial, contraviniendo los principios humanitarios.

Para Médicos del Mundo, El Real Decreto Ley 16/2012 que alega la “realidad socioeconómica” para tomar “medidas que dejarían de atender a los “sin papeles”, choca contra la ética profesional y no se aviene para nada con el Código de Deontología Médica que se debe jurar al acabar la carrera, para empezar a ejercer su profesión. Según dicho Código, deben atender “sin discriminación” a cualquier persona que necesite atención.

“Queremos servir de vehículo de transmisión para que el personal sanitario reivindique, ejerza su derecho a la resistencia y su derecho a curar a toda persona que lo requiera, independientemente de su situación administrativa”, dijo Álvaro González, presidente de Médicos del Mundo en una nota de prensa de la presentación de la campaña Derecho a Curar.

Sin embargo, el gobierno español mantiene su postura de no proporcionar servicios de salud a “inmigrantes en situación irregular”, salvo atenciones básicas como “urgencias por enfermedad o accidente, atención al embarazo, parto y postparto y asistencia a menores de 18 años”, en un plan de recortes que ha generado multitudinarias protestas.

Desde la publicación del Decreto el 24 de abril, la Semfyc —que agrupa a cerca de 19,500 médicos familiares en España— ha presentado diversas objeciones que buscan eliminar la disposición oficial en contra de los inmigrantes. Hasta ahora 1,300 médicos se han sumado a la iniciativa en diversas regiones de España.

“Juro que dejaré en un segundo plano mi ética y moral en épocas de crisis financiera”, dice uno de los videos promovidos por Médicos del Mundo en internet en el que médicos hacen afirmaciones sarcásticas del Decreto del Gobierno Español. “Curar no es solo nuestra obligación, sino también nuestro derecho”, concluye el promocional de la campaña Derecho a curar. Estas palabras de la campaña de Médicos del Mundo definen “movilización ciudadana” a través de videos de internet, publicaciones virales en redes sociales, carteles, entre otros materiales, que invitan a los médicos del país a rechazar la medida oficial.

La asociación afirma que desde el juramento hipocrático hasta la adopción de la Declaración de Ginebra de la Asociación Médica Mundial, el decreto va en contra de sus principios, por lo que justifican que están en su derecho objeción de conciencia.

“Cuando la legislación, una medida del gobierno, o cualquier otra administración o institución niega estos derechos al paciente, el personal médico debe buscar los medios apropiados para asegurarlos y restablecerlos”, afirma la Declaración de Lisboa de la AMM.

“Las personas inmigrantes no vienen a España para servirse de los sistemas de cobertura socio-sanitaria —según Álvaro González—. Son numerosos los estudios que demuestran que las personas inmigrantes utilizan menos los servicios sanitarios que la población española”, dice Médicos del Mundo.

Josep Basora, presidente de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria, considera que la medida del gobierno es irracional, que va en contra de su código ético y, por tanto, avisa de que seguirán luchando hasta que el Ministerio rectifique en su intención de dejar sin atención primaria ni especializada a los extranjeros irregulares a partir del 1 de septiembre.

Basora recuerda: “La tarjeta desaparece pero el paciente no. Y va a llamar a nuestra puerta porque está enfermo, porque son personas que hemos atendido, y según nuestra deontología profesional no podemos incurrir al abandono. Tiene que quedar claro que nuestra fidelidad está sobre todo con el paciente, antes que con la administración sanitaria. Si esto no cambia, si el gobierno no dicta las medidas oportunas y racionales para cambiar la norma, nosotros estudiaremos, evidentemente, otras fórmulas; entre ellas puede caber la insumisión”.

About these ads

Acerca de Dempeus per la salut pública

Col·lectiu de persones en defensa de la salut pública
Esta entrada fue publicada en Deontología, Derechos Humanos, Real Decreto-Ley 16/2012 y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Médicos insumisos: ciudadanos del mundo

  1. Pingback: Médicos insumisos: ciudadanos del mundo | Boletín Informativo de la Sanidad Pública

  2. Belén dijo:

    Me resulta imposible entrar en el enlace de Médicos del mundo para firmar en apoyo a la objeción de conciencia, la página no carga y me bloquea el ordenador. ¿Os ha pasado lo mismo?

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s