Duelo por la madre de Rosa Cantón


Hace unos días mantuvimos una correspondencia en FaceBook , entre la amiga Rosa Cantón y Àngels Martínez Castells y/o Dempeus per la Salut Pública.

Aquí transcribimos una síntesis de esos contenidos, por el interés indudable que supone mostrar, sin cosméticos ni divagaciones, cual es la situación actual y real en “las Españas” profundas y periféricas, de aquí y de allá, al respecto del tratamiento del acompañamiento al final de la vida. Un tema que por su importancia y calidad humana nos es siempre muy próximo a las gentes de Dempeus.

Este es el relato:

 Nos escribe, vía Àngels M Castells, la compañera Rosa Cantón desde Almadén, Hace unos días falleció su madre y nos responde el pésame con una descripción del dolor y la situación que padeció en esta etapa final.

La madre de Rosa era la mujer de un minero de Almaden y sabía que cosa es la lucha cotidiana y el apoyo y los cuidados a la salud.

Su muerte en un contexto hospitalario coincide además  con los graves recortes sanitarios y Rosa relaciona ese tramo final de amargo recuerdo con la realidad de despidos de trabajadores y profesionales y una atmósfera convulsa i precaria en el hospital.

Su relato completo y detallado resulta conmovedor y explica como en marzo la operaron de un tumor cerebral, que la operación “fue bien” y les dijeron que el tumor no era canceroso…  Se quedó definitivamente con una ceguera sobrevenida ya antes de la intervención.  De como le diagnosticaron una diabetes insípida y las dificultades hasta llegar a tratamiento hormonal.  

Ya en fase terminal le dijeron que no sabía que tenía su madre pero que estaba falleciendo.  En esos días despidieron a 24 médicos por los recortes y también a varios trabajadores/as del personal de enfermería. Esa situación de tensión laboral resultaba muy evidente.  

La paciente agonizó durante 5 días y Rosa explica que sufriendo mucho. Una tarde habló con el medico para preguntar si cabia alguna esperanza de recuperación. Le comunicó que tenia una “sepsis no filiada”, por tanto un diagnóstico de pronóstico infausto.  

Cuando pidió que la sedaran la respuesta fue contundente: el no hacia eutanasias. Argumentos: que la sedación haría que “su cuerpo dejara de luchar y que el tendría problemas legales y la familia también”. Inútil el debate sobre la diferencia entre sedacion y la eutanasia. Al final consiguió que le cambiasen el médico y el nuevo responsable sí la sedó.  La enferma murió 12h después. Pero sedada, dignamente, sosegada y tranquila.

Rosa manifiesta, más allá de su dolor, su convicción de la indicación correcta de la sedación que le habían negado. Se lamenta de la precariedad provocada por los recortes y clama al cielo en la denuncia la inhumanidad y encarnizamiento de algunos profesionales como el descrito.

Los hechos sucedieron en el hospital de Santa Bárbara de Puertollano, Ciudad Real, en la  Castilla la Mancha de la muy cristiana, caritativa y piadosa Dolores de Cospedal.

La descripción que aquí ofrecemos proviene de su propio relato y nos limitamos a darle forma y contexto. 

Además del emitido y reiterado pésame a la compañera, queremos/ debemos difundir su caso (con su permiso) para ilustrar como en 2012, en plena modernidad y desarrollo del siglo XXI, determinadas conductas, inhumanas, amorales, obsoletas y reaccionarias siguen instaladas en la mentes y las prácticas de determinados personajes dudosamente calificables de profesionales de la salud. En todo caso y como máximo, ilustrados y acreditados como expertos en enfermedades,… que no como médicos al servicio y ayuda de los enfermos. 

La cobertura ideológica del nacional-catolicismo más casposo acompaña y da cobertura a estas brutalidades y a la crueldad que supone negar ayuda a un moribundo sufriendo en la mayor desesperación e inutilidad. No es ya una cuestión solo de Juramento Hipocrático, ni de Código  deontológico, sino que es una muestra de la insensibilidad humana en una sociedad, recortada, ella sí anestesiada, y muy enferma.

 Habrá que seguir luchando EnPie, DEMPEUS !!

 Salud Rosa !! Ya sabes donde nos tienes, nos tenemos.

About these ads

Acerca de Dempeus per la salut pública

Col·lectiu de persones en defensa de la salut pública
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Duelo por la madre de Rosa Cantón

  1. Pingback: Duelo por la madre de Rosa Cantón | Boletín Informativo de la Sanidad Pública

  2. Rosa Canton dijo:

    Muchas gracias, te estoy muy agradecida.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s