Breve historia de los medicamentos


A raíz de la noticia aparecida la semana pasada en El País sobre que las muertes por fármacos alcanzan a las causadas por drogas ilegales nuestro compañero farmacéutico Joan R. Lladós, del que tantas veces hemos publicado sus reflexiones a este blog, ha escrito esta BREVE HISTORIA DE LOS MEDICAMENTOS, que nos ayuda a entender algo mejor el complicado mundo de la investigación farmacéutica, tan ligado a la industria farmacéutica hoy en día, aunque no era así en sus inicios.

Antecedentes (1900 – 1935)

sulfanilamide-productionLos medicamentos empleados al inicio del siglo XX consistían en decocciones, pociones y extractos bastante simples y la orientación inicial de la praxis médica era fundamentalmente clínica, pero escasamente científica. Durante las dos primeras décadas se producen las primeras actividades relacionadas con la seguridad de los alimentos y los medicamentos, encaminadas a garantizar una mínima pureza de los mismos. De ello se derivan las primeras regulaciones sobre alimentos y las primeras convenciones internacionales sobre control de estupefacientes. Sirva como anécdota ilustrativa el hecho del hallazgo de restos de pesticidas en algunas bebidas alcohólicas elaboradas clandestinamente durante los años de la prohibición norteamericana.   En este período tiene lugar el descubrimiento de sustancias tan importantes como la insulina, las vitaminas, la penicilina, las sulfamidas, a la vez que se conoce la radiactividad y se empiezan a practicar ensayos biológicos. La aparición de estos nuevos y efectivos fármacos facilitó el desarrollo de técnicas de purificación, el desarrollo de formas farmacéuticas capaces de liberar el principio activo en el organismo, la evolución de los procesos de producción y la puesta en marcha de estudios clínicos más amplios. A partir de los primeros años treinta se empiezan a definir los primeros conceptos fármaco-cinéticos: eliminación, aclarado, volumen de distribución y área bajo la curva (AUC).  Todo ello generó una información que obligó a las disciplinas médico-farmacológicas a adoptar planteamientos científicos hasta entonces casi inexistentes. 

El desarrollo técnico (1936 – 1970)

cobayas laboratorioLos medicamentos más potentes hicieron pagar su precio en vidas humanas hasta el inicio de los años sesenta. Las muertes que tuvieron lugar durante 1938 por formulaciones incorrectas de sulfanilamida, crearon la necesidad de llevar a cabo estudios en animales sobre seguridad y toxicología de los nuevos medicamentos, antes de su empleo en seres humanos. A partir de este momento se produce una mayor actividad relacionada con la evaluación de medicamentos tanto en facultades de medicina como en grupos de investigadores o instituciones oficiales. Pero no es hasta después de la Segunda Guerra Mundial cuando la industria farmacéutica empieza a destinar recursos financieros para la evaluación de la seguridad y la efectividad de los medicamentos. No en vano las necesidades militares habían actuado como favorecedoras del desarrollo de nuevos fármacos, tal como sucedió a primeros de los cuarenta con la penicilina que había sido descubierta en la década anterior. A partir de 1945 la utilización de técnicas radiológicas permite empezar a comprender algunos mecanismos relacionados con la carcinogénesis de tal forma que, a finales de la década siguiente, se prohibe la utilización de aquellos fármacos que puedan producir cáncer en los animales:  desde una década y media antes se había empezado a extender la utilización de animales para la evaluación de la seguridad y la eficacia de los medicamentos, utilizándose la información generada como punto de partida para establecer las dosis efectivas en humanos, aunque los primeras trabajos se basaban en meras conjeturas.   Los peligros de los nuevos medicamentos  y la mala utilización de muchos de ellos por parte de la población dieron lugar a las primeras reglamentaciones que limitaban la utilización de algunos de ellos solamente bajo prescripción médica. antibioticosParalelamente la industria farmacéutica se lanza a una importante actividad de investigación en busca de nuevos medicamentos. Aparecen así muchos “antiepilépticos”, antibióticos, antihistamínicos, esteroides, diuréticos, anestésicos, estimulantes del SNC así como sustancias inhibidoras o potenciadoras de diferentes neurotransmisores.y aparecen también las primeras vacunas. En 1962 el desastre de la talidomida hará necesario el estudio del efecto de las nuevas drogas sobre el embrión y el feto. Durante toda la década de los sesenta tiene lugar una importante eclosión de los estudios toxicológicos y clínicos  Gracias al marcaje de moléculas con isótopos radiactivos se empiezan a perfeccionar los estudios sobre la absorción, distribución, metabolismo y excreción de los medicamentos, potenciándose también el desarrollo de técnicas analíticas capaces de detectar pequeñas concentraciones de los mismos presentes en distintos fluidos del organismo. De esta forma se produce un fuerte incremento del número de personas que se ven involucradas en estudios clínicos, que desembocará en las primeras regulaciones de carácter ético, tendentes a evitar las horripilantes prácticas que se pusieron de manifiesto en el juicio de Nuremberg. Los procesos de desarrollo de nuevos fármacos empiezan a utilizar métodos estadísticos en el análisis y la toma de decisiones. La industria farmacéutica obtiene logros importantes en la comercialización de sus nuevos productos consiguiendo mejorar la calidad de vida de muchas personas y revolucionando el ejercicio de la medicina que ve el nacimiento, durante los años sesenta, de los primeros sistemas de salud. 

