Recortes en Sanidad: restricciones de derechos y medidas recaudatorias


De nuevo Carlos Barra nos brinda un análisis en profundidad de los efectos de los recortes en la salud y en concreto del decreto 16/2012. Os remitimos también al anterior artículo de Carlos Barra que hemos publicado en este bloc Desmantelamiento de la sanidad pública: objetivo de la derecha neoliberal.
.

Carlos Barra, médico especialista y colaborador habitual de ‘Acta Sanitaria’, ofrece un análisis del trasfondo del Real Decreto de reforma sanitaria puesto en marcha por el gobierno de Mariano Rajoy (PP) y, según pone de manifiesto, se trata de una vuelta al pasado, con pérdidas de derechos de los ciudadanos, que no son los culpables de la crisis sanitaria, y un apoyo a las políticas que podrían haberla originado.

La llegada al poder del Partido Popular (PP) ha supuesto una profundización en su política de desmantelamiento de los servicios públicos, ya efectuada en las CC.AA donde ha gobernado. Las privatizaciones realizadas fundamentalmente en Madrid y Valencia muestran nítidamente el ideario de la derecha que hoy nos gobierna: privatización de los servicios públicos y pérdida de la naturaleza pública de los mismos.

El Real Decreto-Ley 16/2012 de medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud y mejorar la calidad y seguridad de las prestaciones, recientemente aprobado, camina en la dirección antes apuntada: utilizando la crisis como excusa, pone en marcha una serie de medidas que, por un lado, restringen el derecho de acceso a los servicios sanitarios a diversos colectivos, con lo que se vulnera el carácter de universalidad que nuestra sanidad pública tiene, y, por otro, instaura unas nuevas tasas (copagos) para poder disfrutar de un número importante de prestaciones que, hasta ahora, estaban incluidas en la cartera de servicios y se recibían sin contraprestación adicional alguna. La medida impuesta en el Real Decreto por la que se niega la asistencia sanitaria a los llamados ‘inmigrantes sin papeles’ supone, en mi opinión, una vulneración de lo establecido en la Ley General de Sanidad y en la Ley de Cohesión y Calidad (por cierto, esta última aprobada por el Gobierno del Sr. Aznar); asimismo vulnera el sentido del mandato constitucional recogido en el artículo 43 (derecho a la protección de la salud).

Un paso atrás histórico

Al recuperar una figura ya superada en nuestro país, la de asegurado, lo que realmente se hace es eliminar el derecho a la protección de la salud como derecho de ciudadanía y, en su lugar, convertirlo en una prestación que se recibe sólo si hay una empresa o entidad que realice el aseguramiento de la asistencia sanitaria de la persona concreta. UN PASO ATRÁS HISTÓRICO EN NUESTRO PAÍS.

También a los españoles mayores de 26 años que no tengan la condición de asegurado se les limita el derecho a las prestaciones sanitarias; lo que hasta ahora era un derecho que se ejercía con absoluta libertad, el nuevo marco legislativo impuesto por el Gobierno de España exige que estas personas, para acceder a la condición de asegurado, tendrán que acreditar previamente que no llegan al nivel de ingresos económicos que se determinen reglamentariamente.

Utilizando el fantasma de la crisis, el Real Decreto promulgado por el Gobierno del Sr. Rajoy establece unos recortes brutales en las prestaciones que la actual cartera de servicios de nuestro sistema de salud ofrece a los ciudadanos sin ninguna contraprestación económica añadida; se fracciona la cartera de servicios actual y se establecen nuevos copagos para recibir prestaciones absolutamente necesarias y tan frecuentes en su utilización como, por ejemplo, el transporte sanitario para los enfermos que acuden a diálisis o rehabilitación, las prestaciones farmacéuticas de procesos crónicos graves cuya provisión se realice de forma ambulatoria o los productos dietéticos, absolutamente necesarios en algunos procesos crónicos graves. Asimismo se modifica el copago ya existente en relación al pago de los medicamentos incrementando el porcentaje de pago a determinados grupos e introduciendo, por primera vez en nuestro país, el copago a los pensionistas.

Medida recaudatoria sin efecto en la reacionalización

Todos estos copagos no van a producir ninguna mejora ni racionalización en la gestión del sistema, en mi opinión ni lo pretenden; son única y exclusivamente una MEDIDA RECAUDATORIA para intentar mejorar la situación de unas arcas públicas que están en cuadro y no precisamente por culpa de quienes ahora van a soportar este nuevo sacrificio.

La política ineficiente y despilfarradora que la entrada de los procedimientos de colaboración público-privado han significado, junto con el enorme aumento de externalizaciones al sector privado de numerosos servicios, han supuesto un importante encarecimiento que está haciendo peligrar la sostenibilidad futura y ha hipotecado las finanzas sanitarias públicas para muchos años. Frente al mensaje de la derecha española que representa el PP, tratando de hacer creer que los ciudadanos son quienes utilizando de manera irresponsable y abusiva los servicios ponen a éstos en peligro y, por ello, se hace necesario que se pague al recibirlos, conviene recordar que a los ciudadanos que hoy utilizan los servicios y reciben sus prestaciones no se les está regalando nada; son ellos quienes sostienen el sistema a través del pago de sus impuestos y ahora se les exige pagar aún más. Como contrapartida, a los grandes defraudadores que evaden grandes capitales a paraísos fiscales, este gobierno les concede una vergonzante amnistía fiscal. Estos individuos, que sin ninguna duda deben ser considerados peligrosos delincuentes, sí son culpables de que no se posean en nuestro país mejores servicios públicos esenciales; si tributasen a la Hacienda Pública lo que les corresponde, los servicios públicos podrían estar mejor financiados y ser aún mejores.

Los nuevos copagos que el Real Decreto establece, así como la modificación del ya existente copago por la adquisición de medicamentos, exigiendo en muchos casos un desembolso económico mayor, no suponen ninguna mejora en la gestión del sistema, sino que van a suponer la existencia de una barrera al acceso de prestaciones por parte de las clases más desfavorecidas, generando así una quiebra de la equidad.

Título y contenido

En realidad el Real Decreto, donde quedan plasmados los recortes en materia sanitaria que el PP impone, no pretende nada de lo que su ampuloso título enumera, sino que es el instrumento legislativo empleado para recortar derechos, desnaturalizar el carácter público del sistema, truncar su cobertura universal y facilitar el camino a un sistema sanitario dual en nuestro país; se pretende que haya una sanidad privada cada día más potente y una sanidad pública, en el siglo XXI, que se parezca mucho a la asistencia sanitaria de Beneficencia que existió en España en una gran parte del siglo pasado.

Nuestro actual Sistema Sanitario Público, de cobertura universal, financiado a cargo de los Presupuestos Generales del Estado, con provisión y gestión pública, está hoy en grave peligro; la derecha neoliberal (Partido Popular) que hoy gobierna quiere desmantelarlo y sólo una respuesta social contundente puede evitarlo.

Carlos Barra Galán (iskra1731@hotmail.com) es médico especialista del Sistema Nacional de Salud y especialista en Gerencia de Áreas de Salud

Fuente: Acta Sanitaria

About these ads

Acerca de Dempeus per la salut pública

Col·lectiu de persones en defensa de la salut pública
Esta entrada fue publicada en Copago, Derechos Humanos, Privatización, sanidad pública, Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s