El desarrollo tecnológico (1971 – 2000)

farmacologiaDurante este período se produce un gran incremento de la especialización necesaria para el desarrollo de nuevos medicamentos: farmacología, toxicología, medicina clínica, farmacocinética, genética, biología molecular, biotecnología y química: Las características cinéticas de los medicamentos que se habían empezado a desarrollar a partir de 1945 empiezan a dar sus frutos: empiezan a perfilarse conceptos como el de absorción y se conocen los primeros mecanismos de metabolización de los fármacos. Los años setenta se inician bajo un claro dominio de la farmacología que permite garantizar una mayor seguridad y eficacia de los medicamentos estableciendo dosis y regímenes posológicos. Pero, a pesar de la aparición de la farmacocinética y los ensayos multicéntricos, la evaluación de la seguridad de los medicamentos seguía resultando insuficiente teniendo en cuenta que su comercialización produce una importante automedicación de millones de personas. Es precisamente el incremento del gasto en medicamentos de los individuos y los gobiernos el que origina  presiones sobre la industria farmacéutica para intentar controlar los precios: Nacen así, durante los años ochenta, los genéricos y las primeras reivindicaciones sobre medicamentos huérfanos.   La aparición de la electrónica permite una miniaturización que favorece el nacimiento de nuevas técnicas analíticas: los estudios in vitro permiten un extraordinario avance de la toxicología en cuestiones como carcinogénesis, genotoxicidad, antigenicidad y alteraciones metabólicas. A los modelos “in vitro” se suceden los modelos animales de la enfermedad, que permitirán posteriormente el desarrollo de técnicas de identificación de los marcadores biológicos que, con los años, entrarán a formar parte de de la evaluación de la seguridad, la eficacia y la toxicidad de los fármacos.   foto_genericosA partir de los años ochenta se produce un gran avance en el campo de la farmacocinética que permite establecer relaciones matemáticas del comportamiento de los fármacos en el organismo. A partir de entonces se relacionarán estas variables con el perfil farmacológico del fármaco y, por tanto, con su eficacia: nace así el concepto de biodisponibilidad.    La aparición de nuevos fármacos experimenta un cierto enlentecimiento como consecuencia de las crecientes regulaciones legislativas de seguridad al mismo tiempo que requiere cada vez el compromiso de unos recursos crecientes, tanto financieros, como tecnológicos y humanos. Aunque no puede obviarse la importancia de actividades como la química combinatoria, la biotecnología o la obtención de animales transgénicos, por citar solamente algunos ejemplos, lo cierto es que, a finales del siglo XX, los estudios farmacocinéticos constituyen una parte fundamental en la evaluación de los fármacos: la comprensión de los procesos de absorción, distribución, metabolismo y excreción de los fármacos, así como la cuantificación de los mismos constituyen las bases para el diseño adecuado de las formas farmacéuticas y proporcionan los elementos para establecer de forma fiable la utilización de los medicamentos. En los últimos cinco años ha venido creciendo una fuerte evidencia tanto sobre los mecanismos de  algunos desórdenes celulares como de la propia muerte de las células que han abierto nuevos horizontes y han puesto en tela de juicio algunos paradigmas clásicos. La identificación de diferentes aspectos morfológicos y funcionales han conducido a la construcción de una teoría que abarca distintos tipos de muerte celular: necrosis, apoptosis y destrucción de los lisosomas. Las mitocondrias, ciertas proteínas y, muy especialmente, algunos enzimas catabólicos que participan en la regulación de la muerte celular podrían constituir importantes dianas para la manipulación farmacológica. Estos procesos reguladores están implicados en situaciones tan diferentes como enfermedades autoinmunes, procesos cancerosos, isquémicos o inflamación crónica. El avance en el conocimiento de los mecanismos de la apoptosis  podrá proporcionar en un futuro próximo nuevas teorías que permitan  aplicaciones farmacológicas o incluso quirúrgicas. 

Situación actual

caducidad patentes Aunque los medicamentos del futuro (es tema para otro día) resultan casi milagrosos actualmente, lo cierto es que la industria farmacéutica internacional no está en sus mejores momentos. Las patentes de muchos productos de gran difusión van caducando una tras otra. Además, no se vislumbra en un horizonte cercano el nacimiento de nuevos medicamentos verdaderamente innovadores. Cabe añadir la extensión de las políticas de control de la oferta de medicamentos definida por una estrategia de recortes sucesivos de precios. Por si fuera poco, el comercio de medicamentos ilegales alcanza la poderosa estimación de suponer un 25% del comercio mundial de medicamentos. Parece que los únicos que pueden atajar estos peligros son los propios usuarios, absteniéndose de comprar medicamentos a través de Internet. La cuestión, sin embargo, va más allá de esta circunstancia. Tanto es así que se han detectado partidas de medicamentos ilegales circulando por las redes oficiales y han conseguido infiltrase en algunas farmacias. En España se están estudiando diversos sistemas que permitan identificar cada uno de los envases de cada medicamento. La adopción de cualquiera de las medidas propuestas supondrá, no solamente importantes cambios operativos, sino que dará lugar a una gran cantidad de información de carácter confidencial. Tanto por lo que se refiere a la posible violación del derecho a la intimidad de los pacientes, como por lo que la información generada pueda ser utilizada con fines comerciales. Tal vez un escenario semejante no esté tan lejos como puede parecernos.Ahora, sin embargo, tenemos otro tipo de problemas con los medicamentos. Uno: tiramos “a la basura” (aunque se reciclen) miles de envases sin estrenar.Dos: un 25% de los medicamentos recetados por los médicos nunca son retirados de las farmacias. Tres: un 30% de las urgencias hospitalarias podrían haberse evitado si se hubiese utilizado mejor los medicamentos. Todo ello en un ambiente de una creciente medicalización de la sociedad en la que cualquier circunstancia personal puede convertirse en una nueva enfermedad. Y ante la enfermedad, ya se sabe, tratamiento con medicamentos. La gran efectividad de muchos de los medicamentos existentes ha propiciado una confianza excesiva en los mismos y una extensión de su consumo. Se pretende asociar cada “dolencia” a un medicamento supuestamente específico. Lo cierto es que los datos existentes revelan que no utilizamos correctamente los medicamentos. En muchas ocasiones los tratamientos con medicamentos vienen a paliar la ausencia o el retraso de otras medidas terapéuticas (rehabilitación, cirugía, etc.). Disponemos de un sistema de salud mucho más centrado en la sanidad que en una verdadera promoción de la salud.

Es necesario avanzar hacia un nuevo modelo de utilización de los medicamentos.

Joan R. Lladós

About these ads

Acerca de Dempeus per la salut pública

Col·lectiu de persones en defensa de la salut pública
Esta entrada fue publicada en Farmaindustria, Medicamentos, Salud pública y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Breve historia de los medicamentos

  1. àngels dijo:

    Gracias al amigo Joan Ramon Lladós por sus aportaciones siempre interesantes al colectivo. Creo que vale la pena pensar en una jornada de Dempeus con organizaciones amigas (como solemos) para hablar de estos temas impresdindibles, y sobre los que deberíamos tener nuestra opinión. Aportaciones como las de Joan Ramon ayudan muchísimo. Un saludo, mi agradecimiento al compañero Lladós, y animo en general a comentar y colaborar en Dempeus.

  2. Pingback: Un Milió de Gràcies | Dempeus per la salut pública

  3. Pingback: L’Elena diu, en nom de Dempeus: “un milió de visites al bloc, un milió de gràcies” « Punts de Vista

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s